Archivo de autor
Olga Sánchez Rodrigo
Historias escritas por olgaplaza
Busco la verdad para contársela al mundo. No creo en la neutralidad del periodista, casi siempre es de quien le paga. Por el contrario, SÍ CREO y APOYO al periodismo ciudadano, el hecho por gente de la calle, gente que cuenta lo que le pasa.

Las coactivas medidas populistas de Carmena

Parece que al equipo del gobierno municipal en el Ayuntamiento de Madrid se le ha ido la olla con eso de obligar a circular a las personas por el centro en un determinado sentido. ¿Será qué desde que les ha cortado el grifo Montoro se aburren al no tener en que dar?.

¿La siguiente medida cuál va a ser, que salgamos de casa y volvamos a una hora determinada?, ¿que vayamos en patinete o que los días pares sólo salgan a pasear por el centro aquellos cuyos apellidos vayan de la A a la L, y los impares los de la M a la Z?

¿Qué va a pasar con la gente que no quiera pasear ni comprar en las tiendas del centro, sino que simplemente quieren desplazarse de un sitio a otro por cualquier motivo eligiendo para ello el camino más corto?, ¿qué va a pasar con los discapacitados, para los cuales ya es un esfuerzo el deambular por la vía pública?, ¿y con los que hacen el reparto a pie?.

¿En qué se ampara esta medida, jurídicamente hablando?, ¿qué tipo de ordenanza o reglamento municipal la regula?.

Nos metemos continuamente con el gobierno de Rajoy por sus medidas coactivas, pero cuando se trata de defender lo indefendible y se es progre, de izquierdas, ecologista, y algún “ista”  más, y de Podemos, parece que meterse con Carmena y los suyos es poco más que un sacrilegio. Pues miren ustedes, como a mí nadie me va a decir como tengo que ser, ni donde tengo que estar, y nadie me va a dar lecciones de democracia y libertad, voy a jorobar a aquellos que están acostumbrados a encasillar a la gente, llamando facha o utilizando cualquier otro insulto contra quienes no piensa como ellos; porque qué casualidad que una servidora aunque se considera de izquierdas no está de acuerdo con tonterías como estas, faltaría más que tenga que pensar como aquellos que se han apoderado de la izquierda de la misma manera que de la derecha lo han hecho los del Partido Popular, sobre todo algunos jóvenes que parece que han inventado ellos el mundo, y algunos menos jóvenes que buscan en el citado partido la lanzadera a la política que no consiguieron en el que militaban antes.

 

“Nos metemos continuamente con el gobierno de Rajoy por sus medidas coactivas, pero cuando se trata de defender lo indefendible y se es progre, de izquierdas, ecologista, y algún “ista” más, y de Podemos, parece que meterse con Carmena y los suyos es poco más que un sacrilegio”

No me imagino a la gente que circula por la Gran Manzana en New York, haciéndolo en un solo sentido porque a Bill de Blasio se le ocurra, y miren que por allí se forman aglomeraciones, de personas, vehículos y hasta de mascotas, entre otros motivos porque supera a Madrid en más de 5 millones de habitantes; sencillamente porque sería una sandez como lo es aquí, como la copa un pino.

Siempre en Madrid y en Navidad, han existido aglomeraciones, recuerdo aquellas películas en blanco y negro, como la de “la familia y uno más” en la que aparece la plaza mayor con multitud de personas que  buscaban en las casetas allí instaladas algún motivo navideño, y nunca por motivos de seguridad se le ha ocurrido a ningún Alcalde obligar a los viandantes que circulasen en un determinado sentido, entre otras cosas porque salvo unos pocos mal educados, el resto solemos ceder el paso a la gente que circula por nuestra derecha; es algo casi instintivo que hemos aprendido de nuestros mayores y, aunque así no fuese, hay cosas que cuando se prohíben sin razón lógica, formando parte de manera natural e innata  de la libertad del individuo como es pasear, el que venga alguien, encima utilizando a las fuerzas del orden público, diciéndotela como lo tienes que hacer, a más de una se nos antoja como una medida caprichosa e incluso arbitraria

Pero, sobre todo, ¿qué persigue el equipo de Carmena con esta media?, ¿mayor seguridad ciudadana o vial?; venga ya. Que se lo digan a más de uno o de una que les han quitado la cartera subiendo o bajando por unas escaleras mecánicas o abandonando el andén del metro, cuando la salida esta en una única dirección. Además, ¿quién me garantiza que ante una avalancha, que casi siempre se produce en un mismo sentido, no se corre igualmente peligro?.

También podía referirme a otra medida que está haciendo que los parkings hagan una extraordinaria caja, o lo que es lo mismo, el mes de agosto en noviembre y diciembre, como es el hecho de prohibir aparcar también zonas céntricas los días en que la polución de la capital de España se dispara por las nubes cubriendo la ciudad con una boina visible a cientos de kilómetros, Medida que tampoco considero demasiado eficaz, entre otras cosas porque el que es un incivilizado lo va a seguir siendo, y así ha sido en relación a muchos que  han parado su vehículo donde se establece esta prohibición, haciéndolo con el motor en marcha y los cuatro pilotos de intermitencia encendidos, por si acaso aparece el vigilante de la zona ORA poder esgrimir que lo han hecho temporalmente para hacer una gestión, algunas veces consistente en tomar una caña y su pincho, que en ocasiones ha durado más de hasta media hora, echando igual de humo a la atmósfera, aparte de aumentar el consumo de combustible. ¿No sería mejo,r en vez de adoptar medidas coyunturales como ésta, que son pan para hoy y hambre para mañana, rebajar el coste del transporte público durante todo el año, incluso hacerlo gratuito en casos extremos de contaminación?.

Igual diría del corte de tráfico en vías céntricas, pero necesarias para el normal desenvolvimiento del tráfico con cierta fluidez. Arterias necesarias en cuanto que comunican zonas distantes de la ciudad, obligando a los vehículos a desvirarse por vías menos angostas que lo único que ocasiona son atascos que incrementan la contaminación.

Estoy convencido que no es fácil gobernar, entre otras cosas porque dar gusto a todos es imposible, pero adoptar medidas de dudosa eficacia a lo único a lo que conduce es a que pensemos que quienes las adoptan no saben muy bien por donde se andan, o que lo único que pretenden es parchear lo que necesita de una solución a largo plazo, máxime cuando está en peligro la salud de las personas. Y aquí también tiene mucho que ver el gobierno de la Comunidad Autónoma y de quien ocupa la Moncloa, quiénes en vez de fomentar las energías limpias y renovables, se empeñan en cobrar impuestos que gravan aquella y que a lo único que conduce es dejar a las familias menos favorecidas económicamente más desamparadas de lo que actualmente están. Y es que los políticos lo único que buscan es la rentabilidad política, estrujando los bolsillos de los contribuyentes para cumplir con alguna que otra promesa electoral estrella que les permite continuar ocupando el sillón en próximos comicios electorales. Y lo mismo me da la derecha, que la izquierda…, que el centro, aunque este último no exista.

 

 

Olga Sánchez Rodrigo

Busco la verdad para contársela al mundo. No creo en la neutralidad del periodista, casi siempre es de quien le paga. Por el contrario, SÍ CREO y APOYO al periodismo ciudadano, el hecho por gente de la calle, gente que cuenta lo que le pasa.

20 N. La rancia sombra del águila campa a sus anchas

Cuando en un país, como el nuestro, quienes lo gobiernan están en connivencia con ciertas organizaciones o asociaciones relacionadas con el dictador Francisco Franco, es altamente improbable que condenen ciertas manifestaciones que suponen una exaltación del fascismo. Prueba de ello son las subvenciones otorgadas a la Fundación que lleva el nombre de aquel, no sólo por el gobierno de Rajoy sino también por el de José María Aznar, amén de a otras asociaciones homófobas y ultracatólicas, entre las que podemos citar la de Blas Piñar, las cuales además gozan de la declaración de utilidad pública lo que les permite obtener beneficios fiscales.

 

Para vergüenza de muchos e indignación de otros tantos, el pasado día 20 de noviembre, con ocasión del aniversario del dictador, la capital de España tuvo que soportar y contemplar el vergonzoso desfile a ritmo de marcha militar que protagonizaron miembros de las citadas asociaciones, vistiendo camisas azules y portando símbolos fascistas,


culminando tan escandalosa puesta en escena en el Arco del Triunfo, símbolo franquista que infringe la conocida Ley de la Memoria Histórica,  conmemorando antiguas marchas que se celebraban tras la victoria del 39, consecuencia de la cual España tuvo que soportar durante cuarenta años un vergonzoso régimen dictatorial, cuya represión impidió el ejercicio de derechos contemplados en la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

A diferencia de otros países de nuestro entorno, nuestro Código Penal no castiga la apología  o exaltación del fascismo como tal, lo que nos obliga a acudir a la Jurisprudencia, la cual ha dejado bien claro que, a pesar del que el artículo 18 del citado Código prevé como acto preparatorio punible la apología del delito, consistente en el enaltecimiento de un crimen o de su autor, con independencia de la ideología; sin embargo, no permite perseguir y castigar conductas que “sólo” enaltezcan a una ideología, por muy antidemocrática o peligrosa que esta pueda llegar a ser.

También el artículo 510 de la norma jurídica que estamos utilizando prevé los delitos de incitación al odio, discriminación o violencia, sobre los cuales los tribunales han determinado que, para poder aplicar este artículo, hace falta que la conducta en cuestión constituya, como mínimo, una incitación directa a cometer unos hechos mínimamente concretados.  Lo que se traduce en el hecho que, para castigar un acto de apología del fascismo con base en dicho precepto, éste tendría que provocar directamente a un acto de odio, discriminación o violencia,  evidentemente difícil de probar, de aquí que este tipo delictivo haya servido de muy poco para luchar contra conductas de exaltación fascista.

Tales actitudes y su falta de castigo nos hacen plantearnos la arbitrariedad y la falta de imparcialidad que algunos gobierno, como los del Partido Popular, evidencian, al ni siquiera condenarlas públicamente, mientras que el reparo a retirar ciertos símbolos franquistas suele ser la tónica habitual de este partido político fundado por un exministro franquista; pero que, además, cuenta entre sus filas con auténticos herederos del franquismo, no tanto de sangre, que los hay, sino también en su sentimiento de añoranza de aquellos años en los que España se encarcelaba o se condenaba a muerte a  personas simplemente por su ideología, en Consejos de Guerra, mediante un procedimiento sumarísimo donde la defensa del condenado brillaba por su ausencia. No es de extrañar que, por lo tanto, disfruten tanto aplicando medidas represoras contra la libertad de expresión y manifestación, mediante la utilización de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado a su antojo.

Además, no se trata simplemente de condenar manifestaciones que constituyen en si mismas una exaltación del fascismo, sino más bien de legislar de manera adecuada para que tales actos no vuelvan a tener lugar, evitando que bajo la piel de cordero se escodan auténticos lobos hambrientos de poder al hacerse pasar por organizaciones democráticas, autorizadas como tales, mediante unos estatutos que para nada responden a su auténtico modus operandi donde la violencia y el odio son una de sus manifestaciones.

 

“haciéndose pasar por organizaciones democráticas, autorizadas como tales, mediante unos estatutos que para nada responden a su auténtico modus operandi, donde la violencia y el odio, son una de sus manifestaciones.”

Esperemos que, terminados los actos de sepelio del recientemente fallecido Fiscal General del Estado, el ministerio público se ponga manos a la obra, para identificar a quienes han participado en dicha manifestación, aunque resulta improbable habida cuenta de la dependencia que esta institución tiene del gobierno, cuyos titulares son  nombrados a su antojo marcándoles las directrices a seguir. Para con ello evitar en nuestro país la misma línea ascendente que los partidos de ultraderecha están teniendo lugar en algunos países de la Unión Europea.

Olga Sánchez Rodrigo

Busco la verdad para contársela al mundo. No creo en la neutralidad del periodista, casi siempre es de quien le paga. Por el contrario, SÍ CREO y APOYO al periodismo ciudadano, el hecho por gente de la calle, gente que cuenta lo que le pasa.

El futuro que nos espera

Igual que nuestro presente, nuestro futuro no será nada halagüeño, y no es que lo digamos por decir, para cargar las tintas contra los políticos o porque lo queramos utilizar como arma arrojadiza contra el gobierno en este momento aprovechando la crisis catalana. No, es la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos​ (OCDE), la que lo dice  en el informe de bienestar de la OCDE de 2017 bajo el título ‘¿Cómo es la vida?’, en el que se sitúa a España entre los peores países desarrollados en calidad democrática y en desigualdad económica y, lo que es peor y más preocupante, es que la tendencia no mejorará, sino todo lo contrario.

Recordemos que la OCDE es un organismo de cooperación internacional, compuesto por 35 Estados, cuyo objetivo es coordinar sus políticas económicas y sociales, del que España forma parte desde el 3 de agosto de 1961.

Pues bien, el citado informe, entre otras cosas, manifiesta que los nacidos en nuestro país a partir de los sesenta tendremos un vejez peor que la de nuestros padres, al comparar la situación de los pensionistas españoles con los de la media de los países ricos, dependiendo prácticamente en su totalidad de los ingresos que obtuvieron durante su vida en activo, en tanto que los segundos este vínculo es inferior; lo que se traduce en una mayor desigualdad en los ingresos de los futuros pensionistas, debido fundamentalmente al aumento del paro que ha provocado una desigualdad de ingresos entre los hogares ricos y pobres, convirtiendo a España en el quinto país de la OCDE  con la peor distribución de renta, y el peor de Europa.

“convirtiendo a España en el quinto país de la OCDE  con la peor distribución de renta, y el peor de Europa.”

Además, el cambio en el cálculo de las pensiones españolas —que entró en vigor en 2014 y que implicaba el abandono del IPC como base para revalorizar las pensiones, y su sustitución por un mínimo del 0,25%— ha contribuido y contribuirá a reducir los pagos a los futuros pensionistas, eso sin contar con el sableado del gobierno de Mariano Rajoy al fondo de pensiones de donde ha sacado 67.337 millones de euros, se dice bien, desde el 2012, 9.500 millones a principios de año, lo que evidencia el fracaso de las reformas impulsadas por el PP y el PSOE.

Estamos ante un panorama especialmente negro para los pensionistas, al que contribuye el rápido envejecimiento de la población española y el abandono de la mujer del mercado laboral para cuidar de sus hijos, lo que se traduce en unos ingresos insuficientes en la hucha que pretendía garantizar el futuro de aquellos.

También, el informe de la OCDE, de la voz de alarma sobre los elevados niveles de pobreza en España, en continuo ascenso desde el inicio de la crisis económica en el año 2007, con especial incidencia en la población infantil, lo que suele acarrear problemas en la vida adulta.

Los riesgos de pobreza y desigualdad de nuestros jóvenes son muy superiores a los de sus padres, no sólo porque su esperanza de vida es superior, sino también porque las condiciones laborales son cada vez más precarias e inestables y porque la distribución de la riqueza es cada vez más desigual con incidencia en los extremos, es decir, unos pocos ganan mucho, mientras que unos muchos ganan poco, de manera que los ricos serán cada vez más ricos y los pobres más pobres, lo que,  en definitiva contribuye a que la desigualdad en edades avanzas continúe y aumente, al igual que las disparidades socio-económicas en la salud, lo que quiere decir que la desigualdad no sólo está en función de la edad sino también con factores como la salud, en cuanto que las personas con problemas sanitarios suelen ganar menos.

Otros factores que contribuye a la desigualdad económica son los bajos niveles formativos, de manera que, los que tienen más bajos niveles suelen dejar de trabajar antes; o el sexo, en cuanto que las pensiones que cobran las mujeres son un 27% menor que la delos hombres.

Un futuro desesperanzador que, como señala el informe de la OCDE no es previsible que mejore, y ello  porque, los gobiernos no han hecho bien sus deberes y siguen sin hacerlos, con políticas de parcheo ante problemas coyunturales o encaminadas a beneficiar a determinados sectores, en vez de con una visión de futuro tomando las medidas necesarias para que el país en general prospere, construyendo pilares sólidos sobre los que sustentar nuestra economía.

Olga Sánchez Rodrigo

Busco la verdad para contársela al mundo. No creo en la neutralidad del periodista, casi siempre es de quien le paga. Por el contrario, SÍ CREO y APOYO al periodismo ciudadano, el hecho por gente de la calle, gente que cuenta lo que le pasa.

Esos héroes anónimos: los cuidadores

No hace mucho leí un Tweet que decía algo así como “si no cuidamos de los cuidadores, no tendremos un enfermo sino dos”, no sé quién es el autor, pero, evidentemente, quien la dijese tenía toda la razón del mundo.

Esta introducción viene a cuento de que ayer, cinco de noviembre, fue el día del cuidador, casi siempre ese familiar paciente que con abnegación y sacrificio permanece al pie de la cama velando la enfermedad de un padre, una madre, un hijo, un hermano, y, a veces, de un familiar lejano porque el abandono o ocupación de los más próximos siempre arrastra a alguien cuya generosidad no tiene límites; y en el mejor de los casos un profesional que la economía familiar permite contratar. A todos ellos nuestro reconocimiento

Este día especial se celebrada desde hace apenas 3 años gracias a Lindor y a la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología, con el objeto de reconocer el trabajo de los cuidadores, sobre todo con sus mayores, como una tarea esencial en el ámbito familiar y social que, en la mayoría de los casos les ocasiona graves problemas de cansancio, estrés, insomnio y otras dolencias físicas, como dolor de espalda, cervicales, cabeza y piernas, de los que, salvo los que hayan tenido que asumir este papel por necesidad son conscientes de los mismos.

Desde luego que es una obligación de todos ser  humano cuidar de sus enfermemos, el problema surge cuando los cuidados que se precisan son especiales y se carece de medios, no sólo económicos para hacer frente a esta tarea, sino también técnicos; que deberían ser suplidos por la intervención del Estado, no sólo porque así lo establece el artículo 43 de nuestra Constitución y la propia Declaración Universal de los Derechos Humanos, sino porque actuar de otra manera supondría una falta de humanidad.

Pensar que un Estado abandona a sus ciudadanos a su suerte cuando estamos ante la protección de la salud sería como pensar en un padre de familia que no se preocupa de los suyos, constituyendo una omisión negligente que, incluso, podría acarrear cierta responsabilidad patrimonial para la Administración pública titular del servicio si de ello se derivase algún tipo de daño para el administrado, en este caso, enfermo.

 

“Pensar que un Estado abandona a sus ciudadanos a su suerte cuando estamos ante la protección de la salud sería como pensar en un padre de familia que no se preocupa de los suyos”

No estamos ante una hipótesis, sino ante una realidad, porque España es uno de esos Estados que, debido a los recortes aplicados por Rajoy, tiene desprotegidos a sus ciudadanos sobre todo en lo referente a su cuidado especializado, con un número insuficiente de residencias públicas asequibles a cualquier ciudadano, sobre todo a los que carecen de recursos económicos para ello; habiendo reducido, además, al mínimo las ayudas económicas a la dependencia.

Nos encontramos, por lo tanto, ante un Estado, deshumanizado que se le llena la boca con proyectos que nunca llegan a materializarse, sobre todo cuando algún comicio está a la vuelta de la esquina, donde las promesas una vez han salido elegidos se olvidan con la misma facilidad con las que las hicieron, porque lo que nos han vendido es solamente humo.

Pero, las desfachatez de nuestros políticos no termina ahí, en el incumplimiento de sus promesas, sino que va mucho más allá, como es el caso del susodicho presidente del Gobierno,  Mariano Rajoy, que no dudó en cargar al presupuesto de la Sede del Gobierno, La Moncloa, los cuidados de su padre enfermo en el 2015, que no sólo comprendía las labores del médico sino también labores de compañía o cuidado de dependientes, alcanzando la cifra de cinco mil euros mensuales, muy alejado de la ayuda máxima de 442  euros mensuales para los dependientes del Grado III, Nivel 2, y el mínimo de 153 euros para los del Grado I y Nivel 2. En definitiva, la igualdad como en la mayoría de los casos, cuando se trata de personas con pocos recursos brilla por su ausencia.

Y, como siempre una gran parte de la ciudadanía resignada, parece que conforme con las cuatro migajas que les dan, por aquello de que, no digamos nada no siendo que nos quiten lo que nos están dando. Eso sin contar con aquella parte de la población que piensa, por su juventud o buen estado de salud de que nunca van a ser ellos los afectados. Y, es que, vivimos sumidos en un individualismo que nos hace no empatizar con los demás, sobre todo con aquellos que más sufren, manteniendo el dolor social lo más alejado posible, como una huida hacia delante, para no afrontar un problema que todavía no nos ha tocado.

 

Olga Sánchez Rodrigo

Busco la verdad para contársela al mundo. No creo en la neutralidad del periodista, casi siempre es de quien le paga. Por el contrario, SÍ CREO y APOYO al periodismo ciudadano, el hecho por gente de la calle, gente que cuenta lo que le pasa.

Yo, mi, me, conmigo

 

Se acuerdan ustedes del dicho popular conocido como   ley del embudo, “lo ancho para mí y lo estrecho para los demás”, pues esta ley se está convirtiendo cada vez más en una práctica habitual, manifestación sin dudas del individualismo cada vez más galopante de una sociedad como la nuestra carente de valores; lo que en términos más técnicos, dentro de la sociología, seria la tendencia que otorga primacía al individuo respecto a la colectividad.

La manifestaciones de esta tendencia suelen ser muy diversas, aunque la que más me llama la atención, quizá porque es la más generalizada, es la de considerarnos los más listos, los más buenos, los mejores; en definitiva el egocentrismo que hace que sólo nos miremos hacia nuestro ombligo.

Cada día me encuentro con más gente cuyas teorías sobre cualquier asunto no admiten réplica. Vivimos en un momento en el que todos sabemos de todo, dominamos cualquier tema o materia, en la mayoría de los casos por “información” cogida de las redes sociales, como si de un máster se tratase sin ni siquiera molestarnos en contrastar o completar con información veraz cogida de lugares seguros o especializados. Y es que, queramos o no, nos moleste o no que nos lo digan, cada día se lee menos y peor se asimila lo que se lee, eso sin contar con la gran cantidad de sabios, profetas, líderes y lideresas, sanadores, brujos que adivinan el pasado, porque con el futuro no dan ni una, que se auto proclaman nuestros guías espirituales o ideológicos sin que nadie se lo pidan, y que sin ningún pudor se inventan historias o ideologías para vender con el objetivo de engañar a unos cuantos incautos que les mantengan en un falso prestigio, suficiente  para vivir de la sopa boba.

Pero, para no desviarme del tema, que no es otro que “la ignorancia de los listos”, lleva a las personas a ser tan osadas de considerar a los demás como auténticos idiotas, sin reparar siquiera que su interlocutor puede saber algo más que él, permitiéndose incluso despreciar cualquier opinión contraria incluyendo insultos o descalificaciones cuando se ven pillados en su limitado y pretensioso saber, en vez de escuchar por si pudiese aprender algo, pero también por educación, salvo, claro está, que estemos ante un imbécil redomado, en cuyo caso es mejor no perder el tiempo y quitárnoslo de encima cuanto antes.

“Pero, para no desviarme del tema, que no es otro que “la ignorancia de los listos”, lleva a las personas a ser tan osadas de considerar a los demás como auténticos idiotas, sin reparar siquiera que su interlocutor puede saber algo más que él”

Y, no sólo se trata de conocimientos, también el individualismo y como manifestación de éste el egocentrismo, no lleva a repudiar sentimientos contrarios a los nuestros sin reparar que los demás tienen derecho a sentir como les de la gana, o mejor dicho catalizar sus emociones con arreglo a sus experiencias y modo de vida, sin que ello nos lleve a encasillar a nadie o tildarlo de esto o de lo otro.

En definitiva, todo se reduce a tener una óptica más amplia de las cosas, de la vida y de las personas, siendo conscientes que fuera de nuestro pequeño y gran mundo existen otros mundos tan importantes, al menos, como el nuestro, por lo que nos debemos plantearnos salir de ese “yo, mi, me, conmigo”, para convertirlo en algo de todos, sino correremos el riesgo de que los demás no nos soporten, quedándonos al final solos en esa torre de marfil o zona de confort que nos hemos construido.

Otra manifestación también del individualismo, y dentro de éste el egocentrismo es la soberbia, como un sentimiento de superioridad frente a los demás que provoca un trato distante o despreciativo hacia ellos, de los cuales nos tenemos que cuidar muy mucho, porque mi experiencia con esta tipo de seres es, con tal de no dar su brazo a torcer son capaces de hacer daño debido a su deseo incontenible de controlar todo, regocijándose, además, por el fracaso de otros y resentirse por el éxito de los demás; apartándote de su círculo si no las adulas lo suficiente.

Autosuficiencia, vanidad, autocomplacencia, altanería, afán de singularidad, entre otras, serían otras de las manifestaciones de tan insoportables seres; aunque en el pecado llevan la penitencia, porque en su egoísmo de querer ser el centro de todo, cuando no lo consiguen porque alguien brilla más que ellos, su rabia es tan incontenible que su único misión es hacer todo lo que pueda para ganar en esa carrera de ser la única estrella  con su espíritu calculador.

Olga Sánchez Rodrigo

Busco la verdad para contársela al mundo. No creo en la neutralidad del periodista, casi siempre es de quien le paga. Por el contrario, SÍ CREO y APOYO al periodismo ciudadano, el hecho por gente de la calle, gente que cuenta lo que le pasa.

Continúa el desastre sanitario

 

 

 

Siempre, cuando tenemos que pasar por el mecánico, no de nuestro vehículo, sino de nuestro cuerpo, y nos encontramos con colas más largas que las de la ITV, cansados del sistema sanitario al que nos han llevado la hermandad PP-PSOE -recuerdo a los lectores que fue este último partido que inició los trámites para la privatización-; solemos echar nuestras prestes contra los profesionales sanitarios que, aunque hay de todo, son los que menos culpa tienen en todo este entramado de despropósitos que han convertido nuestra sanidad, una de las que mejor funcionaba a nivel mundial, en un auténtico desastre.

 

 

Decir que son los que menos culpa tienen, significa que, en cierta manera, también tienen cierta responsabilidad por permisivos con unas condiciones laborales cada vez peores, no en cuanto a  las económicas, que a algunos no afectan al suplementar con el trabajo en la privada, mediante una compatibilidad de la que no gozan la mayoría de los empleados públicos, con jornadas interminables que denotan una fatiga que repercute en los pacientes; sino más bien, por soportar la masificación de casi todos los servicios de salud, reduciendo sus tiempos de consulta a un hola, siempre que se dé con alguien agradable y educado, y a un adiós, que muchos no entendemos que les de tiempo a un diagnóstico certero que, en definitiva no hace mas que repercutir en su prestigio profesional y, como no, en nuestra propia salud.

No obstante, a pesar de todo, igual que no nos faltan pelos en la luenga para despotricar contra el sistema sanitario, debemos resaltar la profesionalidad y hacer vocacional que desde celadores, pasando por auxiliares, enfermeras y médicos, hacen que todo este engranaje funcione de la mejor forma posible.

En todo caso, debemos ser conscientes, que igual que atribuimos cierta responsabilidad a dichos profesionales, también, nosotros, los ciudadanos, como usuarios del servicio la tenemos, no sólo por meter en la urna la papeleta para dar el mando quienes se han cargado el “istalache”. Aunque dudo, que sabiendo que quienes se dedican a la política no valen para otra cosa, ni siquiera para la política, sino sólo para chupar, pueda venir alguno que solucione este caos.

“debemos resaltar la profesionalidad y hacer vocacional que desde celadores, pasando por auxiliares, enfermeras y médicos, hacen que todo este engranaje funcione de la mejor forma posible.”


Pero como dicen que la esperanza es lo último que se debe perder y, aunque el tema de los Santos se lo dejo a mi santa suegra, que por cierto, con resultados muy favorables, incluso para esta protestona, aunque deje parte de su pensión en luminarias al pie de los Santos; encenderé también yo una vela a Santa Rita, para que, como patrona de los imposibles haga algún milagro.

En la próxima marcha blanca que se haga en tu ciudad a ver si te apuntas, porque en definitiva de todos depende de que las cosas vayan mucho mejor, no siendo suficiente sacar la banderita española cuando juega nuestra selección de fútbol o cuando se trata de reivindicar la unidad de España. La lucha social por nuestro derechos también es una forma de demostrar nuestro patriotismo.

 

 

Olga Sánchez Rodrigo

Busco la verdad para contársela al mundo. No creo en la neutralidad del periodista, casi siempre es de quien le paga. Por el contrario, SÍ CREO y APOYO al periodismo ciudadano, el hecho por gente de la calle, gente que cuenta lo que le pasa.

La chapuza continúa. Una independencia en diferido

La ambigüedad de Puigdemont en su declaración ante el Parlament de la independencia de la República de Cataluña, no sólo ha supuesto un jarro de agua fría para aquellos catalanes que votaron  sí en referéndum ilegal que él junto con el resto del bloque independentista convocaron y que se celebró el pasado 1 de octubre; sino que, además, ha supuesto la fractura del mismo en ese empeño en una independencia del todo imposible con el sistema constitucional vigente, reconducida con la firma de un manifiesto de compromiso con la república, que no deja de ser un punto y seguido de este sainete a la catalana. Ello, sin entrar a valorar el incumplimiento de las leyes ad hoc que ellos mismos aprobaron para dotar de cierta “legitímidad” a lo que, a todas luces no puede tenerla, mientras no se reforme la Constitución, que exige que dicha declaración sea votada en el Parlament.

La suspensión de la declaración de independencia, una especie de independencia en diferido, llevada a cabo por le President, con el fin de negociar con el Estado, no ha sido aceptada por sus socios de la CUP y Esquerra, por no estar dispuesta a ese diálogo con el que consideran enemigo de Cataluña. Un discurso que los verdaderos demócratas, entre los cuales me incluyo consideramos irresponsable al igual  que todas las actuaciones llevadas a cabo en este proceso independentista; puesto que lo único que pone de manifiesto es la radicalización de una izquierda catalana con muy poco sentido de Estado en un momento histórico en que las fronteras han sido abolidas dentro de la UE de la cual quieren seguir formando parte; debido a que lo que realmente buscan no son soluciones negociadas sino una declaración de guerra contra el resto de España.

Por mucho que se empeñen ciertos politólogos politizados, entre ellos el Secretario General de Podemos, de que no ha existido una declaración de independencia, habría que preguntarle el porqué se declara entonces una suspensión. Si fuera como él dice, entonces ¿qué se suspende?.

Puigdemont, no ha adoptado una postura ecléctica y de reconciliación,  como tratan de vendernos sus afines, sino una huida de una crisis sin precedentes en los últimos cuarenta años de la que él ha sido el principal protagonista, fragmentado la sociedad catalana, incluso la del resto de país, dividido entre quienes han  visto en  este proceso una forma de ataque a Rajoy y a su débil gobierno, o lo que es lo mismo una forma de desgastar la actual legislatura del Estado, y los que con un sentido patriótico, tal vez desmesurado, han decido declarar una guerra de banderas.

“Puigdemont, no ha adoptado una postura ecléptica y de reconciliación,  como tratan de vendernos sus afines, sino una huida de una crisis sisin precedentes en los últimos cuarenta años de la que él ha sido el principal protagonista”

Resulta evidente que la gestión sobre Cataluña llevada a cabo por el gobierno de Rajoy es absolutamente criticable, por no buscar soluciones negociadas a un conflicto territorial que se remonta casi al momento en que se aprobó con la Constitución una organización del territorio español basado en Comunidades Autónomas, debido, aunque algunos traten de negarlo, al hecho de su mayor participación a ese fondo de compensación territorial encaminado a corregir las desigualdades entre las distintas autonomías o nacionalidades que, conforme al texto constitucional, integran la indisoluble unidad de España. Un gobierno para el que la represión ha sido su principal seña de identidad, y sigue siéndolo, según las manifestaciones de sus acólitos en el Parlament, así como las que han salido de la propia Moncloa tras conocer las declaración suspendida de independencia.

Pero, los ciudadanos, sustentadores de la soberanía nacional, debemos, al menos, ser más responsables que los políticos mediocres que dicen representarnos, y no identificar la declaración de independencia de Cataluña como una forma de dar palos a Rajoy y a su gobierno, por mucho que lo merezcan, sobre todo en la respuesta a este conflicto utilizando las fuerzas de las porras, como ha hecho siempre, y no la de la razón y el entendimiento.

En todo caso, sea como sea, la chapuza de la independencia continúa, y dado que los posible interlocutores en una futura negociación han manifestado sus posturas irreconciliables, la única solución que algunos, cada vez más, vislumbramos a este conflicto, es la convocatoria de elecciones tanto en Cataluña como en el resto de España, para que sean todos los españoles, y allí todos los catalanes, los que elijan las posturas políticas más idóneas para solucionar este conflicto, y de  esta manera encontrar el sosiego necesario para respetarnos los unos a los otros.

 

Olga Sánchez Rodrigo

Busco la verdad para contársela al mundo. No creo en la neutralidad del periodista, casi siempre es de quien le paga. Por el contrario, SÍ CREO y APOYO al periodismo ciudadano, el hecho por gente de la calle, gente que cuenta lo que le pasa.

El juego de la independencia y los tontos útiles

 

Como se ha convertido en un clamor popular aquello de “no te calles indignate”, no haré esperar a quienes la pusieron en circulación aquel 15 de mayo de 2011, aquel movimiento ciudadano que hizo que muchos que estaban en un letargo indefinido espabilasen frente al abuso de poder y sustracción de derechos por los poderes públicos bajo las riendas, primero del PSOE y después del PP. Pero no voy a seguirles contando algo que ya saben, aunque algunos  de todo esto sólo se quedaron con el hecho de que los protagonistas de aquellas acampadas en las principales plazas de nuestras ciudades y pueblos, a imitación de los de la Puerta del Sol de Madrid, eran unos “perroflautas” o unos parásitos con melenas, camorristas, pendencieros y algunos calificativos más que ahora no se me vienen a la memoria, afortunadamente, pues me cuesta decirlos; siendo la causa de mi indignación la manipulación informativa del momento, manejada por los sicarios del Partido Popular y por lo que quieren quedar como mirlos blancos en el proceso independentista de Cataluña, cuando su comportamiento es más propio del de una mafia, que el de unos demócratas.

Pero, siguiendo con el argumento inicial, sobre la frase hecha por los campistas de la Puerta del Sol, no ve voy a callar ante lo sucedido en Cataluña, porque a diferencia de muchos que dicen sentirse dolido, cuando están sacando de esto una rentabilidad política; yo no siento dolor, sino indignación, hasta el punto que  oír las noticias, a los tertulianos y politiquillos de turno comentando lo acaecido en esta zona de España, o de Europa para que no se ofendan los independentistas, o del mundo para que no se ofendan los europeos, cosa que no es para menos teniendo en cuenta que hemos sido y seguimos siendo un grano en cierta parte del cuerpo para aquellos países de nuestro entorno cuya prosperidad difiere mucho de la nuestra, y no precisamente porque les haya tocado la lotería, sino porque llevan la democracia en las venas y no como nosotros para los que solamente es una palabra que manejamos a nuestro entorno, confundiéndola muchos con la libertad de hacer lo que les de la realísima gana.

Decir todo lo que me ha indignado del pasado 1 de octubre, así como los días que han servido de preludio de tan absurdo experimento de independentismo, y los que después están sirviendo para aumentar la brecha de la confrontación debido a declaraciones provocadoras de políticos y algunos periodistas vendidos incapaces de contener su verborrea; me llevaría varios días, por lo que quiero o pretendo limitarme a un solo aspecto de todo esto, como es el hecho de que los operadores que de uno y otro lado están manejando los hilos de esta crisis democrática, tomen por gilipollas  al pueblo soberano, a ti y a mí. Pero lo que aún más me cabrea es el hecho de que este pueblo soberano sea incapaz de pensar por si mismo, convirtiéndose en adoctrinados de aquellos, protestando sin saber por lo que realmente protestan y sus consecuencias.

Hablar de falta de democracia por el restablecimiento del orden constitucional  que ha sido violado por unos cuantos payasos a su antojo saltándose todas las reglas del juego, incluso a toda la oposición en bloque del Parlament, cual apisonadora que parece recordarnos a las mayorías absolutas de los que han ocupado la Moncloa, es desconocer su verdadero significado que, si bien se circunscribe al poder del pueblo, sin embargo, va más allá, pues no debemos olvidarnos del apellido que acompaña a tan digna palabra, vilipendiada por demócratas y no demócratas, que no es otro que el concepto de la representación.

Así, pese a quien le pese, estamos ante una democracia representativa, esa misma que ellos, los que nos mienten, utilizan para estar donde están, y que, no es otra cosa mas que la delegación por parte de los ciudadanos de su poder  en personas que han elegido en elecciones periódicas y libres; sin duda criticables debido al sistema de listas cerradas, con el que se corre el riesgo que quienes nos representan llegan a ser tan tontos y de tan poca talla, y no me refiero a sus vestimentas, sino a su incapacidad de gestionar lo de todos, a no ser que sea para sacar algún tipo de tajada, para lo cual normalmente están tan avezados que podría considerarse que han nacido así.

Por este motivo, me indigna ver a esa masa de personas, autómatas democráticos, adoctrinados si causa, que no son más que la voz de sus amos, cuatro iluminados independentistas, haciendo uso de una democracia, representativa, vendiendo humo y un concepto de libertad que ataca la base del sistema que entre todos hemos construido durante años.

 

No me refiero al derecho de cada individuo a pensar y pedir lo que consideren oportuno, pero no se puede hacer al estilo del golpe de Estado de 1981, con barricadas en la calle atentando contra la base de todo, la propia Constitución, utilizando incluso la violencia contra las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, rompiendo cristales de furgones de la policía, tirándoles piedras y palos, cual batalla campal de la que resultando heridos más 431 agentes y más de 800, civiles, sin que esto justifique, tampoco, la fuerza desmedida de algunos miembros de la policía, a esa misma policía que vitorearon como casi héroes en el desgraciado atentando en las Ramblas de Barcelona el pasado mes de agosto, y que ahora tratan de demonizar. Esa misma policía que mantiene el orden en nuestras ciudades, esa misma policía que se enfrentan a delincuentes peligrosos.

 

“me indigna ver a esa masa de personas, autómatas democráticos, adoctrinados si causa, que no son más que la voz de sus amos, cuatro iluminados independentistas, haciendo uso de una democracia, representativa, vendiendo humo y un concepto de libertad que ataca la base del sistema que entre todos hemos construido durante años”

 ¿A qué jugamos?, ¿A qué juegan Puigdemont y compañía?, ¿A qué juega Rajoy mandando el uso de la fuerza para solucionar un problema que se debería solucionar en una mesa, dialogando?, ¿A qué juega el rey, enarbolando su corona para oprimir la liberta de elección de un pueblo que, precisamente no le ha elegido a él?. ¿A qué jugamos el resto de españoles colocando banderas de España en nuestros balcones como una señal de lucha contra nuestros propios hermanos, entrando en el mismo juego?.

Ha llegado la hora de que pensemos antes de criminalizar a nadie, aquí no hay buenos ni malos, independentistas y españolistas, rojos y azules… Aquí hay un país fragmentado porque nuestros dirigentes no tienen ni puñetera idea de gobernar, sólo lanzar consignas para enfurecer a una masa que, por sus actitudes no solo demuestran su falta de madurez democrática, sino, sobre todo, su estupidez de creerse todo lo que les cuentan. Evidentemente, las cosas no son blancas o negras, hay muchos matices de grises que deberían examinarse. Pedir perdón ambas partes en el conflicto  y empezar de nuevo, con el asentamiento y temple que debería presumirse a cualquier persona medianamente razonable, pero sobre todo respetuosa con los derechos del contrario; a ver fórmulas que nos enriquezcan a todos como país, como una nación de naciones o nacionalidades, sin odios, sin rencores y malos rollos de los que, quienes son actores en este conflicto, se valen y explotan para sacar el máximo provecho personal o político. Basta ya… no es necesario que nos callemos, es más, no debemos hacerlo, pero hagámoslo bien, sobre todo, para que no nos tomen por gilipollas.

Olga Sánchez Rodrigo

Busco la verdad para contársela al mundo. No creo en la neutralidad del periodista, casi siempre es de quien le paga. Por el contrario, SÍ CREO y APOYO al periodismo ciudadano, el hecho por gente de la calle, gente que cuenta lo que le pasa.

Un cuento de príncipes, princesas y demás familia

 

Según la edición estadounidense Vanity Fair, la reina de España es la mejor vestida de las reinas del mundo con diseñadores de cabecera como Felipe Varela, Carolina Herrera o Hugo Boss,  mezclados con Zara y  Mango, quizá para no resultar tan suntuosa ante los maltratados españoles que todavía tardarán en recuperarse de la mala gestión de la economía .

 

Nadie niega tal mérito pues, cierto es, que Letizia –me niego a llamarla Dª Letizia por eso que pretende ser “sencilla” o del “pueblo”, además de su ideología republicana de origen cambiada por la corona  de diamantes- que, aún a pesar de su extrema delgadez, tiene gusto para vestirse, aunque el mérito no es sólo suyo sino también de su asesora de imagen y estilista Eva Fernández, leonesa de 44 años y casada con un oficial de la Marina, quien optó por estudiar Publicidad en la Universidad San Pablo CEU de Madrid, para después reorientar su carrera en la moda ingresando en la Escuela de Diseño IADE, y obligada a abandonar sus perfiles en las redes sociales , donde antes de 2015 era muy activa, para ejercer tal cargo.

Si a lo anterior unimos los retoques estéticos de la reina consorte, podríamos restar puntos a dicho mérito, en el sentido de que poderoso señor es Don Dinero, aunque, en mi opinión han restado  frescura a su rostro de soltera, para convertirse en una “top model real”, papel que parece llenarle mucho más que el institucional adquirido desde el momento que decidió entrar en la familia real por su matrimonio con el entonces príncipe Felipe, al que también me niego atribuirle un tratamiento diferente que al resto de los ciudadanos por la misma razón que a su mujer, al querer ejercer y acercar su papel de rey a un pueblo, a pesar de que éste cada día es más consciente de la irrelevancia de la institución que representa y de los dispendios sufragados por todos los que contribuimos a mantener los gastos públicos.

Sea como fuere, para muchos la monarquía no deja de ser un lujo innecesario, justificado por algunos en el hecho de que los reyes son la mejor representación de nuestro pais así como de esa letra del abecedario “Ñ” que se identifica con la “Marca España”; aunque, lo cierto es, que ser jefe del estado por herencia no responde a la naturaleza intrínseca de la democracia dentro de la cual la elección de nuestros representantes es la máxima expresión.

En todo caso, lo que resulta innegable es que el mejor papel que desempeñan hoy día las monarquías de Europa es el del papel couché de la industria gráfica llenando páginas de las denominadas revistas del corazón, y también prensa amarilla, y en el caso de Letizia de las especializadas en moda, que son las que más llenan muchos de los hogares españoles, al tener entre nosotras,  las féminas, sus mejores clientes, aunque en mi caso no,  y, por lo tanto las que más las acercan a ese pueblo que pretenden satisfacer, aunque yo, más bien, diría engañar, con un universo de príncipes y princesas propias de los cuentos de nuestra infancia que, en caso de la reina consorte, les transporta al de la ceniZienta, donde una chica normal termina casándose con el príncipe azul, aunque tenga la misma sangre que el resto de los mortales, pero no los mismos privilegios.

“resulta innegable es que el mejor papel que desempeñan hoy día las monarquías de Europa es el del papel couché de la industria gráfica llenando páginas de las denominadas revistas del corazón, y también prensa amarilla “

Aún así, parece ser que esta reina que en su día fue una preciada, o al menos, enchufada y ensalzada periodista, no digo yo que no lo fuese por méritos propios, aunque tal vez influyese su apasionante idilio con el entonces príncipe de Asturias para dejarla en el punto álgido de su profesión con el fin de dar la imagen de una mujer preparada para una monarquía moderna;  hoy día rehúye de los que en su día fueron compañeros, tratando de separar su vida privada de la que le corresponde por el cargo que ostenta.

Me estoy refiriendo al hecho que todos hemos presenciado hace unos días  a través de las noticias en los “telediarios” de la “vuelta al cole” de la princesa Leonor y la infanta Sofía, las cuales fueron ocultadas a las cámaras de los periodistas gráficos que cubrían tal evento; como si pudiese separarse en el caso de tan “dignas personas”, la vida privada de la vida pública; máxime cuando estamos ante personas públicas, cuyo alto nivel de vida financiamos todos, lo que exige abrir las ventanas del palacio para que sus “súbditos” sigan soñando o fantaseando con los cuentos a los que me he referido antes, o al menos estar informados de los pasos que siguen quienes algún día, salvo que la democracia y la soberanía popular lo remedie , tomarán la representación de la corona española.

Habrá que recodar a tan “protectora madre” de la intimidad de sus hijas, que el cargo lleva implícito el hecho de que su vida privada vaya unida a la pública, no sólo porque su sueldo que, como he dicho, lo pagamos todos, sino también porque todos debemos estar informados de lo que hacen y no hacen, y no sólo para presumir ante sus antiguos compañeros de profesión de su cargo, sus últimos modelitos y sus arreglos faciales, los cuales la han convertido en una persona hierática, incluso inexpresiva,  cuando esboza su forzada sonrisa en sus acercamientos cada vez más distantes a esa parte de la sociedad que todavía la vitorea en las calles en sus visitas institucionales.

Cuentos y más cuentos, sobre todo el cuento de vivir como reyes cuando la mayoría de los ciudadanos viven con muchas penurias que confrontan con un lujo que, aún siendo como algunos justifican  de un coste inferior a otras casas reales del mundo, sin embargo no deja de ser lujos y dispendios innecesarios para una corona que en boca de su máxima representación, el rey, quiere estar al servicio del pueblo llano. No estaría mal que empezasen a dar ejemplo

Vanity Fair: La reina de España es la mejor vestida de las reinas del mundo

 

Olga Sánchez Rodrigo

Busco la verdad para contársela al mundo. No creo en la neutralidad del periodista, casi siempre es de quien le paga. Por el contrario, SÍ CREO y APOYO al periodismo ciudadano, el hecho por gente de la calle, gente que cuenta lo que le pasa.

Las reglas del juego en el proceso soberanista de Cataluña

 Aunque el alumbramiento de la democracia en nuestro país fue fruto de una fecundación in vitro, con una Constitución elaborada en un laboratorio por una comisión de expertos integrada por siete personas, en la siguiente proporción: 3 del partido de Unión de Centro Democrático, 1 del PSOE, 1 del PCE, 1 de Alianza Popular y 1 de Minoría Catalana (CDC, UDC, PSC-R, EDC y ERC),

elaborando un texto que por su inmovilismo hace que al día de hoy muchos nos planteemos su necesaria reforma adaptándola a los nuevos tiempos, sobre todo en la garantía de Derechos y Libertades  -que no deja de ser una mera declaración de intenciones-, una jefatura del estado fruto de la forma política elegida para el Estado Español, cual es la monarquía parlamentaria, cuyo  sin lo fue otro que el de dar salida a la Ley de Sucesión de la época del dictador; y que, aún ratificada por el pueblo en referéndum es cada día más cuestionada por su escasa utilidad, pero sobre todo por la vida de dispendio no sólo del rey y de la reina consorte, sino de los miembros de la Casa Real. Pero, sobre todo la parte más cuestionada del texto constitucional es la organización territorial del Estado, con un continuo conflicto entre el gobierno estatal y determinadas Comunidades Autónomas, denominadas históricas, como el País Vasco y Cataluña.

Lo que en su momento fue considerada una formula avanzada de organización del territorio español, en Comunidades Autónoma, mediante una  distribución de la riqueza basada en la creación de un fondo de compensación interterritorial que corrigiese las desigualdades entre las Comunidades más ricas o con más posibilidad de producción y las más pobres, basada en el principio de solidaridad; sin embargo el paso del tiempo nos ha demostrado que el querer andar de puntillas en la distribución de competencias, pero sobre todo en el reparto del dinero, no ha traído buenas consecuencias, sobre todo para las Comunidades históricas citadas, que por su renta per cápita superior al resto, excepto Navarra y Madrid, piden mayor participación en el reparto de la tarta, así como el reconocimiento de unos derechos históricos, que pasan por la propia autodeterminación, mediante la separación del Estado español.

 

Así pues, ante esta situación, en el momento actual centrada en Cataluña después de haber quedado en estandby el País Vasco, tras  el cese en la lucha armada de ETA, como eufemísticamente se ha denominado al terrorismo de esta organización; y debido a que en todo juego debe haber unas reglas que respetar, hace que nos planteemos si la pretensión de una parte de la población catalana arengada por los partidos independentistas es viable o simplemente se trata, como en su momento hizo la izquierda abertzale, buscar la rentabilidad política, con ínfulas de quien se considera salvador de su patria.

Sea como sea, sea cual fueren las intenciones, resulta claro que con la Constitución Española en la mano no es posible y, salvo que se quiera originar un conflicto, cuyas más predecibles consecuencias son las previstas en el artículo 155 de la constitución según el cual: 

  1. “Si una Comunidad Autónoma no cumpliere las obligaciones que la Constitución u otras leyes le impongan, o actuare de forma que atente gravemente al interés general de España, el Gobierno, previo requerimiento al Presidente de la Comunidad Autónoma y, en el caso de no ser atendido, con la aprobación por mayoría absoluta del Senado, podrá adoptar las medidas necesarias para obligar a aquélla al cumplimiento forzoso de dichas obligaciones o para la protección del mencionado interés general.
  2. Para la ejecución de las medidas previstas en el apartado anterior, el Gobierno podrá dar instrucciones a todas las autoridades de las Comunidades Autónomas.”

 

Ello, sin considerar la comisión de ciertos delitos como el de rebelión y el de sedición en caso de convocatoria de la celebración del referéndum el 1 de octubre, por alzarse pública y tumultuariamente para impedir, por la fuerza o fuera de las vías legales, la aplicación de las Leyes o a cualquier autoridad, corporación oficial o funcionario público, el legítimo ejercicio de sus funciones o el cumplimiento de sus acuerdos, o de las resoluciones administrativas o judiciales. Salvo, claro está, cambiemos dichas reglas del juego, mediante una reforma de la Constitución, porque, aunque no admitamos su eficacia es la única regla de que disponemos y que, por lo tanto estamos obligados a cumplir sino queremos que el sistema salte por los aires y deseamos vivir en armonía.

Estamos pues ante un proceso independentista que no deja de ser una entelequia, que lo y único que está fomentando es la confrontación entre pueblos, salvo que quienes representan tantos los intereses estatales como los de Cataluña se sienten a hablar buscando fórmulas para satisfacer a todos, como podría ser la creación de un estado federal.

“estamos pues ante un proceso independentista que no deja de ser una entelequia, que lo y único que está fomentando es la confrontación entre pueblos,”

Por supuesto que el referéndum es la mejor fórmula democrática para que los ciudadanos se pronuncien sobre un tema de especial importancia para el Estado, sin embargo, no deja de ser un procedimiento jurídico regulado también constitucionalmente, concretamente en el artículo 92 de la Constitución, del siguiente tenor literal

 

“Artículo 92. Las decisiones políticas de especial trascendencia podrán ser sometidas a referéndumconsultivo de todos los ciudadanos. El referéndum será convocado por el Rey, mediante propuesta del Presidente del Gobierno, previamente autorizada por el Congreso de los Diputados.”

 

Dicho de otra manera, o jugamos todos o rompemos la balanza, o lo que es lo mismo o se respetan las reglas del juego o el caos será el estado predominante entre fuerzas antagónicas que hoy por hoy se auto culpan o se auto excluyen; aunque si con ello se trata simplemente de llevar a cabo una consulta sin efectos jurídicos, adelante, porque aunque muchos crean los contrario, la mayoría de los catalanes quieren seguir siendo españoles, y si el resultado fuere a favor de la separación de España, sería un impulso determinante para iniciar el dialogo entre las partes implicadas.

 

Olga Sánchez Rodrigo

Busco la verdad para contársela al mundo. No creo en la neutralidad del periodista, casi siempre es de quien le paga. Por el contrario, SÍ CREO y APOYO al periodismo ciudadano, el hecho por gente de la calle, gente que cuenta lo que le pasa.

Esquizofrenia permisiva en los atentados de Barcelona.

Es cierto que el terrorismo como guerra declarada sin ver al enemigo es muy difícil de atajar, máxime cuando éste utiliza medios tan simples como atropellar con una furgoneta a todo aquel que se encuentra en ese fatídico momento en el lugar que los desalmados terroristas han elegido para sembrar el terror y la destrucción, la muerte masiva de inocentes civiles, procurando objetivos políticos o ideológicos.

El terrorismo está encaminado a la destrucción misma de los derechos humanos, la democracia y el imperio de la ley. Ataca los valores en que se basan en la Carta de las Naciones Unidas y otros instrumentos internacionales, como son el respeto de los derechos humanos, el imperio de la ley, las normas que rigen los conflictos armados y la protección de los civiles, la tolerancia entre pueblos y naciones, y la solución pacifica de los conflictos. Por esta razón, los poderes públicos deben velar para garantizar la libertad y la integridad de los ciudadanos, tomando las medidas precisas dentro de la legalidad vigente; pero también, siendo coherentes en su forma de actuar como garantes de la seguridad y del orden público.

Nos estamos refiriendo al hecho que, no sólo es suficiente con aplicar la legalidad vigente para terminar con el terrorismo, sino que también las autoridades deben abstenerse de realizar actuaciones que potencien y amparen tales actos considerados de lesa humanidad, como es el hecho de la venta de armas a quienes están detrás de los mismos.

Según InfoLibre en su edición de ayer, España multiplicó por 30 la venta de armas a Arabia Saudí en los últimos cuatro años, ingresando 1.361,42 millones de Euros. Además, en enero de este año, veinticuatro empresas del Ibex, dos asociaciones empresariales y representantes del Consejo de Seguridad Nuclear acompañaron al rey Felipe VI a este país, con la intención de cerrar la operación de venta de cinco corbetas.

“no sólo es suficiente con aplicar la legalidad vigente para terminar con el terrorismo, sino que también las autoridades deben abstenerse de realizar actos que potencien y amparen tales actos considerados de lesa humanidad”

Las millonarias sumas de dinero inyectadas por la monarquía de Arabia Saudí en la captación, adoctrinamiento y puesta en marcha de grupos yihadistas en Europa estarían  detrás de la oleada de atentados que se han llevado a cabo en los últimos años en países pertenecientes a la U.E., según afirma el escritor, Daniel Estulin. Pero, además, en su opinión, el continuo flujo de dinero saudí “permitió el surgimiento de miles de mezquitas wahabíes, madrasas y otras instituciones religiosas en Europa Occidental“, donde los procesos migratorios y las tasas de desempleo crónicamente elevadas han dado lugar a “grandes grupos de jóvenes musulmanes alienados y ociosos que se han convertido en la mano de obra perfecta para los nuevos grupos yihadistas“.

También hay que hacer mención al hecho de que  las autoridades españolas, aparte de esta actitud esquizofrénica de poner una vela a Dios y otra al diablo, a diferencia de otros países europeos, no controlan a los imanes que dirigen la oración en las mezquitas situadas en nuestro territorio nacional, de manera que cualquier musulmán radicalizado, aunque con apariencia de “hombre bueno” podría estar haciendo proselitismo yihadista, como ha ocurrido en los últimos atentados perpetrados en Barcelona y Cambrils, con 15 víctimas mortales y más de 120 heridos, continuando hospitalizados al menos 46; número que podría haberse multiplicado sino llega a ser por la explosión casual de un chalet en Alcanar donde los terroristas preparaban explosivos para un atentado a gran escala, posiblemente contra la Sagrada Familia, monumento más emblemático de la ciudad condal visitado por miles de turistas nacionales como internacionales diariamente, lo que les llevó a la comisión de dichos “atentados low cost”, siguiendo el mismo modus operandi que los perpetrados en otros países vecinos. A lo que hay que añadir la omisión de la Alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, de no colocar bolardos o jardineras de hormigón de grandes dimensiones en las zonas peatonales más concurridas según recomendación de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado en las pasadas fiestas navideñas, bajo el argumento falaz de que ello interrumpiría el tráfico rodado para la carga y descarga en establecimientos de la zona. Parece ser que esta señora tan progresista desconozca la existencia de bolardos retráctiles y otros mecanismos automatizados.

Todo esto hace que nos planteemos si la manifestación de mañana sábado, 26 de agosto, en Barcelona no deja de ser, por parte de las autoridades convocantes y asistentes al mismo un acto de hipocresía, sino fuera por la sana intención y solidaridad de los miles de ciudadanos que todavía con el dolor en nuestros corazones por las vidas sesgadas y daños causados a quienes han sobrevivido, asistiremos a la misma.

 

 

Olga Sánchez Rodrigo

Busco la verdad para contársela al mundo. No creo en la neutralidad del periodista, casi siempre es de quien le paga. Por el contrario, SÍ CREO y APOYO al periodismo ciudadano, el hecho por gente de la calle, gente que cuenta lo que le pasa.

Juegos de Guerra

Fuente: Hispan TV

Cuando Donald Trump accedió a la presidencia de los EEUU no fuimos los único en presagiar que esta legislatura iba a ser como una bomba de relojería, y así ha sido durante estos casi ocho meses que lleva en el poder, cuyas medidas y meteduras de pata han ocasionando dimisiones entre sus colaboradores más inmediatos y miembros del gobierno, ceses y mucha crítica social, casualmente por muchos de aquellos que le votaron, al darse cuenta que su gestión al frente del gobierno no es lo mismo que la gestión de una empresa por muy grande que ésta sea; pero sobre todo, porque su inteligencia brilla por su ausencia, no dejando de ser más que un charlatán millonario con ínfulas.

Pero, la prueba más palmaria de que este mequetrefe metido a presidente de una de las grandes potencias mundiales es un auténtico descerebrado, es la que estamos viviendo en estas últimas semanas al haber sucumbido al invite de otro payaso sin materia gris en el cerebro de jugar a uno de lo juegos más peligrosos, como son los juegos de guerra.

Bien es cierto que estamos ante dos naciones que llevan manteniendo durante mucho tiempo una tensa relación bilateral con una confrontación que dura más de dos décadas, y que en varias ocasiones han estado a punto de la confrontación bélica, siendo el precedente de la actual el último ataque de EEUU en el pasado mes de abril con misiles a Siria, ordenado por Trump, creciendo la tensión con Pyongyang, con despliegues militares, pruebas con misiles y desafíos entre una nación y otra, que han recrudecido las hostilidades entre ambos países hasta haber llegado a la situación actual de amenaza de ataque por parte de las autoridades norcoreanas a la isla estadounidense de Guam.

La cuestión es que no sabemos si como en anteriores ocasiones las provocaciones por parte de Corea son simplemente para medir hasta donde llega su intimidación a EEUU, con el objeto de poner sobre la mesa las armas con las que cuentan ambos o, por el contrario, se trata de una verdadera afrenta por parte del líder Norcoreano con el objeto de mostrar al mundo que no teme a nadie y que dispone del arsenal necesario para hacer frente a la mayor potencia de occidente y quizá, en armamento, la mayor del mundo.

Juegos de guerra que, ahora, posiblemente, tengan más peligro que nunca, porque si bien todos hemos sido conscientes del peligro del megalómano Pyongyang, éste se recrudece cuando su contrincante es otro individuo tan  falto de juicio, como es Donald Trump; más dado a apretar el botón que al dialogo. En definitiva, estamos pisando aguas movedizas o, peor aún, viviendo en un planeta cuyo futuro está en manos de dos personas cuya insensatez es la principal característica de sus personalidades.

 

“Juegos de guerra que, ahora, posiblemente tengan más peligro que nunca, porque si bien todos hemos sido conscientes del peligro del megalómano Pyongyang, éste se recrudece cuando su contrincante es otro individuo tan insensato o falto de juicio como es Donald Trump,”

Dejemos un hilo de esperanza a las palabras del profesor Bates Gill, experto en relaciones entre Estados Unidos y Asia de la Universidad Nacional de Australia, quien ha afirmado respecto a la crisis entre EEUU y Corea del Norte: “Yo dudo que esto se vaya a resolver a través de una guerra nuclear. Me baso en algunas de las declaraciones del gobierno de Trump que dicen que quieren agotar todos los diferentes tipos de vías diplomáticas y pacíficas“, aunque también hay que tener en cuenta la advertencia del Trump a principios de este mes de agosto:” “Les van a suceder cosas que nunca pensaron que podían ocurrir, ¿de acuerdo?“, aunque no concretó a que se refería.

Utilizado la misma frase que los diferentes inquilinos de la Casa Blanca han utilizado, aunque referido a todo el planeta: Dios salve al mundo, sobre todo de dirigentes tan necios como estos dos.

Olga Sánchez Rodrigo

Busco la verdad para contársela al mundo. No creo en la neutralidad del periodista, casi siempre es de quien le paga. Por el contrario, SÍ CREO y APOYO al periodismo ciudadano, el hecho por gente de la calle, gente que cuenta lo que le pasa.

El lobo, las ovejas y el pastor miedoso

Creo que todos estaremos de acuerdo que, según el cariz que ha tomado la política en este país en los últimos tiempos donde los corruptos parece que salen de debajo de las piedras, las promesas o juramentos que los distintos cargos hacen de guardar lealtad al rey, cumplir y hacer cumplir la constitución como norma fundamental del Estado, se han convertido en otra farsa más de las muchas que tenemos que soportar los ciudadanos.

Pero, la pregunta que se hace obligada en este momento, no puede ser otra que ¿no puede castigarse a aquellos servidores y representantes  del pueblo por incumplimiento de tales promesas o juramentos?. No. Porque no existe ningún tipo penal que castigue este tipo de conducta, salvo que concluya en la comisión de algún otro tipo de delito tipificado penalmente como es la prevaricación, malversación de fondos, fraude fiscal, evasión de capitales y otras conductas a las que nos tienen acostumbrados este tipo de fauna política sin decencia y los partidos que los cobijan; en algunos casos a modo de organizaciones criminales que participan, ocultan y, hasta podríamos decir, actúan como cómplices o cooperadores necesarios, y que, aunque las evidencias nos muestran tales actitudes, en respeto a la presunción de inocencia que ellos mismos incumplen cuando se trata de juzgar al contrincante pasándosela por el arco del triunfo, nos obliga a hablar de ellas como presuntas hasta que un Tribunal  las confirme como en el caso del Partido Popular, bajo cuyo paraguas se han convertido excesos por sus cargos políticos, algunos condenados y otros que, actualmente están siendo investigados.

Entonces, ante este tipo de comportamientos que los políticos tratan de minimizar bajo el argumento de que son casos aislados, ¿qué postura debemos adoptar los ciudadanos ante quienes incumplen lo que podríamos denominar por su analogía como juramento “hipocrático”, en cuanto que sólo  puede atribuírsele un contenido de carácter ético?. Evidentemente, sólo caben dos opciones, la primera la del pataleo que nos lleva a muchas y muchos a manifestarnos en contra de tales alimañas políticas, y la más decisiva y más importante no votarlos para impedir que renueven esos juramentos que no sirven absolutamente para nada.

Indudablemente, estamos ante un corrillo de zorros en cuyo centro, el rey, no tiene ninguna atribución ejecutiva, salvo la del promulgar las leyes, aún las que a posteriori se han declarado inconstitucionales o en contra de alguna directiva comunitaria, y la protocolaria de recibir cada cierto tiempo a un presidente del gobierno inútil para informarle de las cuestiones de Estado, y la de reunirse con los lideres de los diferentes partidos antes de formarse gobierno por el más votado tras las elecciones generales; pero que, bien podría censurar la descomposición de un sistema por quienes se han convertido en desleales a la jefatura del estado que representa. Conducta permisiva que hace que algunos dudemos de la eficacia de esta institución a la que sólo vemos inaugurar exposiciones, dar la mano a embajadores o disfrutar de sus excelentes vacaciones de verano e invierno a todo lujo.

“Indudablemente, estamos ante un corrillo de zorros en cuyo centro, el rey, no tiene ninguna atribución ejecutiva (…); pero que, bien podría censurar la descomposición de un sistema por quienes se han convertido en desleales a la jefatura del estado que representa


Estamos pues, ante un circo político, ante un engranaje donde el dicho de “entre todos la mataron y ella sólo se murió” refleja la pantomima de este sistema que los ciudadanos nos tenemos que tragar sino queremos que nos amordacen con leyes represivas por ellos aprobadas y refrendadas con el único objeto de que nadie pueda usar la libertad de expresión como cortapisa a sus ignominiosas conductas.

Seguiremos con el cuento del lobo que, disfrazado con piel de cordero se come a las ovejas, mientras el pastor sale corriendo para no tener que enfrentarse a tan fiero animal, aunque ello ponga en tela de juicio su valentía y su propia dignidad. Pero, esto es España y no podemos pedir otra cosa, porque sólo hemos aprendido a tirarnos piedras en vez de unir nuestras fuerzas para conseguir algo mejor.

Olga Sánchez Rodrigo

Busco la verdad para contársela al mundo. No creo en la neutralidad del periodista, casi siempre es de quien le paga. Por el contrario, SÍ CREO y APOYO al periodismo ciudadano, el hecho por gente de la calle, gente que cuenta lo que le pasa.

De Cristiano, nada de nada

“Cristiano. Referente al cristianismo,  religión monoteísta que tuvo su origen en las enseñanzas de Jesús que están recogidas en los Evangelios” que como todos sabemos entre sus virtudes está la de ser justo y generoso con los demás. Y, si no recuerdo mal, en dichos Evangelios está recogido aquello que Jesús dijo a sus discípulos cuando le preguntaron si consideraba justo pagar tributo al gobierno, Jesús manifestó: “Pagad pues a César lo que es de César, y a Dios, lo que es de Dios”.

 

Hecha esta breve introducción, cuya utilidad encontrarán más adelante, he de confesar que, como en este país parece que ya no está de moda hablar de política, por el aspecto cada vez más negruzco y repugnante que está tomando; me voy a pasar al extremo contrario y voy a hablar de lo que nunca casi hablo y habla casi todo el mundo: de fútbol. Pienso que con ello puedo altraer a algún lector más. Nunca se sabe, pero hay que intentarlo. Y, que mejor, dentro de este mundillo, detenernos en una de sus mejores estrellas, como es Cristiano Ronaldo.

Pido perdón si a partir de este momento empiezo a decepcionar a aquellos y aquellas que buscaban en mi sólo el análisis del perfil deportivo de tan ilustre figura, pensando, quizá que había nacido una nueva estrella dentro del periodismo deportivo; pero, siendo mi objetivo analizar su perfil de contribuyente, la verdad es que me importa un bledo o más bien dos, que estemos ante una estrella del deporte o ante el tendero de la esquina; más que nada, por hacer útil al eslogan ese de la Agencia Tributaria de que “Hacienda somos todos”, aunque muchos estemos convencidos que no es así.

Debo de confesar que desde aquel día en que vi nacer en Cristiano Ronaldo -algo parecido a un Orangután-, con aquel grito en la entrega de la “bola de ouro 2014”, me di cuenta ante qué tipo de persona me encontraba, aspecto que empezó a eclipsar la luz de la estrella futbolística que para mi en un determinado momento, fué. Un ser egocéntrico, arrogante, y chulo…, muy chulo, sobre todo chulo. Pero, no es lo mismo que la chulería se engalane para este señor cuando comparece ante los medios, que cuando quien tiene delante es una jueza que está cumpliendo con su trabajo y que está investigando un posible fraude fiscal, así como su carácter doloso.

 

“Un ser egocéntrico, arrogante, y chulo…, muy chulo, sobre todo chulo. Pero, no es lo mismo que la chulería se engalane para este señor cuando comparece ante los medios, que cuando quien tiene delante es una jueza”

Descargar la responsabilidad en unos asesores fiscales, como ha hecho Cristiano, es ya un recurso muy manido, pues eso no exime a quienes puedan disponer de tales asesores, de la responsabilidad personal, como cualquier otro ciudadano, de conocer la legalidad de las cosas y actuar en consecuencia. Y, si no lo ha hecho, o los asesores han llevado a cabo alguna actuación en representación de aquel, sin poder suficiente, será un tema que deba debatir con ellos privadamente; y, por lo tanto, también nos debe importar un bledo, sobre todos a aquellos que estén a punto de sucumbir a la tentación de darlos por buenos con el objeto de atenuar su responsabilidad.

En cuanto a la chulería, cual astro que esta en el zenit del universo, se la podría meter por donde muchos  están pensando, y que yo he pensado antes, pero que,  por razones obvias, omito. Porque, cuando se hace ostentación de lo grande que es uno frente a millones de mortales que cumplen religiosamente con sus obligaciones tributarias  en situaciones económicas insoportables, nos empieza a tocar a muchas y muchos las narices, seamos o no del Madrid. Y si, no es así, entonces es que me he debido de perder algo en este mundo, porque pasaría a no entender absolutamente nada. Y como no quiero causar enervación o disgusto por mis comentarios, pido disculpas anticipadas, pero esa no era mi intención. ¿O sí?.

 

Olga Sánchez Rodrigo

Busco la verdad para contársela al mundo. No creo en la neutralidad del periodista, casi siempre es de quien le paga. Por el contrario, SÍ CREO y APOYO al periodismo ciudadano, el hecho por gente de la calle, gente que cuenta lo que le pasa.

La amnesia de un gallego

No recuerdo, no me acuerdo, no lo sé, lo desconozco, fueron las respuestas repetidas a las preguntas que le fueron formuladas en el Juicio  del caso Gürtel en la Audiencia Nacional al presidente del gobierno de España.

Tal vez porque su cerebro esté padeciendo una demencia senil prematura, aunque también cabe la posibilidad de que haya cometido perjurio al no decir la verdad ante las evidencias que han llevado al Tribunal a llamarle a declarar  en calidad de testigo, como constata la Caja B de Bárcenas y la destrucción del ordenador donde se llevaba ésta para no dejar rastro alguno; el mismo al que dió ánimos en un SMS diciéndole que estaban haciendo todo lo posible para que todo terminara en aguas de borrajas sabiendo lo que podría revelar si hablaba, como ha hecho, y al que posteriormente acuso de delincuente saltándose esa presunción de inocencia que él mismo demanda de continuo para los acusados de su partido o cercanos a él que al final han terminados con sus huesos en la cárcel.

Pero, no sólo la falla la memoria a Rajoy sino que su soberbia como viene siendo habitual en él cuando se siente acorralado, hizo acto de presencia en varias ocasiones, conducta recriminada por el presidente del tribunal; un presidente que permitió que su declaración no se hiciese frente al estrado junto al banquillo de los acusados, sino en un lugar preferente entre los magistrados y los abogados, gozando de un privilegio que no está reconocido procesalmente, pero también vetando una serie de preguntas decisivas bajo el argumento de que no resultaban pertinentes, aspecto que corresponde únicamente considerar al presidente de la Sala, aunque en este caso con el falaz argumento que lo que se haya dicho en la prensa debe quedar allí, como si lo que se hubiese dicho fuese un invento de los periodistas cuando fueron algunos de ellos los que sacaron a la luz las pruebas en la que apoyaban sus crónicas.

“Pero, no sólo la falla la memoria a Rajoy sino que su soberbia como viene siendo habitual en él cuando se siente acorralado, hizo acto de presencia en varias ocasiones,”


Está claro que el presidente no puede ser acusado debido a su aforamiento sin la autorización del Congreso de los Diputados, y que el interrogatorio que todos pudimos presenciar el pasado miércoles en directo en todos los canales de televisión, no ha sido más que un montaje para demostrar a los ciudadanos que la justicia es igual para todos, cuando todos sabemos que hay ciudadanos de primera y de segunda. En definitiva, una farsa como muchas de las que se escenifican en este país para consuelo de aquellos que todavía comulgan con este sistema donde la corrupción y la falta de independencia de la justicia, y de una fiscalía que si no se queda muda como en este interrogatorio, apoya a los acusados. Pero esto es lo que hay cuando un país funciona a base de cacicadas.

Un montaje del que el Partido Popular ha sacado pecho,  y lo seguirá haciendo como patriotas de pacotilla, elogiando la conducta de su presidente por colaborar con la justicia, olvidando que ha sido llamado por el propio Tribunal y no una colaboración voluntaria del que está acostumbrado al plasma y a los vetos en sus comparecencias ante la prensa; sin olvidar su entrada en la Audiencia Nacional a escondidas como el que tiene que ocultar algo, lo que no deja de ser un acto de cobardía para no enfrentarse a los medios de comunicación allí presentes. Pero, lo peor, no avergonzándose de ser el Partido con más acusados en investigados judicialmente entre sus filas por corrupción, sino todo lo contrario, sacando a paseo la misma soberbia que su presidente.

¿Cuál será el capítulo siguiente de esta trama?. Las respuestas pueden ser varias según la cávalas más racionales de la dirección que está tomando el proceso. Pero respetando la presunción de inocencia, la misma que a ellos no les duele en prenda saltarse cuando son  juzgados por las comisiones de investigación del Congreso, o por la opinión pública con todo el derecho que corresponde a cualquier ciudadano como votante, tendremos que esperar a que las instrucciones y juicios sobre tantas tramas de corrupción concluyan y se dicten las sentencias correspondiente que, seguramente, serán más indulgentes que si el imputado fuese un ciudadanos más. Como prueba tenemos el juicio del “yernísimo” Urdangarín y su esposa de sangre azul. Tal vez, todo se deba al color de los imputados que en este caso coincide.

Aunque se ha convertido en un tópico aquello de que España es un país de pandereta, sin embargo, mientras los mediocres políticos no hagan lo posible para ponerse de acuerdo con el fin de desterrar a este pobre hombre al que la memoria le falla, seguiremos siendo considerados como un país de tercera o como también algunos han bautizado una republica bananera o españistan; pero sobre todo porque es necesario por un simple acto de humanidad que permita a este presidente patético disfrutar de un retiro que le haga recobrar la memoria sobre todo aquello que ha hecho y permitido, y si no lo ha hecho, porque como presidente de un partido y del ejecutivo tendría el deber de conocer a través de su equipo. Váyase Sr. Rajoy, por su propia salud y por la nuestra. Sólo engañas a los que son tan patriotas de pacotilla como tú y los tuyos.

“Aunque se ha convertido en un tópico aquello de que España es un país de pandereta, sin embargo, mientras los mediocres políticos no hagan lo posible para ponerse de acuerdo con el fin de desterrar a este pobre hombre al que la memoria le falla, seguiremos siendo considerados como un país de tercera”

Olga Sánchez Rodrigo

Busco la verdad para contársela al mundo. No creo en la neutralidad del periodista, casi siempre es de quien le paga. Por el contrario, SÍ CREO y APOYO al periodismo ciudadano, el hecho por gente de la calle, gente que cuenta lo que le pasa.

Suscríbete al magazine por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 3.080 suscriptores

Estadísticas del sitio

  • 78.311 visitas

Un sitio de confianza

Publicidad local

 

 

 

 

Galería de Fotos

Acceder | Designed by Gabfire themes