Archivo de autor
Diego Carrera Martín
Historias escritas por diegocarrera
Proyecto de deshumano. No sé si libre, pero pensador. Practicante de la resignación. Misántropo. Estudiante de filosofía.

Del paso de la niñez a la ausencia de ésta

«De la falta de educación durante este gran golpe que es la pérdida de la inocencia, así como de la falta de educación del resto del tiempo que vivimos, es de donde se derivan todos los demás males de la humanidad, tanto en general como en particular».

 

No corresponde a ningún momento determinado de la vida. Qué va. Tampoco surge tras ninguna vivencia traumática de la niñez, aunque sí que puede fomentarlo. La pérdida de la inocencia es más bien pareja a la adquisición de conocimientos, a la absorción de una mejor o peor educación. Dependiendo de los incontables factores que varían las formas de educación, así será como varíe la formación de la personalidad de cada individuo. Y, aunque hay algo que está tan claro como el agua cristalina, seguimos obviándolo y esperando resultados diferentes aplicando siempre el mismo método. Me refiero a que todos somos diferentes y, consecuentemente, precisamos una forma de educación particular. No nos volvamos locos, es tan simple como permitir a esa nueva personalidad floreciente ser ella misma. Es la única forma de saber lo que necesita para desarrollar todo su potencial. No se abalancen contra mí todavía, solo digo que la educación es lo más importante para una persona, para cualquier persona. Solo hay que fijarse en el mundo, en la humanidad y en su historia. Solo hay que fijarse en el porqué de las cosas y cuestionárselo. Sobre todo, dudar. Dudar de todo cuando se ve, se oye, se toca, se huele y se saborea. ¿Por qué? Porque no tenemos otra fórmula para avanzar. No, si no está basada en la duda, en la observación, en la empatía y otra vez en la duda. Dudar no tiene que consumirnos, sino que tiene que ser la base de toda reflexión constante junto a la búsqueda del porqué, y a poder ser, no de un solo porqué.

De la falta de educación durante este gran golpe que es la pérdida de la inocencia, así como de la falta de educación del resto del tiempo que vivimos, es de donde se derivan todos los demás males de la humanidad, tanto en general como en particular.

Cómo se puede explicar de otra forma que no sea por falta de educación el racismo, el machismo, la homofobia y todas las demás absurdas fobias, la indiferencia hacia el sufrimiento del prójimo, el fascismo, el nacionalismo, la falta de interés por el arte y la creatividad, la falta de sensibilidad hacia los demás seres vivos, la autodestrucción como especie, la destrucción de nuestro hogar la Tierra, la creencia en otro dios que no sea la empatía y la miseria en la que se encuentra la moral, apenas ya existente, en presencia de la nueva religión: el dinero.

Es tan abrumadora la indiferencia hacia todo esto de la mayoría de las personas que conozco que muchas veces tengo la sensación de estar viviendo en mi propio Show de Truman.

Y es que tampoco hay mucho que hacer con aquellos que son ciegos, sordos, mudos e insensibles a la falta de educación y conciencia, que lo son por voluntad propia…

¿Hay alguien ahí?

Diego Carrera Martín
Proyecto de deshumano. No sé si libre, pero pensador. Practicante de la resignación. Misántropo. Estudiante de filosofía.

Un día desalmado

Me engaño. Creo que nada me preocupa, pero es solamente otro sucio juego de mi mente. Siempre hay preocupaciones, por pequeñas que sean. Está el que me preocupe de la diferencia de intereses. Sobre todo, la diferencia de sentimientos. La diferencia de sentimientos quita el sueño.

 

Sí. Esa es una de las razones, seguro. Los sentimientos son de otro mundo, no se pueden intentar comprender. No merece la pena gastar energía en ello. Y otra vez me estoy intentando autoengañar para poder dormir tranquilo. Puta conciencia. Que me diga lo que tengo que hacer de una vez. Me aburre. Me río de las preocupaciones de los demás porque me parecen absurdas. Como si las mías tuvieran algún tipo de superioridad. Qué imbécil.

Despierto. Desayuno. Me ducho. Me visto. Voy al trabajo. Doy una cara que no tengo, trabajo tratando con personas. Teniendo que tratar bien a personas que dudo que alguna vez hayan hecho algo para merecerlo. Y seguro que cada vez serán peores. Creo que el paso del tiempo nos hace peores. Es preocupante. Así que bueno, un día más de trabajo, lleno de falsas sonrisas, falsos agradecimientos, falsos halagos. Falso todo. Igual de falso que el dinero por lo que cambio mi tiempo. Trabajo, lo llaman. Una farsa para mantenerte entretenido, para que creas que estás sirviendo para algo, que estás produciendo algo. Para impedirte pensar, al menos durante un rato a lo largo del día. Para que consigas algo que creas que tiene valor. El dinero no tiene valor. Imagina la mierda que quieren que compres con él…

Llego a casa, con el alma empapada en mierda de los demás. En mierda que la gente se guarda para repartir por doquier. Mierda que ojalá se quitara con una ducha.

la puerta. Me quito los zapatos. Me quito la sucia ropa. Me quiero quitar el cerebro. Pero no puedo, así que lo pongo a funcionar. Intento purgarlo de esa mierda que la ducha no quita. No toda, al menos. Voy hacia el frigorífico, lo abro y saco una cerveza. Me siento en el sofá. Levanto los cojines, pero no está la calma por ahí. Hoy no. Quizá mañana.

“Llego a casa, con el alma empapada en mierda de los demás. En mierda que la gente se guarda para repartir por doquier. Mierda que ojalá se quitara con una ducha.”

Abro la cerveza y doy un largo trago. El primero siempre es el mejor. Cojo el mando y enciendo la televisión. No han pasado cinco minutos y ya la he apagado. Sí, a mí también me engañaron para que comprara una. Soy un imbécil integral, igual que los demás. Nada especial, ya lo tenía asumido. Por eso me compré un ordenador. Con él creí que podría elegir lo que quisiera ver, y así es. Puedo elegir lo que quiero ver en una gama más amplia de lo que la televisión me puede ofrecer, pero es más de lo mismo. Una imbecilidad integral. También tengo un móvil, que hace lo mismo que el ordenador, pero me lo puedo meter en el bolsillo. En fin, me río. Qué le voy a hacer. Soy otra oveja más. Sigo pensando en qué puedo ver, leer, escuchar, para limpiar un poquito mi alma después de otra robótica jornada de trabajo cara al público. Música clásica. La música clásica y la cerveza siempre son una buena combinación. Creo que la calma está llamando a la puerta. Pero no, era una falsa alarma. La música clásica empieza a dejar de llenarme. Voy a por otra cerveza a la que doy otro largo trago y busco un poco de rock. Esa que me removía algo por dentro cuando todavía era joven y decía que no tenía esperanza ninguna, aunque todavía sintiera que algo podría salir bien. Estaba vacía. Siempre lo había estado. Otra cerveza. Comenzaba a sentir algo de sueño. Ese sueño que me engaña para que me vaya a la cama y después me sacude cuando ya estoy dentro para que siga pensando. Así que decido resistirme. Busco algún primer capítulo de alguna serie de las que me recomiendan. Los primeros tienen que ser buenos, no puede ser de otra manera, si los productores de la serie no quieren comerse los mocos. Lo veo con otra cerveza en la mano. Otra más. Nada, otro capítulo más que quiere decirle algo al mundo, algo esperanzador que no me convence. Termino la cerveza y me voy a la ducha. Hoy decido no escuchar música mientras me ducho. Intento ducharme despacio. Primero me jabono el cuerpo. Después la cabeza, intentando masajearme a la vez que me jabono el pelo. Intento despejar la mente. Respirar despacio. Un leve momento de paz atraviesa mi cerebro y me sorprende. No estoy acostumbrado, así que pierdo la concentración. Acabo de una vez de aclararme y salgo de la ducha para secarme, me gusta sentir la diferencia de temperatura que hay detrás de la mampara. Me tomo mi tiempo para secarme. Secarse las piernas con esta cantidad de pelo es aburrido, no acabas nunca. Me pongo ropa interior holgada, cómoda, para dormir a gusto. Pero antes voy al frigorífico a por otra cerveza y algo de comer. Como y bebo mientras leo algo, algo de alguien que he leído muchas veces. A veces creo que le comprendo. Otras muchas no. Pero me engancha. Es algo de lo que nunca te cansas. Leer algo te transporta, te eleva. Te hace dejar de sentir el suelo, la suciedad del alma, la miseria que te escupen los demás.

Me meto en la cama, quedándome con las ganas de volver a leer eso que ya he leído cientos de veces. Pero de alguna forma, me alegra saber que mañana volverá a estar ahí encima, esperándome en la estantería. Lo abriré, me recibirá con su seductor olor, con su sepulcral silencio y con esa fuerza única que hace que pueda soportar que el mundo vuelva a ensuciarme el alma mañana.

Despierto. Tras lo que parecen veintitrés millones de vueltas en la cama. Esperando el momento de volver a encontrarme con mi viejo amigo que espera en la estantería.

El capitán salió a comer y los marineros tomaron el barco.

Diego Carrera Martín
Proyecto de deshumano. No sé si libre, pero pensador. Practicante de la resignación. Misántropo. Estudiante de filosofía.

Linda y Charles

 

Linda, una obrera como muchas otras, salió una mañana dispuesta a hacer su tarea diaria, como muchos de los demás días de su vida. Fue al trabajo, era casi una jornada de sol a sol. Quién diría que la pobre Linda aguantaría toda esa cantidad de trabajo… Era paciente, constante, obediente, trabajadora, conformista. ¡Era la obrera perfecta!

Acababa su trabajo y hacía los recados que su hogar demandaba antes de volver a él después de su jornada de trabajo. No tenía ninguna expresión de queja para los suyos al llegar a su casa. Ninguna expresión de cansancio irrumpía en los diálogos que ocurrían entre la familia. Toda ella era bondad, ya no solo para los suyos, también con cualquiera que acudiera a ella de forma respetuosa y amable. Era alguien a quien una gran mayoría de las personalidades de su alrededor denominarían como «buena». Linda era buena.

Charles, un ciudadano perezoso y un desastroso trabajador. Alguien sin casi escrúpulo. No tenía ningún amigo de verdad, pero no le importaba. Tampoco le importaba lo que dijera o hiciera el resto. Aunque eso fuera beneficioso para uno mismo. Charles prefería no dar un palo al agua, prefería pasar el tiempo sin hacer mucho más que existir, por decir algo. No había formado una familia propia, ni siquiera se había ido de casa de sus padres. Realmente nunca se lo había planteado. Vivía bien allí, vivía cómodo, sin preocupaciones. Se portaba mal en su hogar familiar, era irrespetuoso, era un sinvergüenza, era alguien realmente despreciable.

Un día, por la calle, Linda y Charles se cruzaron. Linda se dirigía a su jornada diaria y Charles a dar un paseo. El cielo se oscureció de repente y cayó aplastando a Linda y a Charles, y a todo lo que ellos eran.

Esta es la historia de Linda y Charles, dos hormigas aplastadas por un humano que, simplemente, pasaba por allí.

 

Diego Carrera Martín
Proyecto de deshumano. No sé si libre, pero pensador. Practicante de la resignación. Misántropo. Estudiante de filosofía.

Buscar en Archivo

Buscar por Fecha
Buscar por Categoría
Buscar con Google

Galería de Fotos

120x600 ad code [Inner pages]
Acceder | Designed by Gabfire themes