La sala de espera

Feliciano Morales. Director-Editor del Magazine Plazabierta.com 

El murmullo no tarde en subir de volumen. Es algo muy propio de los españoles.No respetar el silencio de algunos lugares públicos. Como decía mi abuela, no nos callamos ni en misa. “Abuela en misa se reza”, exclamaba yo, sin entender a mí corta edad porque utilizaba ese símil. Claro que, también hay momentos de silencio y recogimiento que tampoco muchos respetan. Por eso prefiero el que me decía mi madre: “no te callas ni debajo el agua”, lo entendía mejor.

Estoy en la sala de espera de un hospital y esto parece un gallinero revuelto, donde el cloquear de los allí presentes, sin lugar a duda, más molesto que el de las gallinas ponedoras. Madre mía que incomodidad, cada cual contando su película sin pudor de ser oída por quientienen al lado, o en la otra punta de la sala. Parece que algunos llevavan el amplificador incluido de fábrica. «¿Por qué no se moderarán?» pensé, «ya que son incapaces de estar callados un rato«. 

El matrimonio de al lado, pegando con mi hombro, en plena discusión conyugal, porque el marido parecía no haberse cambiado de ropa interior que inevitablemente debía exponer en la prueba, una colonoscopia. Porqué tenía que enterarme yo y media sala de espera que iba con los calzoncillos sucios. No era para mí, ni para los allí presentes cómodo oír tal cosa y, sospecho que tampoco para el poco decoroso afectado, pues no tardo en arrugarse en su asiento con la mirada fija en el suelo, seguro que pensando, “tierra trágame…”

Una señora en la parte más distante del asiento incomodo donde yo me encontraba, pegada al móvil, parecía tenía una conversación con alguien duro de oído. Ya no era sólo que nos estuviésemos enterando los allí presentes, sino todos los que estaban en el hospital. Increíble,  pero cierto… No se trataba del amplificador incorporado de esta mujer, sino que parecía conectada al equipo de sonido más potente del mundo, a todos los altavoces del universo. “Jo.. pero no se atragantará, al fin y al cabo está en el lugar adecuado, en caso que el atragantamiento se descrontolara”, pensé… lo siento, por ser tan mal pensado…

No digo yo, que deba guardarse un silencio riguroso, que no estría mal, pero al menos ser lo suficientemente respetuosos para no incomodar aún más a los que acudimos a los servicios sanitarios, algunos enfermos, en la que el silencio ayudaría a llevar nuestro pesar, mejor que con tanto bullicio mareante, al que empezaban a unirme algunos tonos de llamadas de móvil, con sus correspondiente conversaciones que, algunas revelaban el motivo de la consulta: “hija, me han salido unos pólipos ahí abajo que me los tiene que ver el ginecólogo”, “aquí estoy esperando, esto de la sanidad pública es una vergüenza”. “La vergüenza es usted”, pensaba yo. “No te podrás callar un poquito”. Pero, lo peor aún era quienes no se cortaban un pelo en ver vídeos a través del móvil a todo volumen, aquello parecía un festival de cortometrajes o un centro comercial. “Y esa madre no le podrá decir al niño que baje el volumen de eso vídeojuego cuyos tiros estaban impactando en el cerebro”.

Estaba empezando a sentirme tan incomodo que no pude aguantarme, saliendo de mi boca ese “siiiiiiiiiip” prolongado e impositivo que obliga o pretende obligar a guardar silencio. No lo conseguí. Apenas duro unos segundos su efecto y menos de un minuto en volverse a convertir aquello en el mismo gallinero que antes.  

Ahora entendí porque estaba medio arrancado el cartel adherido con múltiples trozos de celofán, sobrepuestos unos a otros, a una de las paredes, con la imagen de una bella enfermera, hasta algo celestial, con su dedo índice sobre sus labios cerrados y un mensaje impreso: “por favor guarden silencio”. Silencio ni leches. “No tardarán mucho en arrancarlo del todo”, pensé, “¿para lo que sirve?”.   

Por megafonía suena “el acompañante de…..”, ese soy yo… «acuda a endoscopia”. Por fin ya me marcho. 

Cuando nos encontramos en la calle hasta el ruido de los coches parecían músigca celestial. 

Saludos

SERVICIO RECOMENDADO

Dejar un comentario

traductor/translator

NUESTRO EQUIPO

NUESTRA BIBLIOTECA RECOMENDADA

Más información aquí

Más información aquí

Mas información aquí

Mas información aquí

Mas información aqui

Mas información aquí

Mas información aquí

Mas información aquí

 

Galería de Fotos

Acceder | Designed by Gabfire themes