Opio

Una terrible depresión exógena está golpeando mi mente hasta convertirla en un amasijo de ideas desordenadas. Lo mismo suelto un enérgico discurso en plena calle, plagado de gruñidos e insultos contra las putas palomas, buscando al culpable que designó a esa rata con alas como el símbolo de la paz, con el único propósito de lincharle; como lloro desconsoladamente, sentado en un banco Parque del Oeste, ante la herrumbre política que ha producido a España una septicemia imposible de revertir. Todo esto no debería de estar sucediendo si tuviera los cinco sentidos con que me dotó la naturaleza; pero como el fisco se quedo con un veinte por ciento de los mismos -en concreto con el olfato- , ahora me es imposible distinguir entre el dulce perfume de la infancia y el olor a mierda de un sindicalista liberado con un Rólex en la muñeca. Sinceramente, no creo que salga de esta.


SERVICIO RECOMENDADO

Dejar un comentario

traductor/translator

NUESTRO EQUIPO

NUESTRA BIBLIOTECA RECOMENDADA

Más información aquí

Más información aquí

Mas información aquí

Mas información aquí

Mas información aqui

Mas información aquí

Mas información aquí

 

 

 

Galería de Fotos

Acceder | Designed by Gabfire themes