Buscar con ahínco la muerte

Tal vez sea un problema de la prensa, tal vez. O tal vez sea problema de una errónea concienciación respecto a cierto tipo de cuestiones que afectan a minorías, tal vez. El caso es que ponerse a denunciar, a describir, a comunicar, cierto tipo de comportamientos desde una óptica diferente a la mayoritaria presupone que te van a caer desde todas partes.

Y eso es lo que sucede cuando se denuncia una actitud inadecuada de una minoría protegida respecto a una mayoría pretendidamente abusiva. No importa la verdad, no importa el fraude cometido por ese o esos integrantes de la minoría, automáticamente la maquinaria lincho mediática se pone en marcha para escarmentar, machacar, hundir en la miseria al osado cronista que se sale sin recato de la verdad sin paliativos.

Con esta introducción podría estar hablando de feminismo, de refugiados, del colectivo LGTB, de la violencia de género o de maltrato animal, y a todos ellos les cuadra la introducción porque en todos ellos se da el comportamiento de la defensa a ultranza del individuo que abusando de su condición minoritaria conculca las normas de convivencia con el absoluto desprecio que su pretendida impunidad le proporciona.

Pues, no, de ninguno de ellos. De ninguno de esos enumerados colectivos de comportamiento coercitivo estoy hablando.

Serían las 11 de la mañana, de esta mañana de sábado, cuando me ponía en camino entre A Guarda y Bayona, poblaciones ambas de Pontevedra. Veinticinco kilómetros de costa y paisaje espectacular con un trazado, sobre todo en sus últimos tramos, de curvas incómodas y rectas inexistentes. Un carril bici acompaña a la carretera, casi siempre en paralelo, durante todo este trayecto. Carril bici, curiosamente, solo utilizado por los peregrinos que eligen para llegar a Santiago la variante de la costa del camino portugués. Peregrinos y algún padre de familia en bicicleta con sus hijos en el mismo tipo de vehículo. ¿Y los ciclistas? Por la carretera. Por una carretera que prácticamente no tiene arcenes, con curvas, con cuestas, con un ancho justamente amplio para contener el carril de ida y el de vuelta y con escasos espacios para adelantar desde Cabo Silleiro hasta Bayona.

“¿Y los ciclistas? Por la carretera. Por una carretera que prácticamente no tiene arcenes, con curvas, con cuestas, con un ancho justamente amplio para contener el carril de ida y el de vuelta y con escasos espacios para adelantar”

 

 


El colmo de la experiencia, el no va más del comportamiento incívico, se nos aparece en las proximidades de la entrada a la autopista. Un pelotón de entre cuarenta y cincuenta miembros circula agrupado impidiendo con su volumen y comportamiento ninguna posibilidad de adelantarlos. Los conductores que tienen la desgracia de coincidir con esta caravana de incívicos se encuentran resignados, si o si, a hacer los últimos kilómetros al mismo ritmo que el más lento del pelotón.

Pero lo peor aún está por llegar. Poco antes de entrar en Bayona la carretera repica levemente y el pelotón se estira, se fracciona, sin llegar a marcar una distancia mínima que permita maniobrar a los vehículos. La estrechez de la carretera, su sinuosidad, el tráfico en sentido contrario y la distancia entre ciclistas hace imposible el adelantamiento. El velocímetro de mi coche, que marca por exceso, indica veinte kilómetros por hora. Serán diecisiete o dieciocho. De repente algunos ciclistas que habíamos adelantado anteriormente empiezan a adelantarme por ambos lados, por un arcén prácticamente inexistente o sobrepasando la línea continua de mi izquierda. Sin respetar la distancia mínima que al parecer es necesaria para sobrepasarse. Delante de mí una grúa con un vehículo cargado toma una curva a la derecha y un ciclista me sobrepasa y se zambulle sin pausa en el lateral de la grúa. Imposible que quepa. Cabe y aparece por la izquierda del siguiente vehículo invadiendo el carril contrario y obligando a los que vienen a pegarse al límite al borde de la carretera. Para los ciclistas todo vale. Si algo sucede, si cuando me está sobrepasando yo me veo obligado a hacer una maniobra, o tengo un contratiempo mecánico, y lo golpeo yo seré el culpable, sin necesidad de juicio, sin posibilidad de veracidad o de defensa. Yo seré el individuo ese que golpeó a un ciclista.

No sé. No tengo claro si el comportamiento de estos individuos es una temeridad, una inconciencia o la búsqueda con ahínco de la muerte. Para mí en todo caso son tipejos que con su forma de actuar, con su desprecio por las normas, ponen en cuestión mis derechos y, si por desgracia se golpean contra mí, incluso mi libertad y la paz del resto de mi vida.

 

Rafael López Villar
Nacido en 1953 en Orense. Vive en Madrid desde los cuatro años. Empresario, escritor vocacional y estudioso de la gastronomía tradicional española sobre la que tiene varios blogs.

Rafael López Villar Escrito por el Ago 8 2017. Archivado bajo Actualidad, canal denuncia. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o un trackback a esta entrada

4 Comentarios por “Buscar con ahínco la muerte”

  1. Juan Carlos

    Es cierto que, aunque resulte impopular decirlo, que muchas veces son los ciclistas los que provocan los accidentes. Son vehículos que por ser más vulnerables que cualquier otro deberían ser protegidos por la normativa, no permitiendo las mismas condiciones respecto al uso de las carreteras. Por ejemplo, obligándoles a circular por vías con arcén y dentro de éste. Imaginemos un cambio de rasante donde tras haber superado dicha rasante un pelotón de ciclistas, por lo tanto, con excasa visibilidad para un vehículo automóvil que todavía no la ha alcanzado y que circula a 100 Km/h se encuentra de repente con dicho pelotón, el frenazo tiene que ser considerable poniendo en peligro a los ciclistas y a los ocupantes del vehículo y a otros que pudieran venir por el otro carril en dirección contraria. Otra manera sería que, en caso de circular en pelotón hubiese un vehículo en la cola que marque dicha situación con señales luminosas, como los vehículos de gran tonelaje y de transporte de materias pesadas y peligrosas. En definitiva no se puede igualar situaciones que son diferentes. Enhorabuena por el artículo, sobre todo por lo impopular que es decir estas cosas y por denunciar una situación que pone en peligro la vida e integridad de las personas

  2. Luis

    ¿Organiuzaría usted un partido de baloncesto en un arcén? ¿Qué tal una prueba de 100 m vallas? ¿O lo vería peligroso? Pues ya está dicho todo …

  3. atrezo

    Es sorprendete la simplicidad con la que algunos juzgan las cosas. Me refiero al anterior comentario de Luis, porque evidentemente los partidos de baloncesto no se celebran en arcenes ni son éstos adecuados para este fin, ni tampoco una carrera de cien metros valla, por los mismos motivos. Sin embargo, los arcenes si están previstos para que puedan circular los ciclistas. En definitiva, amigos Luis, no mezcles churras con merinas. Hay una máxima jurídica que dice que los casos iguales deben tratarse por igual y los desiguales como diferentes. Pero, posiblemente esto te suene a chino mandarino. Aunque también se me ocurre, siguiendo tu línea argumental que los ciclistas imprudentes circulen dentro de un campo de baloncesto o podrían ponerse alas y volar por encima de las nubes, puestos a hacer cosas imposibles como las que tú indicas, porque estas no va a valer?????? Te aconsejo que en un futuro si quieres criticar algo lo hagas con un poco más de profundidad, aunque lo de pensar en este país no es un deporte que se practique muy a menudo.

  4. Javier

    Aún me falta por ver a un ciclista respetando un paso de cebra ,y pasando el paso montado en la bici ni se sabe cuando se deberían de bajar

Dejar un comentario

Buscar en Archivo

Buscar por Fecha
Buscar por Categoría
Buscar con Google

Galería de Fotos

120x600 ad code [Inner pages]
Acceder | Designed by Gabfire themes