Buceando en los años 70

 

Profesor titular de Matemática Aplicada en la UPC y escritor y redactor de historia de plazabierta.com

 

Viernes, 9 de agosto de 2019

En estos días veraniegos he podido, al fin, entretenerme con un libro que tenía pendiente, lleno de fotos a todo color (fotos familiares para una generación): ‘¿Qué fue de los 70?’ (Arzalia), del periodista Xavier Gassió. La rebeldía del mayo del 68 llegó a España de un modo peculiar y tardío. Hacía dos años que se habían instalado las primeras cabinas telefónicas, y uno de la autorización de las salas de cine de arte y ensayo. Para esas fechas se comenzó a publicar ‘Celtiberia Show’, de Luis Carandell, una sección de artículos que aparecían en la revista ‘Triunfo’ (fundada en 1946, cambió de orientación en 1962: dejó los espectáculos y se hizo antifranquista ‘dentro de un orden’). La asignatura de la FEN desapareció en 1970, con la llegada de la EGB y el BUP. En 1956 comenzó la tele en España; las primeras imágenes fueron las del ministro Gabriel Arias-Salgado, diciendo: “Hoy, día 28 de octubre, domingo, día de Cristo Rey, a quien ha sido dado todo poder en los Cielos y en la Tierra, se inauguran los nuevos equipos y estudios de Televisión Española”. En 1974 había 20.000 aparatos de TV en color, en 1976 ya eran 800.000. Algunos nombres de la realidad y la ficción del mundo televisivo: Valerio Lazarov, Chicho Ibáñez Serrador, Kojak, Colombo, Kung Fu, Los ángeles de Charlie, Los hombres de Harrelson, Érase una vez… y la revista ‘TP’. El NO-DO dejó de ser obligatorio en las salas de cine, y Gassió lo rememora: era muy “útil para no perderse el principio de la película cuando se llegaba un poco tarde”.

La llegada masiva de turistas, el 600, los transistores, las máquinas de fotografiar, los electrodomésticos, las máquinas de escribir eléctricas, los primeros videojuegos, la canción del verano (con el inevitable Georgie Dann). Las novelas de Corín Tellado y Marcial Lafuente Estefanía, los seudónimos americanizados (censurados al comienzo de la Era de Franco). Los anuncios de cigarros, muebles o licores dan un aire de nostalgia, pero son ocasión de superar retrospectivamente el autodesprecio en el que quedamos instalados los españoles: moradores de un país que estuvo bajo palio, dominado por un dictador salvapatrias que se lo hizo de su propiedad. La potencia de los humoristas con el ‘Hermano Lobo’ o ‘El víbora’. El recuerdo, en especial, de Forges o de Perich: “habilidad para meter el dedo en la llaga de los defectos de la sociedad, la política y la condición humana” (es clave: iba entonces todo junto, ahora no). 

SERVICIO RECOMENDADO

Dejar un comentario

traductor/translator

NUESTRO EQUIPO

EVENTOS QUE NO TE PUEDES PERDER

 

Hasta 29 de junio de 2019

En Segovia

 

NUESTRA BIBLIOTECA RECOMENDADA

Más información aquí

Más información aquí

Mas información aquí

Mas información aquí

Mas información aqui

Mas información aquí

Mas información aquí

BIBLIOTECA TÉCNICA RECOMENDADA

Mas información aquí

 

Galería de Fotos

Acceder | Designed by Gabfire themes