Democracia y compromiso

Sergio López

Cuando la democracia gira alrededor del mástil de una bandera, cuando el compromiso es una cuestión de testosteronas y la política una mera cuestión aritmética, surgen los líderes de águilas victoriosas y la ideología autárquica, propia de regímenes nacionalistas, esa implosión sociocultural, política y económicamente trasnochada que reduce los niveles de bienestar de los ciudadanos a mínimos.

ando la democracia gira alrededor del mástil de una bandera, cuando el compromiso es una cuestión de testosteronas y la política una mera cuestión aritmética, surgen los líderes de águilas victoriosas y la ideología autárquica, propia de regímenes nacionalistas, esa implosión sociocultural, política y económicamente trasnochada que reduce los niveles de bienestar de los ciudadanos a mínimos.

   La democracia entonces se convierte en un simple trámite, en una cuestión administrativa de corto recorrido para el ciudadano; se circunscribe al tiempo que dura el proceso electoral, después cada uno a sus obligaciones y hasta dentro de cuatro años. En ese intervalo de tiempo los intocables, los que permanecen sea cuál sea el color del gobierno, la elite financiera, que ha puesto a su servicio al ciudadano a través de sus representantes, siguen trenzando alianzas para mantener sus privilegios y continuar regulando el mercado, promoviendo una competitividad de mínimos en la que los jóvenes son los grandes derrotados. Jóvenes que han de expatriarse para poder vivir al día y a través de esa vida luchar por un futuro de todas formas incierto. 

En este marco de conflictividad emocional, en este escenario de crisis generacional, en un momento en que los hijos disponen de menos recursos que sus padres, en que los derechos conquistados por aquellos se perciben cómo un privilegio, porque no estuvieron en esa lucha, y que desde su atalaya de marginalidad se sienten estigmatizados precisamente por una izquierda que se ha aburguesado y dejado seducir por la oligarquía financiera y en la que medios de comunicación, en su origen progresista, han terminado también  cotizando a la sombra del IBEX 35.

Se  ha perdido el concepto cómo marco teórico para establecer las bases del debate y la realidad de lo colectivo cómo defensa de los derechos sociales, laborales, políticos…Hoy día se pretende aislar al individuo del grupo, cómo los lobos que cazan seleccionando a los más débiles, el poder económico debilita a sus víctimas para después alimentarse de sus esfuerzos, sus ahorros, hasta desposeerlos de la autoestima, todo ello en un proceso milimétricamente calculado y con la complicidad de las elites gobernantes.

Hay una ausencia  de intelectualidad, una  ausencia de humanistas entre la clase política que da pavor y los que actúan al margen de la política no llegan al pueblo y el pueblo tiene hambre de espiritualidad, entendida está cómo espacio de compromiso desde dónde reivindicar la justicia social, la equidad, el buen gobierno; existe un vacío existencial que está generando una  insatisfacción colectiva y estas circunstancias hacen que los márgenes democráticos se estrechen.

Es necesario decodificar la piedra roseta del populismo, encontrar y explicar las similitudes, a las que sus defensores renuncian, con los nacionalismos proteccionistas nazis, franquistas o las más actuales cómo los de Corea del Norte, y tener la capacidad y credibilidad, esa autoridad moral del estadista, de exponerlo y hacerla visible a los ciudadanos. 

La desconexión de un sector importante de la población, mayoritariamente joven, con la actualidad política y por lo tanto con las urnas provocan resultados a veces irreversibles. Un 46,4% de jóvenes con edades comprendidas entre los 18 y los 24 años se abstuvieron en las elecciones andaluzas del 2D. En el referéndum sobre la permanencia de Inglaterra en la Unión Europea, brexit, los jóvenes eran más partidarios de continuar dentro de la Unión, y así se señalaba en todas las encuestas, sin embargo, el día del referéndum los jóvenes no fueron a votar. Por lo tanto no se trata solo de un problema de nuestro pais, es un posicionamiento global.

El futuro no puede girar alrededor de los Salvinis, Nike Farage, Le Pen, Borsonaro, Trump… y por lo tanto debemos evitar que a la sombra de partidos constitucionalistas crezcan en nuestro pais partidos xenófobo, anti-feminista o anti-estado de las autonomías. Sí queremos que el respeto a los diferentes, sí queremos que la tolerancia marque el camino debemos ser conscientes del riesgo de eludir nuestra responsabilidad de ciudadanos libres a la hora de elegir a las personas que deben regir los destino de este pais. La abstencion siempre favorece la puesta en marcha de políticas ultraconservadoras, ha favorecido la aparición de VOX en Andalucía, la radicalización del PP y la ambigüedad de Ciudadanos. Favoreció el brexit en Reino Unido y favorecen las políticas de Salvini en Italia y el avance de Le Pen en Francia. 

El futuro por lo tanto no puede ser un cumulo de problemas que dejemos sin resolver a las futuras generaciones, el futuro debe ser un puente hacía la esperanza que conduzca a escenarios de bienestar, equidad y estabilidad democrática y ese futuro se decide en cada cita electoral y se decidirá en contra de los más necesitados sí los progresistas dan la espalda a las urnas.

SERVICIO RECOMENDADO

Dejar un comentario

traductor/translator

NUESTRO EQUIPO

NUESTRA BIBLIOTECA RECOMENDADA

Más información aquí

Más información aquí

Mas información aquí

Mas información aquí

Mas información aqui

Mas información aquí

Mas información aquí

 

 

 

Galería de Fotos

Acceder | Designed by Gabfire themes