El Tiempo y la Justicia

Empresario, escritor vocacional y estudioso de la gastronomía tradicional española

 

Lunes, 24 de septiembre de 2019

Limitado el escarnio que en origen se pretendía, la justicia, en actitud ramera, se insinúa a cambio de un acuerdo improbable, impensable, imposible.

 

El tiempo en que el lupanar pretendió ser templo resplandeciente de virtudes ausentes, murió en el instante en que empezaron a juntarse entre sus paredes las bajas pasiones de sacerdotes a los que la oración nunca les sobrepasó los labios con los que desgranarla.

El esplendor prometido por el Sumo Sacerdote murió entre las manos de obreros más inclinados a llevarse el oro a su casa que en preservarlo para mayor gloria de unos dioses en cuyas virtudes no creían y de cuya existencia recelaban. Brillantes los arcones ocultos de sus hogares, llenos de rapiña recelosa pero decidida. Brillantes de falsas riquezas las paredes cuyos oropeles no llegarían a durar dos días.

Nunca la justicia fue tan profanada, nunca se invocó su nombre con tanta frecuencia, nunca las fanfarrias, ni los discursos, ni las ofrendas sonaron tan cascados, ni fueron tan falsos.

En el templo de la Justicia nunca estuvo la mal nombrada, antes bien, lo único que lo habitó fueron las queridas de los falsos sacerdotes vestidas con ropajes que burlaban a la diosa a la que imitaban, los sacerdotes mismos y la ignominia de las burlas cometidas.

Por eso, denunciado lo que acontecía ante la Justicia misma, descubiertos los diletantes que una vez desenmascarados seguían pretendiendo ser los adoradores únicos de la escarnecida, proclamada la inocencia de los culpables y la culpabilidad de los inocentes, limitado el escarnio que en origen se pretendía, llegó la hora de la verdadera Justicia, ante la cual, postrados, reclamando una clemencia que ellos no sintieron, invocando una verdad de sus actos imposible de mantener, una inocencia en sus intenciones desmentida por sus propias palabras, los falsos sacerdotes ofrecían, en actitud ramera de su justicia, unos acuerdos de salvaguardia improbables, impensables, imposibles.

El tiempo de la iniquidad parecía pasado, sobrepasado, agotado.

Se planeó el nuevo templo, se adquirieron los materiales, se contrataron los obreros y se nombraron los sacerdotes que honraran a la diosa. Se prepararon los festejos, los actos solemnes, se convocó a los más grandes dioses, héroes y reyes para dar mayor esplendor al evento.

Solo el Tiempo faltó a la cita, pero envió un presente, una banda que habría de colgarse en la entrada del templo, de un material que resplandecería cuando la verdad estuviera de visita y se marchitaba ante la presencia de la mentira. Tenía grabadas unas palabras: “Solo Yo en mi discurrir avalo el esplendor que Presente siempre otorga”

SERVICIO RECOMENDADO

Dejar un comentario

traductor/translator

NUESTRO EQUIPO

EVENTOS QUE NO TE PUEDES PERDER

 

Hasta 29 de junio de 2019

En Segovia

 

NUESTRA BIBLIOTECA RECOMENDADA

Más información aquí

Más información aquí

Más información aquí

Más información aquí

Más información aqui

Más información aquí

Más información aquí

BIBLIOGRAFÍA ANTOLÍN PULIDO VÁZQUEZ

Más información aqui

BIBLIOTECA TÉCNICA RECOMENDADA

Mas información aquí

 

Galería de Fotos

Acceder | Designed by Gabfire themes