Archivo de autor
Olga Sánchez Rodrigo
Historias escritas por olgaplaza
Busco la verdad para contársela al mundo. No creo en la neutralidad del periodista, casi siempre es de quien le paga. Por el contrario, SÍ CREO y APOYO al periodismo ciudadano, el hecho por gente de la calle, gente que cuenta lo que le pasa.

Himno de España, Olé Olé…

 Marta S Nchez

Marta Sánchez

A mi me ha pasado una cosa muy curiosa con el himno de España. Recuerdo que cuando era niño, allá por el 1968 y alrededor de la media noche, cuando las imágenes de la televisión, sólo una, divida según la frecuencia en VHF y UHF, lo que ahora viene a ser la 1 y la 2; sonaba el himno español con imágenes del dictador, a modo de celebración de haber terminado una jornada más bajo las garras del águila de su bandera. Entonces, dentro de mi ingenuidad me parecía un himno bonito, sin más, ni siquiera sabía lo que era una dictadura y una democracia, sólo tenía cinco años y la música era pegadiza.

No tardó en llegar aquel noviembre de 1975, recuerdo que iba a 5º de EGB, lo que hoy se llama Educación Primaria, en el que, el entonces presidente del gobierno, Arias Navarro, balbuceando y con lágrimas en los ojos, comunicó al país la muerte del dictador: “Franco ha puerto, ¡VIVA ESPAÑA!. Aquel día…, sí…, fui feliz. Porque nos dieron, si no recuerdo mal, una semana de vacaciones en el colegio, bueno, mejor dicho, una semana de duelo. Estaba en aquel momento de transición de la infancia a la adolescencia…, vaya…, hecho un lío en cuanto a las cosas de la vida… Empecé a ver como las muestras de duelo se mezclaban con las de repulsa y algarabía por la muerte del dictador, que ya habían empezado con cierta moderación con su enfermedad agónica, no sólo para él, sino para muchos españoles que sin quererlo a la hora de la comida y de cena nos teníamos que tragar su imagen junta a la sopa durante el “diario hablando”; la de un cuerpo anciano postrado en una cama, tapado con una sábana blanca y entubado por todos los lados -algunos decían que lo mantenían vivo por cuestiones de Estado-.

Dolor que se manifestó, asimismo, en largas colas, durante tres días para dar su adiós al dictador en la capilla ardiente que se había situado en el Salón de Columnas del Palacio de Oriente, y algarabía porque era el momento de dar carpetazo a cuarenta años de opresión.

Entonces, el himno de mi país se convirtió en una seña de identidad y de lucha, en un momento en que mucha gente moría a manos de una desalmados, llamados terroristas de ETA que pedían la independencia de su país. No entendía que para conseguir un objetivo político se tuviese que utilizar la violencia y matar a gente, sobre todo a gente que se identificada con la democracia recientemente instaurada, a pesar del enorme peso que entonces tenían ciertos mandos militares, de la Guardia Civil y algunos comisarios de Policía, por su vinculación con los supervivientes del franquismo o por uno de ellos, en un país donde todos estábamos aprendiendo a ser libres. Me dolía ver tanta sangre, sobre todo en el atentado en el Hipercor de Barcelona y en la casa cuartel de la Guardia Civil de Zaragoza, donde muchos niños inocentes estaban entre las víctimas.

Pasaron los años y, aquel 23 de febrero de 1981 con el intento del golpe de estado de Tejero, teniente-coronel de la Guardia Civil, marcó para mi, igual que para muchos españoles un antes y un después. Desde una unión en manifestaciones multitudinarias en casi todo el país a favor de la democracia, hasta el orgullo de haber vencido a los golpistas y con ello al antiguo régimen. Todavía el himno me transmitía un sentimiento de identidad patriótica.

La democracia instaurada en el 78 continuaba, pero la fuerza que nos dio aquel golpe de estado fallido se desinfló, al menos para mí, desde una traición a Adolfo Suarez hasta un PSOE, sumido en una corrupción sin precedentes, con algún ministro condenado por diversos delitos como responsable de la «guerra sucia contra ETA» practicada por los GAL y por el  secuestro del ciudadano hispano-francés Segundo Marey -reivindicado por la organización terrorista GAL-, delito este último por el que también fue encarcelado uno de sus Secretarios de Estado, además del de  malversación de caudales públicos para la financiación de los GAL; unida a la condena de muchos de sus altos cargos en casi todas las Administraciones Públicas, por delitos relacionados con la corrupción. Esta situación me llevo a perder la imagen que hasta ese momento tenía tan inocente sobre mi país, del que, aún habiéndome dado cuenta hace tiempo que no era perfecto, sin embargo cada vez me costaba más aceptar por tanto desatino.

“la condena de muchos de sus altos cargos en casi todas las Administraciones Públicas, por delitos relacionados con la corrupción. Esta situación me llevo a perder la imagen que hasta ese momento tenía tan inocente sobre mi país, del que, aún habiéndome dado cuenta hace tiempo que no era perfecto, sin embargo cada vez me costaba más aceptar por tanto desatino.”



Claro que la cosa no cambió mucho con la llegada al poder de la derecha de manos de Aznar quién, en este caso, aún habiéndose enganchado a la prosperidad económica por la burbuja inmobiliaria, nos hizo sentir la tendencia a aquella España rancia que creíamos haber superado con la muerte de Franco. Pero, lo peor de todo fue involucrarnos en una guerra contra el terror, en su calidad de aliado de conveniencia de EEUU y de Reino Unido tras el atentado a las Torres Gemelas, lo que hizo elevar su ego a las alturas de los dioses del olimpo, con dos imágenes que inmortalizaron sus ansias de figurar entre los mejores políticos del mundo, la de las Islas Azores junto a Bush Jr. y Brair, en apoyo a esa guerra contra Irak en busca de armas de destrucción masiva, desautorizada por la ONU; y la otra sentado con los pies encina de la mesa junta a Bush Jr., fumando un puro habano, en la Cumbre de los G-8 en Calgary (Canadá). Y de aquellos polvos estos lodos, un ataque terrorista contra varios trenes de cercanías en Madrid un 11 de marzo de 2004, cuya autoría asumió Al Qaeda por un “ajuste de viejas cuentas” con España, fue el resultado.

 Entonces el himno empezó a convertirse para mi en algo secundario, casi sin importancia, empezaba a sentirme “raro” en un país donde la injusticia social iba in crescendo y la confrontación política y social era el pan nuestro de cada día. Sólo la victoria de España en la Copa de Europa de 2008 y en el mundial en el 2010, hizo que el himno recobrase cierta importancia, hasta el punto que para muchos era necesario dotar de letra para festejar futuras azañas, evitando convertirse en una simple charanga de voces desafinadas que con un “changa, changa” reproduciendo su música. Pero sólo en eso, en el deporte, aunque tengo que reconocer que me gusta más el himno que por equivocación se tocó en un solo de trompeta en la Copa Davis de 2003.

Y, que decir, cuando las vacas gordas se transformaron en flacas por la crisis, la estafa financiera, el rescate… y la madre que les parió a todos… y la política neoliberal de una Europa se impone en todos los países de la Zona Euro, donde los intereses económicos priman sobre las personas, hasta el punto de llevar a cabo una reforma constitucional que diera primacía al pago de la deuda externa y a la lucha contra el déficit público; hizo que muchos sintiéramos la pérdida de identidad con un país cuya soberanía estaba supeditada a los intereses de los países ricos de la vieja Europa; y con ello, también, la pérdida de identidad con un himno que representa  a un país prostituido.

Así llegamos a nuestros días, con una grave crisis política ocasionada, primero por unas elecciones que han dado lugar a un gobierno del PP en minoría, que al igual que en la legislatura anterior, los intereses de Europa han sido los primero, incumpliendo promesas de bajada de impuestos, saqueando la caja de las pensiones, y destruyendo la mayoría de los servicios públicos con recortes cada vez mayores, en su día envidiados por otros países de nuestro entorno, con una escasa recuperación económica y un mercado laboral en crisis y precario. Y, en segundo lugar, por una revolución independentista catalana que está poniendo en jaque la unidad de España que proclama la constitución; si bien ha servido de revulsivo para algunos que les ha dado por volver a los signos patrios de identidad. Digo para algunos, porque para mi, como para muchos, como ya he puesto de manifiesto en otras ocasiones, no dejan de ser patriotismos de imposición que lo único que me producen en una vergüenza cada vez mayor de pertenecer a un país donde somos incapaces de dialogar en vez de imponer…, y lo mismo me da la derecha que la izquierda, porque cuando se trata de radicalismos aún en polos opuestos se dan la mano en cuanto a la intolerancia se refiere.

“Una revolución independentista catalana que está poniendo en jaque la unidad de España que proclama la constitución; si bien ha servido de revulsivo para algunos que les ha dado por volver a los signos patrios de identidad.”

Llegados a este punto, donde las chispas cada vez salta más, hasta amenazar con una grave crisis de Estado, ha habido alguien al que se le ha ocurrido dotar al himno de letra, ha sido nuestra querida Marta Sánchez, quien en el pasado sábado en un concierto en el Teatro la Zarzuela arranco el aplauso de los presentes, atreviéndose a cantar el  himno de España con una letra particular, algo que muchos han tachado de oportunismo, que algo tiene. Letra con la que podemos estar más o menos de acuerdo, pero que a muchos nos trae al pairo, sobre todo cuando todavía sigue la lucha de engalanar balcones con la bandera española en contraposición al independentismo catalán, no como idea o proyecto, sino con el odio que a muchos lleva la ideas políticas, anulando a las personas, sobre todo su libertad de pensamientos.

Por otra parte, creo que el himno que necesitamos debe ser un himno que, aunque con la misma música, se convierta en un himno integrador de todos los territorios y de todas personas que hemos nacido en este país, recociendo su multiculturalidad, su laicismo y el respeto que nos debemos tener todos los españoles con independencia del lugar de nacimiento.

 

 

Olga Sánchez Rodrigo

Busco la verdad para contársela al mundo. No creo en la neutralidad del periodista, casi siempre es de quien le paga. Por el contrario, SÍ CREO y APOYO al periodismo ciudadano, el hecho por gente de la calle, gente que cuenta lo que le pasa.

Machismo o idiotez

 

Cuando las cosas se llevan a los extremos, el resultado más normal es que salten chispas por todos los lados. Hemos alcanzado o estamos muy cerca de alcanzar la cumbre de la intolerancia y de la idiotez, donde la imposición y la condena a los que no piensan igual que determinados grupos o corrientes de opinión es el modus operandi, hasta el punto que los librepensadores -como género neutro-,   nos estamos convirtiendo en una especie en extinción.

Aunque, el problema, no es tanto el pensar de una manera o de otra, sino todo lo contrario, el no pensar, siguiendo a pies juntillas determinadas tesis sin demostrar con razonamientos la idea que tratan de imponer, globalizando o extrapolando lo que debería ser una línea argumental, sin criterio propio, midiéndolo todo en términos de bueno o malo o de blanco y negro, olvidando la enorme gama de grises que puede haber entre uno y otro; lo que, al final, se traduce en auténticas “falacias ad populum” que, no es otra cosa que la apelación a la popularidad de una reclamación como una razón para aceptarla, todo ello por el único deseo personal de pertenecer a un determinado grupo, encontrando con ello seguridad y protección, bajo el argumento que si un número elevado de personas piensan de una determinada manera no todos pueden estar equivocados.

Al final, no es otra cosa que la conversión a una determinada doctrina que transforma a los sujetos seguidores o defensores de la misma en adoctrinados, siendo la causa de su lucha la falta de flexibilidad frente a conductas contrarias a las que ellos propugnan, hasta el punto que el fanatismo es el resultado final.

Tal es el caso de ver demonios donde no los hay, atacando sin piedad a los interlocutores que no les dan la razón, como es el caso de la polémica que ha originado la decisión de los nuevos propietarios del Campeonato del Mundo de Fórmula Uno de reemplazar las chicas de la parrilla con niños en la temporada de 2018, a los que se ha bautizado Grid Kids o chicos de la parrilla.

El motivo, no es otro que considerar que dichas azafatas y su atuendo constituye una actitud que denigra a la mujer y que, por ende es machista, cuyas consecuencia más inmediata será la pérdida de empleo de aquellas.

Ante esta situación, la pregunta que corresponde hacer a las feministas que han condenado a dichas azafatas, es dónde ven el ataque a la dignidad de la mujer, el hecho de que unas chicas, en uso de su libertad personal hayan aceptado este tipo de trabajo cuyo atuendo puede ser más o menos sensual. ¿Acaso el hábito hace al monje?, o dicho de otra manera, ¿el hecho de enseñar sus piernas o resaltar sus curvas, con más o menos voluptuosidad, es suficiente para convertir a la mujer en un objeto?.

Además de ser una profesión no solamente reservada a la mujeres, habida cuenta que también existen azafatos que con ropa también corta e insinuante, desempeñan el mismo trabajo; lo realmente incomprensible es que solamente se reduzca el tema a una cuestión de deseo sexual o, aún peor, considerar a la mujer por su forma de vestir solamente en un objeto de deseo.

El problema, realmente no está en que ellas vistan de una manera o de otra, sino como determinados hombres pueden faltar el respeto a las mujeres por tal circunstancia, porque pensar de esa manera es tanto como admitir que su único fin es el de la provocación y que todos los hombres son algo más o menos que cerdos machistas que babean ante una mujer guapa, sobre todo cuando sus encantos son puestos de manifiesto de manera más o menos ostentosa que, en este caso no lo es, porque poco difiere dicho atuendo del que puede llevar en verano cualquier mujer y también cualquier hombre.

“porque pensar de esa manera es tanto como admitir que su único fin es el de la provocación y que todos los hombres son algo más o menos que cerdos machistas que babean ante una mujer guapa”


Es cierto que el sexo vende, pero vende igual para unos que para otros, o acaso  las mujeres no sentimos nada ante un hombre con un cuerpazo diez. Pero lo que se vende no es la mujer, sino el producto que con su colaboración patrocinan.

Creo que la cuestión de fondo es la dignidad con la que las azafatas de las parrillas hacen su trabajo, es decir, haciéndose valer como personas, comportándose con la responsabilidad, seriedad y respeto, tanto hacia si mismas y hacia los demás, sin dejar que las humillen ni las degraden. Y, por lo tanto, no reducir todo a una cuestión simplemente material o de forma, porque algo tan excelso como es la mujer en si misma no puede someterse a límites tan pueriles e incluso retrógrados; convirtiendo en indigno el trabajo que ellas mismas han elegido.

Olga Sánchez Rodrigo

Busco la verdad para contársela al mundo. No creo en la neutralidad del periodista, casi siempre es de quien le paga. Por el contrario, SÍ CREO y APOYO al periodismo ciudadano, el hecho por gente de la calle, gente que cuenta lo que le pasa.

Un cuento real

Imposición del Toisón de Oro a la princesa Leonor

Imagínense a una familia cualquiera, vamos a poner como ejemplo a una familia integrada por el matrimonio y dos hijos. Los hijos en edad escolar, de 8 y 10 años, el padre de 50 años en paro, cobrando un subsidio por desempleo de 430 euros, al haber agotado la prestación contributiva, a punto de terminarse, como muchos en este país. Y la madre, de unos cuarenta y muchos, ganándose la vida limpiando escaleras y portales a tiempo parcial recibiendo por ello la parte proporcional del salario mínimo interprofesional…, como muchas.

Estamos hablando de un hogar, como la mayoría, en el que no entran más que unos 800 euros al mes, pagando un alquiler de 350 euros, más unos 100 euros de media de gastos mensuales de la vivienda (luz, comunidad de vecinos, impuestos y tasas municipales, etc), tirando por lo bajo, lo que les deja libre  350 euros al mes, aproximadamente, para comida  y otros gastos cotidianos. Eso sin contar los gastos extraordinarios como la vuelta al cole de los niños, renovación de gafas cada cierto tiempo de ambos, actividades extraescolares o la renovación de vestuario en unos grandes almacene. Eso sin contar los imprevistos.

Como habrán podido comprobar, después de todo, estamos ante una familia “afortunada”, pues todavía uno de los cónyuges tiene la suerte de trabajar,  ya que las hay que viven solamente con el subsidio de desempleo o sin nada; claro está, con la ayuda de los abuelos. Benditos abuelos.

Ahora, para terminar con el análisis que pretendo, no vamos a tener que imaginar nada, solamente recordar ciertas imágenes. Me refiero el video de la familia real publicado por el diario El Mundo,  que recientemente se ha emitido en los informativos de todas las cadenas de TV de este país, en el que pudimos ver a una Letizia cumpliendo a la perfección con el papel de madre, preocupándose de los exámenes de sus hijas; a un Rey sin chofer conduciendo su propio coche, y a unas niñas, una princesa y otra infanta que, a diferencia de los niños de la familia en principio citada, estudian en uno de los mejores colegios privados de Madrid y, para las que, por supuesto, no sólo no existen problemas económicos, como es el caso de la Princesa Leonor quien tiene una asignación anual que supera los 146.000 euros, sino porque el hecho de haber nacido en una familia de sangre azul,  les garantiza vivir como reyes. Aparte de los casi los 300.000 euros del padre y los más de 130.000 euros de la reina consorte.

En el video, en el que se le ha intentado dar una apariencia de normalidad a la familia real, con las preocupaciones de una familia normal, sin embargo, no tiene nada de normal. Todo responde a una actuación guionizada, porque todo, absolutamente todo lo que se refiere a la imagen de esta familia está medido al milímetro por profesionales que, con asignación pública de dicha Casa, es decir pagados por todos,  entre sus cometidos están los de procurar que dicha imagen sea la mejor de cara a los ciudadanos. Sin embargo, por mucho que esten cenando una sopa de verduras y que la princesa sople por indicación de su madre, rompiendo en cierto modo de buenos modales, para no quemarse, no puede considerarse normal, porque nada en su entorno lo es.

Lo normal es vivir en un piso entre 60 y 80 metros cuadrados, y no en una super mansión rodeada de lujos, de unos 1.800 metros cuadrados, que mientras no se demuestre lo contrario la hemos pagado todos, ustedes y yo.

Lo normal, al menos en este país, es tener que hacer verdaderos esfuerzos para poder estirar el sueldo y hacerlo llegar a fin de mes, eso en el mejor de los casos, pues los hay que tienen que recurrir a la caridad de instituciones benéficas, la mayoría funcionando gracias a la solidaridad de personas anónimas; guardando largas colas para obtener una pequeño avituallamiento.

“Lo normal es vivir en un piso entre 60 y 80 metros cuadrados, y no en una super mansión rodeada de lujos, de unos 1.800 metros cuadrados, que mientras no se demuestre lo contrario la hemos pagado ustedes “


Habrá quien piense que estoy buscando tres pies al gato, intentando desprestigiar a la familia real, justificando aquellos cualquier conducta de sus miembros bajo el argumento de que, no sólo, no es de las más caras de todas las casas reales que aún existen en el mundo, sino que, además, porque el papel que cumplen es muy importante para la imagen del país o, simplemente, porque deben existir por el mero hecho de que los españoles así lo decidimos al votar la Constitución de 1978. Españoles que en aquel momento carecían de madurez y experiencia democrática.

Aunque todos ellos pudieran ser argumentos válidos, que no lo son, lo que sobra realmente es el hecho de tener que haber grabado un video para dar apariencia de normalidad a lo que, nos pongamos como nos pongamos, argumentemos lo que argumentemos, no lo es y, lo peror de todo, es que no quieren que sea. Cómo van a querer, se les acabaría el chollo. O, ¿acaso piensan ustedes que estarían dispuestos a cobrar un sólo sueldo, aunque fuese el más alto que puede cobrar un funcionario en nuestro país o, incluso un político, vamos a poner como ejemplo  al Presidente del Gobierno, con más de 247.000 euros al año, pero sin ningún tipo de privilegio más?.

Miren ustedes, siempre he aceptado, como no puede ser de otra manera, que quienes gracias a su esfuerzo, dedicación y buen hacer, entre otras cualidades personales, han alcanzado el éxito, en todos  o casi todos los ámbitos de su vida; alegrándome, incluso por ellos si se trata de algún familiar, amigo o conocido,  o sin serlo, ¿por qué no?. Aunque, bien es cierto que la “envidia sana” o menos sana, puede estar latente, porque, la mayoría de las veces atribuimos el éxito a la suerte. Pero, lo que me cuesta aceptar, es que, solamente por haber nacido en el seno de una determinada familia se le dé a alguien un cargo y todo lo necesario, y mucho más, para vivir sin ningún tipo de dificultades, aunque su vida este programada para representar al país y a sus instituciones; pero sobre todo, porque en un país que se considere democrático no puede o no debe tener cabida, o excede del carácter representativo de sus cargos, que haya alguien que no lo sea por elección. Pero esto no deja de ser opinable.

Es decir, no tengo ningún  tipo de animadversión a los reyes y a su familia, bueno un poco contra la erguida Letizia convertida en topModel de las casas reales y contra el emérito campechano,  pero eso es otro tema que abordaré en otro momento; pareciéndome el rey Felipe una persona excelentemente preparada para el cargo, al igual que creo que lo estará su sucesor o sucesora, posiblemente Leonor, la cual al igual que su hermana me parecen unas niñas encantadoras. También sería que disponiendo de todos los medios a su alcance, encima no estuviesen preparados para el cargo vitalicio y por herencia que se les atribuye.

“porque las familias normales en este país están pasando muchas calamidades, y cuando comen acelgas no lo hacen con un cubierto de plata y servidos por mayordomos”

Pero lo que no me gusta o no es de recibo, son las ostentaciones, y eso es lo que me ha parecido el video en cuestión, una ostentación innecesaria, aunque no haya sido programa como tal. En primer lugar porque no es el momento de hacerlo, entre otras cosas porque las familias normales en este país están pasando muchas calamidades, y cuando comen acelgas no lo hacen con un cubierto de plata y servidos por mayordomos; y en segundo lugar porque, a muy poca gente preocupados por otros temas más importantes del país, nos importa realmente un bledo como viva la familia real, sean o no felices, coman o no perdices;  y de preocuparnos, nos preocupan otras cosas, como la falta de transparencia de los gastos de la Casa Real, o la forma en que ejercern sus miembros su función representativa, o el coste de los modelitos de una reina consorte que, a pesar de  considerarse del pueblo, su actuar está muy lejos de serlo.


Tal vez se perseguía con ello reforzar la imagen de un rey y su familia muy cuestionados tras la grave crisis de Estado con el tema del independentismo de Cataluña y la proclamación en su territorio de una república. Tal vez, proque se quiera demostrar que los dispendios hechos durante el reinado del emérito, sus cazas de elefantes, amoríos secretos, y otros desmadres a lo real, incluidos los de alguna de sus hijas y el cuñadito, han pasado a la historia; aunque no lo creo. Prueba de ello son las excelentes vacaciones en diferentes épocas del año con todos los gastos pagados, o al menos los más costosos, a cargo del erario público, entre los que incluimos las escoltas, los desplazamientos en un avión del ejército del aire reservado para ellos en exclusiva, recepciones, yates, embarcaciones, etc., aparte del costoso mantenimiento de diferentes residencias en diferentes lugares del país o los gastos de representación, que hacen que muy pocas veces tengan que tirar de su propia billetera.

Pero, si el pastel ya era apetitoso para los republicanos, la guinda la pone el toisón de oro concedido a la Princesa de Asturias, Dª Leonor que, aunque no lleva aparejada ninguna prestación económica, no deja de ser otra muestra más de ostentación para quien el único mérito, de tenerlo, es ser hija de quien es, sin haber hecho nada destacable por España y por los españoles.

Ya no solo es el papel couché el destinado a vendernos las imágenes de familias reales, que al fin y al cabo lo compraban  y siguen comprando quienes les gusta el cotilleo propio de este tipo de periodismo rosa, aunque yo lo considero amarillo, pero que muy amarillo, casi marrón; sino que ahora, las imágenes nos las meten a la fuerza en nuestros hogares, convirtiendo en noticia le vida cotidiana de nuestros reyes como si se tratarse de otra casa más de  un show televisivo. Aunque los hay quienes disfrutan de ello, a pesar de vivir a trompicones y con calamidades, y de tratarles el sistema a patadas. Será porque de niños les contaban para dormir cuentos de príncipes azules y princesas enamoradas. Pero esto ya no es un cuento, bueno sí, si consideramos que esta gente de diferente sangre a la del pueblo, lo que realmente hacen es eso, es decir, vivir del cuento.

 

 

 

Olga Sánchez Rodrigo

Busco la verdad para contársela al mundo. No creo en la neutralidad del periodista, casi siempre es de quien le paga. Por el contrario, SÍ CREO y APOYO al periodismo ciudadano, el hecho por gente de la calle, gente que cuenta lo que le pasa.

La insufrible desfachatez de una vieja política

 

 

Aunque la monarquía, en general, me parece un lujo para un país como el nuestro, no tanto por lo que nos cuesta, sino por lo absurdo de su existencia, porque para representantes de nuestra vapuleada marca España (Ñ), ya tenemos bastante con un gobierno elegido democráticamente por los ciudadanos, y no una institución a la que se atribuye la jefatura del Estado, con los privilegios inherentes, sólo por el mero hecho de haber nacido en el seno de una familia, que tampoco es que haya hecho méritos para ello, y no me refiero únicamente a los desmadres del rey emérito y de alguna de sus hijas y yerno, sino también a toda la estirpe de los Borbones. Pero, si me viene de perlas recurrir a aquella frase que aquel pronunció en 2007 en la décimo séptima Cumbres Iberoamericana de Jefes de Estado, dirigida al desaparecido presidente de Venezuela Hugo Sánchez: “por qué no te callas”, frase que se convirtió en todo un fenómeno social y que revolucionó a las redes sociales en internet.

Pues bien, dicha frase la quiero dedicar en estos momentos a quien ha demostrado tener la lengua muy larga, porque cada vez que habla, no sólo es que suba el pan, sino que, además, sirve de provocación a los honestos ciudadanos de este país.

Me estoy refiriendo a aquella expresidenta del Congreso de los Diputados aficionada a jugar al Candy Crush en plena sesión parlamentaria, a echar broncas a su conductor por no estar a sus pies cuando ella desea; a llamar fascista al Sr. Bono, otro expresidente del Congreso en ejercicio de su cargo, sólo por el mero hecho de que no le gustaba su aplicación del Reglamento de la Cámara; o aconsejar a las amas de casa cuando estaba a cargo del ministerio de sanidad que no hiciesen caldo con huesos de las vacas locas sino con huesos de cerdo, para minimizar la alarma que el brote de esta enfermedad causó en la población en vez de dar cifras ciertas e informar de las medidas adoptadas al respecto. Sí, me refiero a Celina Villalobos, a la insufrible Celia.

Tengo que reconocer que esta señora me cae espacialmente mal porque cuando habla va de sobrada en lo que dice, como quien sienta cátedra pero sin sentarla, porque no sólo, no ni tiene capacidad para ello aunque presuma de carreras que no tiene, pero también, porque su expresión déspota delata sus orígenes políticos muy cercanos al exministro franquista D. Manuel Fraga cundo éste estuvo al frente de Alianza Popular; a pesar de enarbolar mediante un lenguaje campechano la bandera de cierto feminismo de amas de casa. Pura facha-da, y nada más.

Por todo ello, me molesta dedicar parte de mi tiempo a hablar de ella, de su ordinariez, pero cuando sus meteduras de pata delatan ante que tipo de personajillo nos encontramos, no puede obviarse por el daño que causa a la gran mayoría de ciudadanos honestos de este país. Tal es el caso de sus declaraciones en las “mañanas” de RNE, asegurando que: hay ya un número importante de pensionistas que está más tiempo en pasivo, es decir cobrando la pensión, que en activo, trabajando, cuando el partido al que pertenece, como todos sabemos, ha esquilmado la caja de las pensiones, además de implantar en el país un sistema laboral de precariedad absoluta, alargando la vida laboral a edades en las que muchos trabajadores por la dureza de sus trabajo no pueden continuar en activo, necesitando de forma urgente el merecido retiro por el que han cotizado durante largos e insufribles años; y no como ella que siempre ha sido una señorona a plato puesto.

Pero, no sólo esta ordinaria señora ve como normal que la gente esté trabajando durante toda su vida, sino que, además, tiene la poca vergüenza, dice que como experta en relaciones laborales, experiencia adquirida en despachos oficiales en su medrar en la política; de afirmar que no corren peligro las pensiones cuando verdaderos expertos en la materia opinan lo contrario o cuando las evidencias demuestran que durante la gestión de su partido al frente del gobierno ha situado el patrimonio neto de la Seguridad Social, a principio del año precedente, en números rojos, concretamente en -176 millones de euros, lo que la convierte también en una mentirosa.

 

“no sólo esta ordinaria señora ve como normal que la gente esté trabajando durante toda su vida, sino que, además, tiene la poca vergüenza, dice que como experta en relaciones laborales, experiencia adquirida en despachos oficiales en su medrar en la política;”

Claro que, todo esto obedece a una campaña orquestada por el PP para minimizar el problema que ellos mismos han creado y, como no puede ser de otra manera, su desparpajo de política vieja, también cumple con los objetivos del gobierno de desmantelar todo lo público, remiendo a los ciudadanos preocupados por su futuro a suscribir planes de pensiones privados que han llevado a la banca a atraer más de 1.630 millones de euros en este tipo de productos. Estrategia que, asimismo, también trata de justificar un futuro sistema de pensiones basado en la cotización durante toda la vida laboral, lo que supondría la aminoración de aquellas, o mediante un impuesto a la banca que, al final, pagaremos todos, como todos hemos pagado y seguiremos pagando durante varias generaciones el rescate de ésta.

Dª Celia, ¿por qué no te callas?.

Olga Sánchez Rodrigo

Busco la verdad para contársela al mundo. No creo en la neutralidad del periodista, casi siempre es de quien le paga. Por el contrario, SÍ CREO y APOYO al periodismo ciudadano, el hecho por gente de la calle, gente que cuenta lo que le pasa.

Una historia interminable

Todavía recuerdo aquellas tiendas de campaña en la Puerta del Sol de Madrid. Jóvenes y no tan jóvenes, gente con rastas y sin ellas, peinados a lo bob, con flequillo, ralla al medio, mal vestidos y mejor vestidos, hombres, mujeres, jóvenes, adolescentes, incluso ancianos, pedían un cambio político, un cambio de sistema, una política ética, unos servicios públicos gratuitos y de calidad.

Fue un 15 de mayo de 2011, cuando la crisis económica, consecuencia de la estafa de unos gobiernos derrochadores y corruptos, demostró, una vez más, que el sistema capitalista basado en la oferta y en la demanda, sólo sirve para que los ricos sean más ricos y los pobres más pobres, máxime cuando el neoliberalismo voraz existente  provocó que la banca se convirtiese en el motor principal de una economía basada en créditos inmobiliarios donde el ladrillo se sobrevaloró a precios de oro, hasta que la burbuja inmobiliaria estalló, llevándose por delante, precisamente, a los más humildes, que fueron expulsados de sus viviendas por no poder pagar a los ladrones que les prestaron el dinero cuando sobraba; eso sí, a sus directivos nunca les faltaron sus asignaciones y sueldos millonarios, incluso cuando fueron rescatados con el dinero de todos los españoles.

Han pasado siete años y todo sigue prácticamente igual. Ellos, el gobierno, asegura que la economía se recupera, pero nosotros, los de abajo no lo notamos. Es más todavía algunos siguen padeciendo las secuelas de esa pésima gestión económica que  gobiernos del PP y del PSOE, presentaban a la ciudadanía como un estado de bienestar, y que si lo fue, no nos ha salido gratis, es más, el derroche del dinero público por doquier en mega obras y servicios públicos innecesarios, en la mayoría de los casos, seguiremos pagando durante décadas.

“el gobierno, asegura que la economía se recupera, pero nosotros, los de abajo no lo notamos. Es más todavía algunos siguen padeciendo las secuelas de esa pésima gestión económica que  gobiernos del PP y del PSOE”


Mejor dicho, las cosas no siguen igual que los primeros años siguientes a la gran crisis, sino todavía peor por el recorte económico iniciado por Zapatero y continuado por Rajoy, previa modificación de la propia Constitución, esa misma que preconiza el bienestar de los ciudadanos, y que ha provocado que servicios públicos esenciales como la sanidad, la educación, asistencia a dependientes, entre otros, cada vez se encuentren más deteriorados por falta de inversión pública, no por falta de dinero, sino por el deseo de privatización cuyas concesiones, ha quedado demostrado en muchos casos, se hacen a favor de los mismos, sus amigos.

El empleo solamente se recupera coyunturalmente y sólo en determinados sectores de servicios, como el turístico en época estival, y el que resta las altas cifras de desempleo lo es en precario, con salarios en su mayoría sin alcanzar aquellos mil euros de épocas pasadas, que más quisiéramos para hoy, en condiciones de explotación laboral con horas que superan las máximas legalmente permitidas; cuando lo que se necesita es la creación de empleo estable y mejor remunerado para una auténtica recuperación económica. Y, como no puede ser de otra manera, “a mar revuelto, ganancia de pescadores”, que sería admisible siempre que la pesca se hiciese de acuerdo a la legalidad y no con malas artes, como muchos empresarios que para salvar su patrimonio y capital no han dudado en aprobar a diestro y sinestro ERE´s, para reducir sus plantillas mediante el despido de personal a bajo precio.

Malas artes que, hasta los propios políticos no dudan en poner en marcha, para garantizarse un futuro prospero, aquel que nunca tendremos los ciudadanos de a píe, metiendo la mano y sacándola de allí donde se encuentra el dinero de esos impuestos, cada vez más altos, que pagamos algunos ciudadanos, los honrados y más pobres porque los ricos se lo llevan a paraísos fiches; llevando la corrupción a límites sin precedentes, superando, incluso, aquella época en los que los socialistas convirtieron el país en una cueva de ladrones, la misma que la de ahora pero con más ladrones.

Sin lugar a dudas, estamos ante un panorama, que nos muestra un Estado cada vez más debilitado, sin visos de que mejore. Es más, con un alto riesgo de fragmentación por un sistema de financiación de las autonomías que ha puesto de manifiesto que la organización territorial del país no funciona, como está sucediendo en Cataluña, y que, en vez de afrontar de manera madura y equilibrada, mediante el dialogo,  el gobierno estatal y sus aliados (PSOE y Ciudadanos) tratan de solventar con un patriotismo de imposición, convirtiéndolo en un contencioso histórico con el nombre de independencia

Mientras tanto el pueblo duerme, y aquellos partidos surgidos de la lucha del 15M, carecen de fuerza suficiente, no porque el espíritu de aquel movimiento  haya desaparecido o esté desapareciendo, que también; sino porque sus líderes los han convertido en un partido más, donde la voz de la militancia antes expresada en plazas públicas, importa más bien poco, por no decir nada. Habiéndose puesto a alguno contra la pared, como a Podemos, con amenaza de ser disuelto por el ministerio de Interior, sino adapta sus estatus a la Ley de Partidos Políticos. Lo cual no deja de ser curioso si tenemos en cuenta que el partido del gobierno se encuentra más próximo a ser considerado por su falta de ética política en una organización criminal que en un partido, al haber sido el único partido en la historia de la  democracia, imputado o investigado por causa de corrupción.

¿Dónde están aquellos que llenaban las plazas?, ¿será que se han convertido en políticos profesionales, en algunos casos medrando de la política, o será que han depositado en esos partidos políticos de la nueva izquierda la lucha contra la injusticia social?. La respuesta es difícil, y la solución lo es aún más, salvo que el sistema cambiase de raíz, o al menos la lucha social continúe, exigiendo los cambios necesarios para que el pueblo recupere su ilusión, y lo que es más apremiante, su dignidad robada por políticos mediocres y corruptos.

Olga Sánchez Rodrigo

Busco la verdad para contársela al mundo. No creo en la neutralidad del periodista, casi siempre es de quien le paga. Por el contrario, SÍ CREO y APOYO al periodismo ciudadano, el hecho por gente de la calle, gente que cuenta lo que le pasa.

¿Quienes son los Reyes Magos?

REYESMAGOS
El día de Reyes Magos, al igual que el resto de fiestas navideñas se han convertido en algo pagano, donde el consumismo impuesto por un capitalismo voraz, hace que en pleno mes de diciembre-enero hagan el “agosto” las grandes superficies y franquicias comerciales.

Celebramos estas fiestas sólo por el hecho de que nos permiten consumir y deleitarnos en las grandes cenas y comilonas familiares que, ante el abuso de algunos de los manjares que estos días nos permitimos aunque cuesten tres veces más que en cualquier temporada del año, hacen que finalmente terminen en urgencias médicas con un gran empacho, lo que se traduce en una gran  pesadez y dolor de estómago, falta de ganas de comer, diarreas, vómitos, acidez de estómago, entre otros síntomas, que hace que hagamos el propósito de cuidarnos un poco más en el próximo ágape no excediéndonos; aunque, al final, todo  queda en eso, en un mero propósito.

Pero, el consumismo no termina en la comida, ya que fechas señaladas principalmente para los niños como Noche Nuena con Santa Claus, de importación “made in USA”, y el día de Reyes, al final se extienden a todos los miembros de la familia, comprando cosas para regalar o auto reglamos por el mero hecho de que hay que hacerlo, porque para eso están. En definitiva, festejamos estas fiestas como parte del encanto celebratorio que tienen. Pero, ¿sabemos, realmente, lo que celebramos?.

Si preguntásemos a más de uno o una quiénes fueron los Reyes Magos, la respuesta mayoritaria sería que fueron tres personas llamadas Melchor, Gaspar y Baltarsar, que siguiendo una estrella montados en camellos terminaron en el portal de Belén, para adorar al niño Jesús, a quien reglaron oro, incienso y mirra. Esa es todo lo que la gran parte de la gente, incluidos los creyentes saben sobre estas figuras decorativas de los nacimientos que montamos en nuestros hogares.

Sólo uno de los cuatro evangelistas, el Apóstol San Mateo, hace referencia en el libro sagrado a estos tres personajes, afirmando que después de que el Jesús naciera en la ciudad palestina de Belén: «vinieron del oriente a Jerusalén unos magos, diciendo: ¿Dónde está el rey de los judíos, que ha nacido? Porque su estrella hemos visto en el oriente, y venimos a adorarle».  Sin embargo, no se hace referencia al número concreto de Sus Majestades, ni a su raza.

El rey del país, Herodes, al escuchar la pregunta, dice Mateo que:

«se turbó, y toda Jerusalén con él. Y convocados todos los principales sacerdotes, y los escribas del pueblo, les preguntó dónde había de nacer el Cristo». La respuesta de todos fue unánime: «en Belén», pues así lo decía la profecía.

Continúa el Apóstol su relato, indicando que Herodes tendió entonces una trampa a los magos: les envió a la ciudad y les pidió que averiguasen todo lo que pudiesen acerca del niño, pues él quería adorarle también. «Ellos, habiendo oído al rey, se fueron; y he aquí la estrella que habían visto en el oriente iba delante de ellos, hasta que llegando, se detuvo sobre donde estaba el niño». Tras entrar en la casa en la que había nacido el pequeño, se postraron, le adoraron y le entregaron los tesoros que portaban: «le ofrecieron presentes: oroincienso y mirra». Posteriormente se marcharon, pero no cumplieron su promesa de avisar al rey tras ser advertidos en sueños (por un poder superior) de lo que este pretendía.

Esta es toda la historia que nos narra el Evangelio de San Mateo, de la cual la primera conclusión que sacamos es que eran magos pero no Reyes, debiendo entenderse su condición de magos no como practicantes de la magia, prohibida por la Biblia, sino como hombres sabios o de ciencia.

Sin embargo, dicho evangelio no nos indica el número exacto de magos que adoraron a Jesús, aunque teniendo en cuenta los regalos que le  hiciero (oro, incienso y mirra) sirvió al teólogo Orígenes en el Siglo IV a indicar que eran tres; número que fue declarado oficial por el papa León I para toda la cristiandad. Aunque según otras tradiciones los Magos, como la de los armenios podrían ser doce. s »

Otro dato que no encontramos en la Biblia es la referencia a sus nombres, los cuales encontramos en dos textos del siglo V, que los llaman Melichior, Gathaspa y Bithisarea y Melkon, Gaspard y Balthazar. También un mosaico del Siglo VI en la iglesia de San Apolinar Nuovo (Rávena, Italia) aparecen sus figuras y, sobre sus cabezas, los nombres que hoy todos conocemos: Melchor, Gaspar y Baltasar.

También existen leyendas que hablan de un cuarto Rey Mago llamado Artabán, que habría interrumpido su camino para curar a un viejo moribundo y que por tanto habría llegado tarde a Judea, donde sería apresado y encerrado treinta años en el palacio de Jerusalén. El teólogo presbiteriano Henry van Dyke recogió esta historia en su cuento navideño “El otro Rey Mago” (1896).

 

“También existen leyendas que hablan de un cuarto Rey Mago llamado Artabán, que habría interrumpido su camino para curar a un viejo moribundo”

Existen también interpretaciones históricas según las cuales durante el tiempo que San Mateo escribió su Evangelio aumentaron el número de conversiones al cristianismo, desempeñando los Magos de Oriente una función de proselitismo, en el sentido de incitar a los nuevos cristianos  a adorar al hijo de Dios de la misma manera que lo hicieron esos extraños que eran los Reyes Magos. También existe otra teoría que señala que estos Magos representaban a los tres continentes conocidos en aquel momento (Europa, África y Asia), y que eran sacerdotes persas o incluso doctores babilónicos.

Así pues, al hablar de estas tres figuras que culminan las fiestas navideña, nos movemos entre la leyenda y la historia, remontándose al Siglo V el día de su celebración el 6 de enero, atribuyéndole el nombre de epifanía; aunque para algunos estudiosos del tema no es más la celebración del solsticio de invierno.

Olga Sánchez Rodrigo

Busco la verdad para contársela al mundo. No creo en la neutralidad del periodista, casi siempre es de quien le paga. Por el contrario, SÍ CREO y APOYO al periodismo ciudadano, el hecho por gente de la calle, gente que cuenta lo que le pasa.

Los guardianes virtuales #guardianvirtual

Virtualguardianes

Hay mucha gente perdida en esto del uso de las Redes Sociales (RRSS), convirtiendo sus actuaciones en estos medios desde un hazmerreír para el resto de usuarios hasta poner en riesgo su integridad física y moral con publicaciones sobre su vida íntima o personal que cuelgan en canales de mayor transmisión de datos del planeta como Facebook, twiter o instragram, entre otros; no sólo porque se hacen vulnerables ante los demás, sino también porque, y aquí entramos en el campo de la moral por no existir una tipificación de este tipo de conductas en el Derecho Penal, como es la acción repetida de muhos padres de familia de colgar fotos de sus hijos menores de edad, sin tener la prudencia de limitar quienes los que pueden tener acceso a las mismas.

También entran en el ámbito de lo moral el contenido de muchas publicaciones, cuyo único argumento es el ataque a través del insulto, la intolerancia y la violencia verbal, en general; sin argumentaciones, incluso utilizando información no veraz o sacada de contexto para argumentar sus falacias convirtiéndolas en ad hominem, al globalizar conductas y ataques de forma irreflexiva en relación a unas determinadas ideas o personas, simplemente por no comulgar con ellas.

Me enojo cuando la más importante Red Social, como Facebook, únicamente controla determinadas conductas que ponen en peligro su actividad comercial a través de la difusión de publicidad,  obtención de “likes” y otras similares, calificando de Spam, una publicación difundida en los grupos a los que se pertenece y relacionada con ellos, no con intereses mercantiles de ningún tipo , sino simplemente de poner en circulación  pensamientos, ideas u opiniones y; sin embargo no controlan conductas como las indicadas, incluyendo también aquellas que atentan contra el honor, la intimidad personal y familiar, y la propia imagen, que pueden llegar a calificarse de calumniosas e injuriosas la mayoría de las veces y, por lo tanto, penadas por la Ley.

Claro, que lo perfecto sería que nadie nos tenga que venir a controlar nuestras acciones porque se nos presupone lo suficientemente maduros y responsables, y aquí también entra la responsabilidad por el uso adecuado de las RRSS por nuestros hijos menores de edad; quienes la mayoría de las veces campan a sus anchas,  accediendo incluso a información para adultos o a páginas, que deberían estar cerradas por ilegales por traficar de manera encubierta con todo tipo de mercancía.

Pero, ¿cómo exigir responsabilidad a personas a personas que carecen de dos dedos de frente?… ¿a personas inmaduras, fanáticas, descerebrados?. Aquí jugamos un papel muy importante todos los usuarios de las RRSS, al menos de los que queremos un internet limpio, veraz y responsable; un papel que consiste en denunciar cualquier tipo de conductas que  puedan ser constitutiva de delito a las autoridades competentes, como son las fuerzas del orden público o ante el juzgado de guardia y, por supuesto, ante el administrador de la propia red social, bloquear y denunciar ante el citado administrador cualquier información que no sea veraz, siempre que pueda probarse dicha falta de veracidad; no dar pábulo a posiciones radicales de confrontación; así como de cualquier tipo de conducta que al prudente juicio del usuario pueda ser inmoral o ilegal. En definitiva, completar la falta de responsabilidad o evitar el mal intencionado uso de las RRSS en consecución de objetivos espurios.

 

“¿cómo exigir responsabilidad a personas a personas que carecen de dos dedos de frente?… ¿a personas inmaduras, fanáticas, descerebrados?. Aquí jugamos un papel muy importante todos los usuarios de las RRSS, al menos de los que queremos un internet limpio, veraz y responsable;”

Si no limpiamos las RRSS corremos el riesgo de que se convierta en una gran cloaca de información, en vez de en una herramienta útil para las personas o en un espacio limpio para la información y de convivencia pacífica entre las personas.

Somos conscientes que estamos ante una labor muy difícil porqué, como en la vida misma, indeseables que se pegan a la mierda los hay por todos los lados, pero no imposible; al menos sabrán que están siendo observados.

Por último, también resulta aconsejable que la RRSS sean usadas adecuadamente, limitando el acceso a la información más sensible a las personas que realmente se tiene confianza y no de manera pública, dejando a salvo las imágenes de niños. Hay cientos de tutoriales que pueden encontrarse en google, lugar donde también podemos buscar la ortografía correcta de las palabras cuando dudemos de ella, demostremos que somos cultos al hablar y al escribir, se trata, simplemente del respeto a nuestro idioma. Hay palabras que duelen verse escritas de manera inadecuada, o sustituyendo, que también destruyendo, mediante el uso abreviaturas, signos y emoticonos, sentimientos que antes transmitíamos mediante la palabra, y que, a veces por su carácter minimalista, es imposible de traducir.

Convirtámonos en guardianes de las RRSS, en guardianes virtuales, compartiendo nuestros posts con el hashtag #guardianvirtual, como garantía que lo que contamos es veraz y esta limpio o no adulterado, que somos personas respetuosas y que buscamos simplemente una convivencia pacífica, compartir nuestro tiempo u ocio con otras personas en cualquier parte del mundo.

 

He creado este grupo para ti, haz clic aquí

 

Olga Sánchez Rodrigo

Busco la verdad para contársela al mundo. No creo en la neutralidad del periodista, casi siempre es de quien le paga. Por el contrario, SÍ CREO y APOYO al periodismo ciudadano, el hecho por gente de la calle, gente que cuenta lo que le pasa.

Tras el 21D. La caída de los tópicos catalanes.

Images
Me gustaría prometer que no volveré a escribir, al menos durante algún tiempo largo, de Cataluña…, vamos a ver, entendedme, de la política Estado/españoles-República/catalanes, pero la verdad es que tras los resultados electorales del día de ayer no me resisto a hacer lo que más me gusta, que es esto. Y, qué mejor que hacerlo  sobre los tópicos de esta pretendida República, incluso ofensivos -depende en qué contexto-, y qué mejor momento que el que se me brinda tras tan importante evento de las elecciones al parlamento catalán, para hacerlo sobre el que afirma que los catalanes son tacaños o “agarrado” por eso de que la “pela es la pela”, para demostrar que esto no es verdad.

El voto emitido por el pueblo catalán no ha hecho más que confirmar lo que todos ya sabíamos o presentíamos que iba a pasar y que, el mismo CIS confirmó hace unas semanas. Es decir, gana Ciudadans, pero pierden los constitucionalistas. Dicho de otro manera, gana la derecha pero gobernará la izquierda, lo que nos lleva a afirmar que el voto fragmentado de la izquierda se impone a la derecha en porcentaje de participación y, por lo tanto, en el reparto de escaños. Vamos…, que los catalanes son de izquierdas, o como dicen los la derecha: son rojos.

Por consiguiente, la primera deducción sobre que los catalanes son rojos o de izquierdas nos lleva a una segunda que, es la que rompe el tópico que estamos analizando, y sería la afirmación que en la idea de solidaridad y de compartir en la que se basa la doctrina socialistas, los catalanes no lo quieren todo para ellos, sino que, confirmando su superioridad moral respecto al resto del Estado español, su dinero lo dan sin reparo en su aportación al fondo de compensación interterritorial; o en palabras menos rebuscadas, a la saca de todos los españoles. Así que, si queremos mantener el tópico “de la pela es la pela” no lo es para metérsela en su bolsillo, sino para compartirla con sus compatriotas.

Evidentemente, como habréis deducido, intento hacer un poco de gracia con algo tan importante y patético como lo que Cataluña, o mejor dicho, algunos catalanes y los representantes políticos, de uno y otro lado, nos han hecho padecer en los últimos meses, no sólo a quienes residimos fuera de allí, sino también a sus propios conciudadanos, de fronteras para adentro. No niego que los catalanes no sean solidarios, pero lo son con los suyos, lo cual es lógico dada su convicción secesionista.

Comparto y, por lo tanto, forma parte de mi forma de pensar que, cada uno tiene derecho a su autodeterminación como persona y como grupo social o político del que forma parte. ¿Cómo no?, dicen ellos, “es un derecho que hasta la propia declaración universal de los derechos humanos proclama”.

Estas y muchas afirmaciones nos hemos tenido que tragar muchas y muchos que nos hemos molestado en estudiar la referida Declaración Universal, para entender que el derecho a la autodeterminación de los Estados multinacionales a la que hace mención su Resolución 2625, se traduce en el reconocimiento del derecho de las minorías a un estatuto jurídico protector, pero en modo alguno resulta ningún derecho a la “autodeterminación externa” lo que conduciría a la figura de la secesión, porque ello resulta incompatible con otro principio fundamental del Derecho Internacional contemporáneo.

Ni los catalanes por muy rojos ni los españoles por muy azules –y sólo estoy juzgando su tendencias políticas según los resultados electorales en uno y en otro territorio-, me van a dar lecciones de demócratas, como yo tampoco intento darlas, ni en mi vida cotidiana ni mediante los artículos que escribo, cuyo único fin es, la mayoría de las veces, decir y compartir lo que pienso; eso sí, probando lo que digo e intentando hacer deducciones lógicas desprovistas de sentimiento partidista, que no político, pues el análisis que yo hago se lo recomendaría a que lo hicieran más de uno y una antes de lanzar tanta porquería por su boca, una veces en busca de confrontación política y otras veces para transmitir una falacia dogmática, apestosa por el daño que hace y por quienes de manera intencionada, pero totalmente osada e ignorante, manipulan a su antojo.

“análisis que yo hago se lo recomendaría a que lo hicieran más de uno y una antes de lanzar tanta porquería por su boca, una veces en busca de confrontación política y otras veces para transmitir una falacia dogmática, apestosa por el daño que hace y por quienes de manera intencionada, pero totalmente osada e ignorante, manipulan a su antojo.”



Tras las elecciones de ayer, y con la resaca de números, muchos sentimos una gran pena, no porque el pueblo catalán no haya sabido elegir, sino porque la gran mayoría no ha votado constitucionalismo ni independentismo, sino la mentira que a  fuerza de mentir han transmitido quienes se han presentado a tales comicios, de uno y otro lado; así como el castigo a un Estado y aun gobierno “español”, que tal vez se lo merece, pero no los ciudadanos que formamos partes de él sólo por el hecho de que no entendemos ni las formas ni el fondo. Pero, como dice un dicho, y valga la redundancia, cada uno tiene, posiblemente, lo que se merece.

Parafraseando, en cierto modo a mi compañero Feliciano, la inmadurez política de este país nos lleva a la imposibilidad de construir un estado bueno para todos, como él dice, una nación de naciones, donde los derechos históricos de cada una de sus autonomías sean realmente reconocidos con un mayor grado de independencia y autogestión, pero sin olvidarnos que la historia que todos hemos construido es la que nos ha llevado a ser lo que somos, y que los derechos históricos también acarrean deberes, pero sobe todo, deben ser interpretados en el contexto en el que se producen y dentro de una evolución histórica.

Por último, sacándome lo que llevo dentro desde anoche,  no puedo más que transmitir mis condolencias a independentistas y constitucionalistas, no sólo porque los resultados electorales no ofrecen una estabilidad en el gobierno, sino sólo un volver a empezar del que únicamente se saldrá con otro 155 o mediante la negociación. Pero, me temo, que lo último no será posible con una derecha reaccionaria como la que tenemos y unos independentistas tan rojos que sólo buscan la pela sólo para su pueblo, porque el resto de los españoles, según ellos, no somos dignos de estar en su mesa; además de desearles unas felices fiestas navideñas,  para ver si unos y otros se inmiscuyen del espíritu de generosidad y amor de ellas y empiezan a caminar  en la misma dirección.

 

Lo dicho felices resultados electorales y Feliz Navidad, seas rojo, azul, verde o amarillo, catalán o español…

 

 

 

 

 

 

Olga Sánchez Rodrigo

Busco la verdad para contársela al mundo. No creo en la neutralidad del periodista, casi siempre es de quien le paga. Por el contrario, SÍ CREO y APOYO al periodismo ciudadano, el hecho por gente de la calle, gente que cuenta lo que le pasa.

Las coactivas medidas populistas de Carmena

Parece que al equipo del gobierno municipal en el Ayuntamiento de Madrid se le ha ido la olla con eso de obligar a circular a las personas por el centro en un determinado sentido. ¿Será qué desde que les ha cortado el grifo Montoro se aburren al no tener en que dar?.

¿La siguiente medida cuál va a ser, que salgamos de casa y volvamos a una hora determinada?, ¿que vayamos en patinete o que los días pares sólo salgan a pasear por el centro aquellos cuyos apellidos vayan de la A a la L, y los impares los de la M a la Z?

¿Qué va a pasar con la gente que no quiera pasear ni comprar en las tiendas del centro, sino que simplemente quieren desplazarse de un sitio a otro por cualquier motivo eligiendo para ello el camino más corto?, ¿qué va a pasar con los discapacitados, para los cuales ya es un esfuerzo el deambular por la vía pública?, ¿y con los que hacen el reparto a pie?.

¿En qué se ampara esta medida, jurídicamente hablando?, ¿qué tipo de ordenanza o reglamento municipal la regula?.

Nos metemos continuamente con el gobierno de Rajoy por sus medidas coactivas, pero cuando se trata de defender lo indefendible y se es progre, de izquierdas, ecologista, y algún “ista”  más, y de Podemos, parece que meterse con Carmena y los suyos es poco más que un sacrilegio. Pues miren ustedes, como a mí nadie me va a decir como tengo que ser, ni donde tengo que estar, y nadie me va a dar lecciones de democracia y libertad, voy a jorobar a aquellos que están acostumbrados a encasillar a la gente, llamando facha o utilizando cualquier otro insulto contra quienes no piensa como ellos; porque qué casualidad que una servidora aunque se considera de izquierdas no está de acuerdo con tonterías como estas, faltaría más que tenga que pensar como aquellos que se han apoderado de la izquierda de la misma manera que de la derecha lo han hecho los del Partido Popular, sobre todo algunos jóvenes que parece que han inventado ellos el mundo, y algunos menos jóvenes que buscan en el citado partido la lanzadera a la política que no consiguieron en el que militaban antes.

 

“Nos metemos continuamente con el gobierno de Rajoy por sus medidas coactivas, pero cuando se trata de defender lo indefendible y se es progre, de izquierdas, ecologista, y algún “ista” más, y de Podemos, parece que meterse con Carmena y los suyos es poco más que un sacrilegio”

No me imagino a la gente que circula por la Gran Manzana en New York, haciéndolo en un solo sentido porque a Bill de Blasio se le ocurra, y miren que por allí se forman aglomeraciones, de personas, vehículos y hasta de mascotas, entre otros motivos porque supera a Madrid en más de 5 millones de habitantes; sencillamente porque sería una sandez como lo es aquí, como la copa un pino.

Siempre en Madrid y en Navidad, han existido aglomeraciones, recuerdo aquellas películas en blanco y negro, como la de “la familia y uno más” en la que aparece la plaza mayor con multitud de personas que  buscaban en las casetas allí instaladas algún motivo navideño, y nunca por motivos de seguridad se le ha ocurrido a ningún Alcalde obligar a los viandantes que circulasen en un determinado sentido, entre otras cosas porque salvo unos pocos mal educados, el resto solemos ceder el paso a la gente que circula por nuestra derecha; es algo casi instintivo que hemos aprendido de nuestros mayores y, aunque así no fuese, hay cosas que cuando se prohíben sin razón lógica, formando parte de manera natural e innata  de la libertad del individuo como es pasear, el que venga alguien, encima utilizando a las fuerzas del orden público, diciéndotela como lo tienes que hacer, a más de una se nos antoja como una medida caprichosa e incluso arbitraria

Pero, sobre todo, ¿qué persigue el equipo de Carmena con esta media?, ¿mayor seguridad ciudadana o vial?; venga ya. Que se lo digan a más de uno o de una que les han quitado la cartera subiendo o bajando por unas escaleras mecánicas o abandonando el andén del metro, cuando la salida esta en una única dirección. Además, ¿quién me garantiza que ante una avalancha, que casi siempre se produce en un mismo sentido, no se corre igualmente peligro?.

También podía referirme a otra medida que está haciendo que los parkings hagan una extraordinaria caja, o lo que es lo mismo, el mes de agosto en noviembre y diciembre, como es el hecho de prohibir aparcar también zonas céntricas los días en que la polución de la capital de España se dispara por las nubes cubriendo la ciudad con una boina visible a cientos de kilómetros, Medida que tampoco considero demasiado eficaz, entre otras cosas porque el que es un incivilizado lo va a seguir siendo, y así ha sido en relación a muchos que  han parado su vehículo donde se establece esta prohibición, haciéndolo con el motor en marcha y los cuatro pilotos de intermitencia encendidos, por si acaso aparece el vigilante de la zona ORA poder esgrimir que lo han hecho temporalmente para hacer una gestión, algunas veces consistente en tomar una caña y su pincho, que en ocasiones ha durado más de hasta media hora, echando igual de humo a la atmósfera, aparte de aumentar el consumo de combustible. ¿No sería mejo,r en vez de adoptar medidas coyunturales como ésta, que son pan para hoy y hambre para mañana, rebajar el coste del transporte público durante todo el año, incluso hacerlo gratuito en casos extremos de contaminación?.

Igual diría del corte de tráfico en vías céntricas, pero necesarias para el normal desenvolvimiento del tráfico con cierta fluidez. Arterias necesarias en cuanto que comunican zonas distantes de la ciudad, obligando a los vehículos a desvirarse por vías menos angostas que lo único que ocasiona son atascos que incrementan la contaminación.

Estoy convencido que no es fácil gobernar, entre otras cosas porque dar gusto a todos es imposible, pero adoptar medidas de dudosa eficacia a lo único a lo que conduce es a que pensemos que quienes las adoptan no saben muy bien por donde se andan, o que lo único que pretenden es parchear lo que necesita de una solución a largo plazo, máxime cuando está en peligro la salud de las personas. Y aquí también tiene mucho que ver el gobierno de la Comunidad Autónoma y de quien ocupa la Moncloa, quiénes en vez de fomentar las energías limpias y renovables, se empeñan en cobrar impuestos que gravan aquella y que a lo único que conduce es dejar a las familias menos favorecidas económicamente más desamparadas de lo que actualmente están. Y es que los políticos lo único que buscan es la rentabilidad política, estrujando los bolsillos de los contribuyentes para cumplir con alguna que otra promesa electoral estrella que les permite continuar ocupando el sillón en próximos comicios electorales. Y lo mismo me da la derecha, que la izquierda…, que el centro, aunque este último no exista.

 

 

Olga Sánchez Rodrigo

Busco la verdad para contársela al mundo. No creo en la neutralidad del periodista, casi siempre es de quien le paga. Por el contrario, SÍ CREO y APOYO al periodismo ciudadano, el hecho por gente de la calle, gente que cuenta lo que le pasa.

20 N. La rancia sombra del águila campa a sus anchas

Cuando en un país, como el nuestro, quienes lo gobiernan están en connivencia con ciertas organizaciones o asociaciones relacionadas con el dictador Francisco Franco, es altamente improbable que condenen ciertas manifestaciones que suponen una exaltación del fascismo. Prueba de ello son las subvenciones otorgadas a la Fundación que lleva el nombre de aquel, no sólo por el gobierno de Rajoy sino también por el de José María Aznar, amén de a otras asociaciones homófobas y ultracatólicas, entre las que podemos citar la de Blas Piñar, las cuales además gozan de la declaración de utilidad pública lo que les permite obtener beneficios fiscales.

 

Para vergüenza de muchos e indignación de otros tantos, el pasado día 20 de noviembre, con ocasión del aniversario del dictador, la capital de España tuvo que soportar y contemplar el vergonzoso desfile a ritmo de marcha militar que protagonizaron miembros de las citadas asociaciones, vistiendo camisas azules y portando símbolos fascistas,


culminando tan escandalosa puesta en escena en el Arco del Triunfo, símbolo franquista que infringe la conocida Ley de la Memoria Histórica,  conmemorando antiguas marchas que se celebraban tras la victoria del 39, consecuencia de la cual España tuvo que soportar durante cuarenta años un vergonzoso régimen dictatorial, cuya represión impidió el ejercicio de derechos contemplados en la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

A diferencia de otros países de nuestro entorno, nuestro Código Penal no castiga la apología  o exaltación del fascismo como tal, lo que nos obliga a acudir a la Jurisprudencia, la cual ha dejado bien claro que, a pesar del que el artículo 18 del citado Código prevé como acto preparatorio punible la apología del delito, consistente en el enaltecimiento de un crimen o de su autor, con independencia de la ideología; sin embargo, no permite perseguir y castigar conductas que “sólo” enaltezcan a una ideología, por muy antidemocrática o peligrosa que esta pueda llegar a ser.

También el artículo 510 de la norma jurídica que estamos utilizando prevé los delitos de incitación al odio, discriminación o violencia, sobre los cuales los tribunales han determinado que, para poder aplicar este artículo, hace falta que la conducta en cuestión constituya, como mínimo, una incitación directa a cometer unos hechos mínimamente concretados.  Lo que se traduce en el hecho que, para castigar un acto de apología del fascismo con base en dicho precepto, éste tendría que provocar directamente a un acto de odio, discriminación o violencia,  evidentemente difícil de probar, de aquí que este tipo delictivo haya servido de muy poco para luchar contra conductas de exaltación fascista.

Tales actitudes y su falta de castigo nos hacen plantearnos la arbitrariedad y la falta de imparcialidad que algunos gobierno, como los del Partido Popular, evidencian, al ni siquiera condenarlas públicamente, mientras que el reparo a retirar ciertos símbolos franquistas suele ser la tónica habitual de este partido político fundado por un exministro franquista; pero que, además, cuenta entre sus filas con auténticos herederos del franquismo, no tanto de sangre, que los hay, sino también en su sentimiento de añoranza de aquellos años en los que España se encarcelaba o se condenaba a muerte a  personas simplemente por su ideología, en Consejos de Guerra, mediante un procedimiento sumarísimo donde la defensa del condenado brillaba por su ausencia. No es de extrañar que, por lo tanto, disfruten tanto aplicando medidas represoras contra la libertad de expresión y manifestación, mediante la utilización de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado a su antojo.

Además, no se trata simplemente de condenar manifestaciones que constituyen en si mismas una exaltación del fascismo, sino más bien de legislar de manera adecuada para que tales actos no vuelvan a tener lugar, evitando que bajo la piel de cordero se escodan auténticos lobos hambrientos de poder al hacerse pasar por organizaciones democráticas, autorizadas como tales, mediante unos estatutos que para nada responden a su auténtico modus operandi donde la violencia y el odio son una de sus manifestaciones.

 

“haciéndose pasar por organizaciones democráticas, autorizadas como tales, mediante unos estatutos que para nada responden a su auténtico modus operandi, donde la violencia y el odio, son una de sus manifestaciones.”

Esperemos que, terminados los actos de sepelio del recientemente fallecido Fiscal General del Estado, el ministerio público se ponga manos a la obra, para identificar a quienes han participado en dicha manifestación, aunque resulta improbable habida cuenta de la dependencia que esta institución tiene del gobierno, cuyos titulares son  nombrados a su antojo marcándoles las directrices a seguir. Para con ello evitar en nuestro país la misma línea ascendente que los partidos de ultraderecha están teniendo lugar en algunos países de la Unión Europea.

Olga Sánchez Rodrigo

Busco la verdad para contársela al mundo. No creo en la neutralidad del periodista, casi siempre es de quien le paga. Por el contrario, SÍ CREO y APOYO al periodismo ciudadano, el hecho por gente de la calle, gente que cuenta lo que le pasa.

El futuro que nos espera

Igual que nuestro presente, nuestro futuro no será nada halagüeño, y no es que lo digamos por decir, para cargar las tintas contra los políticos o porque lo queramos utilizar como arma arrojadiza contra el gobierno en este momento aprovechando la crisis catalana. No, es la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos​ (OCDE), la que lo dice  en el informe de bienestar de la OCDE de 2017 bajo el título ‘¿Cómo es la vida?’, en el que se sitúa a España entre los peores países desarrollados en calidad democrática y en desigualdad económica y, lo que es peor y más preocupante, es que la tendencia no mejorará, sino todo lo contrario.

Recordemos que la OCDE es un organismo de cooperación internacional, compuesto por 35 Estados, cuyo objetivo es coordinar sus políticas económicas y sociales, del que España forma parte desde el 3 de agosto de 1961.

Pues bien, el citado informe, entre otras cosas, manifiesta que los nacidos en nuestro país a partir de los sesenta tendremos un vejez peor que la de nuestros padres, al comparar la situación de los pensionistas españoles con los de la media de los países ricos, dependiendo prácticamente en su totalidad de los ingresos que obtuvieron durante su vida en activo, en tanto que los segundos este vínculo es inferior; lo que se traduce en una mayor desigualdad en los ingresos de los futuros pensionistas, debido fundamentalmente al aumento del paro que ha provocado una desigualdad de ingresos entre los hogares ricos y pobres, convirtiendo a España en el quinto país de la OCDE  con la peor distribución de renta, y el peor de Europa.

“convirtiendo a España en el quinto país de la OCDE  con la peor distribución de renta, y el peor de Europa.”

Además, el cambio en el cálculo de las pensiones españolas —que entró en vigor en 2014 y que implicaba el abandono del IPC como base para revalorizar las pensiones, y su sustitución por un mínimo del 0,25%— ha contribuido y contribuirá a reducir los pagos a los futuros pensionistas, eso sin contar con el sableado del gobierno de Mariano Rajoy al fondo de pensiones de donde ha sacado 67.337 millones de euros, se dice bien, desde el 2012, 9.500 millones a principios de año, lo que evidencia el fracaso de las reformas impulsadas por el PP y el PSOE.

Estamos ante un panorama especialmente negro para los pensionistas, al que contribuye el rápido envejecimiento de la población española y el abandono de la mujer del mercado laboral para cuidar de sus hijos, lo que se traduce en unos ingresos insuficientes en la hucha que pretendía garantizar el futuro de aquellos.

También, el informe de la OCDE, de la voz de alarma sobre los elevados niveles de pobreza en España, en continuo ascenso desde el inicio de la crisis económica en el año 2007, con especial incidencia en la población infantil, lo que suele acarrear problemas en la vida adulta.

Los riesgos de pobreza y desigualdad de nuestros jóvenes son muy superiores a los de sus padres, no sólo porque su esperanza de vida es superior, sino también porque las condiciones laborales son cada vez más precarias e inestables y porque la distribución de la riqueza es cada vez más desigual con incidencia en los extremos, es decir, unos pocos ganan mucho, mientras que unos muchos ganan poco, de manera que los ricos serán cada vez más ricos y los pobres más pobres, lo que,  en definitiva contribuye a que la desigualdad en edades avanzas continúe y aumente, al igual que las disparidades socio-económicas en la salud, lo que quiere decir que la desigualdad no sólo está en función de la edad sino también con factores como la salud, en cuanto que las personas con problemas sanitarios suelen ganar menos.

Otros factores que contribuye a la desigualdad económica son los bajos niveles formativos, de manera que, los que tienen más bajos niveles suelen dejar de trabajar antes; o el sexo, en cuanto que las pensiones que cobran las mujeres son un 27% menor que la delos hombres.

Un futuro desesperanzador que, como señala el informe de la OCDE no es previsible que mejore, y ello  porque, los gobiernos no han hecho bien sus deberes y siguen sin hacerlos, con políticas de parcheo ante problemas coyunturales o encaminadas a beneficiar a determinados sectores, en vez de con una visión de futuro tomando las medidas necesarias para que el país en general prospere, construyendo pilares sólidos sobre los que sustentar nuestra economía.

Olga Sánchez Rodrigo

Busco la verdad para contársela al mundo. No creo en la neutralidad del periodista, casi siempre es de quien le paga. Por el contrario, SÍ CREO y APOYO al periodismo ciudadano, el hecho por gente de la calle, gente que cuenta lo que le pasa.

Esos héroes anónimos: los cuidadores

No hace mucho leí un Tweet que decía algo así como “si no cuidamos de los cuidadores, no tendremos un enfermo sino dos”, no sé quién es el autor, pero, evidentemente, quien la dijese tenía toda la razón del mundo.

Esta introducción viene a cuento de que ayer, cinco de noviembre, fue el día del cuidador, casi siempre ese familiar paciente que con abnegación y sacrificio permanece al pie de la cama velando la enfermedad de un padre, una madre, un hijo, un hermano, y, a veces, de un familiar lejano porque el abandono o ocupación de los más próximos siempre arrastra a alguien cuya generosidad no tiene límites; y en el mejor de los casos un profesional que la economía familiar permite contratar. A todos ellos nuestro reconocimiento

Este día especial se celebrada desde hace apenas 3 años gracias a Lindor y a la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología, con el objeto de reconocer el trabajo de los cuidadores, sobre todo con sus mayores, como una tarea esencial en el ámbito familiar y social que, en la mayoría de los casos les ocasiona graves problemas de cansancio, estrés, insomnio y otras dolencias físicas, como dolor de espalda, cervicales, cabeza y piernas, de los que, salvo los que hayan tenido que asumir este papel por necesidad son conscientes de los mismos.

Desde luego que es una obligación de todos ser  humano cuidar de sus enfermemos, el problema surge cuando los cuidados que se precisan son especiales y se carece de medios, no sólo económicos para hacer frente a esta tarea, sino también técnicos; que deberían ser suplidos por la intervención del Estado, no sólo porque así lo establece el artículo 43 de nuestra Constitución y la propia Declaración Universal de los Derechos Humanos, sino porque actuar de otra manera supondría una falta de humanidad.

Pensar que un Estado abandona a sus ciudadanos a su suerte cuando estamos ante la protección de la salud sería como pensar en un padre de familia que no se preocupa de los suyos, constituyendo una omisión negligente que, incluso, podría acarrear cierta responsabilidad patrimonial para la Administración pública titular del servicio si de ello se derivase algún tipo de daño para el administrado, en este caso, enfermo.

 

“Pensar que un Estado abandona a sus ciudadanos a su suerte cuando estamos ante la protección de la salud sería como pensar en un padre de familia que no se preocupa de los suyos”

No estamos ante una hipótesis, sino ante una realidad, porque España es uno de esos Estados que, debido a los recortes aplicados por Rajoy, tiene desprotegidos a sus ciudadanos sobre todo en lo referente a su cuidado especializado, con un número insuficiente de residencias públicas asequibles a cualquier ciudadano, sobre todo a los que carecen de recursos económicos para ello; habiendo reducido, además, al mínimo las ayudas económicas a la dependencia.

Nos encontramos, por lo tanto, ante un Estado, deshumanizado que se le llena la boca con proyectos que nunca llegan a materializarse, sobre todo cuando algún comicio está a la vuelta de la esquina, donde las promesas una vez han salido elegidos se olvidan con la misma facilidad con las que las hicieron, porque lo que nos han vendido es solamente humo.

Pero, las desfachatez de nuestros políticos no termina ahí, en el incumplimiento de sus promesas, sino que va mucho más allá, como es el caso del susodicho presidente del Gobierno,  Mariano Rajoy, que no dudó en cargar al presupuesto de la Sede del Gobierno, La Moncloa, los cuidados de su padre enfermo en el 2015, que no sólo comprendía las labores del médico sino también labores de compañía o cuidado de dependientes, alcanzando la cifra de cinco mil euros mensuales, muy alejado de la ayuda máxima de 442  euros mensuales para los dependientes del Grado III, Nivel 2, y el mínimo de 153 euros para los del Grado I y Nivel 2. En definitiva, la igualdad como en la mayoría de los casos, cuando se trata de personas con pocos recursos brilla por su ausencia.

Y, como siempre una gran parte de la ciudadanía resignada, parece que conforme con las cuatro migajas que les dan, por aquello de que, no digamos nada no siendo que nos quiten lo que nos están dando. Eso sin contar con aquella parte de la población que piensa, por su juventud o buen estado de salud de que nunca van a ser ellos los afectados. Y, es que, vivimos sumidos en un individualismo que nos hace no empatizar con los demás, sobre todo con aquellos que más sufren, manteniendo el dolor social lo más alejado posible, como una huida hacia delante, para no afrontar un problema que todavía no nos ha tocado.

 

Olga Sánchez Rodrigo

Busco la verdad para contársela al mundo. No creo en la neutralidad del periodista, casi siempre es de quien le paga. Por el contrario, SÍ CREO y APOYO al periodismo ciudadano, el hecho por gente de la calle, gente que cuenta lo que le pasa.

Yo, mi, me, conmigo

 

Se acuerdan ustedes del dicho popular conocido como   ley del embudo, “lo ancho para mí y lo estrecho para los demás”, pues esta ley se está convirtiendo cada vez más en una práctica habitual, manifestación sin dudas del individualismo cada vez más galopante de una sociedad como la nuestra carente de valores; lo que en términos más técnicos, dentro de la sociología, seria la tendencia que otorga primacía al individuo respecto a la colectividad.

La manifestaciones de esta tendencia suelen ser muy diversas, aunque la que más me llama la atención, quizá porque es la más generalizada, es la de considerarnos los más listos, los más buenos, los mejores; en definitiva el egocentrismo que hace que sólo nos miremos hacia nuestro ombligo.

Cada día me encuentro con más gente cuyas teorías sobre cualquier asunto no admiten réplica. Vivimos en un momento en el que todos sabemos de todo, dominamos cualquier tema o materia, en la mayoría de los casos por “información” cogida de las redes sociales, como si de un máster se tratase sin ni siquiera molestarnos en contrastar o completar con información veraz cogida de lugares seguros o especializados. Y es que, queramos o no, nos moleste o no que nos lo digan, cada día se lee menos y peor se asimila lo que se lee, eso sin contar con la gran cantidad de sabios, profetas, líderes y lideresas, sanadores, brujos que adivinan el pasado, porque con el futuro no dan ni una, que se auto proclaman nuestros guías espirituales o ideológicos sin que nadie se lo pidan, y que sin ningún pudor se inventan historias o ideologías para vender con el objetivo de engañar a unos cuantos incautos que les mantengan en un falso prestigio, suficiente  para vivir de la sopa boba.

Pero, para no desviarme del tema, que no es otro que “la ignorancia de los listos”, lleva a las personas a ser tan osadas de considerar a los demás como auténticos idiotas, sin reparar siquiera que su interlocutor puede saber algo más que él, permitiéndose incluso despreciar cualquier opinión contraria incluyendo insultos o descalificaciones cuando se ven pillados en su limitado y pretensioso saber, en vez de escuchar por si pudiese aprender algo, pero también por educación, salvo, claro está, que estemos ante un imbécil redomado, en cuyo caso es mejor no perder el tiempo y quitárnoslo de encima cuanto antes.

“Pero, para no desviarme del tema, que no es otro que “la ignorancia de los listos”, lleva a las personas a ser tan osadas de considerar a los demás como auténticos idiotas, sin reparar siquiera que su interlocutor puede saber algo más que él”

Y, no sólo se trata de conocimientos, también el individualismo y como manifestación de éste el egocentrismo, no lleva a repudiar sentimientos contrarios a los nuestros sin reparar que los demás tienen derecho a sentir como les de la gana, o mejor dicho catalizar sus emociones con arreglo a sus experiencias y modo de vida, sin que ello nos lleve a encasillar a nadie o tildarlo de esto o de lo otro.

En definitiva, todo se reduce a tener una óptica más amplia de las cosas, de la vida y de las personas, siendo conscientes que fuera de nuestro pequeño y gran mundo existen otros mundos tan importantes, al menos, como el nuestro, por lo que nos debemos plantearnos salir de ese “yo, mi, me, conmigo”, para convertirlo en algo de todos, sino correremos el riesgo de que los demás no nos soporten, quedándonos al final solos en esa torre de marfil o zona de confort que nos hemos construido.

Otra manifestación también del individualismo, y dentro de éste el egocentrismo es la soberbia, como un sentimiento de superioridad frente a los demás que provoca un trato distante o despreciativo hacia ellos, de los cuales nos tenemos que cuidar muy mucho, porque mi experiencia con esta tipo de seres es, con tal de no dar su brazo a torcer son capaces de hacer daño debido a su deseo incontenible de controlar todo, regocijándose, además, por el fracaso de otros y resentirse por el éxito de los demás; apartándote de su círculo si no las adulas lo suficiente.

Autosuficiencia, vanidad, autocomplacencia, altanería, afán de singularidad, entre otras, serían otras de las manifestaciones de tan insoportables seres; aunque en el pecado llevan la penitencia, porque en su egoísmo de querer ser el centro de todo, cuando no lo consiguen porque alguien brilla más que ellos, su rabia es tan incontenible que su único misión es hacer todo lo que pueda para ganar en esa carrera de ser la única estrella  con su espíritu calculador.

Olga Sánchez Rodrigo

Busco la verdad para contársela al mundo. No creo en la neutralidad del periodista, casi siempre es de quien le paga. Por el contrario, SÍ CREO y APOYO al periodismo ciudadano, el hecho por gente de la calle, gente que cuenta lo que le pasa.

Continúa el desastre sanitario

 

 

 

Siempre, cuando tenemos que pasar por el mecánico, no de nuestro vehículo, sino de nuestro cuerpo, y nos encontramos con colas más largas que las de la ITV, cansados del sistema sanitario al que nos han llevado la hermandad PP-PSOE -recuerdo a los lectores que fue este último partido que inició los trámites para la privatización-; solemos echar nuestras prestes contra los profesionales sanitarios que, aunque hay de todo, son los que menos culpa tienen en todo este entramado de despropósitos que han convertido nuestra sanidad, una de las que mejor funcionaba a nivel mundial, en un auténtico desastre.

 

 

Decir que son los que menos culpa tienen, significa que, en cierta manera, también tienen cierta responsabilidad por permisivos con unas condiciones laborales cada vez peores, no en cuanto a  las económicas, que a algunos no afectan al suplementar con el trabajo en la privada, mediante una compatibilidad de la que no gozan la mayoría de los empleados públicos, con jornadas interminables que denotan una fatiga que repercute en los pacientes; sino más bien, por soportar la masificación de casi todos los servicios de salud, reduciendo sus tiempos de consulta a un hola, siempre que se dé con alguien agradable y educado, y a un adiós, que muchos no entendemos que les de tiempo a un diagnóstico certero que, en definitiva no hace mas que repercutir en su prestigio profesional y, como no, en nuestra propia salud.

No obstante, a pesar de todo, igual que no nos faltan pelos en la luenga para despotricar contra el sistema sanitario, debemos resaltar la profesionalidad y hacer vocacional que desde celadores, pasando por auxiliares, enfermeras y médicos, hacen que todo este engranaje funcione de la mejor forma posible.

En todo caso, debemos ser conscientes, que igual que atribuimos cierta responsabilidad a dichos profesionales, también, nosotros, los ciudadanos, como usuarios del servicio la tenemos, no sólo por meter en la urna la papeleta para dar el mando quienes se han cargado el “istalache”. Aunque dudo, que sabiendo que quienes se dedican a la política no valen para otra cosa, ni siquiera para la política, sino sólo para chupar, pueda venir alguno que solucione este caos.

“debemos resaltar la profesionalidad y hacer vocacional que desde celadores, pasando por auxiliares, enfermeras y médicos, hacen que todo este engranaje funcione de la mejor forma posible.”


Pero como dicen que la esperanza es lo último que se debe perder y, aunque el tema de los Santos se lo dejo a mi santa suegra, que por cierto, con resultados muy favorables, incluso para esta protestona, aunque deje parte de su pensión en luminarias al pie de los Santos; encenderé también yo una vela a Santa Rita, para que, como patrona de los imposibles haga algún milagro.

En la próxima marcha blanca que se haga en tu ciudad a ver si te apuntas, porque en definitiva de todos depende de que las cosas vayan mucho mejor, no siendo suficiente sacar la banderita española cuando juega nuestra selección de fútbol o cuando se trata de reivindicar la unidad de España. La lucha social por nuestro derechos también es una forma de demostrar nuestro patriotismo.

 

 

Olga Sánchez Rodrigo

Busco la verdad para contársela al mundo. No creo en la neutralidad del periodista, casi siempre es de quien le paga. Por el contrario, SÍ CREO y APOYO al periodismo ciudadano, el hecho por gente de la calle, gente que cuenta lo que le pasa.

La chapuza continúa. Una independencia en diferido

La ambigüedad de Puigdemont en su declaración ante el Parlament de la independencia de la República de Cataluña, no sólo ha supuesto un jarro de agua fría para aquellos catalanes que votaron  sí en referéndum ilegal que él junto con el resto del bloque independentista convocaron y que se celebró el pasado 1 de octubre; sino que, además, ha supuesto la fractura del mismo en ese empeño en una independencia del todo imposible con el sistema constitucional vigente, reconducida con la firma de un manifiesto de compromiso con la república, que no deja de ser un punto y seguido de este sainete a la catalana. Ello, sin entrar a valorar el incumplimiento de las leyes ad hoc que ellos mismos aprobaron para dotar de cierta “legitímidad” a lo que, a todas luces no puede tenerla, mientras no se reforme la Constitución, que exige que dicha declaración sea votada en el Parlament.

La suspensión de la declaración de independencia, una especie de independencia en diferido, llevada a cabo por le President, con el fin de negociar con el Estado, no ha sido aceptada por sus socios de la CUP y Esquerra, por no estar dispuesta a ese diálogo con el que consideran enemigo de Cataluña. Un discurso que los verdaderos demócratas, entre los cuales me incluyo consideramos irresponsable al igual  que todas las actuaciones llevadas a cabo en este proceso independentista; puesto que lo único que pone de manifiesto es la radicalización de una izquierda catalana con muy poco sentido de Estado en un momento histórico en que las fronteras han sido abolidas dentro de la UE de la cual quieren seguir formando parte; debido a que lo que realmente buscan no son soluciones negociadas sino una declaración de guerra contra el resto de España.

Por mucho que se empeñen ciertos politólogos politizados, entre ellos el Secretario General de Podemos, de que no ha existido una declaración de independencia, habría que preguntarle el porqué se declara entonces una suspensión. Si fuera como él dice, entonces ¿qué se suspende?.

Puigdemont, no ha adoptado una postura ecléctica y de reconciliación,  como tratan de vendernos sus afines, sino una huida de una crisis sin precedentes en los últimos cuarenta años de la que él ha sido el principal protagonista, fragmentado la sociedad catalana, incluso la del resto de país, dividido entre quienes han  visto en  este proceso una forma de ataque a Rajoy y a su débil gobierno, o lo que es lo mismo una forma de desgastar la actual legislatura del Estado, y los que con un sentido patriótico, tal vez desmesurado, han decido declarar una guerra de banderas.

“Puigdemont, no ha adoptado una postura ecléptica y de reconciliación,  como tratan de vendernos sus afines, sino una huida de una crisis sisin precedentes en los últimos cuarenta años de la que él ha sido el principal protagonista”

Resulta evidente que la gestión sobre Cataluña llevada a cabo por el gobierno de Rajoy es absolutamente criticable, por no buscar soluciones negociadas a un conflicto territorial que se remonta casi al momento en que se aprobó con la Constitución una organización del territorio español basado en Comunidades Autónomas, debido, aunque algunos traten de negarlo, al hecho de su mayor participación a ese fondo de compensación territorial encaminado a corregir las desigualdades entre las distintas autonomías o nacionalidades que, conforme al texto constitucional, integran la indisoluble unidad de España. Un gobierno para el que la represión ha sido su principal seña de identidad, y sigue siéndolo, según las manifestaciones de sus acólitos en el Parlament, así como las que han salido de la propia Moncloa tras conocer las declaración suspendida de independencia.

Pero, los ciudadanos, sustentadores de la soberanía nacional, debemos, al menos, ser más responsables que los políticos mediocres que dicen representarnos, y no identificar la declaración de independencia de Cataluña como una forma de dar palos a Rajoy y a su gobierno, por mucho que lo merezcan, sobre todo en la respuesta a este conflicto utilizando las fuerzas de las porras, como ha hecho siempre, y no la de la razón y el entendimiento.

En todo caso, sea como sea, la chapuza de la independencia continúa, y dado que los posible interlocutores en una futura negociación han manifestado sus posturas irreconciliables, la única solución que algunos, cada vez más, vislumbramos a este conflicto, es la convocatoria de elecciones tanto en Cataluña como en el resto de España, para que sean todos los españoles, y allí todos los catalanes, los que elijan las posturas políticas más idóneas para solucionar este conflicto, y de  esta manera encontrar el sosiego necesario para respetarnos los unos a los otros.

 

Olga Sánchez Rodrigo

Busco la verdad para contársela al mundo. No creo en la neutralidad del periodista, casi siempre es de quien le paga. Por el contrario, SÍ CREO y APOYO al periodismo ciudadano, el hecho por gente de la calle, gente que cuenta lo que le pasa.

Suscríbete al magazine por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 3.057 suscriptores

Estadísticas del sitio

  • 95.010 visitas

Un sitio de confianza

Publicidad local

 

 

 

 

Galería de Fotos

Acceder | Designed by Gabfire themes