Odio inculcado y explosionado

Miguel Escudero. Profesor titular de Matemática Aplicada en la UPC y escritor

 

Respirando derivadas parciales en la pizarra, me fijo en Pau. No atiende ni toma notas, mira su móvil continuamente y con rostro compungido. Al acabar la clase le pido que venga un momento. Parece esperar que le riña. No. “¿Qué te pasaba, Pau?”. Me dice que estaba viendo horrorizado y en directo el video de la matanza en dos mezquitas de Nueva Zelanda. Le pregunto si tiene por ahí familiares y amigos. No, pero aún así está sobrecogido por una grabación que sabe real y que muestra el poder del mal en acción. ¿Por qué los asesinos se creen con el derecho de destruir vidas? 

Estos días he leído al psicólogo Vicente Garrido, en su libro Asesinos múltiples destaca la paradoja del mal: “si el mal es tan habitual en nuestra vida, ¿por qué hay tan pocas personas que se consideren malvadas?”. Hoy se suele definir el asesinato múltiple como un acto homicida que causa cuatro o más muertos en un mismo incidente. Hay una zona de solapamiento, muy desconocida aún, entre cinco tipos de asesinos: 1) Los que matan por frustración, ira y venganza; 2) los que han desarrollado una grave enfermedad mental; 3) familicidas; 4) los que siguen fines delictivos y 5) terroristas.

El miserable criminal que nos ocupa estaría, de entrada, entre los tipos 1, 2 y 5. Perdió el tabú moral que impide matar y es capaz de justificar su matanza. Ha deshumanizado a sus víctimas y se autoriza a ser violento con ellas. ¿Cómo germina la semilla del odio, cómo se hacen y declaran enemigos acérrimos, a muerte?

Se puede hablar de psicopatía (ausencia de empatía y de compasión), de descomposición narcisista (tanto ofensiva, como defensiva), de acumulación de agravios, de personalidades inestables que encuentran refugio en un fanatismo desesperado, de incapacidad de imaginar y de dudar, de las técnicas de captación y reclutamiento de las sectas, del lavado de cerebro o del adoctrinamiento (expresión esta que enoja mucho por razones políticas a quienes tienen todo el interés en inculcar determinadas ideas o creencias beligerantes y falsas, que generan rechazo, aborrecimiento y hostilidad automática hacia otros).

El agresor que se siente ofendido, marginado o perseguido busca dar ‘su merecido’ a unos chivos expiatorios que le han arruinado su vida. Sólo falta que tenga armas a mano…

SERVICIO RECOMENDADO

Dejar un comentario

traductor/translator

NUESTRO EQUIPO

NUESTRA BIBLIOTECA RECOMENDADA

Más información aquí

Más información aquí

Mas información aquí

Mas información aquí

Mas información aqui

Mas información aquí

Mas información aquí

BIBLIOTECA TÉCNICA RECOMENDADA

Mas información aquí

 

Galería de Fotos

Acceder | Designed by Gabfire themes