De Guatemala a guatepeor

Hay conflictos en los que tomar partido es de una imposibilidad manifiesta, en los que no hay forma de decantarse por ninguna de las vías abiertas por incompatibilidad moral y por falta de información.

O por ser más exactos por falta de información fiable, porque si algo sobra en esta sociedad es la información, o, para ser más exactos, la opinión, porque toda la información que recibimos es opinada, y eso nos lleva a una desconfianza sistemática de su veracidad.

Cuando los conflictos se observan desde lejos, la distancia en vez de aclarar la perspectiva difumina los hechos, incapacita la posibilidad de ver con independencia y claridad.

Un ejemplo claro lo tenemos en el lamentable, parcial y partidista comunicado del PEN sobre Cataluña que hemos sufrido los españoles esta semana. Lleno de inexactitudes, trufado de incoherencias y falto absolutamente de una segunda visión sus conclusiones no solo son en muchos casos falsas, si no ofensivas para todos los españoles.

Es lo malo de las ideologías, que miran con un solo ojo y son incapaces de ver la realidad en relieve.

Pero no era sobre nuestro país sobre lo que yo quería comentar, no, si no sobre la terrible situación que vive el pueblo venezolano. Sojuzgados por un régimen de teatrillo, donde el presidente es un actor lamentable, el guión está lleno de faltas de ortografía y el local se desmorona día a día en una lucha interna en la que un personaje de ópera bufa da unos discursos que serían abucheados en una guardería, cómicos, previsibles, grandilocuentes y en los que confunde sistemáticamente lo que quiere él con lo que necesita el pueblo.

“… la terrible situación que vive el pueblo venezolano. Sojuzgados por un régimen de teatrillo, donde el presidente es un actor lamentable, el guión está lleno de faltas de ortografía y el local se desmorona día a día en una lucha interna en la que un personaje de ópera bufa da unos discursos que serían abucheados”

Y hoy nos despertamos con la noticia de que un miembro de la oposición se ha nombrado presidente, diría se ha autonombrado pero parece ser que ha seguido una vía legal, incomprensible, pero legal. Y aquí empieza el problema. Si con uno la Venezuela oficial estaba contenta y la oposición oprimida, con el otro la oposición considera que hay una oportunidad mientras la oficial se queja.

Veamos, si con Maduro el país era un desastre y hablábamos de hambruna, de falta de abastecimiento hasta de lo más elemental. Teniendo en cuenta esto se tiende a pensar que por fin hay un rayo de esperanza para los que lo luchaban.

Y en plena euforia por la solución posible, al leer la prensa, te enteras que los primeros en reconocer al nuevo presidente son Trump y Bolsonaro, y se te caen los palos del sombrajo.

La frase te viene inevitablemente a la cabeza. ¿Y si salen de Guatemala para meterse en guatapeor? Porque, como ya he dicho varias veces en el tema catalán: “dime con quién andas y te diré quien eres”. Quién con populistas se acuesta inadecuado se levanta.

Dejar un comentario

traductor/translator

NUESTRO EQUIPO

NUESTRA BIBLIOTECA RECOMENDADA

Mas información aquí

Mas información aqui

Mas información aquí

Mas información aquí

 

 

 

Galería de Fotos

Acceder | Designed by Gabfire themes