Zasca en toda la boca

Feliciano Morales. Director-Editor magazine Plazabierta.com

A determinadas personas no les vendría mal un “zasca” en toda la boca, perdón por mi agresividad, aunque tal vez los que tengan que pedir perdón sean ellos. Aparte de por su verborrea y mensajes vacíos o aprendidos que repiten como loros de repetición, también por la prepotencia con la que los dicen. Y no porque me enerven, sino porque me resultan cansinos, aburridos, yelmos,  sobre todo por sus maneras, sus ínfulas, su idiotez humana incontenida. Son como aquel cuñado insoportable que tienes que aguantar en esas comidas aburridas de familia en las que se auto convierte en el protagonista por saberlo todo.

Cada vez aguanto menos el talante de esas personas que van por la vida dando lecciones, de lo que saben y de lo que no saben, nunca predispuestas a escuchar a quienes tienen enfrente  y mucho menos empatizar con ellos. Personas que se ponen el birrete de catedrático de la materia de la que hablan, cuando no dejan de ser unos ignorantes. Parecen los depositarios de la ciencia, cuando no son más que unos charlatanes de pacotilla, sin discurso, sin fundamento.

Personas que parecen estar de vuelta de todo, que han alcanzado la luz de la ciencia infusa, repitiendo frases hechas, parafraseando discursos ajenos que distorsionan a su antojo sacándolos de contexto. Personas cuyo espíritu esta formado por  dogmas imbuidos en su pequeño cerebro, que más que estar formado por una masa gris parecen estarlo de páginas arrancadas de no se qué panfleto religioso, político, o de libro de auto ayuda o de coaching de feria.

Personas que se atreven a juzgar a todo el que pillan por delante, capaces de esperar a que tropieces dos veces con la misma piedra para machacarte por tu torpeza, para aplastarte la cabeza contra la tierra sobre la que has caído, para hundirte más en tu miseria que, no deja de ser bastante menor que la suya, porque el que cae con dignidad se levantará también con ella.  Sin embargo, ellos son como el fuego fatuo, porque sus palabras aparte de no oler muy bien son efímeras, sin consistencia, sin contenido, pero sobre todo porque la putrefacción de su espíritu de autosuficiencia hace que su llama se disipe en breve, no teniendo más trascendencia que el de una pequeña combustión dentro del cementerio de su escaso saber y de su imposibilidad de razonar.

Son seres patéticos, incapaces de ver su ridículo actuar, cuya gesticulación chulesca y palabras de repetición programada , evidencia que no hay donde rascar, convirtiéndose en caricaturas de si mismo, en el hazme reir en determinados foros en los que pretenden sobresalir sin la prudencia propia que tiene el sabio de escuchar a quien sabe más que él. Por este motivo, por su falta de prudencia, no les vendría mal un zasca en toda boca, para que nos dejen en paz un rato.

SERVICIO RECOMENDADO

2 Comentarios por “Zasca en toda la boca”

  1. Jesús Rodríguez Obregón

    Es correcto todo lo que dices, Feliciano. No hay error.
    Pero no creas que en esto seas original. El término o concepto que resume los atributos de ese personaje que describes está más que identificado: cuñadismo.
    Has hecho muy bien resaltando las cualidades del mencionado.
    Ahora con esto de las elecciones, los “cuñados” aparecen por doquier.
    Habrá que estar vacunados.
    Gracias por la aportación.

Dejar un comentario

traductor/translator

NUESTRO EQUIPO

NUESTRA BIBLIOTECA RECOMENDADA

Más información aquí

Más información aquí

Mas información aquí

Mas información aquí

Mas información aqui

Mas información aquí

Mas información aquí

 

 

 

Galería de Fotos

Acceder | Designed by Gabfire themes