Archivo de autor
Charo Cutillas
Historias escritas por plazacharo
(Yecla. (MU) 1956) Matrona y Antropóloga. Ha desarrollado su actividad en el hospital comarcal de Hellin y en diversos países latinoamericanos (Perú, Paraguay y Guatemala), como consultora para la OMS. Corresponsal de Radio Nederlan durante los años 90. Autora de la novela “Sabor a ron”. Actualmente reside en Albacete

No sabíamos lo que nos esperaba

Creaciónrrss

 

Éramos ingenuos, confiados. Se había abierto una brecha entre las cartas postales y el teléfono que descansaba en lugar preferente en casa, y en aquellos momentos éramos cándidos., porque no sabíamos lo que nos esperaba.

Enredábamos con internet, contentos de poder comunicarnos por chat, ante el ordenador. Creábamos grupos de amigos, conocidos; ligábamos, porque era aquella novedad de salas virtuales con gente de 20, 30 40, etc. También por temas, donde la gente hablaba de sus aficiones comunes.

Y todo eso en casa, cuando queríamos abrir nuestro ordenador, al abrigo de la intimidad. Con esas personas, a las que conocíamos a través del chat, se hacían quedadas, en alguna ciudad, y era tan refrescante conocer a varias personas con las que te escribías en tiempo real con cierta frecuencia.

Recibíamos y enviábamos correos electrónicos con los consejos del dalai lama de turno, con el proverbio japonés. Y algún que otro correo con animación de donde salían estrellitas y flores, con palabras bonitas de amistad o amor.

Pero aquello degeneró y ya no saludábamos a las personas a quienes nos dirigíamos, limitándonos al reenvío. Y claro ya era una pesadez, el correo inundado con cartas que no eran exactamente para ti, sino para una lista de contactos.

Algunos protestaron, y escribieron avisos como este “Reenvios NO, por favor. Si me escribes a mí, prometo contestar”.

Luego apareció facebook, con tanto éxito, para bien y para mal, que subimos fotos, eventos, nietos, viajes.  Una cantidad de gente sabía, y sabe, lo que haces o dejas de hacer.

Y si no le das al “me gusta” a lo mejor los amigos se enfadan. Y si no apareces con la frecuencia debida, te importunan, porque, a ver, si no te dejas ver en facebook, es que te pasa algo

Aún así  no sabíamos lo que nos esperaba con el teléfono móvil, que suena en momentos inoportunos, porque estás en el trabajo, o en el autobús, o en el retrete. O situaciones aún más estrambóticas.

Y todos gritando con el aparato en la oreja, en cualquier  parte. Una cruz:  las salas de espera, los autobuses, las calles, los aviones, los patios de vecinos…

Y así caminando por los hilos que nos acercan, o nos alejan, apareció wasap; una guinda que venía a coronar la comunicación, hasta que se convirtió en la pesadilla que es hoy.

Reenvíos de refranes, chistes, dibujos, frases de autoayuda, ramos de flores, dietas, muñequitos, y el consabido video, que a alguien le parece gracioso y ¡hala!, a mandarlo. Sin olvidar las garrafales faltas de ortografía, porque el autocorrector ha sugerido cerbeza.

Y lo que es peor: Informaciones sin contrastar. El atrevimiento que propaga, por ejemplo, autorías que no lo son, chismes sin fundamento, rumores que se dan por ciertos capaces de situar a Lope de Vega en el siglo XX, o a da Vinci en la Edad Media.

“Y lo que es peor: Informaciones sin contrastar. El atrevimiento que propaga, por ejemplo, autorías que no lo son, chismes sin fundamento, rumores que se dan por ciertos capaces de situar a Lope de Vega en el siglo XX, o a da Vinci en la Edad Media.”


La capacidad de crítica, la sana curiosidad por contrastar, en un grado cercano a cero.

Y mientras creemos sin fisura, cualquier noticia wasapera, olvidamos la solidez del estudio y la lectura.

Hay que ver.  Cándidos como éramos, no sabíamos lo que nos esperaba, en aquellos tiempos, cuando los reenvíos electrónicos ya no nos hacían tanta gracia.

 

 

 

Charo Cutillas

(Yecla. (MU) 1956)

Matrona y Antropóloga.

Ha desarrollado su actividad en el hospital comarcal de Hellin y en diversos países latinoamericanos (Perú, Paraguay y Guatemala), como consultora para la OMS.

Corresponsal de Radio Nederlan durante los años 90.

Autora de la novela “Sabor a ron”.

Actualmente reside en Albacete

NO ESPERES MÁS… SUSCRIPCIÓN GRATUITA INDEFINIDA

Sólo tienes que dejarnos tu correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 6.357 suscriptores

Un libro que no te puedes perder

Jairo Junciel desgrana las peripecias de Aníbal Rosanegra para evocar un tiempo cuajado de intrigas, reyertas y aventuras, en un orbe en el que resuenan los nombres de Quevedo, Hernán Cortés o Calderón de la Barca. Rigurosamente documentada e inspirada por la obra de grandes autores del género como Alejandro Dumas, Rafael Sabatini o nuestro Arturo Pérez-Reverte 
Más AQUÍ »

 

Dos Rombos.

 

 

 

No hay barrera, cerradura ni cerrojo que puedas imponer a la libertad de mi mente, dijo Virginia Woolf. Julia rompe las arquitectónicas barreras del prejuicio, y nos ofrece una visión sin tabúes sobre sí misma, el amor, la sensualidad y la vida.

Compendio de Relatos y poemas eróticos ilustrados con 48 fotografías en Blanco y negro y color.

Autora: Julia Cortes Palma

Lo puedes adquirir aquí

Estadísticas del sitio

  • 147.609 visitas

Un sitio de confianza

Publicidad local

Ofertas especiales curso 2018-2019
Llámame +34 620174039

Restaurante El Rubio. c/ Caseríos del Sur.Piedrahíta, Ávila. España. Teléf: +34 920 36 02 10  haz clic aquí

Galería de Fotos

Similar Posts

    None Found

TE ACONSEJAMOS ESTE LIBRO SI TE PREOCUPA SU SALUD

Se puede encontrar en: El Corte Inglés, FNAC, AGAPEA, Casa del Libro, Librerías Picasso, Carrefour y on-line en amazon.es

8256 Remedios Naturales
Por José Enrique Centén Martín

Acceder | Designed by Gabfire themes