Archivos de categoría para: Cultura

El secreto de la masonería

No hay peor ignorancia que la del ignorante que no quiere aprender.

 

Permítanme mis queridos lectores empezar con esta frase porque los ignorantes de muchas materias, entre los cuales me incluyo, tendemos a opinar de cosas que no sabemos o de las cuales tenemos una escasa formación o conocimiento, apenas unas pequeñas referencias que hemos leído de aquí o de allá, algunas veces escritas también por otro ignorante que quiere hacerse notar como pseudo erúdito en la materia, plagiando o utilizando cítas bibliográficas y haciéndolas suyas.

Es por ello que, pretendo abordar un tema que frecuentemente viene siendo denostado, primero por desconocimiento y después porque la no muy lejana influencia del franquismo que, pretendió junto a la iglesia servil del régimen de aquel tiempo, eliminar su presencia en este país, donde el nacional catolicismo formaba parte del ideario político con la intención de manipular a las personas en sus creencias, penetrando de esta forma en su fibra más sensible, en su alma o fuero interno.

Esto ha pasado con la Masonería, una organización esencialmente de carácter iniciático y humanista,  existente a nivel mundial en cuyo seno acoge a libre pensadores, perseguida durante el franquismo que llegó a decretar su exterminio presentándolos ante una sociedad clerical y temerosa del régimen como personas malvadas, hablándose de “El contubernio judeo masónico”, excomulgados por la iglesia hasta 1983, aunque el emérito Papa Benedicto XVI llegó a decir que la Masonería “es pecado”, con igual o peor opinión su sucesor Francisco I.

La Ley especial para la represión de la Masonería, el Comunismo y otras sociedades clandestinas, de 2 de marzo de 1940, consideraba como delito pertenecer a la Masonería, castigando con penas de reclusión menor o mayor en caso de existencia de agravantes, incluso podía perderse la condición de funcionario o empleados público en empresas públicas o privadas y, en el caso de los militares el acusado era juzgada por un Tribunal de Honor. El resto, eran juzgagos por un tribunal nombrado por el mismísimo Franco, formado por un presidente y cuatro vocales, dos de ellos letrados, un general y miembros de la FET y de la JONS, en definitiva, un tribunal politizado y no independiente o neutral.

Entre los años 1939 y 1975, aproximadamente  16.000 españoles perdieron la vida acusados del delito de masonería. En el Archivo de la Guerra Civil de Salamanca se conservan más de 80.000 fichas que corresponden a otras tantas personas que fueron represaliadas –cárcel, exilio, pérdida del trabajo…– por ese motivo. Lo tremendo es que, cuando Franco se sublevó, no había en España más allá de 6.000 masones.

Los orígenes de la fracmasoneria en España se remontan al Siglo XVIII, y tras la dictadura, en el año 1979, vuelve a reanudar su trabajo en país; pero, ¿qué es la masonería?.

Es mucha la tinta impresa sobre esta organización, libros, artículos, incluso documentales, algunos con mayor acierto y otros con cierta intención de injuriar, los que se han dedicado a explicar en que consiste ser masón, unos con mayor acierto y otros inventando o manipulando la información a su antojo, posiblemente porque no les gusta la existencia de libre pensadores.

Ya, en este medio nuestro polifacético e inagotable articulista Rafael López Villar  escribió sobre este tema en tres artículos: Hablemos de Masonería (parte 1ª, parte 2ª y parte 3ª)”, con una gran claridad y precisión, pero, sobre todo con una información objetiva, a cuya lectura les remito.

 

“Es mucha la tinta impresa sobre esta organización, libros, artículos, incluso documentales, algunos con mayor acierto y otros con cierta intención de injuriar, los que se han dedicado a explicar en que consiste ser masón”

Acudiendo a la página web de una de las logias instaladas en Madrid, R.·.L.·.S.·. Fraternidad Universal nº 5, se indica que «La Francmasonería o Masonería es una de las más antiguas fraternidades iniciáticas que tiene como fundamento la creencia en un Ser Supremo, expresado bajo el nombre de Gran Arquitecto del Universo; acogiendo en su seno sólo a hombres libres, mayores de edad, respetables e independientes, solo dependientes de su conciencia y dedicados a poner en práctica un ideal de paz, amor y fraternidad, preocupados en su perfeccionamiento moral así como el de la Humanidad entera.

La Masonería exige a todos sus miembros el respeto a las opiniones y creencias ajenas y evita toda discusión política o religiosa a fin de de constituir un centro permanente de unión fraternal, donde reina una comprensión tolerante y una fructífera armonía entre los hombres

Siguen añadiendo, que: «Los masones nos reconocemos entre nosotros como hermanos y consideramos nuestra asociación, libremente consentida a título individual, como una alianza de hombres libres que desean progresar y desarrollarse interiormente.

Los masones tenemos unos principios, que creemos justos y razonables, y capaces de imprimir una dirección favorable a nuestro desarrollo individual, así como a nuestro comportamiento social.»

¿Qué daño, pues, puede provocar la masonería a la sociedad?. Ninguno, sino todo lo contrario, por su carácter humanista, aunque, quizá por su carácter reservado que no secreto, siga generando desconfianza, aunque ésta se deba fundamentalmente a la ignorancia o desconocimiento de quienes se empeñan en demonizarla, haciendo referencia incluso a ritos satánicos o intentando relacionarla con otras sociedades u organizaciones más antiguas como los Illuminati o los Templarios, lo cual no deja de ser otra de las muchas falacias sobre esta organización, como su influencia en gobiernos con actividades conspiratorias, quizá atribuida por  políticos y personajes insignes que han sido masones como Abraham Lincoln, Lafayette, Bolívar, Wellington, Garibaldi, Bakunin, Churchill, MacArthur, Marshall, Eduardo VIl, Victoria Kent, Clara Campoamor, Teresa Claramunt, Rosario de Acuña, etc., además de otros muchos en el mundo de la cultura, como Mozart, Haydn, Berlioz, Cherubini, Liszt, Sibelius, Louis Armstrong, Duke Ellington, Beethoven, entre otros; o del mundo de la ciencia, como Franklin, Fermi, Fleming, Ramón y Cajal, Lindberg, Montgolfier, entre otros en distintas ramas del saber; incluso algunos premios Nobel de la Paz y también de la ciencia, el arte, etc.

En España también son muchos los nombres que se pueden citar de personajes de renombre que han pertenecido a la Masonería, como Antonio Alcalá Galiano, Agustín Argüelles, Manuel Azaña, Vicente Blasco Ibañez, Tomás Bretón, Juan de la Cierva, José Espronceda, Práxedes Mateo Sagasta, Claudio Moyano, Antonio Machado, Isaac Peral, entre otros muchos.

Las obras de tan grandes personajes ha sido la influencia social que se atribuye a la Masonería, o por su impronta en grandes obras como en la Constitución de los EEUU, Declaración Universal de los Derechos Humanos, y en España en la Constitución de la 2ª República. ¿Dónde está la conspiración?.

Pero, son muchos los miembros de la masonería, aproximadamente unos seis millones en todo el mundo y, alrededor de unos cuatro mil en España, hombre y mujeres que son ciudadanos normales, de distintas profesiones, taxistas, agricultores, empleados de comercio, médicos, abogados, jueces, amas de casa, etc; que entre ellos se reconocen como hermanos o hermanas independientemente de su trabajo, creencias e ideologías, fruto de su unión fraternal, donde lo único que les importa no son las clases o posición social, sino el  mejorar como personas y con ello el mundo que les rodea, con ritos y estudios cuyo significado es crecer interiormente.

“A nivel mundial son muchas las obras sociales que la masonería lleva a cabo, siendo la caridad y la solidaridad con los problemas sociales los que impregnan también su trabajo y dedicación”

 

A nivel mundial son muchas las obras sociales que la masonería lleva a cabo, siendo la caridad y la solidaridad con los problemas sociales los que impregnan también su trabajo y dedicación, desde la concesión de becas a quienes no pueden sufragarse su formación, aportaciones a asociaciones de carácter humanista o asistencial, a familias necesitadas o que contribuyan a paliar la discriminación social

Son simples pinceladas sobre esta organización que, quizá sirva para que algunos cambien su opinión sobre lo que únicamente habían oído hablar, sin saber en esencia que es la masonería, o por referencias manipuladas. Como pueden ver un camino más para crecer interiormente como personas y como seres sociales, como muchos otros, intentando únicamente ser un modesto reflejo de ese Arquitecto Superior del Universo, sin poner cara a ninguna deidad, cada uno la que quiera dentro de su universo y sus creencias, incluso sin cara, porque el Universo no la tiene.

https://losojosdehipatia.com.es/cultura/historia/franquismo-v-la-represion/
https://www.abc.es/espana/abci-masoneria-gana-afiliados-espana-201703130930_noticia.html
https://www.masoneriamurcia.org/index.php/preguntas/masones-famosos
https://www.libertaddigital.com/opinion/ideas/fue-de-inspiracion-masonica-la-constitucion-de-la-segunda-republica-1276222125.html
http://www.tiempodehoy.com/espana/los-diez-masones-mas-influyentes-de-espana/
http://fu5.es/masoneria/que-es-la-masoneria/

La Rusia de hoy y la Unión Europea

 

 

 

PASADO, La Rusia de Hoy. La conferencia presentada el 17 de octubre tiene por objeto además de analizar la situación de los conflictos actuales de intereses de Rusia en relación con la UE, comprender las razones profundas de la desconfianza mutua existente tras la caída del muro de Berlín y del fin de la guerra fría. La incorporación de nuevos países como Polonia Hungría y otros a la Unión Europea procedentes de los antiguos países pertenecientes al pacto de Varsovia. La partición de Ucrania y la recuperación por Rusia de la península de Crimea y para mantener su salida al mar negro, desplazándose la influencia de Rusia hacia acuerdos con Kajastán y a otros países del Cáucaso.

La situación mundial ha pasado inicialmente, por tanto, de una política bipolar URSS-EEUU como resultado de la segunda guerra mundial, hacia un mundo unipolar con predominio de EEUU, terminando actualmente en una situación más compleja con una emergencia económica con fuerza de China, y en menor medida de otros países del lejano Oriente como India y Pakistán, con presencia significativa de Corea del Sur, con una recuperación de Vietnam, así como con el mantenimiento de la influencia de Japón.

Consolidándose en otras zonas actores políticos como Irán y Turquía, estando siempre presente el conflicto latente árabe israelí como factor de inestabilidad regional y comandando la presencia de Arabia Saudí en el área de influencia de base sunita. La invasión de Irak por un conjunto de fuerzas aliadas comandada por EEUU, dando como resultado un país en permanente inestabilidad, así como, la invasión de Afganistán por los soviéticos, la presencia posterior de EEUU ante su derrota militar, dando lugar a un conflicto inacabable, influyendo de forma constante en el resto de los conflictos regionales de la zona.

La aparición del ISIS en otro conflicto en Siria, con la práctica destrucción del país tras varios años en una guerra inacabable, dando lugar a una mayor presencia de Rusia como actor político regional emergente con bases en el mediterráneo.

Desde el punto de vista económico la dependencia europea del gas de procedencia rusa hace que, independientemente de las circunstancias políticas indicadas, la influencia de Rusia en la política europea sea destacable. La posible injerencia rusa en el proceso electoral de EEUU con la elección de Donald Trump es otro factor que muestra su influencia en los equilibrios mundiales.

Rusia desde el punto de vista geográfico es un país inmenso que supone la sexta parte de la extensión del globo, pero con sólo unos 149 millones de habitantes frente a unos 255 millones de EEUU, 1150 millones de China, los 879 millones de India o los 511 millones de la Unión Europea.

La complejidad humana de Rusia es muy grande existiendo más de 120 nacionalidades con multitud de idiomas, pero teniendo el ruso como factor unificador. La complejidad de su influencia es debido a la heterogeneidad de sus fronteras y de su presencia en la evolución histórica en multitud de países de su entorno. Su clima es inhóspito en una gran parte del territorio, pero con grandes riquezas naturales que le hacen tener un gran potencial económico y político.

La conferencia hace primero un repaso de los principales hitos históricos que conforman este país tan vasto, haciendo hincapié en su influencia europea y su relación con España.

Los hitos esenciales suponen la constitución por Iván IV el terrible en 1560 de un estado centralizado que une un inmenso territorio con la frontera de los turcos y por otro lado con los polacos. Con los que mantuvo una fuerza por la hegemonía regional con constantes conflictos. Con anterioridad en 1240 los tártaros provenientes del extremo oriente ocuparon el territorio europeo de Rusia durante 200 años, sometiendo a los rusos. La capital en esta época era Kiev.

La expansión rusa se hace bajo el reinado de Catalina II esposa de Pedro I que le sucedió en 1721 y que era de origen prusiano y que fomentó la apertura al resto de países europeos y expandió el imperio hasta el extremo oriente, derrotó a los cosacos que se habían rebelado e introdujo la influencia de la ilustración francesa.

La presencia rusa en España empezó en 1525 y 1527 con una Embajada a Carlos V, como emperador de Alemania. En 1667 y en 1681 tuvieron lugar las primeras embajadas rusas a España, encabeadas por el príncipe Potiomkin, En 1723 se abrió un consulado ruso en Cádiz. En 1727 se abrió la primera Embajada de España en Rusia, con el duque de Liria al frente.

La revolución ocupó el espacio del antiguo imperio ruso con un modelo político autoritario, primero con Lenin y luego con Stalin y que participó de manera decisiva en la segunda guerra mundial frente a la Alemania nazi, tras un primer acuerdo con ella que dividió Polonia en dos. La centralización de la economía provocó una gigantesca producción, pero muchos problemas de distribución.

Aparece en el siglo XX una curiosidad mutua entre ambos países, haciendo que la literatura rusa, como las grandes obras de Dostoievsky fueran traducidas al español y la española, como la de Blasco Ibañez al ruso. El debate político en la izquierda española se hizo en base a tres viajes: Anguiano, Pestaña y Fernando de los Ríos, el primero provoca la escisión del PCOE y luego del PCE en el socialismo español, Pestaña convence a la CNT de alejarse de la influencia soviética, postura similar a la de Fernando de los Ríos en el PSOE. Se forman diversos grupos políticos de izquierda vinculados a posiciones troskistas.

La Asociación de amigos de la URSS se forma en 1934, que mantuvo una gran influencia en los conflictos políticos españoles, destacando en ésta Wenceslao Roces traductor de la literatura rusa que ocuparía la subsecretaría en el ministerio de Instrucción Pública de Jesús Hernandez. En la guerra civil, Rusia cobra un papel esencial al ser el único país con Méjico, que apoya a la República española. El primer barco de apoyo llega en octubre de 1936. La III internacional junto con otros grupos hace una movilización de apoyo y forman las brigadas internacionales alcanzando la cifra de 45.000 personas de procedentes de todo el mundo. Llegan a España alrededor de 2300 asesores militares rusos que resultaron, en muchas ocasiones, esenciales en la guerra civil en el bando republicano. Stalin

El embajador en Rusia es Marcelino Pascua que recibe el encargo de Negrín de trasladar el grueso del oro del banco de España para financiar la ayuda militar soviética. Por otro lado, se hace una operación de sacar los niños de los frentes al estabilizarse éstos, siendo varios los países de acogida, pero el contingente a Rusia no puede volver al iniciarse la II guerra mundial, no volviendo en parte hasta 1956 en el buque Crimea, otra parte se quedaron por razones familiares en diversas zonas rusas.

Franco apoya al nazismo formando la división azul que participa en la invasión de Rusia, tras la derrota, una parte tarda en volver al ser hechos prisioneros.

El discurso anticomunista de Franco no coincide con las relaciones comerciales que se establecen con envíos de naranjas y limones intercambiados por petróleo y tractores. En otro aspecto existen intercambios culturales, viniendo a España los ballets rusos y marchando cantantes y equipos de futbol españoles a Rusia.

En 1977 se establecen relaciones diplomáticas, siendo Samaranch y Perinat dos de los embajadores españoles a destacar. En 1984 viaja Juan Carlos a Rusia por primera vez.

En la URSS se produce después de la época de Breznev, la perestroika de Gorbachov y la modernización política y económica del país, pero que se traduce al final en el golpe de Estado de Boris Yeltsein y la privatización de las antiguas empresas estatales. Constituyéndose una oligarquía económica a partir de antiguos funcionarios del partido, dando lugar a la situación actual con el gobierno de Putin de tintes autoritarios.

La guerra de Chechenia en el Cáucaso produce la desmembración en multitud de Estados, posteriormente se forma la Comunidad de Estados Independientes CEI como Ucrania y Bielorusia en la parte europea, incluyendo hasta 10 estados procedentes de la antigua URSS, con un modelo político descentralizado, Georgia se separa definitivamente. Los estados bálticos se desvinculan definitivamente de Rusia y el último conflicto parte Ucrania en dos con una parte prorusa y otra apoyada por la UE, volviendo la península de Crimea a Rusia, clave en la situación militar como salida por el Caspio hacia el Mediterráneo.

La situación económica actual hace que Europa tenga una dependencia del gas ruso, especialmente Alemania. Hay cada vez más intercambios económicos con España creándose muchas empresas mixtas y existiendo un creciente turismo ruso especialmente en el levante español.

Desde el punto de vista científico existe una mayor relación entre la Academia de Ciencias rusa y el CSIC que en el pasado, lo que redundará en el futuro en un intercambio y conocimiento mutuo. La especial vinculación económica de Rusia con Cuba, tras la crisis de los misiles con los EEUU, ha provocado una presencia del español en muchas universidades rusas, a pesar de la cada vez menos influencia rusa en dicho país.

El auge del turismo mutuo y las mejores relaciones económicas harán un futuro con mayor conocimiento mutuo.

© Angel Luis Encinas.

Profesor en Universidad Complutense de Madrid.

Departamento de Filología Románica, Filología Eslava y Lingüística General.

El Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia le ha concedido recientemente a Ángel Luis Encinas la condecoración “Por la amistad y por la cooperación” por toda su carrera científica.

Libros del autor aquí



Sin cultura no hay progreso

Hace unos días encontré en Facebook un grupo cuyo nombre era algo así como “sin cultura volverá a ganar el PP o el PSOE”, y creo que no le falta razón, pero sólo en parte, porque aunque son estos dos partidos los responsables de la situación en la que actualmente se encuentra el país, no solamente en el aspecto económico sino también en el aspecto social, entendiendo por tal la continua confrontación ideológica donde el ruido que se mete por un lado y por el otro, hace que muchos nos sintamos descolocados, sometidos a una agitación sin precedentes donde incluso los que se sitúan en el mismo lado no se ponen de acuerdo.

Me gustaría pensar que estamos ante una revolución de ideas pero, desgraciadamente, no es así, sino más bien todo lo contrario. Por un lado tenemos a los de la derecha, cuya  principal baza de ataque entre ellos es la corrupción política, limitándose a decir los unos que son mejores que los otros porque no tienen corrupción en el seno de su partido. Obviamente me estoy refiriendo por si alguno o alguna no lo ha captado todavía al Partido Popular y a Ciudadanos, que si bien es verdad en este último, sin embargo, a pesar del poco tiempo que lleva en la política estatal ya ha recibido algún tirón de orejas por el Tribunal de Cuentas en cuanto a la  justificación de algunas subvenciones electorales; por lo demás depende del sector imperante dentro del Partido Popular para situar a uno más o menos a la derecha del otro. Por otro lado, en los de la izquierda, el revuelo es mayor, aunque no es cosa de ahora sino que viene de mucho tiempo atrás con tiranteces hacia políticas cada vez más populistas aunque se traten de disfrazar de cierto humanismo.

Ahora bien, no es mi intención en estos momentos hacer una crítica política de la cual, creo  que una gran mayoría estamos más que hartos bajo el convencimiento de que cada uno cuando alcanza el poder no lo hace mucho mejor que el precedente, ganando finalmente, no el mejor, ni siquiera el menos malo, sino por lo mal que lo han hecho los anteriores. Dicho de otra manera, no son los méritos propios los que llevan a triunfar hoy en día a los partidos políticos en su lucha por el poder en los diferentes comicios electorales, sino lo mal que lo hace el contrario, repitiéndose esta pauta de comportamiento una y otra vez.

Así pues, abandonando la arena política y siguiendo con el nombre del grupo de Facebook en principio citado, permítanme que lo modifique en parte para aseverar que “sin cultura no hay progreso”, y no me estoy refiriendo solamente al progreso económico, que también, si tenemos en cuenta que la cultura constituye una cualidad integral dentro de la formación del individuo que abarca casi todas la parcelas de nuestra vida en sociedad.

Vivimos en un sistema donde la velocidad en la transmisión del conocimiento a través de la información se mueve a un ritmo tan vertiginoso que es imposible profundizar en los temas  salvo que exista el propósito del receptor de ir más allá de lo que se transmite en una noticia; de manera que esas pequeñas pinceladas sobre un tema concreto parece que nos convierte en doctores en la materia, de manera que al final todos terminamos sabiendo de todo, aunque en realidad no sabemos de nada, al menos con la profusión de la que parece presumimos.

Es sorprendente, cuanto menos, oír a determinadas personas que cuando hablan parecen sentar cátedra del tema en cuestión aunque carezca de la formación adecuada en la disciplina a la que se refiere, en definitiva nos convertimos en un santiamén en médicos, jueces, abogados, sociólogos, politólogos, psicólogos o especialistas en un sin fin materias del conocimiento que quienes ejercen la profesión a la que se refieren han tenido que superar, cuanto menos, una carrera universitaria, algún que otro master no regalado, además de la práctica durante mucho tiempo y la investigación o información continúa, llegando a la conclusión cada vez que se profundiza más sobre el tema, de que realmente, es tanto lo que nos queda por aprender que la humildad nos lleva a pronunciar aquella frase atribuida a Sócrates de “sólo sé que no sé nada”,  y que Platón recogió por primera vez habida cuenta que aquel no dejó testimonio por escrito de su filosofía.

“Es sorprendente, cuanto menos, oír a determinadas personas que cuando hablan parecen sentar cátedra del tema en cuestión aunque carezca de la formación adecuada en la disciplina a la que se refiere, en definitiva nos convertimos en un santiamén en médicos, jueces, abogados, sociólogos, politólogos, psicólogos o especialistas en un sin fin materias del conocimiento”

Estando así las cosas, lo normal es ver a las personas enzarzándose en discusiones que no llegan a ningún sitio sino simplemente a discutir por discutir, y sólo por aquello de que yo tengo que llevar siempre la razón. Y no digo con ello que no haya que opinar y mucho menos cuartar la libertad de pensamiento y opinión de los demás, sino todo lo contrario; ahora bien con un conocimiento mínimo de lo que se habla, y sobre todo, con la capacidad suficiente de saber escuchar a nuestro interlocutor porque seguro que algo aprenderemos, aunque sólo sea a no repetir la idioteces que salen por su boca, si es que realmente lo son, o simplemente para combatir su argumento si el nuestro consideramos que es más sólido.

Otras veces, presuponemos que determinadas opiniones porque son expuestas por personas con determinado poder mediático o por su formación expresa sobre la materia de la que se habla tiene que ser dogma de fe para los demás, tampoco se trata de esto, ni tampoco de cuestionar todo lo que digan los demás controlen o no el tema, pero sí tener el suficiente juicio crítico de al menos poner en formol sus palabras hasta recabar la información suficiente que nos permitan corroborarla o rechazarla, o en muchos casos entenderlas para poder criticarlas. Sólo así avanzaremos o progresaremos como personas, y como seres sociales que somos, también como sociedad, dejando de perder el tiempo en discutir por discutir o por imponer a los demás nuestro criterio muchas veces fundado en lo que hemos oído a otros sin saber de lo que realmente se está hablando.

Concluyendo, el conocimiento es el motor del progreso y el que nos va a reportar la ideas suficientemente sólidas para hacer que nuestra sociedad avance.

Los criptojudíos de La Raya. Una cultura de resistencia. “Las rezas de Bragança”

No se conoce Zamora en una hora, y tampoco en este mismo tiempo se puede conocer la historia  Pueblo Serfadí, pero sí tomar una primera aproximación.

 

La diáspora  (en griego: διασπορά [diasporá], ‘dispersión’), implica la dispersión de grupos étnicos o religiosos que han abandonado su lugar de procedencia originaria y que se encuentran repartidos por el mundo, viviendo entre personas que no son de su mismo origen o condición. Término empleado también para referirse al exilio judío fuera de la Tierra de Israel y la posterior dispersión del pueblo judío por el mundo.

Poco más de una hora  y media estuvimos en tan bella e histórica ciudad, a esas horas de la tarde en el que el calor  invita a la gente a acostarse la siesta, para asistir a una de las ponencias del Congreso  Internacional “Los Judíos en el Antiguo Reino de León”, celebrado el pasado jueves y viernes.

La ponencia a la que fuimos invitados por uno de los integrantes de la mesa, en concreto por el historiador José Manuel Laureiro,  dedicado a la investigación del legado sefardita en la frontera norte entre España y Portugal, nos expuso de forma amena,  como parte del libro presentado en el acto, del que es autor  junto con la también historiadora Anun Barriuso, con el título «Los criptojudíos de La Raya. Una cultura de resistencia. “Las rezas de Bragança”»; como se formó a lo largo de la  frontera de ambos países una cultura sefardita.

«Los criptojudíos de La Raya. Una cultura de resistencia. “Las rezas de Bragança”»; como se formó a lo largo de la  frontera de ambos países una cultura sefardita.

Cultura de resistencia por asentamientos de judíos perseguidos a ambos lados de la línea fronteriza entre ambos países, conocida con el nombre de La Raya, cuyas tradiciones se transmitían oralmente por ser secretas, con el objeto de no dejar pruebas evidentes por las que pudieran ser apresados en su persecución, primero perseguidos en Castilla y Galicia, fruto de la violencia antijudía, y más tarde por el Edicto de los Reyes Católicos.

Poco tardarían también en ser expulsados de Portugal por Manuel I al emparentar con los Reyes Católicos al casarse con su hija María, cediendo de esta manera a su exigencia de expulsar de su reino a los judíos. Así se formó La Raya.

 

Cultura de resistencia por asentamientos de judíos perseguidos a ambos lados de la línea fronteriza entre ambos países, conocida con el nombre de La Raya, cuyas tradiciones se transmitían oralmente por ser secretas, con el objeto de no dejar pruebas evidentes 1925

Se nos dio a conocer que, entre los vestigios que recuerdan el paso de este pueblo y de su cultura por esta zona,  se encuentran “Las Rezas de Bragança”, escritas por el criptojudío Eugenio Carvalho, abuelo de otro de los miembros invitados a las mesa, Antonio Fernandes,  plasmando de esta manera por escrito oraciones que se habían transmito oralmente de generación en generación,  fundamentalmente por las abuelas.





Finalmente, de forma breve por falta de tiempo, se nos presentó por Inés Noguiero del Instituto de Investigaçao em saúde-Universidad de Oporto,  bajo el título “Identdad judía y genética en la población de Bragança“, un análisis genético sobre el asentamiento judío en esta zona.

Llegó sin esperarlo el final del acto, y una puerta se había abierto; la curiosidad de saber más de quienes integran la multiculturalidad de este país, del paso por su historia, de su propia historia, de la historia de una cultura de resistencia de un pueblo errante.

Gracias José Manuel por habernos abierto esa puerta.

 

 

Histórico concierto de Queen y Adam Lambert en el Wiking Center de Madrid

ScreenHunter 10 Jun. 19 13.13

ScreenHunter 10 Jun. 19 13.13

 

Tercera vez que veía a QUEEN después de esa resurrección, tras el fallecimiento de Freddie Mercury, y primera con el actual vocalista, el americano Adam Lambert. Las expectaciones eran muy altas desde el mismísimo momento que el anuncio del concierto se realizó y a tal punto ni siquiera consulté el Setlist de la gira antes de este concierto.

Sobre las 21.15 hs las luces se apagaron y el delirio generalizado colapsó el Palacio de los Deportes. El show comenzó de una manera extremadamente rockera y Tear It Up, Seven Seas Of Rhyey, sobre todo, Tie Your Mother Down sonaron realmente genial. El actual cantante es realmente un portento y con una capacidad vocal realmente asombrosa, pero huelga decir a título enteramente personal, que quizás le falte un poco de garra o macarrismo a la hora de cantar las canciones como las anteriormente mencionadas. Suena demasiado pulcro, demasiado perfecto y para ciertas canciones, principalmente las compuestas previamente al disco News Of The World, es algo que eché en falta sin duda alguna. Pero insisto… Es un grandísimo vocalista y lo ha demostrado a la perfección.

“…El show comenzó de una manera extremadamente rockera y Tear It UpSeven Seas Of Rhyey, sobre todo, Tie Your Mother Down sonaron realmente genial. El actual cantante es realmente un portento y con una capacidad vocal…”


Prosiguieron con Play The Game y la divertida Fat Bottomed Girls que fue bastante festejada por los presentes y el solo de Brian May fue realmente antológico. Previo paso por la grandiosa Killer Queen, apareció en la noche otra de las canciones más festejadas que fue Don´t Stop Me Now que siempre será una inyección de positividad y energía. En Bicycle Race a Adam Lambert se le vio ataviado y paseando con una florida bicicleta por todo el escenario y multitud de bicicletas por las pantallas que adornaban el escenario.

El grandioso Roger Taylor tuvo su momento de gloria con una de mis canciones favoritas de la banda. I’m In Love With My Car sonó tan perfecta, emocionante, maravillosa e indudablemente fue de los más altos y épicos momentos que viví durante la noche. Another One Bites The Dust también fue otra de las más bailadas y cantadas por todos los presentes y a posteriori Adam Lambert tendría su momento estelar, interpretando uno de los temas de su carrera solista, la pegadiza Lucy. Con I Want It All explotó el Wizink Center y nuevamente el grandioso Brian May hizo gala de su excelencia y en la parte rápida, bien secundado por el contundente Roger Taylor de la canción provocó más de un delirio entre todos los asistentes. Hablando de éste último, durante toda la noche tuvo una grandísima ayuda y apoyo de parte del percusionista Tyler Warren.

Posteriormente los decibelios bajarían y con Brian May acompañado de su guitarra acústica, tras un previo coqueteo con el españolísimo Concierto de Aranjuez, Love Of My Life fue poesía pura… Fue misticismo… Fue magia iluminada por los miles de teléfonos móviles y por la presencia de Freddie Mercury en las pantallas. Otro de los momentos de piel de gallina que la noche nos regaló.

Somebody To Love y Crazy Little Thing Called Love fueron las elegidas para continuar con la presencia de la batería en primer plano, y tras una batalla baterística entre Roger Taylor y Tyler Warren continuaron su andadura con Under Pressure y I Want To Break Free que no sólo fueron bien recibidas por todos los presentes, sino que fueron cantadas hasta la saciedad.

Con You Take My Breath Away sonando por la PA y unos magníficos láseres iluminando las sombras, posiblemente aconteció el momento más perfecto de toda la noche. Para Who Wants To Live Forever el vocalista americano demostró lo grande que es y lo que sencillamente es transmitir sentimientos a través de una canción. Creo que fue “su” canción de la noche y en donde más se lució.

Brian May también tuvo su momento de gloria, primero interpretando Last Horizon que apareciera en su primer disco solista (Back To The Light) y luego marcándose un estupendo Solo de Guitarra subido a una plataforma a muchos metros de altura. The Show Must Go On también fue muy festejada por todos los presentes y con nuevamente un Adam Lambert grandioso.

Para Radio Ga Ga todo el recinto aplaudió hasta el cansancio y fue la perfecta presentación que la banda eligió para interpretar el mayor de sus inmortales himnos… Sí… Bohemian Rhapsody fue lo que prosiguió y también fue coreada y vivida por todos.

Todos los que conocemos a la banda, y vimos infinidad de veces sus conciertos, y por ello sabíamos que el final estaba cerca… Después de que la banda se ausentara del escenario por unos minutos, volverían para interpretar ese combo infaltable integrado por We Will Rock You y We Are The Champions.

Más de dos horas después y con una sonrisa dibujada, todos nos marchamos felices. Aunque a más de uno seguramente este pensamiento nos habrá rondado por la cabeza ¿Habrá nuevo disco con Adam Lambert? ¿Habrá nuevas giras? Parafraseando al genial Jeffrey Archer… Sólo el tiempo lo dirá ;).

Schopenhauer y el jamón

Dialéctica
A veces, sin buscarlo, se encuentran las fuentes en las que algún tema que te preocupa ha bebido y empiezas, inopinadamente, a entender lo que pasa a tu alrededor. Llevo mucho tiempo denunciando mi absoluta incomprensión sobre lo que sucede en el ámbito político y después de ver “Una Razón Brillante”, película francesa en cuya crítica no voy a entrar, el mundo se ha vuelto mucho más comprensible para mí.

Trata la historia sobre un concurso universitario de dialéctica, esa disciplina básica sobre la que es fácil comprender al cabo de un par de discursos que ninguno de nuestros personajes públicos la ha estudiado ni practicado en toda su dedicada vida. Este conocimiento que era fundamental en las antiguas ciencias y que trata del bien hablar, del bien exponer las razones, sigue siendo un saber apreciado y puesto en valor en sistemas docentes algo más avanzados que el nuestro.

“Lo importante no es la verdad, es conseguir tener razón”. Esta es la base de la película. Esta y las treinta y ocho técnicas para conseguirlo descritas por Schopenhauer en su “Dialéctica Erística o El Arte de Tener Razón”. Al cabo de veinte minutos para mí estaba claro que estaba asistiendo a un curso acelerado de aplicación práctica en el ámbito de la política.

Lo importante es tener razón. No importan las consecuencias, no importan los medios, no importan las víctimas, si conseguimos tener razón, que nos voten, imponer nuestro criterio más allá de su autenticidad o idoneidad el objetivo habrá sido alcanzado.

Pensé inicialmente en Cataluña, en todo el “procés” como claro ejemplo de una aplicación sobre el terreno de las técnicas descritas, la última de las cuales se debe aplicar cuando se advierte que todas las demás han fallado y se está a punto de perder el debate, y es la descalificación, si es preciso brutal, del contrario. El insulto, la vejación. ¿Les suena?

Pero pasados esos primeros instantes, esa identificación meridiana de unos hechos recientes, actuales, me di cuenta de que la realidad es mucho más cruda, mucho más sangrante. Ninguna ideología tendría la más mínima oportunidad de ser asumida por nadie si no consiguiera previamente tener razón más allá de la verdad que contenga. Ninguna persona con una autoestima básica puede seguir a alguien que no le convenza, que no le demuestre tener razón. Pero dado que las ideologías se niegan unas a otras, dado que cuando una sostiene algo, otra sostiene lo contrario, y algunas de ellas más puntos intermedios en distintos grados,  se puede llegar a la conclusión de que ninguna tiene el más mínimo interés en otra verdad que la emanada de sus propias razones.

“Pero dado que las ideologías se niegan unas a otras, dado que cuando una sostiene algo, otra sostiene lo contrario, y algunas de ellas más puntos intermedios en distintos grados,  se puede llegar a la conclusión de que ninguna tiene el más mínimo interés en otra verdad que la emanada de sus propias razones.”

La sublimación, que Schopenhauer no pudo incluir en su libro pero me permito apuntar como anexo de esta forma de deformar los hechos para apropiarse de la razón, es el mitin. Es esa exposición exaltada de medias verdades, verdades a medias y mentiras constatables sobre los argumentos del contrario que, además, colabora con su ausencia y falta de respuesta. Es esa exaltación de la mentira razonable, trufada, en muchas ocasiones, de insultos al oponente, destinada a la exaltación de los convencidos y que no tiene otra finalidad que la apropiación de una razón que, excepto para los ya captados, nunca pretendió ser verdad, si no simplemente parecerlo.

Y si concluimos, que yo sí concluyo, que nuestra política sigue el antiético guión que Schopenhauer propuso. Si es no solo capaz de seguirlo, sí no que incluso lo supera, ¿Qué clase de sociedad en valores pretendemos crear?, ¿vivir?, ¿transmitir?

Es cierto que el jamón se saca del cerdo que se alimenta con la basura, pero me temo que éticamente no conseguimos este último paso de la sublime transmutación. Nos alimentan con basura y en cerdos nos quedamos, sin llegar a dar jamón, y, seguramente, en muchos casos, sin ni siquiera pretenderlo.

Laico, que no laicista

Anticlericalismo

Desde una postura absolutamente laica, o aconfesional a gusto de cada uno, observo con un sentimiento entre la curiosidad y la frustración la progresiva implantación del laicismo, en realidad de un furibundo anti catolicismo, que pretende erradicar de la vida española cualquier atisbo de religión por la tremenda, sin importarles ni poco ni mucho el sentimiento popular o consideración alguna de cualquier tipo. Hay que imponerle al pueblo, con visos de populacho cerril e ignorante, la verdad por encima, si es necesario, de su propia voluntad. Claro que esto, en estricto sentido político, tiene un nombre muy feo, totalitarismo.

Un estado laico, o aconfesional a gusto de cada uno, es aquel que no favorece a ninguna religión sobre cualquier otra, no el que perjudica a una concreta con el fin, o no, de favorecer a otras. Y el matiz es tan importante en un país que puede ser legalmente laico, o aconfesional a gusto de cada uno, pero popular y tradicionalmente ligado a una determinada religión, que marca las diferencias que algunos quieren hacer insalvables. Por mucho que las leyes lo digan, que lo deben de decir para defender la libertad religiosa, el pueblo, ese populacho cerril e ignorante para algunos que pretenden hablar en su nombre, tiene unas creencias, unas tradiciones y unos usos y costumbres que nadie tiene derecho a erradicar en nombre de una idea personal, ni aunque esa idea personal se articule en partidos e ideologías, o tenga visos de conveniente.

Un estado aconfesional, o laico a gusto de cada uno, es el que respeta escrupulosamente las creencias de todos los que pertenecen a él y facilita su práctica o la ausencia de la misma si ese es su deseo. Lo otro, lo que algunos pretenden vendernos con esa etiqueta es un estado laicista con unos marcados tintes totalitaristas. Un estado en el que la religión es sustituida por una anti religión, o una religión de signo contrario, como es el laicismo.

 

“… Lo otro, lo que algunos pretenden vendernos con esa etiqueta es un estado laicista con unos marcados tintes totalitaristas.”

No voy a defender desde aquí a ninguna iglesia, a ninguna religión, primero porque seguramente ellas tienen mejores medios que yo para hacerlo, segundo porque en muchos casos son indefendibles y tercero, y principal, porque ni me da la gana ni me sale de dentro. Pero con el mismo rigor no voy a comprar una persecución con una etiqueta falsa, interesada y que pretende ser de verdad verdadera, de esa que no existe.

Dos veces al año, dos, los laicistas españoles inundan las redes sociales y aparecen en algunos medios de comunicación reclamando en nombre del pueblo ignorante, que como populacho cerril se opone en vez de agradecerlo, la abolición de unas prácticas de origen religioso, pero de desarrollo actualmente plástico y social, en aras de una libertad que solo es la que ellos consideran. Dos veces al año, dos, navidad y semana santa. No he visto la misma pasión liberadora cuando los eventos pertenecen a otros ámbitos culturales o religiosos.

Yo no le puedo explicar el amor al que no se ha enamorado. No le puedo explicar la pasión al que nunca se ha enfrentado a ella. No puedo explicar los sentimientos a quién no los siente. Puedo describirlos, con mayor o menor rigor, con mayor o menor acierto, con mayor o menor belleza, pero no puedo compartir ese algo más que se produce cuando uno siente en las entrañas.

Puedo describir una procesión, la belleza de la talla, la riqueza de los ornamentos, la emoción del ambiente que la rodea, la plasticidad de esa calle angosta o esa curva imposible, la sensación de la piel erizada cuando suena una saeta bien cantada, bien sentida, la armonía del movimiento de un paso bien portado, bien acompasado a la música, o al silencio, pero me es imposible despertar en aquellos que no lo sienten, esa sensación íntima de comunión, esa sensación interna en algún lugar de las vísceras, que producen los momentos especiales. Y sé que no puedo hacerlo porque también hubo tiempos en los que todo eso me producía indiferencia.

Tampoco puedo obligar a sentir esa alegría comunitaria que la navidad, la que yo recuerdo, no la actual ya descafeinada y entristecida desde las ideologías laicistas, creaba en el ambiente. El sonido de los villancicos, los mercadillos populares navideños, la iluminación festiva y adecuada al evento a celebrar, los regalos, las reuniones familiares, las vacaciones y la magia en el ambiente. No puedo obligar a nadie, ni siquiera explicárselo, a sentir todo eso, y menos cuando en muchas de nuestras ciudades ya se ha perdido. Cuando cada vez más españoles, los que lo añoran y pueden, se van a buscarlo en otros países que en su barbarie no han comprendido todavía su error y siguen celebrándolo sin complejos, o sea, todos los demás.

Vivimos inmersos, creo que interesadamente, en un pasado que nos aplasta, que nos condiciona, que se usa permanentemente como argumento para coartar e imponer. Vivimos más pendientes de lo que nos dicen que tenemos que pensar para ser correctos que de lo que realmente sentimos. Vivimos pendientes de lo que hacen los demás en vez de vivir pendientes de lo que nosotros, cada uno, cada cual, debemos de hacer. Vivimos de espaldas a nuestra historia, dispuestos a lamentarla en lo que los demás la ensalzan, enfrentados a nuestras tradiciones porque existen otras y las nuestras, siempre, son las malas. Vivimos deseando ser quienes no somos y pretendiendo que los demás sean como a nosotros nos gustaría. Vivimos una frustración permanente. Vivimos acomplejados y reos de nuestro propio descrédito, política, social y religiosamente.

“Vivimos deseando ser quienes no somos y pretendiendo que los demás sean como a nosotros nos gustaría. Vivimos una frustración permanente. Vivimos acomplejados y reos de nuestro propio descrédito, política, social y religiosamente”

A mí, como laico, o aconfesional según el gusto de cada uno, me parece plásticamente impecable, ambientalmente emocionante, y religiosamente indiferente, que los legionarios porten un cristo crucificado, preciosa talla, entre un público que lo disfruta, entre un público compuesto por personas que individualmente ellos sabrán lo que sienten, y que los prefiero a los que no sienten nada o sienten algo negativo. ¿Alguien en su sano juicio piensa que todos los cofrades, que todos los espectadores, que todos los músicos son practicantes fervorosos de una opción religiosa? Solo los miopes o aquellos cuya ceguera es interesada. Como los actores, el papel solo manda en lo que estás en el escenario, luego cada quién se queda con sus verdaderos sentimientos, con sus creencias interiores y resuelve sus contradicciones. Y como representación de una historia las procesiones son de una belleza inenarrable y tienen un poder de convocatoria y una capacidad de aforo que para sí quisiera cualquier otro espectáculo.

A mí, como laico, o aconfesional según el gusto de cada uno, no me molesta que la bandera de España esté a media asta porque así lo especifican los reglamentos militares que nadie ha cambiado todavía. ¿Por qué razón me iba a molestar? Tampoco me molestaría que lo estuviera el día de mañana para conmemorar la muerte de Mahoma o cualquier otra conmemoración luctuosa de cualquier otra creencia.

Yo, como aconfesional, o laico a gusto de cada uno, como librepensador y ácrata, declaro formalmente mi gusto por las procesiones, por los villancicos, los nacimientos, los dulces judíos de pascua, los desfiles de año nuevo chinos y cualquier otra manifestación que sea capaz de sacar al ser humano de su ensimismamiento individualista y egoísta

Agradezco a la iglesia, esa misma que con sus acciones me expulsó de su seno hace cincuenta años y a la que no perdono sus errores, que haya fomentado y preservado la belleza de la imaginería, la belleza de la arquitectura sagrada, la belleza de la escultura y de la pintura, el fomento de las artes y el mecenazgo de los artistas. Porque no solo de rencor, de odio o de enfrentamiento puede vivir el hombre, ni todas las verdades son iguales. Porque el mundo en el que vivimos sería en muchos sentidos peor sin ese arte que algunos, en nombre del pueblo, ese cerril e ignorante, pretenden erradicar, sin esas referencias éticas y morales que han conformado el pensamiento que ellos reclaman como si hubiera sido inventado por ellos y hubiera surgido de la nada, sin que hubieran contribuido a preservar, tantas como a destruir, el conocimiento y estudio de los antiguos eruditos y pensadores.

Yo, como parte del pueblo cerril e ignorante, como laico confeso, o aconfesional según el gusto de cada uno, como librepensador y ácrata, lo que si me declaro es anti laicista beligerante, triste y un poco aburrido. Para ignorantes, fanáticos intolerantes y difundidores de la verdad única, me conformo con los de siempre, al menos me dan algo a cambio.

El ser humano por encima de todo

Los “seres humanos”, ustedes y yo, biológicamente no somos más que una especie animal que recibe el nombre de Homo Sapiens, principal característica que nos diferencia de otros seres vivos, es decir la capacidad de razonar; la cual nos ha permitido organizar el mundo, relacionarnos con otros sujetos de la misma especie, lo que a la vez nos convierte en seres sociales, por ser capaces de vivir en sociedad, consesuando o conveniendo las reglas básicas para la convivencia.

Por otra parte, con  el vocablo “todo” estaríamos designando a un conjunto como una unidad o refiriéndose a la totalidad de sus elementos. Algo difícil de entender que científicos de nuestro tiempo como Albert Einstein y Stephen Hawking, han tratado de explicar a través de la denominada “teoría del todo”, como una hipótesis de la física teórica que plantea la conexión entre todos los fenómenos físicos conocidos en el universo.

No obstante, nosotros vamos a referirnos al “todo” como aquellos elementos o realidades con las que tiene que convivir el ser humano, sobre todo aquellas que delimitan el concepto de humanismo.

El humanismo es una corriente filosófica que ha tenido una gran influencia tanto en la psicología como en la política y las ciencias sociales en general. Sin embargo, no existe como algo homogéneo, sino que existen diferentes tipos de humanismo.

Nació en Italia en el siglo XV durante la época renacentista, fundamenténdose en el valor de los seres humanos, dándole mayor importancia al pensamiento crítico y a lo racional, por encima de toda superstición o dogma. Así el humanismo se caracterizó por la libertad de pensamiento más allá de cualquier creencia, con un fuerte amor a lo natural, interesándose por el desarrollo de la inteligencia, que implicaba el ejercicio de la ciencia, análisis e interpretación.

Cada una de estas clases de humanismo expresa, a su manera, la idea fundamental de esta forma de pensar: que importan la vida de todos los seres humanos y que, por defecto, hay que respetar las vidas de los demás sin pretender alterarlas injustificadamente o sin tener en cuenta su opinión.

De todas las manifestaciones o tipos de humanismo, nos centraremos en el humanismo empírico, el cual, se trata de diferenciar del resto, por el hecho de ser más una de los más prácticos y aplicados, de manera que, mientras otras formas de esta corriente de pensamiento se basan más en ideas abstractas, como por ejemplo la necesidad de no dominar a otros seres humanos, este se centra en el rechazo o la aceptación de ciertas acciones o actitudes concretas.

Se trata realmente de una corriente de pensamiento donde se le otorga mayor  valor a las acciones y a los conceptos, por lo que lejos de ser una doctrina, destaca las acciones que deben ser aceptadas o rechazadas por los individuos; motivo por el cual rechaza toda acción que ponga límites a la libertad de pensamiento y de expresión.

Condenan cualquier forma de violencia y exaltan los derechos de las minorías, promoviendo, asimismo, la fraternidad y la libertad como los máximos valores humanos, por lo que esta corriente se ha convertido en un referente valioso en nuestro mundo actual, donde el individuo esta sometido a una servidumbre social, donde los dogmas limitan la libertad de pensamiento y el dinero lo controla todo.

“Se trata realmente de una corriente de pensamiento donde se le otorga mayor  valor a las acciones y a los conceptos, por lo que lejos de ser una doctrina  (…)  rechaza toda acción que ponga límites a la libertad de pensamiento y de expresión.”


Además, dicha servidumbre, hace que las acciones de los individuos están sometidas al un juicio social, de manera que, si lo que un individuo piensa no es aceptado por la mayoría se convierte en un paria ideológico, lo que nos lleva a una falacia ad populum, porque la mayoría apela a la popularidad de una reclamación como una razón para aceptarla, o lo que es lo mismo, acepta una idea o una conducta por el hecho de que un montón de personas no pueden estar todas equivocadas; valga como ejemplo el razonamiento: “El hecho de que la mayoría de los ciudadanos apoyen la pena de muerte prueba que esta es moralmente aceptable” o “Star wars es la mejor película de todos los tiempos. Ninguna película ha hecho tanto dinero como ella”.

Estando así las cosas, el problema es que las corrientes de opinión aunque tienen su origen en la opiniones de la individualidad de los entes sociales en torno a temas de interés común, conllevando un debate cuando se adentran en un proceso comunicativo colectivo; sin embargo, el poder del dinero, hace que sea fácil la manipulación de los individuos y de las sociedades en que éste se integra, donde la publicidad y el marketing juegan un papel importante que distorsiona dichas corrientes de opinión.

De la misma manera, la política, como ciencia que trata del gobierno y la organización de las sociedades humanas, especialmente de los Estados, utiliza sin escrúpulos a través de las ideologías a los individuos sociales, buscando únicamente la rentabilidad política para asegurarse el poder más que el propio bienestar del ser humano,  lo que unido al poder del dinero antes citado y a su influencia en las corrientes de opinión, nos lleva a la servidumbre social a la que hemos hecho referencia.

 


Es por ello, que el humanismo empírico se convierte en un referente muy importante en nuestras vidas, porque nos lleva al resultado de que el individuo esté por encima de todo y nada ni nadie esté por encima del ser humano. Por lo que tenemos dos opciones, una empezar a pensar por nosotros mismos o, por el contrario, someternos a corrientes de opinión formadas en base dogmas políticos o de cualquier otro tipo. Dicho de otra manera, empezar a ser personas o convertirnos en borregos.

Las ninfas de la discordia

Waterhouse Hylas And The Nymphs Manchester Art Gallery 1896.15

Waterhouse Hylas And The Nymphs Manchester Art Gallery 1896.15

“Sensacionalismo”: término periodístico que denuncia la tendencia a producir sensación, emoción o impresión en la audiencia a través de la publicación de información -normalmente en temas polémicos- que resulta dudosa, falsa o dañina. Más o menos este es un resumen sobre el término en cuestión que puede encontrarse en Wikipedia.

En general hoy en día la mayor parte de los medios son sensacionalistas (ni siquiera este mismo se salva). Al fin y al cabo la información parece haberse convertido en un producto de entretenimiento que tan solo vale para reafirmar nuestras convicciones y para animarnos el “espíritu” a través de una montaña rusa de emociones -desde la compasión hacia el odio-.

Hay tantos ejemplos de noticias que tergiversan la información para echar gasolina a los debates sociales actuales que el tema en cuestión bien valdría para redactar una larga y extensa tesis doctoral. Pero hoy voy a centrar mi atención en un suceso particular, y en concreto en el tratamiento -en forma de noticia- que se le ha dado desde el diario El Español.

Mientras andaba echando un ojo por Facebook me encontré un post con una imagen -la misma de este artículo- y un título muy curioso -y sensacionalista, dicho sea de paso-: “Un museo de Manchester retira un cuadro de ninfas por el debate sobre el feminismo” Me picó la curiosidad y me dispuse a leer la noticia entera, la cal está colgada en el apartado de “Cultura” del medio en cuestión y viene firmada por un tal “E.E.”. Resumiré brevemente el contenido del artículo –al cual remito al lector, ya que es bastante breve-: la Manchester Art Gallery -en la que se expone la famosa obra que se puede ver arriba- decidió retirar la obra Hilas y las ninfas de John William Waterhouse “por ser inadecuada al público moderno” (guarden esta cita literal del artículo en la memoria, al igual que las que están por venir) La razón, tal y como señala el artículo, es generar conversaciones sobre la exhibición e interpretación de las obras de arte en ese museo, lo cual habría producido una enrome polémica, ya que el museo “ha considerado que la fantasía erótica de la época victoriana podría herir los sentimientos del feminismo”.

La razón, tal y como señala el artículo, es generar conversaciones sobre la exhibición e interpretación de las obras de arte en ese museo, lo cual habría producido una enrome polémica, ya que el museo “ha considerado que la fantasía erótica de la época victoriana podría herir los sentimientos del feminismo”


Clare Gannaway, del Manchester Art Gallery -señalando desde EL Español al diario británico The Guardian como fuente- ha explicado que el “objetivo de la eliminación era provocar el debate, no censurar” Precisamente con una reflexión de Clare termina el artículo -no sin antes señalarse que “la obra suele estar ubicada en una sala titulada ‘En busca de la belleza’, que contiene pinturas (…) que muestran muchos destapes femeninos”): “Personalmente, me da vergüenza que no lo hayamos tratado antes. Hemos estado centrados en otros aspectos y hemos olvidado mirar este espacio y pensarlo apropiadamente. Queremos hacer algo al respecto ahora”

Hasta aquí el relato del diario El Español. Dejad de leer un momento. Pensad. ¿Qué sensaciones, que sentimientos os ha transmitido esta información? ¿Os ha enojado? ¿Pensáis que el mundo se ha vuelto loco? Si esa es la reacción que os ha producido, tranquilos, seguís estando cuerdos. Al menos esa es la sensación que me dio la primera vez que lo leí, y parece que esa es la respuesta que se busca en la audiencia por parte del autor del artículo. A los hechos me remito.

“Es increíble hasta dónde puede llegar la estupidez. Y esto no ha hecho más que empezar”. “Nos vamos a pique… lo siguiente sera la quema de libros… mira como en 1933 alemania…”. “¿Quién dijo que la censura de tiempos pasado aplastaba libertades?.AHORA, SIGLO XXI Y por la imposición de lo Políticamente correcto y el PODER de los distintos lobbies, LA CENSURA y FALTA DE LIBERTAD SE METE EN TODO ÁMBITO. SON LO PEOR. 😈”

Estos son comentarios reales del artículo ubicados en la propia noticia de El Español (me resisto a añadir algunos de los que se han publicado en el “post” de la noticia en Facebook por evitar que más de uno pierda la fe en la humanidad)

Cualquier persona ordinaria acabaría aquí. Generando una opinión (publicándola o no) sobre el mundo en base al artículo y pasando a otra cosa. Pero como sociólogo y toca pelotas profesional me he resistido a quedarme solo ahí, así que decidí investigar un poco (no más de media hora) el tema. El hecho relatado es tan chocante que algo tiene que haber detrás.

El suceso en cuestión -en forma de noticia- se ha expandido a lo largo y ancho de las redacciones de los periódicos en las últimas 24 horas (podeis comprobarlo vosotros mismo buscando “Manchester Art Gallery” en la sección de noticias de Google). Por lo que he podido ver con una sencilla búsqueda en internet, el suceso tuvo lugar la noche del viernes de la semana pasada (el día 26 de Enero)

Cinco días después (esto es, ayer), el diario británico The Guardian se hacía eco de la noticia. Como tengo la suerte de saber inglés -cosa que parece que el que escribió el articulista de El Español no sabe-, me dispuse a analizar el artículo que trataba el mismo suceso en este periódico, titulado “Galería elimina la pintura de ninfas desnudas para ‘fomentar el debate'”. Ya de entrada el título es muy distinto. Pero sigamos analizando.

El artículo empieza con una pregunta a la que le siguen los párrafos que reproduzco a continuación: “Es una pintura que muestra ninfas desnudas y púberes que tientan a un apuesto joven a su perdición, pero ¿es una fantasía victoriana erótica que va demasiado lejos, y que, en el clima actual, es inadecuada y ofensiva para el público moderno?”

“La Galería de Arte de Manchester ha formulado la pregunta después de quitar de sus paredes las Hilas y las ninfas de John William Waterhouse, una de las pinturas prerrafaelistas más reconocibles. Las postales de la pintura se eliminarán de la venta en la tienda del museo”

“La pintura fue retirada el viernes y reemplazada por un aviso explicando que se había dejado un espacio temporal ‘para generar conversaciones sobre cómo exhibimos e interpretamos obras de arte en la colección pública de Manchester’. Los miembros del público han pegado notas Post-it alrededor del aviso dando su reacción”

A continuación se cita la explicación -ya recogida en El Español- de Clare Gannaway, diciendo que el objeto de esta “perfomance” artística es generar debate (de hecho, el mismo acto de descolgar el cuadro fue un acto artístico al que se le dio bombo y platillo, como señalan en The Guardian) También se recoge la opinión de Clare con la que se cerraba el artículo de El Español (y que he recogido en el quinto parrafo), aunque con un contexto algo distinto que le da a sus palabras una connotación muy distinta. La reflexión de Clare se fundamenta en dónde estaba ubicado el cuadro, una sala llamada “En busca de la belleza”, en la que sólo había cuadros representando desnudos femeninos, los cuales eran usados en el marco de cada obra o bien para representar el cuerpo de la mujer como algo meramente decorativo o para representar a la figura de la femme fatale.

En este contexto las palabras de Clare toman un nuevo sentido: no está criticando per se que haya desnudos femeninos, sino que se está planteando porqué razón en la temática artística de la belleza en esa época se representa a la mujer de esa forma y no de otra. El arte cambia según las épocas, y es una forma de mostrar los cambios de las sociedades, tanto en sus costumbres como en sus valores -en este caso, por ejemplo, lo que es considerado bello o no-.

Precisamente este era el punto de retirar el cuadro: fomentar el debate (artístico) sobre lo que las pinturas de épocas pasadas representan y contrastarlas con los valores de nuestro tiempo. Acudiendo a la fuente primaria (la página web de la propia galería de arte) se señala precisamente esto, invitando a los visitantes a preguntarse de qué formas se puede hablar de la colección del museo que resulten relevantes en el siglo XXI. A esta pregunta que encabeza la página, le acompañan otras que invitan a la reflexión sobre el arte -lo cual es un objetivo de cualquier museo para con el visitante: que este no sólo mire, sino que piense- Reproduzco algunas de ellas. “¿Cómo podrían las obras de arte hablar de formas más contemporáneas y relevantes?”. “¿Qué otras historias podrían contar estas obras de arte y sus personajes?”. “¿Qué otros temas sería interesante explorar en la galería?”

En definitiva, entre lo relatado por el articulista de El Español y la realidad hay un largo trecho. Sin ninguna duda, este es un buen ejemplo de lo que es hoy en día el sensacionalismo en la prensa: de como de un hecho concreto sin mayor relevancia -al fin y al cabo es un museo más- se crea un debate social en torno a una información tergiversada y falsa que polariza el debate hacia una posición muy común en el imaginario social contemporáneo, que no es otra que la idea de que desde el feminismo se intenta imponer y censurar en pos de situar a la mujer en un lugar privilegiado en nuestra sociedad.

 

“Sin ninguna duda, este es un buen ejemplo de lo que es hoy en día el sensacionalismo en la prensa: de como de un hecho concreto sin mayor relevancia -al fin y al cabo es un museo más- se crea un debate social en torno a una información tergiversada”

Nada más lejos de la realidad. Lo cual demuestra -irónicamente- todo lo que aún hemos de avanzar para que actos tan sencillos como invitar a la reflexión conjunta sobre el arte no sean interpretados -a posta, todo hay que decirlo- como intentos de censura manifiesta.

Abraham Domínguez Belloso. Una persona de cine

Abrahan Domínguez Belloso

Abrahan Domínguez Belloso

Salmantino de nacimiento hace 39 años y madrileño de adopción, Abraham Domínguez Belloso es Dr. en Cinematografía, profesor universitario convencido y decidido en varias universidades de España en materia educativa y audiovisual, ensayista, artista plástico,  piloto de avión, montañero y un gran amante del paisaje en cualquiera de sus ámbitos tanto natural como cinematográfico, acerca del cual lleva años investigando. Colaborador de diversos medios escritos, director de congresos y de colecciones literarias, pertenece a ese pequeño grupo de personas que hace lo que le gusta y además disfruta con ello.

Investiga y publica actualmente sobre la importancia del paisaje en el cine y lo sublime y simbólico que encierra, siendo algo más que un escenario donde se desarrolla una acción. Ha sido columnista del Diario de Ávila con una sección semanal dedicada a los paisajes, es corrector y supervisor de varias revistas científicas nacionales e internacionales. Es autor de los libros “Excalibur y la pintura Prerrafaelista. La esencia del paisaje simbólico”, “Paisajes simbólicos en cine y pintura. De Caspar David Friedrich a Francis Ford Coppola”, “Paisajes del western. Símbolo, belleza y psicología en el viejo oeste cinematográfico” y “Masonería en siete planos de cine”.

 ¿Qué es para ti el cine?

El cine es la irrealidad de la realidad. Las dos horas que me hacen soñar y sacarme de lo cotidiano mediante un lenguaje fílmico que consigue engañarme durante un tiempo con la historia que cuenta. Además es un modo de vida, una pasión y la manera de sentirme realizado con lo que escribo y con mis clases que acercan el séptimo arte a alumnos que lo utilizarán en sus aulas como recurso didáctico el día de mañana.

 ¿Qué es para ti el paisaje?

El paisaje es el espacio físico con el que nos enfrentamos desde el momento en el que abrimos los ojos y venimos al mundo. Es lo que nos rodea y nos hace sentir vivos. Existen muchos tipos de paisaje, cultural, geográfico, psicológico… y todos son válidos. El que más me interesa a mí es el paisaje fílmico.

 ¿Qué hace un salmantino en Madrid? ¿Por qué te fuiste?

Vivir y trabajar como la gran mayoría de personas que emigramos de Salamanca a la capital de España. En Salamanca como en casi todas las provincias todo es más limitado y el ámbito laboral mucho más aún. Aunque vuelvo siempre que puedo y sigo disfrutando de los paseos por la Plaza Mayor o por el casco histórico.

¿Qué significa volver a Salamanca?

La nostalgia de un tiempo pasado. El reencuentro con la familia y viejos amigos. Pero lo que más me gusta es volver a Béjar y disfrutar de su sierra, subir al Calvitero o pasear por sus bosques de castañares. Hay algo sublime allí. Supone el reencuentro con uno mismo y con la Naturaleza. Soy de espacios abiertos y prefiero en entorno natural que el escenario urbano.

¿Cómo está la educación en España?

No goza de la buena salud que debería. Muchos sistemas educativos en los últimos cuarenta años, mucha teoría y poca práctica. Hemos caído en un buenísimo insoportable que hace que la educación esté estancada hace mucho tiempo.

¿Y la educación universitaria?

La educación es la base sobre la que se sustenta un país, si esa base no está bien cimentada se cae y con ella todo lo demás. Estamos en un país donde no se lee y esto ocurre por la propia comodidad en la que estamos sumidos, es más fácil encender la televisión y adormecerse con cualquier programa de analfabetos cuyos tertulianos son los referentes de la sociedad. En la universidad ocurre lo mismo, permanece adormecida en gran medida y eso es por la falta de ilusión y por el desinterés de casi todos sus protagonistas, unos porque se sienten infravalorados y otros porque están sólo pendientes de sus propios intereses. Cuando los gobiernos comprendan y entiendan la importancia de la educación, el país comenzará a funcionar y a caminar en el rumbo correcto.

Volviendo al cine ¿Cuál es tu película favorita?

Son muchas, no sólo una: “Lawrence de Arabia”, “Rebeca”,  ”Salvar al soldado Ryan”, “Pulp Fiction”, “Sin Perdón”, “El contrato del dibujante”, “El Padrino I Y II” y “El hombre tranquilo” por citar algunas.

Y ¿La primera película que recuerdas?

“Tiburón” de Steven Spielberg y “El Álamo” de John Wayne; ambas me marcaron bastante. A día de hoy cuando me adentro en el mar, todavía resuenan en mi mente los acordes de “Tiburón”. En cuanto a “El Álamo”, el ideal de valor de David Crokett y su lucha hasta el final por aquello en lo que creía me impactó profundamente, eso y ver por primera vez a John Wayne morir en una película.

¿Qué ha supuesto para ti el cine como persona?

Me ha convertido en gran medida en lo que soy. Tener la suerte de que alguien te acerce al cine desde pequeño hace que crezcas como persona y te crea sin duda un carácter. Ver cine requiere estar dispuesto a recibir una serie de experiencias que nos servirán de aprendizaje en nuestra propia vida si sabemos encuadrarlas bien. En mi caso ha despertado mi capacidad de soñar y sobre todo ha abierto mi mente. Al cine le debo algunos de los mejores momentos de mi vida y espero que siga descubriéndome nuevos horizontes que explorar y sobre los que poder escribir e investigar.

La alfombra roja de los Globos de Oro 2018, se tiñe de negro

 

 

La alfombra roja de los Globos de Oro 2018  celebrada ayer en el hotel The Beverly Hilton de Los Ángeles, California, se ha teñido de negro debido a los vestidos y trajes oscuros de los asistentes como protesta contra el acoso sexual en Hollywood y la desigualdad de género, lo que ha llevado a los cronistas de casi todo el mundo a preguntar a los nominados acerca de las campañas #MeToo (yo también) y Time´s UP (se acabo el tiempo), organizadazas desde que el pasado mes de octubre salieran a la luz numerosas acusaciones contra el productor de cine Harvey Weinstein.

 

Seth Meyers, comenzó la gala de la 75 edición de los premios con un monólogo de lo más reivindicativo sobre dichos acosos, con las siguientes palabras: “La marihuana se ha legalizado y el acoso sexual ya no está bien, comienza bien este 2018“.

Alfre Woodard, Garrett Hedlund, Kristen Bell y Sharon Stone han sido los encargados de leer la lista de nominados de los Globos de Oro 2018, en la que partía como favoritala película de Guillermo del Toro, ‘La forma del agua’, que finalmente se ha hecho con 7 nominaciones. ‘Los archivos del Pentágono’ ha sido destacada en seis categorías, y le siguen en número ‘Ladybird’, con cuatro, y ‘Dunkerque’ y ‘Call me by your name’ y ‘I, Tonya’, con tres cada una; quedando la lista de premios de la siguiente manera:

Cine

  • Mejor película (drama): “Tres anuncios por un crimen”
  • Mejor película (comedia o musical):Lady Bird
  • Mejor director: Guillermo del Toro, The Shape of Watero “La forma del agua”
  • Mejor actriz protagonista (drama):Frances McDormand, “Tres anuncios por un crimen”
  • Mejor actor protagonista (drama): Gary Oldman, Darkest Hour
  • Mejor actriz protagonista (comedia o musical): Saoirse Ronan, Lady Bird
  • Mejor actor protagonista (comedia o musical): James Franco, The Disaster Artist
  • Mejor actriz de reparto: Allison Janney, I, Tonya
  • Mejor actor de reparto:Sam Rockwell, “Tres anuncios por un crimen”
  • Mejor guion:Martin McDonagh, “Tres anuncios por un crimen”
  • Mejor película de habla no inglesa:Aus Dem Nichts, In the Fade
  • Mejor película de animación:“Coco”
  • Mejor banda sonora original: Alexandre Desplat, “La forma del agua”
  • Mejor canción original:This is MeThe Greatest Showman

 

Televisión

  • Mejor serie de televisión (drama):The Handmaid’s Tale, o “El cuento de la criada”
  • Mejor serie de televisión (comedia):The Marvelous Mrs. Maisel
  • Mejor serie de televisión de edición limitada:Big Little Lies
  • Mejor actriz de serie dramática:Elisabeth Moss, The Handmaid’s Tale o “El cuento de la criada”
  • Mejor actor de serie dramática: Sterling K. Brown, This is Us
  • Mejor actriz de televisión (musical o comedia): Rachel Brosnahan, The Marvelous Mrs. Maisel
  • Mejor actor de televisión (musical o comedia): Aziz Ansari, Master of None
  • Mejor actriz de reparto en una serie:Laura Dern, Big Little Lies
  • Mejor actor de reparto en una serie:Alexander Skarsgård, Big Little Lies
  • Mejor actriz en serie de edición limitada:Nicole Kidman, Big Little Lies
  • Mejor actor en serie televisiva de edición limitada: Ewan McGregor, por Fargo

 

 

 

Educación, la suerte está echada

Tal vez, entre todos los temas que nos pueden preocupar y que no aparecen en los temas más preocupantes para los ciudadanos, la educación sea uno de los más lamentables. Aunque parezca imposible, con la que está cayendo, cuando las denuncias de adoctrinamiento en algunas zonas que tienen las transferencias sobre este tema conferidas, a nadie parece preocuparle la formación de las generaciones venideras salvo como arma política arrojadiza.

Ni nuestras universidades, ni nuestros colegios, ni nuestros docentes,  figuran en lugares destacados en los informes que distintos organismos mundiales elaboran para medir el prestigio y la excelencia de los mismos y que llevan a los estudiantes de todo el mundo a seleccionar el lugar donde cursar sus estudios. El lugar que haga de su propio prestigio un valor añadido al valor curricular del estudiante. Pero esto no parece, tampoco, preocupar a los ciudadanos salvo que les sirva para atacar o denigrar a algún oponente.

Cada gobierno que llega tira por tierra el plan de estudios que ha elaborado el gobierno anterior y que apenas ha dado tiempo a poner en marcha. Gobierno anterior que a su vez ha hecho lo mismo con el sustituido por él. Pero los ciudadanos, en un ejercicio extraño de irresponsabilidad, no ven más problema con la educación que el de contar los días para que el vigente plan educativo deje de estar en vigor y sea reemplazado por otro que será contestado de igual manera, y signo contrario, desde el primer día en que se diga que va a ser elaborado.

Todo parece indicar que los ciudadanos de este país estamos siendo eficazmente adoctrinados, convenientemente pastoreados, diestramente distraídos, en no preocuparnos de cuál es el sistema y nivel de estudios y conocimientos con los que nuestros hijos, e incluso nietos, tendrán que cargar en sus vidas, que serán más mediocres, menos libres, más mediatizadas por la falta de criterio, de valores y conocimientos con los que han sido castigados ante la indiferencia de sus responsables, progenitores y educandos.

 

“Todo parece indicar que los ciudadanos de este país estamos siendo eficazmente adoctrinados, convenientemente pastoreados, diestramente distraídos”


La solución, la posible solución, la deseable solución, sería un pacto educativo que permitiera a varias promociones completar sus estudios, desde los primarios a los superiores, sin cambiar de criterios dos, tres, o más veces, durante el desarrollo de los mismos. Pero teniendo en cuenta que en su infinita mediocridad cualquier aportación de un partido será inmediatamente rebatida por el de signo contrario, y que yo no tengo la certeza de que esas actitudes no estén perfectamente planificadas por esos partidos para mayor gloria, poder y ausencia de contestación, casi al contario, estoy convencido que esta aparente imposibilidad de acuerdo es un potente acuerdo para limitar el acceso de los ciudadanos del futuro a la libertad, al criterio y al librepensamiento.

Tal vez, en un mundo cuerdo y consecuente, en un mundo que tuviera un genuino interés en su porvenir, sería el mínimo criterio de garantizar el contenido de las materias a revisar haciendo que este fuera visado y certificado por expertos competentes en la materia. Los componentes de la Academia Nacional, u organismo equivalente. Esta simple precaución garantizaría que todos los aspirantes al saber estudiaran el mismo contenido, independientemente de su ubicación geográfica, de su posición ideológica o de su relación social.

“Pero teniendo en cuenta que en su infinita mediocridad cualquier aportación de un partido será inmediatamente rebatida por el de signo contrario”




No parece preocuparle a muchos, a la mayoría, a casi todos, que la historia varíe según donde se enseñe, que la literatura sea solo objeto de estudio si pertenece a la ubicación geográfica donde radique la autonomía de enseñanza, que la mediocridad sea el valor referencial y objetivo de los planes educativos, que el fracaso escolar se convierta en un listón en vez de ser un baldón, que la excelencia en el estudio sea un valor incómodo cuando no perseguible, que las asignaturas humanísticas sean objetivo de cajón y ratones de biblioteca, que el conocimiento, por resumir, sea, cada vez más, objeto de desconocimiento. No parece preocuparle a nadie, o al menos nadie dice que le preocupe, que la formación, los responsables de ella y los centros en los que se imparte, sea ahora mismo uno de los mayores vehículos de impartir el conocimiento parcial, parcial de contenido y parcial de parte, el descrédito de los valores y dificultar el acceso del futuro ciudadano a su educación integral.

Pero, a qué poner soluciones si no existe el problema. A qué hacerse mala sangre si el mal solo existe en el ojo observante del que escribe esta queja. A qué preocuparse y desperdiciar tiempo de nuestros sobrepasados responsables si a la opinión pública no le preocupa. Ni la libertad, ni el conocimiento, ni los valores de las generaciones futuras están en peligro para una ciudadanía que adolece de falta de libertad, de falta de conocimiento, de carencia y tergiversación de valores, de criterios mínimos en esta cuestión. La deformación por la formación. Alea jacta est. Perdón, que la mayoría no podrá entenderme, la suerte está echada.

Cómo beber de la modernidad líquida

           

 

Zygmunt Bauman, para aquél que quiera comprobarlo, hace ver con claridad el cómo y el porqué de la actual sociedad. Bebiendo de su concepto de liquidez, aplicado a distintos campos, podemos acercarnos un poco más a la comprensión de nuestra actualidad. Pero como digo, solo si se quiere.

Vivimos juntos en sociedad, como distintos productos dentro de una misma caja, pero que están separados por ese plástico de burbujas de aire, tan reconfortante como aislante. Sin capacidad para tocarnos. Esta capacidad para tocarnos estuvo ahí, pero dejamos que se fuera en nuestra búsqueda de la autoafirmación como personas, como individuos. Dejamos que se fuera cuando empezamos a comprarle al capitalismo esa intangible necesidad de individualización. Esa necesidad de saber que todos nuestros logros y fracasos son nuestros, que solo nos conciernen a nosotros y a nuestra capacidad de acción, sin tener nada que ver con el resto de la sociedad.

 

Se perdió en esta búsqueda de la individualidad la capacidad de acción colectiva. Se pusieron tantas trabas para el trabajo en común y para solucionar los problemas que son realmente comunes a todos, que ganaron las actuales democracias. Ganaron cuando nos hicieron creer que votar serviría para algo, cuando nos creímos que nuestra capacidad de acción política se limita a votar cada cuatro tristes años —más y más tristes cada vez—.

«Se pusieron tantas trabas para el trabajo en común y para solucionar los problemas que son realmente comunes a todos, que ganaron las actuales democracias».


Perdimos el sentido y la existencia de la sociedad cuando ni siquiera necesitamos ya quien nos castigue por no dirigirnos a lo que «somos», a lo que nos hemos construido y creído que realmente «somos», porque hemos aprendido a hacerlo solos. Hasta este punto se ha trasladado el sentimiento de culpa cristiano. La autoflagelación es tarea de cada uno en el desarrollo de su genuina individualidad. Es el camino a seguir para la autoafirmación. El sentido común perdió ya su común sentido.

Listo o tonto: ¿Cuántos kilómetros cuadrados tiene una hectárea?

 

Estamos ante una nueva sección de entretenimiento. Todos los días formularemos una pregunta en la que tu mismo podrás valorar tu cultura general. ¿Te atreves?.

¿Cuánto kilómetros cuadrados tiene una hectárea?

 

Si una Hectárea (Ha) tiene 10.000 m2 y un Km2 tiene un millón de m2, estaríamos ante una regla de tres simple:

 

1.000.000 m2 ————————- 1Km2

10.000 m2 (1 Ha) ———————  x Km2

x= 10.000 x 1/1.000.000

x=0,01 Km2.

La maldición del librepensador, los nuevos correligionarios

Como decía Paco Ibáñez en La Mala Reputación: “A la gente no gusta que, uno tenga su propia fe”. Y en eso estamos, en que cualquiera que reivindique el librepensamiento es automáticamente aplaudido. Eso sí, aplaudido hasta que alguno de sus pensamientos no coincida con el desairado que desde ese momento pensará que el tal librepensador es en realidad reo de ideología intolerable e intolerablemente contraria a la que él tan sabiamente milita.

Porque, y hay que tenerlo en cuenta, el librepensamiento es el derecho que tiene todo ser humano a pensar libremente sobre cualquier tema siempre y cuando esté de acuerdo con el que le otorga generosamente ese derecho al escucharlo.

Así que la esencia del auténtico y desconocido librepensamiento debería de consistir en: ser ultra liberal si hablas con uno de derechas. Ser marxista leninista revisionista con un toque de autocrítica histórica que no afecte a los indiscutibles logros socialistas y convencidamente sindicalista, si hablas con alguien de izquierdas. Radical y anti sistema si quieres ser oido por la izquierda a la izquierda de la izquierda que se ha pervertido en centro. Ser furibundamente intolerante con todo y con todos, empezando por ti mismo, si hablas con un extremista de cualquier signo.

 

“Cualquier discrepancia, no importa si razonable, razonada o reflexionada, se convierte de forma inmediata en el insulto, la descalificación y la inclusión en el grupo de deshechos de la sociedad.”

Por supuesto, ni se te ocurra discrepar en los temas propios del linchamiento mediático y virtual: feminismo, animalismo, homosexualidad, perdón, LGTB, independentismo, sexismo, racismo, aborto, inmigración o terrorismo. Cualquier discrepancia, no importa si razonable, razonada o reflexionada, se convierte de forma inmediata en el insulto, la descalificación y la inclusión en el grupo de deshechos de la sociedad.

Pero con ser todo lo apuntado suficientemente grave, incómodo y desesperanzador, como para presentar la dimisión en el CUL (lástima de O), Colegio Universal de Librepensadores, aún hay una situación mucho más incómoda para el pobre incauto de altas y pretendidamente independientes ideas.

Pongámonos en situación. Reunión social, no importa si familiar, de amigos o de negocios. Los temas saltan como las piedras que rebotan en el mar, incapaces de profundizar a pesar de su peso. En un momento determinado el librepensador emite una reflexión contraria al pensamiento mayoritario del entorno. Se genera la reacción habitual ya comentada. Finalmente el tema se aleja sustituido por otros que demandan el comentario prefabricado habitual. Lo peor está por llegar. Alguien se acerca a tí y te felicita por tu acierto en el tema discrepado. Hasta aquí todo bien. Y de repente, cuando tienes poca experiencia de forma inopinada, si tienes más experiencia de forma inevitable, empieza a hacerte partícipe de su ideología, las más de las veces inasumible, en formato de confidente y hermano.

La única posibilidad de salir de la situación es la capacidad, la habilidad, que tengas para pasar a toda velocidad del modo librepensador al modo sordopensador aquiescente. Cualquier otra opción te puede llevar a ser objeto de odio irrefrenable de por vida.

Y es que ser librepensador, no solo en este país, no, casi en cualquier lugar del mundo, es un ejercicio de riesgo. Te puedes encontrar conque pierdes a los amigos o, lo que es peor, conque haces amigos nuevos que nunca sospechaste, que nunca deseaste, que jamás sabrán lo que realmente piensas, ni les importa, porque indudablemente estás de acuerdo con ellos.

traductor/translator

NUESTRO EQUIPO

NUESTRA BIBLIOTECA RECOMENDADA

Mas información aquí

Mas información aqui

Mas información aquí

Mas información aquí

 

 

 

Galería de Fotos

Acceder | Designed by Gabfire themes