Archivo de autor
Sergio López
Historias escritas por sergiolopez
Esteponero del 52 y observador de la actualidad. Blogista independiente. Ex de muchas cosas y de casi todas orgulloso. Enfermero militante y político en las barricadas, dos vocaciones al servicio del ciudadano.

La cuestión andaluza: Susana entre el PSOE y Andalucía

Sí Pedro, si la obligas a escoger entre el PSOE y Andalucía, escogería Andalucía y hará suya la bandera, el estatuto, el 4 de Diciembre, el 28 de Febrero y hasta la huelga de hambre de Escuredo,

pero no dimitirá como este cuando no consiguió mayor competencias para Andalucía y una reforma agraria, ni tampoco dimitirá como Rodríguez de la Borbolla, cuando reclamó mayor cuota de autogobierno para Andalucía; no, Susana se enrocará en el pasado reivindicativo andaluz pero no aportara soluciones de futuro para Andalucía, porque el futuro es ella envuelta en la música y letra del himno andaluz.

Susana, como muchos responsables políticos mediocres, se enroca en su poder institucional y desde esa atalaya amenaza, reparte dádivas, exige adhesiones y se sumerge en el Aqueronte buscando los cadáveres que ella misma enterró, negándoles el óbolo que debía cobrar Caronte para poder pasar a la otra orilla, y como no podía esperar cien años para que pasaran gratis, pues eso, se ha sumergido y ha rescatado a Chaves, Griñan y compañía para que la jaleen en su pírrica victoria congresual. Y digo yo, ¿Qué necesidad tendrían tantos “ex” en dejarse rescatar? No deben olvidar que muy pocos mortales han conseguido cruzar dos veces victorioso el Aqueronte, uno fue Hércules y el otro Orfeo.

Susana ha enfrentado la institución a la ideología y, llegado el caso, en ese enfrentamiento apostaría por la institución. Andalucía liderada por Díaz contra el PSOE liderado por Sanchez. No se ha dado cuenta que jamás liderara el socialismo español, al menos a través de un liderazgo obtenido con limpieza y honestidad, desde comportamientos leales y respeto al adversario, circunstancias las expuestas que no ha esgrimido en su último intento de abordar la Secretaria General del PSOE.

“Susana ha enfrentado la institución a la ideología y, llegado el caso, en ese enfrentamiento apostaría por la institución. “

Se ha atrincherado en Andalucía dispuesta a inmolarse cosida a la bandera verde y blanca. A través de un discurso propio de los cuarteles de antaño, mitinero y deslavazado, ha expuesto su máxima: yo aquí, en Andalucía soy la única autoridad, quiera el PSOE o no ¿y sí se cuestiona esté liderazgo? ¿sí se pone a prueba está condición de irreductible? Dudo que tuviese la elegancia de dimitir y seguramente rompería la gobernabilidad del PSOE en Andalucía.

Su argumento político más pertinaz es reivindicar “igualdad de trato” de Andalucía con respecto a Cataluña, como en 1980 cuando Manuel Clavero Arévalo, ministro de UCD para las regiones, que para expresar su disconformidad con la construcción de un proceso autonómico de dos velocidades, popularizó el famoso “café para todos” dimitiendo ante la negativa del gobierno central a que Andalucía tuviese el mismo trato que las comunidades consideradas históricas. Susana Díaz arranca desde esos posicionamientos preautonómicos en contraposición a la España nación de naciones, a la España plurinacional de Sanchez, y desde este posicionamiento nacionalista se acomoda en los inicios reivindicativos de la Andalucía del siglo pasado buscando refugio en Escuredo y Borbolla. Resulta patético ir a remolque de las reivindicaciones nacionalistas catalanas para reclamar la misma cuota de “satisfacciones” para Andalucía, cuando el órdago catalán es una apuesta por la independencia, y es complicado una mesa que soporte un café para todos bajo esas circunstancias.

Entiende que por ahora el único punto flaco que presenta Sanchez es su aceptación de ciertos “privilegios” para Cataluña como moneda de cambio, mero subterfugio, que sirva para desbloquear la cuestión catalana. El debate territorial como arma arrojadiza en vez de como herramienta de concordia y cohesión. Desde este posicionamiento pretende tejer alianzas y estrategias que se subordinen a sus postulados andalucistas, para debilitar, de nuevo, a Pedro Sanchez, un andalucismo que a través suya gimotea derechos y denuncia agravios con respecto a otros territorios, esgrimiendo el complejo de los desheredados: “No quiero caridad, quiero solidaridad y equidad”, en vez de plantear políticas de estado y liderar la cohesión desde el Sur a través de políticas solidarias en materia de educación, sanidad, dependencia y esgrimir con orgullo la bandera andaluza, pero con la misma responsabilidad esgrimir también el ideario socialista y no amenazar con la ruptura. La prueba del fracaso de las políticas sociales es que en la reciente remodelación de Junio las consejerías que han cambiado de titulares han sido, Sanidad Educación, Empleo, Justicia, Agricultura y Cultura.

La bandera de la igualdad no se puede enarbolar contra el socialismo desde el socialismo, se puede enarbolar desde el susanismo y no desde la presidencia de la Junta de Andalucía y no se le puede espetar al Secretario General de todos los socialistas, también el suyo, que esto es como las lentejas, el que quiera las come y el que no las deja. Es decir Pedro, que gracias por venir a Andalucía, pero que aquí no pintas nada.

Andalucía, donde Susana Díaz en 2015 obtuvo los peores resultados, en porcentajes, y el segundo peor en número de escaños, de la reciente historia andaluza y con un gobierno rozando la mayoría absoluta necesaria para gobernar, coaligado con Ciudadanos. Una presidenta que ha renovado su ejecutivo, como consecuencia del degaste tanto institucional como orgánico, casi en el ecuador de la legislatura y que a menos de dos meses de esa renovación nombró a cuatro de los cinco consejeros cesados altos cargos de la Junta de Andalucía, las puertas giratorias de las administraciones públicas. Con este bagaje institucional pretende Susana echarle un pulso al socialismo español desde la Presidencia socialista de la Junta de Andalucía.

Sergio López
Esteponero del 52 y observador de la actualidad. Blogista independiente. Ex de muchas cosas y de casi todas orgulloso. Enfermero militante y político en las barricadas, dos vocaciones al servicio del ciudadano.

DESDE LA ATALAYA DEL 26J

resultados electorales

atalaya 26J

La mañana apacible del litoral mediterráneo se percibe desde el calendario como un remanso de sosiego, es domingo y la bonanza de la suave brisa del viento de levante invita a las familias, sin distinción de clases o rangos, a disfrutar, sombrillas y esterillas en ristre, del recién estrenado verano. En el hemisferio norte apenas hace unos días que el sol  pasó por el trópico de Cáncer, el solsticio de verano, el dia mas largo.

El 26J, precedido del solsticio y de noches de aquelarres, hogueras y baños en el mar a las doce de la noche. Noche de San Juan, tradiciones de lunas menguantes, ritos y conjuros. Noche de moragas y “juas”. El fuego como elemento purificador y el agua del mar como pócima para conseguir la belleza eterna.

Desde la atalaya del 26J Europa contempla el Brexit; el Reino Unido desde su Midsummer particular ha decidido abandonar las estructuras de la UE, y lo han decidido, mayoritariamente, aquellos que mas se beneficiaban de estas estructuras, y los integrantes mas mayores de la pirámide poblacional, el 61% de los mayores de 65 años votó a favor de que el Reino Unido saliese de la UE, al contrario que el 75% de los jóvenes de entre 18 y 24 años que apostó por la permanencia. “La generación más joven ha perdido el derecho a vivir y a trabajar en 27 países. Nunca sabremos el alcance de las oportunidades, las amistades, los matrimonios y las experiencias que les han sido negadas. La libertad de movimientos nos ha sido arrebatada por nuestros padres, tíos y abuelos”, acusa Nicholas Barrett.

 Como casi siempre y en Reino Unido también, el futuro se va por el desagüe. Uno de los argumentos sobre el que ha girado la campaña del no a Europa ha sido básicamente el miedo a los inmigrantes, “esa gente que ya han agotado el estado del bienestar del continente y que ahora pretenden lo mismo con Britania” Sin darse cuenta que la población mayoritariamente de inmigrados con los que coexisten son extra comunitarios.

Tal ha sido la confusión generada en el Reino Unido por el triunfo del Brexit, que decenas de votantes llamaron a la Comisión Electoral el mismo viernes para preguntar si podían cambiar su voto y reconocer que habían optado por la opción “leave” en señal de “protesta”, pero con la certidumbre de que el Reino Unido se iba a quedar dentro de la UE, según informe ‘The Independent’.

El control de las fronteras, ese miedo cosido al alma que los xenófobos tejen contra los diferentes, y la arrogancia de las elites y las grandes ciudades hacia el resto del país, esas zonas donde la economía nunca acabo de recuperarse de la gran recesión, y donde se ha votado “leave”, según nos explica en su magnifico articulo Roger Senserrich: Brexit: campo, ciudad y los perdedores de la globalización. Esa globalización que no ha sabido ser solidaria para asegurar que ninguna región se quede atrás y que esta permitiendo que los populismos desde Le Pen o su homologo británico Nigel Farage, hasta Beppe Grillo ocupen casi una cuarta parte de los escaños de la Eurocamara.

“¡Parad a Boris Johnson!”. Esa es la consigna interna que resuena también en las últimas horas dentro del Partido Conservador ingles. ¡Parad a Donald Trump¡ ¡Parad a Marina Le Pen¡ ¡Parad a Grillo¡ ¡Parad a Christian Strache. Parad el populismo para que Jo Cox se la ultima victima de la radicalización de la vida cotidiana.

Hoy y a estas horas, falta apenas una hora para que se cierren los colegios electorales, con una caída significativa de la participación, la incertidumbre, no tanto en el resultado como en la cuadratura de esos resultados, para conformar gobierno atenazan a la sociedad de este país, un país recién salido del letargo institucional mas prolongado de la democracia y al que ninguno de los líderes ha aportado soluciones ante la previsibilidad que las urnas  arrojen resultados similares a los del 20D. Un solsticio político que esta noche podría llegar a su cenit y que se ha caracterizado por la excesiva carga ideológica que han impregnado las decisiones a la hora de posibles pactos de gobiernos.

La extrema derecha aun no es visible en España y la amenaza de los populismos parece, que de momento, ha sufrido una implosión que permitiría un arco parlamentario en el que apenas se exteriorizasen posturas radicales, tan solo la cuestión catalana y en menor medida la vasca y gallega parece ser que podrían poner en riesgo la falta de consenso a la hora de un gobierno de izquierdas.

“La extrema derecha aun no es visible en España y la amenaza de los populismos parece, que de momento, ha sufrido una implosión que permitiría un arco parlamentario en el que apenas se exteriorizasen posturas radicales, tan solo la cuestión catalana y en menor medida la vasca y gallega parece ser que podrían poner en riesgo la falta de consenso a la hora de un gobierno de izquierdas.”

Los independentistas y sus aliados tienen materia de reflexión con lo ocurrido en Reino Unido y una lectura exigida, nadie duda de la legitimidad del proceso que ha conducido al Brexit, pero cada vez son mas los que dudan de la legitimidad y la honestidad de los dirigentes pro Brexit en cuanto a las tergiversaciones que han hecho de la realidad europea para conseguir sus objetivos.

Desde la atalaya del 26J y ya casi en el ocaso, en esa parte del hemisferio no visible en que se aloja el sol, con los colegios electorales cerrados, solo queda esperar y pensar que será posible la gobernabilidad de un país que exige posicionamientos políticos solidarios en las negociaciones y en la posterior gestión de esa globalización, para evitar que haya vencedores y vencidos y de esta manera evitar que el miedo alimente el populismo y de cabida a la extrema derecha en nuestro país. Está en sus manos señorías.

 

 

Sergio López
Esteponero del 52 y observador de la actualidad. Blogista independiente. Ex de muchas cosas y de casi todas orgulloso. Enfermero militante y político en las barricadas, dos vocaciones al servicio del ciudadano.

ESPECIAL 26J: Del PSOE y el suicidio de los delfines

Hay diversas teorías sobre el suicidio de los delfines. A veces captan señales ajenas y se desorientan chocando contra grandes barcos o dirigiéndose a las playas en un “suicidio involuntario”. Suelen seguir a un guía o “líder”.

Si el guía decide quitarse la vida o se desorienta, a veces el grupo le sigue provocando un suicidio en masa, también se relacionan estos suicidios con problemas de contaminación, enferman y van a morir a la costa

Comenta Iñaki Gabilondo en su espacio de la cadena SER, La Firma, que al PSOE le espera una disyuntiva dramática a partir del 26 de Junio. “Ha de suicidarse eligiendo entre la guillotina y la silla eléctrica, entre apoyar a Unidos Podemos o permitir que gobierne el PP”.

Este pensamiento lo corrobora los datos del CIS, organismo que establece un techo de 80 escaños, según los sondeos, para el  PSOE. Partido que estaría navegando en tierra de nadie desde un punto de vista de la dificultad que tiene en fijar el voto ideológico entre los indecisos. Siempre según fuentes del CIS, habría un 8% que aún no han fijado su intención de voto y se escoran desde los que dudan entre PP o PSOE, entre PSOE o Ciudadanos o entre Podemos y PSOE. Demasiados colores en la paleta de un Pedro Sánchez, que aunque se resiste, siguen empeñados en guiarle la mano.

Mientras Europa se engalana para el fútbol y el fútbol engalana a Francia, París se convierte en el epicentro de un país envuelto en protestas por la reforma de la ley laboral. Descendientes de españoles a ambos lados de las barricadas, por una parte Philippe Martínez el líder de la CGT, el principal sindicato de Francia y por otra el primer ministro Manuel Valls, ambos protagonistas en Francia de una historia vivida hace ya cuatro años en nuestro país. Particularmente hecho de menos en nuestro país mas a un Martínez que a un Valls.

En este contexto el 26 de Junio España se enfrenta a un dilema sin precedentes, las urnas habrán señalado, de nuevo, caminos de entendimiento y los ciudadanos absortos en Eurocopa, matanzas, protestas ya vividas y con los resultados del Brexit ya conocido apenas unos pocos días antes, tendrán que decidir quien debe gobernar y quien debe estar en la oposición. Ese es el camino que señalan las urnas, todo lo que venga después es pura transversalidad.

“En este contexto el 26 de Junio España se enfrenta a un dilema sin precedentes, las urnas habrán señalado, de nuevo, caminos de entendimiento y los ciudadanos absortos en Eurocopa, matanzas, protestas ya vividas y con los resultados del Brexit ya conocido apenas unos pocos días antes, tendrán que decidir quien debe gobernar y quien debe estar en la oposición”

¿El suicidio del PSOE…? No es como dice Gabilondo, se asemeja más al suicidio de los delfines, a saber, mensajes erróneos, liderazgos, y no solo el de Pedro Sánchez, varados en orillas ideológicas turbulentas, que han llevado, desde hace mas de una década, a la social democracia española a un suicidio en masa por la contaminación liberal de los hasta hace poco tiempo grandes lideres del PSOE, no todos.

El suicidio del PSOE no la marca la complejidad de una decisión arbitraria, porque a priori nunca podrá ser racional una decisión que ha de mecerse en el antagonismo entre una abstención que beneficiaría al PP o un cheque en blanco a  Podemos.

El suicidio del PSOE ha sido un suicidio cocido a fuego lento, hasta el punto que desde la estructuras mas básicas como las agrupaciones municipales, hasta las provinciales o regionales, con sus secretarios generales al frente, se han preocupado mas por consolidar su poder orgánico, ganando congresos sin preocuparles la sangría de votos que se producía en cada elección local, autonómica o nacional.

El suicidio del PSOE viene marcado por la falta de debate interno, por un cierto acomodamiento de sus bases, por la excesiva institucionalización de los cuadros orgánicos y por la dependencia de esos cuadros a los resultados electorales para permanecer en los asientos, inmersos de esta manera en un bucle diabólico, a mas institución mas obediencia a los aparatos, para asi los aparatos seguir siéndolos, asegurando sillones institucionales para obtener poder orgánico y asi hasta el infinito, hasta que el infinito se ha agotado.

Sergio López
Esteponero del 52 y observador de la actualidad. Blogista independiente. Ex de muchas cosas y de casi todas orgulloso. Enfermero militante y político en las barricadas, dos vocaciones al servicio del ciudadano.

ESPECIAL 26J: Entre el liderazgo y el caos.

 

Hemos podido leer estos días una noticia en el Huffington Post, titulada: “La razón por la que todas las estatuas griegas tienen el pene pequeño” en la que se desarrolla la teoría del profesor Andrew Lear, de la Universidad de Harvard, según el cual , un pene pequeño y no erecto era algo codiciado para los hombres de la antigua Grecia porque se asociaba a la moderación y al control de los impulsos, que para los griegos eran unas de las principales virtudes de la masculinidad.

Seria la antítesis del, “usted no sabe con quien esta hablando” o “aquí mandan mis santos… atributos” Esa propensión a escenificar lo irracional desde un escenario tan poco edificante y tan poco convincente, que suelen utilizar los mediocres cuando sus argumentos acaban en la vía muerta del desafuero.

Esto no quiere decir que los moderados sean los auténticos machos alfa, que según el canon griego deberían serlo, ni que los desaforados sean sumisos, los machos beta de una sociedad en busca de un líder. No, no es una cuestión de atributos, mas bien es una cuestión de valores, de apostar por la racionalidad, y quizás por eso los griegos, en la escenificación del hombre ideal, postergaban el tamaño de los genitales, en ese concepto que tenían de la proporcionalidad y en la que el hombre era la medida del universo, y por lo tanto ese universo debía estar regido por la armonía, basada en la medida y la proporción.

Estamos inmersos en un periodo convulso de la historia, en el que el concepto del hombre como un ser racional e intelectual ha pasado a un segundo plano, para dar paso al macho beta como prototipo del líder, aquel que antepone el tamaño al control de los impulsos. Optamos por los políticos vociferantes, mediáticos y mitineros, en detrimento de los humanistas. De ahí el auge de los nacionalismos y la extrema derecha en este continente, cuna de dioses y hombres que en sus inicios intentaron explicar el caos.

El liderazgo tranquilo es el que basa su estrategia en la medida y la proporción, el que utiliza la razón para a traves de estos conceptos buscar la armonía, aquel que intenta ordenar el caos desde la predicción de sus consecuencias. Ese es el líder que este país anhela, y si embargo, con lo que nos tropezamos en las plazas y los escenarios mediáticos, en las instituciones y los partidos políticos de este país, son lideres beta, lideres que pretenden convencer desde lo gestual, aquel al que no le importa romper los equilibrios naturales con tal de alimentar su ego, en un claro ejercicio de mediocridad.

En pleno periodo de elecciones, no hemos dejado de estar en campaña desde el 20D, ¿habéis oído a alguno de los lideres recurrir a la literatura, a la historia, a la filosofía para ilustrar sus discursos? Ninguno, todos en mayor o menor medida, han optado por demostrarnos que sus atributos, llámense programas, números de escaños o proporcionalidad en el numero de votos obtenidos, son mas “abultados” que los del adversario, dándoles la razón a Andrew Lear y a los antiguos griegos, en que esta manifestación de “grandeur” los alejan de las virtudes del hombre, de tal forma que eran representados escultóricamente, con grandes atributos, los borrachos, los descontrolados, los impulsivos.

 

“¿habéis oído a alguno de los lideres recurrir a la literatura, a la historia, a la filosofía para ilustrar sus discursos? Ninguno, todos en mayor o menor medida, han optado por demostrarnos que sus atributos, llámense programas, números de escaños o proporcionalidad en el numero de votos obtenidos, son mas “abultados” que los del adversario”

La ética del liderazgo y la eficacia, en cuanto la aplicación de ese liderazgo a la obtención de un fin, pactado entre los ciudadano y el líder, conducen al equilibrio, y en el resultado de esa ecuación es donde radica la diferencia entre autoridad y poder. Una sociedad que necesita el liderazgo armónico, racional, para gestionar el caos producido por la concentración del poder en los sistemas financieros, y que han terminado por anular la capacidad de los estados para gestionar sus propios recursos y poder legislar en beneficio del interés general. Existe una disposición en la naturaleza a responder con fuerza renovada al caos y no al equilibrio, en ese momento estamos y hoy por hoy no veo al líder capaz de gestionar este caos.

Volamos en alas de sueños imposibles y desechamos realidades que golpean, mas que las retinas, la esencia misma de la condición humana. Nos han acomodado en el caos sin intentar buscar un orden que lo explique, y asi vivimos las tragedias de otros seres humanos como una rutina más de nuestro día a día, impasibles y discutiendo el orden establecido por la propia naturaleza, el orden que marca la supervivencia de las especies.

Sergio López
Esteponero del 52 y observador de la actualidad. Blogista independiente. Ex de muchas cosas y de casi todas orgulloso. Enfermero militante y político en las barricadas, dos vocaciones al servicio del ciudadano.

Tiempos modernos.

 

Una de las claves del proceso democrático es el hecho de poder elegir en libertad, a traves de las urnas, a los que deben representarnos en las distintas instituciones.

A partir de aquí se inicia la acción política propiamente entendida como tal: la gobernanza, y esta puede ser a través de una mayoría absoluta o, si esta no se da, mediante pactos o alianzas.

Se define la gobernanza como  ”El arte o manera de gobernar que se propone como objetivo el logro de un desarrollo económico, social e institucional duradero, promoviendo un sano equilibrio entre el Estado, la sociedad civil y el mercado de la economía. Por lo tanto, esta gobernanza habrá de tener en cuenta la armonía necesaria con el pueblo.

Si analizamos los resultados electorales comprobaremos que el pueblo votó el 20D, en un porcentaje importante y por primera vez,  en función de la necesidad de cambio en la acción política de los partidos al uso. Es decir había que cambiar lo establecido para regenerar las instituciones y para llevar a buen termino esta regeneración se necesitan lideres, que como señala Sun Tzu, “avancen sin codiciar la fama y se retiren sin temor a la deshonra, cuyo único pensamiento sea proteger a su país y hacer un buen servicio a su soberano”, en este caso que nos ocupa su soberano es el pueblo. Aunque Sun Tzu lo aplica al arte de la guerra, también tendría encaje esta reflexión para el arte del buen gobierno.

De momento los lideres de los  nuevos partidos, a priori, cumplen estos requisitos de honestidad, transparencia y solidaridad con las clases mas desprotegidas, al menos en su doctrina ocupan un lugar preferente y su argumentarlo durante todo este periodo ha girado en torno a presentarse como la regeneración de una política cuyos lideres habían vulnerado estos principios, que tan bien había definido Aristóteles, estableciendo que:  “si el fin del gobierno es el interés general, la forma de gobierno será auténtica; cuando es el interés particular de los gobernantes, la forma de gobierno estará alterada”.

Habrá que dialogar y a través de la palabra establecer alianzas y estos contratos entre afines, en unos casos, y en otros entre diferentes, vendrán marcados por coaliciones que, en ocasiones, podrían llegar a poner en riesgo la gobernanza.

Habrá que esperar pues para sacar conclusiones sobre la estabilidad que esas alianzas puedan proporcionar. La estrategia de los urdidores de estas alianzas deben planificarse en base a una serie de parámetros tales como, la asunción de la diferencia doctrinal entre los socios; doctrina que emana de ideologías diferenciadas, asimétricas en algunos casos, y que pueden hacer fracasar la política si se ponen como línea roja en la mesa de la gestión de los asuntos públicos.

Otro de los parámetros a tener en cuenta es la necesidad de respetar el liderazgo, un liderazgo que procede de otras orillas y donde los egos pueden absorber la sabiduría y la necesidad de una disciplina, sin la cual la acción de gobierno tiende a fracasar.

En esa frontera entre el interes general y el particular que sirvió a Aristóteles para establecer los márgenes diferenciales entre una forma de gobierno auténtica o una alterada, en ese escenario es en el que el pueblo espera que se interprete su voluntad de cambio y exige que la legitimidad, honorabilidad y transparencia se proyecten sin la interferencia de unas alianzas mal trenzadas.

“Esperemos, que a diferencia de la película de Chaplin, el ciudadano no acabe perdiendo la razón  ante la mecanización de los procedimientos democráticos.”

 

Tiempos de cambios, tiempos modernos. Esperemos, que a diferencia de la película de Chaplin, el ciudadano no acabe perdiendo la razón  ante la mecanización de los procedimientos democráticos.

La desesperación del ciudadano ante la falta de rigor en los planteamientos de las políticas al uso y la incoherencia ideológica de los “lideres antiguos” no puede conducir a los “nuevos” a perseguir la excelencia atendiendo mas a la eficacia que a la eficiencia. Atendiendo mas a la consecución de los objetivos partidistas sin reparar en el gasto democrático que ello puede acarrear.

Sergio López
Esteponero del 52 y observador de la actualidad. Blogista independiente. Ex de muchas cosas y de casi todas orgulloso. Enfermero militante y político en las barricadas, dos vocaciones al servicio del ciudadano.

Buscar en Archivo

Buscar por Fecha
Buscar por Categoría
Buscar con Google

Galería de Fotos

120x600 ad code [Inner pages]
Acceder | Designed by Gabfire themes