El Algoritmo de la Muerte

Los algoritmos dominan Internet y nuestras vidas: ya sea para ordenar nuestro trabajo, consumo, negocio, interacciones sociales, ocio y hasta para sexo. Los algoritmos nos muestran los resultados que obtenemos en nuestras búsquedas de información: explora nuestros intereses y preferencias para darnos aquello que nos interesa más. La utilización del algoritmo esta presente en diversos campos: Google (buscador), Facebook (red social), LinkedIn (red laboral) o Tinder (red para ligar). Twitter desde hace un tiempo e Instagram recientemente se han unido también a su uso. El fin de esta herramienta es ofrecerte lo que puede llegar a interesarte por delante de aquello que está más alejado de tus preferencias.

“La mano que mueve el algoritmo es la mano que domina el mundo.”

“Controlar un algoritmo implica ser capaz de generar, popularizar y modificar creencias, de dominar hasta el estado de ánimo de tus fieles. Si eso no es poder, pocas cosas lo son.”

(Enrique Dans)

Tras los atentados de París y Bruselas he podido ver reflejado esta tendencia en un tema que me parece mas preocupante y no sólo en la red de redes. Los medios de comunicación tradicionales se han unido a internet para configurar lo que he nombrado como el “Algoritmo de la Muerte”. En el último medio año los atentados terroristas se ha sucedido por todo el mundo y sobre todo en los países de mayoría musulmana (el 87% han sido así).
“El “Algoritmo de la Muerte” tiene unas connotaciones muy oscuras y los que lo manejan unos intereses perversos. Quieren vendernos un enfrentamiento entre el mundo musulmán contra Occidente”
 

Pero la repercusión social y su aparición en los medios ha tenido un reparto desigual. Mientras el atentado de Bélgica ha ocupado telediarios, primeras páginas y especiales; el resto han sido escuetamente mencionados y en posiciones secundarias. “Yo soy Bruselas” o “Yo soy Bélgica” son tendencia en las redes sociales mientras se olvida al resto de países. A continuación os voy a mostrar lugares y cifras de los atentados en los últimos 40 días (sin algoritmos):

– 20 de febrero: Damasco (Siria). 83 muertos y 178 heridos.

– 21 de febrero: Homs (Siria). 90 muertos y 160 heridos.

– 26 de febrero: Mogadiscio (Somalia). 20 muertos.

– 28 de febrero: Baidoa (Somalia). 38 muertos y 53 heridos.

– 9 de marzo: Mogadiscio (Somalia). 5 muertos.

– 13 de marzo: Ankara (Turquía). 37 muertos y 125 heridos.

– 13 de marzo: Grand Bassam (Costa de Marfil). 18 muertos.

– 16 de marzo: Maidiguri (Nigeria). 22 muertos y 17 heridos.

– 16 de marzo: Peshawar (Pakistán). 15 muertos y 30 heridos.

– 19 de marzo: Estambul (Turquía). 4 muertos y 36 heridos.

– 21 de marzo: Anbar (Irak). 30 muertos.

– 22 de marzo: Bruselas (Bélgica). 34 muertos y 200 heridos.

– 27 de marzo: Lahore (Pakistán). 72 muertos y 320 heridos.

Otro detalle es que siempre se subraya y repite la religión de los terroristas (musulmanes) y no que sean ciudadanos franceses y belgas en los casos de París y Bruselas. Entre los motivos para ello no puedo dejar de pensar en dos:

– Justificar los posteriores ataques de Bélgica y Francia a Siria tras los atentados. Algo que me parece de locos. Es como si el gobierno español respondiera a los atentados de ETA bombardeando el País Vasco, o como si Francia hubiera bombardeado Alemania después que el piloto Andreas Lubitz estrellara su avión contra los Alpes. En cualquiera de los casos: inconcebible.

– Justificar la bochornosa decisión de la Unión Europea y Turquía de cerrar las fronteras a los refugiados. Un hecho lamentable y precisamente los atentados deberían servir para lo contrario: darnos cuenta del horror que sufren estas personas y permitir que puedan escapar de él. Porque los refugiados huyen de sucesos similares a los que acontecieron en Bruselas, son víctimas y no culpables.

El “Algoritmo de la Muerte” tiene unas connotaciones muy oscuras y los que lo manejan unos intereses perversos. Quieren vendernos un enfrentamiento entre el mundo musulmán contra Occidente; cuando la verdad es que es una guerra entre un atajo de fundamentalistas contra el resto del mundo (ya sean cristianos, ateos o musulmanes). No les interesa hablar ni del caldo del cultivo de esta situación (las razones del ascenso de los fundamentalistas y el declive de los opositores), ni quienes les venden armas a los terroristas. Tampoco les interesa hablar de que la mayoría de los atentados los realizan en sus propios países ni de las barbaridades cometidas por los países occidentales en los países musulmanes. El algoritmo es poderoso pero como decía Fox Mulder en Expediente X: la verdad está ahí fuera. Podemos elegir entre creer lo nos quieren mostrar o buscar más allá de lo nos enseñan en sus muros y titulares. Porque nuestra inteligencia debe ser más poderosa que cualquier algoritmo.

“No hay barrera, cerradura, ni cerrojo que puedas imponer a la libertad de mi mente.” (Virginia Woolf)

“Los ataques de París y Bélgica muestran la hipocresía de la indignación de Occidente. La razón tiene que ver con el concepto de ‘memoria viva’, una categoría construida cuidadosamente para incluir ‘Sus crímenes contra Nosotros’ mientras escrupulosamente excluimos ‘Nuestros crímenes contra Ellos’. Estos últimos no son crímenes, sino noble defensa de los valores más altos” (Noam  Chomsky)

*  www.facebook.com/ElFilandonDelAutomata/ *

Alejandro El Nota Escrito por el Mar 31 2016. Archivado bajo Alejandro El Nota, Opinión. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o un trackback a esta entrada

Dejar un comentario

Buscar en Archivo

Buscar por Fecha
Buscar por Categoría
Buscar con Google

Galería de Fotos

120x600 ad code [Inner pages]
Acceder | Designed by Gabfire themes