Archivo de autor
Carlos Marín
Historias escritas por carlosplaza

El Quijote derrotado

imagen de Ángela Zapatero

A raíz de la información reciente sobre las intenciones del gobierno de llevar adelante la unificación y privatización parcial de Bankia y BMN, está claro que el rescate de las cajas de ahorros no era una cuestión patriótica y de salvaguarda de nuestro sistema financiero, sino la ejecución del penúltimo escalón del proyecto para el descuartizamiento de nuestra economía y su entrega en bandeja de plata al capital exterior.

Como sucedió en los 80 y 90, donde los gobiernos de PSOE y PP liquidaron todas las empresas y monopolios públicos que les fue posible, rentables o no, para venderlos a precio de ganga a nuestros competidores europeos y norteamericanos, los “nuevos” gobernantes de todo signo se afanan en obedecer sumisamente las recetas del FMI, portavoz de los intereses económicos globales de EEUU, el BCE, homólogo del anterior en cuanto a los interese alemanes, y los más “reputados” economistas patrios, que han decidido que España no tiene derecho a manejar una banca pública al servicio de los intereses nacionales, como sí tienen países tan poco bolivarianos como Alemania o EEUU.

Si en los 80 y 90 se justificó la venta de nuestro patrimonio económico en la baja rentabilidad de ciertas empresas y los criterios de convergencia con Maastrich (una convergencia falsa, pues supuso entregar sectores enteros de nuestra economía a los países del norte de Europa, para quedarnos como un país “de servicios” para el señoreo de las burguesías protestantes y luteranas), en las dos primeras décadas de este milenio asistimos a un avance sin precedentes en el control de activos por parte de los capitales extranjeros más agresivos. Si en Maastrich se decretó que España tendría cuotas de producción agrícola, ganadera, lechera y pesquera, no fue por interés nacional, sino para que Francia no tuviera competencia real en su pedazo del botín europeísta. Si vendimos SEAT (por una peseta, una prueba más del grado de sumisión al que estamos sometidos), Santana y Pegaso, no fue por decisión soberana e independiente, sino por órdenes del Kaiser de turno, que se aseguraba así la preeminencia de la industria alemana sobre el resto de Europa, y apuntalaba su reunificación con el horizonte del alto valor añadido del sector industrial. A nuestro país se le dejó controlar su sistema financiero y las industrias energéticas, además de otras parcelas menores de los monopolios públicos históricos, un bocado que a nuestra raquítica y decadente burguesía le pareció suficiente para entregarnos a los intereses exteriores, y que van cayendo como fruta madura en manos de los señores del capital exterior, público o privado.

El sector financiero está, según datos de la CNMV, en manos del capital extranjero, con paquetes mayoritarios de origen estadounidense, sobre todo, pero también alemanes, holandeses, chinos o persas. La banca española ya no lo es, la cantidad de acciones en manos de los “inversores” extranjeros lo refleja de manera objetiva; no es una simple opinión, sino un hecho objetivo y medible, que determina la política de esas entidades en base a los legítimos derechos de sus propietarios.

Ahora es la banca pública la que está en su punto de mira. Tanto si son bancos extranjeros como nacionales los que adquieren los paquetes de acciones de esas entidades, será el capital extranjero el que pase a controlarlos. Como digo, es un hecho, no una opinión. Así es que la decisión de privatizar nuestras antiguas cajas no es una decisión, sino una imposición. Y quienes tienen el poder de imponer son los mismos que en su día nos extorsionaron para entrar en el Euro, los que nos cuentan las noticias y los que nos venden el 90% de lo que consumimos, incluidas la luz, el gas y el agua.

“Ahora es la banca pública la que está en su punto de mira. Tanto si son bancos extranjeros como nacionales los que adquieren los paquetes de acciones de esas entidades, será el capital extranjero el que pase a controlarlos. Como digo, es un hecho, no una opinión”

Alemania o EEUU pueden tener banco central y banca pública propia. España no. España entregó sus armas en los 90 y ahora no tiene herramientas con qué defenderse de la invasión imperial. Somos un pelele en manos del hegemonismo.

Y, para colmo, la imparable financiarización de la economía mundial, unida a la concentración monopolista del sistema financiero en un puñado de gigantescas corporaciones, más poderosas y con más recursos que algunos países desarrollados, es un peligro potencial para la democracia, la libertad y los derechos humanos fundamentales, además de suponer, en la práctica, un dogal irresistible para las potencias de tercera como España.

Todo esto me trae a la mente la imagen patética de un Quijote derrotado, malvendiendo su armadura y escudo para comerse unas migajas de pan duro, mientras no acierta a ver qué le ha pasado.

Nos han despojado de todas las armas económicas para defendernos, nos han hecho renunciar, con el beneplácito de nuestra decadente clase política, a todas las barreras políticas para detener la invasión del capital monopolista, y nos quieren arrancar de las manos la parte de nuestro sistema financiero que todavía no poseen. Nos quieren rendidos, dependientes y sumisos, mendigando por comida a cambio de nuestras últimas posesiones.

 

España en guerra

Foto: artwork of loid mongoloid and company. http://wearemongoloid.com/

La ilusión de una paz aparente que difumina el hecho de nuestro apoyo, directo o indirecto, a las aventuras bélicas, en busca de riquezas ajenas, de EEUU y sus genocidas Atlantistas.

No hace mucho que escuché de boca de una amiga que “por lo menos, nuestra generación no ha vivido la guerra”. Se refería a ello en el contexto de una conversación sobre la situación mundial actual.

Tenía razón. Pero no estar “en guerra” no significa que nuestro país no participe en las guerras de los demás.

Así le dije. Me daba la razón asintiendo, pero no me supe explicar bien.

Se puede estar “en paz” y que una guerra cercana te arruine, provocando una catástrofe humanitaria. Pero también se puede ignorar una guerra lejana y forrarte vendiendo material bélico a los contendientes. Depende de la moral o de la suerte, según el caso.

También se puede participar en una guerra ajena, pagándola y jugándote la vida,  y quedarte con las migajas del botín.

Conviene recordar que la guerra en dos capítulos contra Iraq produjo 40.000 millones dólares de beneficios a Halliburton, la armamentística de un tal Dick Cheney, y un millón de muertos iraquíes. Mientras los ciudadanos españoles nos quedamos con un palmo de narices, viendo cómo se nos metía en una guerra claramente imperialista en la que no nos jugábamos nada, nuestro país apoyaba la contienda para que los monopolios de la guerra yanquis se forraran con la sangre derramada por los iraquíes.

Pagar, palmar y ver cómo otros se llevan el botín. Porque al final de todas las guerras hay un botín, para eso se hacen. Lo que pasa es que no lo dicen por la tele ni los periodistas con reputación se atreven a denunciarlo. Porque si nos dijeran claramente de qué va cada guerra que hay actualmente en el mundo, nadie podría apoyarlas abiertamente sin ser un sádico sin escrúpulos o un psicópata sanguinario y codicioso. Tampoco, claro está, se podría convencer a la población de que es mejor no pensar en las guerras si están lo suficientemente lejos.

Y el meollo de todo este asunto es precisamente ese, que vivimos en una guerra imperialista por las riquezas mundiales, disfrazada de cruzada por la libertad, justificada con nuestra garantía de seguridad interna, en la que millones de inocentes mueren cada año gracias a las armas que pagamos entre todos a través de los presupuestos públicos.

La nueva ministra de la guerra, Cospedal, ya ha acatado las órdenes de la OTAN de incrementar nuestra contribución a las guerras de EEUU por el mundo, parafraseando, incluso, al mismísimo Obama: “España debe aumentar su contribución a la defensa que proporciona EEUU”. En concreto, el Nobel de la Paz de las 26.000 bombas exigió incrementar el presupuesto público hasta un 2% del PIB. 20.000 millones de euros, 3 billones y medio de pesetas, que, como no puede ser de otra forma, saldrán de nuevos recortes en nuestros servicios públicos.

“Y el meollo de todo este asunto es precisamente ese, que vivimos en una guerra imperialista por las riquezas mundiales, disfrazada de cruzada por la libertad, justificada con nuestra garantía de seguridad interna, en la que millones de inocentes mueren cada año gracias a las armas que pagamos entre todos a través de los presupuestos públicos.”


De estos asuntos, nuestra querida prensa monopolizada no dice ni pío. El tema de las guerras en las que participamos, para que las grandes empresas monopolistas se forren bien los bolsillos, no parece ser merecedor de debates televisados. Ni a izquierda ni a derecha se trata a fondo el sentido de las guerras por el mundo y a quién benefician. Y, por supuesto, nunca se dice quién las paga, porque somos nosotros.

Lo recalco para que, cuando alguien comente que no estamos en guerra, se le pueda decir: No, pero sí que las pagamos todas.

El IV Reich alemán se resquebraja

Reino Unido sale de Europa

gana el Brexit

Reino Unido acaba de dar una bofetada a mano abierta en la conciencia de toda Europa, subrayando que sus ciudadanos no quieren estar gobernados por Alemania, que se puede salir de la UE y, por lo tanto, de la estafa global del euro.

El IV Reich alemán se resquebraja. Ya nadie duda de que es una estructura de dominación y saqueo imperialista, que va contra los intereses de los ciudadanos, que limita la soberanía nacional y que, por supuesto, no cumple ninguno de los preceptos de solidaridad y paz con que se nos engañó para que tragáramos.


Que sean los conservadores y reaccionarios de Reino Unido quienes más ha defendido la salida, no es sinónimo de que estar en contra de ser una colonia alemana sea reaccionario o fascista. Lo fascista es mantener esta estructura de chantaje financiero y dependencia política.


Pero que haya sido Reino Unido, que no se debe ceñir al corsé medieval del euro, quien primero haya dicho que a tomar viento, es muy significativo. Demuestra que fue un acierto negarse a suprimir su moneda y su Banco Central.


Quienes buscan otra manera de unir a los pueblos europeos, en pie de igualdad, han salido victoriosos hoy. El terremoto británico retumba en Berlín y Washington, y la música dice que se acabó la fiesta de la banca. 

Los ciudadanos queremos paz y unidad, pero no a costa de ser vasallos de Alemania y EEUU.

PD: Daría veinte euros por ver la cara del ministro alemán de finanzas, Wolfgan Shauble.

La importancia de la oposición al régimen criminal de la OTAN.

general Julio Rodríguez de maniobras

general Julio Rodríguez

La invasión, destrucción y saqueo de un país soberano es fascismo en estado puro, lo haga quien lo haga. Presentar a un colaborador de EEUU en las listas electorales como número 1, es un mensaje claro y diáfano de obediencia y acatamiento a los intereses geopolíticos norteamericanos.

 

Hace apenas unas horas, el general Julio Rodríguez, que participó en las matanzas de Libia, encaminadas a impedir la transición a una moneda panafricana basada en oro y a robar las inmensas reservas de gas del país, se ha declarado públicamente antimilitarista y pacifista. Pero no lo ha hecho tras pedir perdón y entregarse a la justicia, confesando los crímenes en los que ha colaborado, sino que lo hace para blanquear su presencia como candidato nº1 de la lista de Podemos por Almería.

Es toda una incongruencia, por no decir otra cosa, que se pretenda dar credibilidad a semejante cuadro del Estado Mayor como si su historia reciente pudiera olvidarse. En Libia se asesinaron a niños y mujeres, se destrozaron infraestructuras, se descuartizó el país y se enviaron toneladas de armamento pesado hacia la oposición rebelde moderada (Al-Qaeda y Al-Nusra) en Siria e Irak. Francia se ha quedado los derechos de explotación del gas libio y EEUU ha hecho lo propio con las armas, el petróleo y el oro.

PISTOLA SILENCIADOR PRENSA

manipulación informativa acerca de la OTAN

La OTAN, de quien Julio dice que es una organización obsoleta, tiene a sus espaldas varios millones de muertos en países que, de una u otra forma, se habían negado a privatizar (regalar) los recursos soberanos. La historia es muy larga: de Yugoslavia a Afghanistán, pasando por Irak y Sudán, y ahora a Siria, que tiene la extraña manía de no querer negociar con Arabia Saudí, Qatar o EEUU. El derecho internacional establece para las naciones  la prohibición de intervenir en los procesos internos de países soberanos, con lo que financiar a grupos armados para que derroquen presidentes es ya una flagrante violación de ese derecho que EEUU y su OTAN cometen a diario.

La OTAN no es solo obsoleta, su principal objetivo es dominar a los países que no rinden pleitesía a EEUU y sus monopolios, y los medios que utiliza para ello van desde la creación de información para las agencias de prensa, hasta el patrocinio de grupos terroristas, pasando por masacres de civiles y torturas aberrantes.  La OTAN es criminal y genocida, una institución hecha para matar a aquellos que opongan resistencia. Por eso, decir que es obsoleta y que hay que reformarla es un insulto a la inteligencia y, además, en boca de alguien que ha colaborado activamente en la comisión de crímenes contra la humanidad, un significativo precedente de cinismo e hipocresía.

 

” La OTAN es criminal y genocida, una institución hecha para matar a aquellos que opongan resistencia.”

Más allá de la ausencia de primarias en un partido que hace dos telediarios se declaraba heredero del 15M (asambleario por definición), también llama la atención la insistencia de Pablo y cía. en conseguir una silla en el Congreso al general pacifista.

Pero veamos qué representa poner a un hombre de confianza de la CIA y el Pentágono, un informante de los servicios secretos estadounidenses en nuestro suelo, en las listas de un partido que dice venir a regenerar el país.

Cuando en los 80 nos rompíamos la camisa porque llegaba el PSOE, un hombre de la CIA, Felipe González, ponía a nuestro país al servicio de los intereses norteamericanos bajo la careta de socialista y obrero. Tras la instalación de las bases apuntando hacia los enclaves estratégicos de nuestro país, todas y cada una de las decisiones importantes en materia económica y política exterior, tenían el extraño tufo de estar siguiendo el guión anglosajón. No es casualidad, pues, que tras la instalación de las bases, las embajadas, la CIA y la OTAN en España, del posicionamiento de los hombres de confianza de Washington en los puestos clave del Estado, se considere a EEUU como un socio estratégico (algo que, por cierto, también declaró Iglesias tras reunirse con el embajador yanqui)  al que hay que seguir en cualquiera de sus aventuras por el mundo aunque no sea necesariamente beneficioso para nuestro país.  Privatizaciones, guerras, silencios escandalosos sobre dictaduras amigas…todo siempre bajo la atenta mirada de tío Sam. No es casualidad, se trata de política imperial, donde la potencia hegemónica controla y dirige a los eslabones débiles de la cadena de mando. Así ha sido siempre. Y España es un peón secundario, obligado a participar en guerras, a acatar los recortes de gasto público y a rescatar a los bancos españoles que deben dinero a los bancos anglosajones.

¿Qué tendrá EEUU que todos le rinden pleitesía? Las bases militares en última instancia. O qué nos pensamos, ¿que son por nuestra seguridad?  Nunca, a lo largo de la historia, se ha instalado a un ejército en otro país para defender la paz y la democracia en el mundo, sino para someter y saquear pueblos. Cualquier atisbo, por remoto que sea, de independencia en materia de política exterior o interior que afecte a los puntos nodulares del proyecto de saqueo de EEUU sobre España, tiene en última instancia la fuerza de las armas, y la colocación estratégica en la salida del Mediterráneo, Madrid, Valencia y Zaragoza, de todo un arsenal bélico que EEUU ya ha demostrado ser muy capaz de usar. Por eso es tan importante expulsar al ejército de EEUU de España y por eso es tan importante salir de la OTAN. Por la independencia y la soberanía nacional. Por la paz y la libertad.

Es por tanto un atentado contra la soberanía nacional permitir que nuestras instituciones sean dirigidas por hombres de confianza de quienes no tienen otro objetivo que el saqueo sistemático de la riqueza nacional. Y es una indecencia política permitir que quienes han estado detrás de los gatillos que han asesinado a millones se declaren pacifistas, por un lado, y que pretendan dirigir nuestro ejército por otro.

La trama del 97%. Lo que esconde la (televisada) trama del 3.

Comentaba en este espacio, hace un mes, la insoportable parcialidad de los medios al tratar la corrupción. Por sistema, el gran beneficiario de las tramas corruptas está oculto a la opinión pública. Esta forma de tratar los delitos institucionales, es bien sabido, nace de la dependencia económica de las grandes empresas, y asienta en el ideario colectivo que la actual situación económica se debe exclusivamente a esos granujas de medio pelo disfrazados de políticos y a las mordidas y despilfarros que abarrotan las portadas.

No es casualidad por lo tanto que, por ejemplo, la estafa del rescate financiero no sea tema de debate ni preocupación en los programas de información política. Según el propio ministerio de Economía, el resultado de toda la operación es de menos 40.000 millones, que ahora debemos no se sabe bien a quién, pero que se suman al billón largo de deuda pública que se cierne sobre nosotros. Eso sin contar con los cientos de miles de millones que tenemos comprometidos en avales y pólizas, o la consagración Constitucional de la prioridad del pago de la deuda sobre cualquier otro gasto del Estado. Esto no se debate, se ha hecho lo que “se tenía que hacer” Todo bajo las órdenes de Berlín y Washington. Cualquier caso de corrupción de los que inundan el espacio mediático queda en hurto menor si lo comparamos con esto.

Otra.

Cuando el señor de la doctrina propia consiguió que Zapatero endeudara al país en 50.000 millones de euros para crear un Fondo de Adquisición de Activos Financieros, FAAF, en 2008, al observar con pavor que sus “socios” de Wall Street habían provocado un desastre nuclear en el sistema financiero occidental y la onda expansiva podía llevar a la quiebra todo el entramado nacional, tan solo un medio se atrevió a publicar lo que era un secreto a voces: que el mismísimo Botín, en reunión a puerta cerrada, había obligado al Gobierno de un país soberano (risas) a mantener en secreto qué bancos habían accedido al Fondo. De saberse, claro, hubiera podido provocar una reacción en cadena y los inversores habrían huido en cascada del accionariado, hundiendo la cotización y, probablemente, quebrando el banco.  Donde manda Botín, no manda Zapatero.

El escándalo de que un banquero con doctrina jurisprudencial propia maneje un Gobierno como quien hace la colada, no ha merecido para los medios el más mínimo atisbo de preocupación. A lo peor, el hecho de que, por ejemplo, las portadas de todos los periódicos de tirada nacional, en un día fatal del 2014, pasaran a la página 2 para dejar sitio a un anuncio a página completa del Banco Santander, tiene algo que ver con el asunto. También que, al día siguiente de aprobarse el FAAF, se aprobara otro nuevo fondo dotado de 30.000 millones más y dos sistemas públicos de avales de 100.000 millones cada uno. Para tapar un  escándalo mayúsculo, y, de paso, tapar también el reconocimiento de que la crisis iba para rato, se empezó a inyectar capital en el sistema financiero a escala fluvial, continua y abundante. Una estafa tapada con otra mayor y luego otra mayor. Poro los medios nos enseñan la corrupción.

Tampoco tienen demasiada cabida en los debates “políticos” de la tele las tres multas que 12 grandes bancos internacionales aceptaron pagar a cambio de que no se investigaran las manipulaciones del Líbor, en Reino Unido, el Euríbor, en la zona Euro, y las cotizaciones del dólar y el Euro en EEUU y Europa. El importe total de las multas por las tres estafas masivas asciende a 20.000 millones de euros, una cifra muy considerable, pero muy alejada de las cantidades estafadas, que podrían ascender a varios cientos de miles de millones de euros.  (Para hacernos una idea, un solo banco, el DB, solo en Alemania y en tres años, se habría levantado 10.000 millones extra gracias a la manipulación). BankOfAmerica, Citigroup, RBS, SocietéGenérale, Barklays, Deutsche Bank y BNP, entre otros, reconocen en la sentencia absolutoria haber manipulado los mercados de medio mundo para apropiarse ilegalmente de una cantidad equivalente al 50% del PIB español. O al 30 o al 60%, no se ha investigado a fondo, la multa la pagan a cambio de que se retiren los cargos penales y se renuncie a investigar seriamente el asunto. Nunca sabremos la cantidad que nos han robado, ya que la sentencia impide que se doten de recursos para esclarecer el botín total.

El escándalo es descomunal; los tribunales de EEUU y la UE permiten a los grandes bancos estafar a 750 millones de ciudadanos sin imputarles causas penales, comprometiéndose por escrito a no investigar la trama a cambio de un porcentaje mínimo del dinero que nos han robado a todos. Es un soborno en toda regla y al máximo nivel, pero no ocupa ni la más mínima portada o debate televisado. Y nuestro país, como miembro del Eurogrupo y la UE, y nuestra sociedad, también ha sido estafado.

Y es que en España, donde cada día tenemos a un corrupto nuevo, la desinformación y la ocultación sistemática de nuestros grandes estafadores es flagrante y palmaria. Es bochornoso que sepamos quién es el sobornado televisivo de turno- aunque lo llamen cohecho, malversación o apropiación indebida-, pero que se pase de puntillas sobre quién soborna y, por lo tanto, se ha llevado la mayor parte del botín. Es una tragedia que para la inmensa mayoría de ciudadanos “los políticos se lo hayan llevado todo”, o la crisis sea “la consecuencia de la corrupción política y el despilfarro general”, mientras cientos de miles de millones de los que nunca se habla en los debates, vuelan hacia los bolsillos de la oligarquía de forma legal e ilegal.

Así como los medios ven y se jactan en contar las tramas del 3, un atronador silencio envuelve las del 97.

Si los Pujol se han llevado, como se dice en los medios, 3.000 millones en sobornos, las grandes empresas para las que han robado el dinero público se habrían embolsado de forma delictiva los otros 97.000. 32 veces más.

Tres mil son muchos millones, no cabe duda, pero en el caso de recuperarlos, algo poco probable, todavía estaría pendiente el resto, los 97.000 que se han llevado los Villar Mir, Koplowitz, Florentino, Brufau, Alierta o Botín. Es curioso que sepamos dónde viven los Pujol, y conozcamos la mala baba de la señora Ferrusola, pero no sepamos a qué paraíso fiscal se llevan nuestro dinero los que pagan todos los sobornos a políticos, medios y jueces.

Para que la Operación Acuamed, o la Púnica, puedan regalar un 3% a los conseguidores políticos, por fuerza hay alguien que se lleva el 97 restante. Aunque ese dinero público entregado ilegalmente fuera a parar a una obra o servicio legal y legítimo, la concesión invalidaría todo el proceso y obligaría a los concesionarios a reintegrar lo cobrado y pagar una multa proporcionada. Es exactamente lo que le tocaría hacer a cualquier hijo de vecino.

Si a algún don Nadie se le ocurre ofrecer un soborno al policía que lo va a multar, por ejemplo, tan solo por el hecho de intentarlo ya ha cometido un delito. Para los medios nacionales, cínica y torticeramente,  el delito de soborno solo lo cometería el policía, y tan solo si este lo aceptara.

Por último, debemos tener en cuenta que muchas de las tramas no se descubren, e incluso que hay corrupciones que ni siquiera trascienden como tales. Ahí están las leyes a la medida de bancos y monopolios de la energía, que pagan con donativos en especie o puestos remunerados de alto copete. ¿A cuánto podría ascender la suma de todos los beneficios ilegítimos de estas grandes empresas a través de su control del BOE?

¿Por qué los debates televisivos y la información política se centra en cuestiones menores, cuando no auténticas chorradas y anécdotas, y callan como gusanos sobre el latrocinio generalizado de sus clientes?

Y es que la trama del 97 no solo paga la del 3, sino que le paga el sueldo a quienes nos deben informar de la misma.

¿Corrupción? Que no nos engañen, los que salen en la tele son los chicos de los recados.

 

 

 

 

Envenenando pobres en EE.UU.

pruebas para analítica

Recipientes con agua envenenada

Erin Brockovich, la famosa activista medioambiental, más conocida en España por la película que relata su victoria sobre la Pacific Gas and Electric Company (PG&E), que envenenó a cientos de ciudadanos provocando una catarata de casos de cáncer entre la población local colindante a  una de sus plantas gasíferas, ha concedido una entrevista a Stephen Colbert, de la CBS (1), que merece mas atención en los medios. En esa entrevista, además de acusar al Gobernador de Michigan, en EE.UU. de haber envenenado conscientemente a 100.000 ciudadanos de Flint, advirtió que tan solo era la punta del iceberg.

El caso de Flint, una de las localidades más pobres de todo EE.UU., ha adquirido cierta notoriedad tras hacerse público que el gobierno del estado y las autoridades competentes en materia de protección mediambiental han consentido durante años el envenenamiento del agua potable. El consumo de agua marrón, que alarmó siempre a los ciudadanos por causas evidentes, ha causado al menos 10 muertos por legionela y miles de víctimas de enfermedades crónicas- principalmente niños, 12.000-, provocados por la contaminación con plomo y otros contaminantes procedente o causada por el río Flint. Además, conllevó la declaración de estado de emergencia por parte del presidente, Barack Obama, y de la dimisión de los responsables de la calidad del agua a nivel federal y estatal, tras quedar demostrado, no solo el envenenamiento del agua, sino el conocimiento por parte de las autoridades de los riesgos del consumo de dicha agua un año antes de destaparse el caso.

Cuatro familias denunciaron en noviembre de 2015 (2) al gobernador del estado, Rick Snyder, ex consejero delegado de General Motors, y a otras 17 personas implicadas en el envenenamiento del agua y en la ocultación de los riesgos o las negligencias cometidas. Alegan que el cambio de la fuente de agua para consumo humano- del lago Huron al río Flint, llevada a cabo por el Departamento de Aguas y Alcantarillado de Detroit en abril del 2014-, está detrás de las causas que han provocado el envenanamiento de las aguas potables.

Como prueba del conocimiento de este riesgo, está el hecho de que las autoridades advirtieran a todos los funcionarios públicos de Flint que no debían beber el agua del grifo y, a tal efecto, enviaran regularmente agua embotellada para su consumo personal. También, que unos meses después de ese cambio de fuente para todo el municipio de Flint, el mandamás de General Motors consiguió que el gobernador gastara 440.000$ en cambiar el suministro de la planta de coches al anterior lago Huron, ya que, según denunció este, el agua del río Flint corroía las piezas que lavaban con ella.

Por otra parte, la mujer del jefe de Gabinete de Rick Snyder, Deb Muchmore, portavoz de Nestlè en Michigan, donde la compañía es la mayor propietaria privada de fuentes de agua potable, estaría detrás de los tejemanejes para el consentimiento del apropiamiento indebido de 760 litros de agua por minuto para venderla como Ice Mountain fresh water. Eso sí, Nestlè, como General Motors, tiene licencia para utilizar el agua limpia del lago Huron o de cualquier otra fuente sana que desee. La compañía ya ha sido demandada por este delito medioambiental, pero, dado su tamaño e influencia en las instituciones públicas, la denuncia duerme enterrada en papeleo.

portada Time

Portada del Time sobre los envenenamientos

Durante 2015, Flint ha sido el campo de entrenamiento de las fuerzas armadas estadounidenses, aprovechando el lamentable estado de la ciudad y la gran cantidad de viviendas vacías y semi derruídas. Las prácticas militares incluyeron bombardeos sobre estos edificios vacíos, correcalles de batallones armados hasta los dientes y el silencio más absoluto sobre lo que estaba pasando allí. Pocos conocen esto en EEUU, pero los ciudadanos de Flint, sí (3).

Flint, de 90.000 habitantes, no solo es la ciudad más pobre de EE.UU. en lo relativo a los ingresos y rentas, también es la ciudad con mayor tasa de criminalidad. Esto nos puede ayudar a entender como, en un estado que alberga la tercera reserva de agua fresca del mundo, los ciudadanos de Flint son envenenados a conciencia para ahorrar, y aquí viene lo gordo, 100$ al día en el suministro general del municipio.

Las viviendas de Flint son invendibles, claro, pero hay un aspecto del día a día de la ciudad que pone los pelos de punta: los recibos del suministro de agua deben ser atendidos en tiempo y forma por los usuarios inexcusablemente, bajo la amenaza de ser deshauciados o de que les sea retirada la custodia de los hijos.

Los activistas de Michigan, y todo EE.UU., solicitan el arresto y procesamiento de Rick Snyder y de todos los implicados en el envenenamiento del agua. Los cargos a los que podría enfrentarse van desde el homicidio por negligencia a la apropiación indebida o el cohecho. Sin embargo, este representante del partido Republicano, ni siquiera ha dimitido.

En resumen, de lo que sabemos a ciencia cierta, el estado de Michigan ha envenenado el agua de 100.000 habitantes de Flint para ahorrar 100$ al día, excluyendo a la General Motors y a Nestlè de la molestia de utilizar agua corrosiva o no compatible con el embotellamiento. Ello ha propiciado la muerte de 10 personas y daños irreversibles en miles de niños. El ejército utiliza el pueblo como campo de tiro de sus granadas y como escenario de lo que sería una ciudad cualquiera destruída por sus intervenciones militares. Quienes están detrás de todo esto, ni siquiera se están enfrentando a un proceso penal.

Lo que decía Erin Brockovich en su entrevista con Stephen Colbert, que el caso de Flint tan solo era la punta del iceberg, se empieza a concretar en las denuncias de otros municipios del país- como muchos en el mismo estado de Michigan, donde los niveles de plomo en sangre de miles de niños son alarmantemente altos-, y se remontan a más de 12 años atrás, donde activistas medioambientales se han partido la cara con quien hiciera falta para denunciar este tipo de casos. La EPA, Enviromental Protection Agency, la agencia de protección medioambiental de EE.UU., a pesar de haber comunicado numerosos casos de enevenenamientos masivos, no ha jugado limpio en toda su historia reciente. Los casos denunciados por la agencia tan solo lo han sido cuando ya las pruebas eran irrefutables, obviando el principio de precaución y cautela en cuanto a la salud pública. Muchas veces, cuando ha denunciado, por desgracia y sin que sea excatamente culpa suya, como en Flint, las autoridades han hecho caso omiso, ya que las advertencias de la agencia no tienen un carácter ejecutivo o mandatorio.

Existen cientos de pueblos en EE.UU. cuyos habitantes beben agua contaminada con plomo, fluor y otros tóxicos que provocan enefermedades crónicas, degenerativas o mortales (4). Es un hecho que cientos de plataformas sociales de protección medioambiental llevan años denunciando, pero que han conseguido pocos éxitos a pesar de las pruebas irrefutables que esgrimen. Cuanto más pobre sea el municipio envenenado, menos posibilidades tiene de que se tengan en cuenta sus denuncias por envenenamiento consentido.

diagrama

Diagrama sobre gastos militares

El caso de Flint, uno de tantos, es el más representativo de ese carácter inhumano del “país de la libertad y la democracia”; del carácter de un país que invierte billones de dólares (5) en equipamiento militar, en su afán por llevar la “democracia y el desarrollo occidentales” (6) allí donde existan recursos naturales que explotar, mientras permite que el ahorro de 100$ al día- o 100.000$, da lo mismo-, justifique la muerte y la enefermedad de millones de sus propios ciudadanos.

Cuando los más cualificados portavoces del liberalismo económico se desgarran la garganta advirtiendo sobre los peligros de los modelos socialistas en el mundo- Venezuela, Cuba, etc.-, el blanco de todas sus alabanzas y recomendaciones para el progreso y la libertad, EEUU, lleva años consintiendo el envenenamiento masivo de sus ciudadanos a través del agua supuestamente potable que mana de los grifos de millones de hogares.

Exactamente, ¿qué progreso, qué libertad y qué democracia pretende EE.UU. exportar al mundo? ¿La de su propio país?

 

1.http://www.ew.com/article/2016/01/29/flint-water-crisis-erin-brockovich-late-show

2.https://es.wikipedia.org/wiki/Crisis_del_Agua_en_Flint

3.http://www.huffingtonpost.com/michael-moore/10-things-about-flint-water-tragedy_b_9132150.html

4.http://edition.cnn.com/2016/01/26/opinions/flint-water-crisis-lambrinidou/

5.http://edition.cnn.com/2016/01/26/opinions/flint-water-crisis-lambrinidou/

6.ttp://belfercenter.ksg.harvard.edu/publication/2830/why_the_united_states_should_spread_democracy.html

 

tarros conteniendo agua contaminada

Pruebas sobre el enveneamiento

 

 

 

 

El grano y la paja

Mientras asistimos a otros dos nuevos capítulos de corrupción a mansalva, en Oligópolis, los que corrompen se van de rositas.

Es un hecho que toda trama de corrupción tiene, al menos, dos partes activas. Una, la que regala dinero público. Y otra, la que paga una comisión por recibirlo. Ya sea dineraria o en especie, la corrupción es un trato entre al menos dos personas que se van a beneficiar de él. El trato vincula a las dos partes, como los contratos, por lo que si hay un corrupto, hay un corruptor. Algunos tratos son a medias, a “tajo parejo”, pero otros son a porcentaje, como los contratos con abogados o comisionistas. Aquí está la clave, si hay un soborno cobrado por un político, por narices habrá un trato que beneficia también a otra parte. Si los porcentajes de los que hablan los medios son del 3 o el 5%, ¿a cuánto asciende el botín de la otra parte del trato?

A pesar de lo poco que se han llevado los corruptos de prime time, si lo comparamos con lo que se han llevado los corruptores de postín, el tratamiento y la información con la que nos bombardean los medios oligofónicos se centra casi exclusivamente, y no por casualidad, en la primera parte de la ecuación.

Cuando, en el tipo de tramas corruptas que mas se llevan, una empresa privada se levanta miles de millones en sobrecostes y excentricidades arquitectónicas que pagamos a escote, la mayoría absolutísima de medios públicos y privados gusta de mostrarnos a los conseguidores institucionales. Tal es así, que conocemos hasta la calle y el número de los tesoreros de los partidos, o los gustos personales de cargos electos políticos o sindicales. Pero sabemos bien poco de los detalles personales, o incluso los nombres y trayectorias profesionales, de los directivos de empresas privadas que se han llevado el fajo más grande de billetes.

Todos los debates, informativos, reportajes políticos o, incluso, chascarrillos de monólogo, hablan de los corruptos, de sus idas y venidas, de sus parejas o de sus grabaciones secretas. Cualquiera reconoce a Bárcenas, pero pocos ponen cara a los presidentes de esas grandes empresas que manejan la pala de untar. Si, por ejemplo, le pones a alguien delante la foto de José Manuel Entrecanales, de ACCIONA, o la de Miguel Jurado, de FCC, muy pocos sabríamos quiénes son.

Una pena, ya que, siempre presunta y casualmente, estos dos chicos son solo algunos de los que están desvalijando el país. En concreto, estos elegantes y educados hombretones viven casi exclusivamente de nuestros impuestos, sus beneficios dependen casi exclusivamente del dinero público invertido en infraestructuras y servicios públicos, prestan servicio a casi todos los ayuntamientos e instituciones públicas, concurren a procesos de adjudicación con todas las Administraciones del Estado y se reunen a diario, y en privado, con las personas a las que pagamos para que administren el patrimonio común. Viven del Estado, su inmenso poder se ha forjado garcias a él y, como si de un parásito se tratara, lo están dejando seco.

Comparado con las mordidas y trapicheos omnipresentes en los medios, el volumen de negocio de estas empresas con el Estado y su poder de intervención en los asuntos públicos, los convierte en treinta veces más culpables de la corrupción, primero, pero también muchísimo más nocivos para la economía y las condiciones de vida de la mayoría. Digo treinta veces más culpables porque se han llevado treinta veces más dinero; no es una forma de hablar.

quien controla a los medios

El control de los medios

Aun así, parece que eso no obliga a los medios a mostrar treinta veces más a los jefazos de la corrupción que a los conseguidores políticos. Y esto tiene una explicación muy sencilla: si no quieres quedarte sin anuncios, cállate. Los que nunca son centro de debates políticos, están detrás de las cámaras y las pantallas de ordenador tapando bocas a billetazos.

 

Si miramos con detenimiento quién posee los medios, ya sea de forma directa con paquetes accionariales, o de forma indirecta con una deuda impagable y una dependencia publicitaria total, entenderemos por qué ocultan a los mayores saqueadores del país. Son su sustento.

Así es que para los medios oligofónicos, es mucho más sencillo centrarse en Bárcenas, en los sobresueldos a cargos conservadores o las fiestas sindicales: ninguno de ellos paga las facturas y los sueldos. Todo sirve para que los monologuistas y cómicos del país hagan caja para sus cadenas.  Pero, sobre todo, sirve para pensemos que evitando a los corruptos evitaremos el saqueo de lo público, como si los grandes corruptores no tuvieran en reserva otro ejército de sobornables.

Para eso nos enseñan la paja mientras los anunciantes se llevan el grano.

 

P.D.: Algunos expresidentes de Gobiero, antiguos cuadros de Estado y periodistas sin demasiados escrúpulos, con el asunto de la investidura y los pactos para repartirse sillones azules, están haciendo de su capa un sayo, defendiendo una estabilidad parlamentaria que garantice la estabilidad forrática de los oligarcas, el cumplimiento de las órdenes imperiales de Washington y Berlín o los privilegios insultantes de sus señorías.

Y es que hay quienes ya no tienen ni vergüenza que disimular.

Buscar en Archivo

Buscar por Fecha
Buscar por Categoría
Buscar con Google

Galería de Fotos

120x600 ad code [Inner pages]
Acceder | Designed by Gabfire themes