Archivos de categoría para: Actualidad

¡YO lo merezco!

 

Hay muchas personas, en esto de la New Age a las que les han vendido que si se repiten muchas veces una frase (yo puedo, yo merezco, yo nado en la abundancia) eso se va a manifestar en su realidad de forma milagrosa, y están convencidos de que no tienen que hacer más nada, y de que si “eso” no llega es porque no tenía que llegar.

Por lo que podemos deducir que la única aportación que ha hecho la New Age a la parte occidental del Mundo es cambiar la palabra “Dios” por la palabra “Universo”.

Esa información es correcta, pero es incompleta. No sirve de nada repetirse esas frases y sentarse a esperar. Esas afirmaciones, de las que se venden libros a porrillo, no pueden nada contra el discurso interior que suelen tener sus clientes. Ese discurso suele ser lo contrario: No puedo, no merezco y no tengo nada.

Contra ese discurso, propiciado por la sociedad, la religión y la familia puñetera, es tremendamente poderoso y está muy enraizado en el psiquismo particular y colectivo. 

¿Se puede cambiar? Si.

¿Cómo? Pues ahí va la bomba

El discurso funciona poniéndolo en positivo. Pero una vez lo has dicho el número de veces que sea necesario, entonces hay que ponerse a trabajar de verdad en el proyecto que se tenga entre manos. De esa manera se genera una actitud, o “vibración” que hace mucho más fácil y divertido el camino hacia la consecución de tu deseo.

Si en lo real haces por conseguirlo, te sentirás orgullos@ de ti mism@, y entonces te llenarás de una sensación REAL de “yo puedo y yo merezco”, y la actitud que genera esa sensación, la seguridad que emanarás será la que realmente te abra las puertas que hasta el momento estaban cerradas.

Una mala noticia para los vagos como yo… Sí, hay que trabajar.

Pero si de todas formas hay que trabajar… ¿Dónde está la diferencia entre hacer o no hacer esas afirmaciones?

Sencillamente, que si se va en positivo y con actitud de “yo consigo”, pondremos nuestra atención en las oportunidades que se presentan a todas horas, y que normalmente no vemos por ir con los ojos puestos en la punta de nuestros zapatos.

Pero para lograr esa actitud, buenas gentes… ¡Hay que currar!

Y para afirmación válida, la tan conocida de Picasso:

“Cuando lleguen las musas, por lo menos que te pillen currando”

¡Pasad buen día!

Enlace canal de youtube

Enlace a la Web https

Grupo Facebook ToDo a ZeN 

La bipolaridad del centro

Empresario, escritor vocacional y estudioso de la gastronomía tradicional española

 

Sábado, 14 de octubre de 2019

Nota: este artículo por error debió publicarse el pasado domingo 13 de octubre, pedimos disculpas al autor y sus electores por un error en la programación.

 

Hay momentos en los que hacer un análisis es buscarse una depresión, by de face, que dicen los modernos. Entre otros motivos, porque los análisis tienen un cierto cariz de momento en una trayectoria, mientras que si lo que hacemos es un balance da la impresión de que se está cerrando un ciclo y estamos recogiendo lo acontecido, aunque vaya a haber un ciclo posterior.

 

A mí, al ponerme a pensar en las próximas elecciones, me cuadra más la palabra balance que la de análisis. Algo en el ambiente me quiere decir que nada va a ser exactamente igual después de celebradas, que los votantes, hartos ya de estar hartos, van a tomar algunas decisiones dolorosas para las necesidades del país, y otras que simplemente anticipan cambios hace unos meses impensables.

Hay sones de música funeraria en el ambiente. Mientras algunos líderes se frotan las manos y afilan los cuchillos para dar los últimos tajos a la competencia no deseada en su espectro político, otros empiezan a vislumbrar la necesidad de buscar un lugar de retiro. Posiblemente de esta contienda perfectamente buscada, orquestada y preparada con antelación, salgan un par de dolientes terminales directos, y, por supuesto, como siempre, la democracia de nuestro país seriamente lastimada.

El bipartidismo, esa lacra de la transición que arrastramos y que lastra nuestras ansias democráticas va ser la gran triunfadora de las elecciones. Era difícil equivocarse tanto y lo han logrado los llamados a regenerar la vida pública española. Era difícil mostrar la incapacidad para sustraerse a la atracción del poder y anteponer las ansias personales sobre las necesidades estratégicas del país.

Se equivocó, y no solo una vez, Pablo Iglesias y sus ansias de sentirse parte del sistema que denuncia. Eso sí, parte poderosa y dirigente. Se equivocó porque estaba tan ciego intentando conseguir lo que quería que no tuvo ni ojos, ni reflejos, para ver la trampa que le estaban tendiendo y cayó en ella sin pestañear. Y no una, dos veces.

El partido de Pedro Sánchez, ese que usa las siglas del PSOE, lo fue llevando por el camino de unas negociaciones en las que le iba mostrado una zanahoria de plástico, y ni siquiera necesitó que el cebo fuera realmente creíble. La consecuencia final es que Pablo Iglesias y su formación son los pardillos perfectos para justificar unas nuevas elecciones y ser mostrados como los villanos necesarios que lo han hecho inevitable. Ahora basta con agitar el fantasma de la abstención y el fantasma del voto útil, y tenemos la mesa del Sr. Sánchez perfectamente abastecida con parte de los votantes de Podemos entregados a la situación retratada.

Y encima, por si fueran pocos, parió la abuela, que dice el dicho, y le sale la competencia directa de su espacio, de su ya escaso espacio, con la irrupción de Errejón que viene con la lección aprendida en cabeza ajena, y una disposición a servir que, mientras no sea servil, le aportará votos y apoyos. El tiempo nos hablará de su recorrido, el mismo tiempo que en su transcurso nos hablará de la perdurabilidad del proyecto Podemos o de su pervivencia como fuerza residual.

Pero con ser lo de Podemos la crónica de un declive anunciado, puede que no sea la defenestración más evidente, ni la más perjudicial para los votantes, ni la de mayor rango de estupidez por ensimismamiento. Lo de Rivera y los suyos es de libro de los records, de manual de como cargarse un proyecto a conciencia, de juzgado de guardia, vamos.

Desde que UCD fue defenestrado por el empuje del PSOE de Felipe González, España lleva buscando un proyecto de centro que pueda reflejar las inquietudes de todos esos votantes no militantes que buscan un equilibrio en el gobierno, en la forma de gobernar, de legislar y de entender la sociedad real, que los dos partidos predominantes olvidan con rigor, casi con rabia. Y todos ellos se han estrellado en lo mismo, en priorizar la consecución de unos números que le permitan formar un gobierno sobre la utilidad de usar los que tenga para intervenir de forma decisiva en la toma de decisiones de gobiernos ajenos.

En una sociedad polarizada en izquierda y derecha, con una historia reciente tan sangrienta y frentista, la moderación de una formación de centro capaz de ser al tiempo árbitro, filtro y equilibrio entre posiciones distantes es una labor que una gran cantidad de votantes no ideologizados, o simplemente en posición de simpatizantes no conversos, echa en falta.

Desgraciadamente los proyectos de centro se han dado de dos en dos y se han declarado mutuamente incompatibles desde el primer momento. Sucedió con el CDS de Adolfo Suarez y el PRD de Miquel Roca. Este último muerto en las urnas en la primera convocatoria a la que concurrió. Y también ha sucedido recientemente con el UPYD de Rosa Díez y Ciudadanos de Albert Rivera, con los resultados, los desgraciados resultados que todos conocemos.

Parece ser que la ambición de los dirigentes de Ciudadanos les ha hecho perder el norte, versión más difundida, o, y yo estoy convencido, son tan malos estrategas que siempre toman la postura correcta cuando ya no es válida.

La cerrazón política a pactar con el PSOE en una aparente estrategia de suplantar al PP ha llevado a muchos de los votantes de esa opción política, y a no pocos dirigentes, a abandonar ese barco y buscar nuevas opciones y a identificar a Ciudadanos como uno de los mayores responsables de la repetición de elecciones.

El mayor valor de un partido de centro debe de ser su capacidad de pactar con ambos espectros políticos sin renunciar a sus convicciones, es más, aprovechar esa capacidad y su necesaria participación para arañar logros. Y esa es su gran baza, esa debe de ser su gran aportación a la sociedad.

Ahora el señor Rivera llega a acuerdos con lo que queda de UPYD, unos años tarde, y se declara dispuesto a llegar a acuerdos con la lista más votada, una convocatoria tarde. Una convocatoria tarde porque puede que en estas elecciones la mayoría de sus votantes les de la espalda en busca de una solución a la inestabilidad política y no vea otra salida que la vuelta mayoritaria al bipartidismo.

Tal vez alguien debería haberle explicado, a los estrategas de Ciudadanos, que los “votantes de toda la vida” no cambian su voto ni aunque su país les vaya en ello. Cuestión de fidelidad ciega que nada tiene que ver con las razones.

Supongo que toca esperar, a partir del día siguiente a las elecciones, por los nuevos proyectos de centro. A poder ser dos y que no lleguen a ningún acuerdo.

España en la tormenta perfecta

Vicente Serrano ♦Miembro de la Junta Directiva de la asociación Alternativa Ciudadana Progresista

 

Viernes, 18 de octubre de 2019

Nota. Éste artículo tenía prevista su publicación para el pasado domingo 13 de octubre. Pedimos disculpas al autor como a sus lectores debido a un error en la programación.

Pareciera que se confabulan de forma casual los elementos para que todas las crisis posibles sucedan a la par. Una tormenta perfecta que amenaza la estructura y los cimientos de esta casa llamada España.

Por un lado, el proceso de sustitución o sorpasso de PP y PSOE por C’s y P’s ha fracasado. Lo que se vendió como final del bipartidismo tan solo era un intento de las oligarquías de sustitución de los partidos beneficiados por el sistema electoral. 

Tras el fracaso se intenta renovar las cúpulas y el resultado es de una mediocridad indescriptible. Casado y Sánchez representan la ambición personal más mezquina –es necesario tener ambición, pero ambición política, en el sentido más noble del término– a pesar de las campañas de maquillaje estético-político de ambos. 

No se puede decir de Rivera e Iglesias hayan destacado por su inteligencia política, dada la cerrazón del primero al no asistir a las reuniones convocadas por Sánchez, cuando era evidente una posible coalición con mayoría entre ambos partidos, o la obcecación del segundo bloqueando un gobierno de coalición por obtener sillones ministeriales con independencia de la presidencia del gobierno. El ejemplo Salvini debería vacunarnos sobre gobiernos dentro del gobierno. 

En todo el proceso, a nadie se le ha ocurrido reformar el sistema electoral para generar una gobernabilidad más estable. Prácticamente, 4 años parlamentarios perdidos, lo cual demuestra la ineptitud de nuestra clase política. No digo que se establezca un sistema mayoritario puro, como el británico o el francés, dado que genera aun más desigualdad en el valor del voto de los ciudadanos. Ni toca desarrollarlo en este artículo.

Y, encima, este lunes tendremos la sentencia del procés, mientras empieza la campaña electoral, con un gobierno en funciones desde principios de año, las cámaras disueltas y una falta de proyecto de convivencia común entre los partidos autodenominados constitucionalistas.

Que se haya debilitado popularmente el secesionismo no quiere decir que el peligro haya pasado y que esté derrotado. El procés sigue muy vivo. Si por algo ha destacado el procés es por su capacidad de remover las aguas enfangadas de la identidad: nada más alentador para los panchas-contenta, aburridos en su mediocridad que la sublimación del agravio. Pasar de ponerse un lacito amarillo, cuasi como si de una joya se tratara, anima a los seniles que otrora –durante el franquismo– decían aquello de “hijo no te metas en política”, a pasar del seny (tranquilidad y moderación) a la rauxa (locura), queriendo expulsar a la charnegada española: qué jodido es ser colonizador y encima pobre

El panorama electoral

Acierta Valls cuando reclama un pacto del constitucionalismo. Porque el constitucionalismo es prepolítico, hunde sus raíces en la ilustración, en la Pepa, en la constitución de España como nación política…

El problema de la izquierda es que ya no es capaz de analizar la realidad desde el materialismo histórico. En la guerra civil, había que optar por ganar la guerra o hacer la revolución. No era posible hacer la revolución sin ganar la guerra; algunos lo entendieron, otros no. Hoy, si la izquierda quiere en el futuro llegar a una república, y posteriormente a un socialismo, en España, tiene que, forzosamente, luchar por mantener la integridad de España (como dice el artículo 1 de la Constitución de la Segunda República Española) –Como pueden ver los que dicen que la república es ilegal, el texto está publicado por el Congreso de los Diputados– Pensar que de la crisis territorial saldrá una España más justa es ser, no ya miope, sino ciego. 

El PSOE sigue jugando a “la puta i la ramoneta”, amenaza con un 155 mientras por los hechos permite el soliviantamiento y desacato continuo de Torra y sus aláteres. La autodenominada izquierda transformadora –Podemos, confluencias y, “disfluencias”, Más País– ha olvidado la lucha de clases y la lucha por la igualdad, y se pasó a la defensa de las diferencias.

El retorno al bipartidismo PP/PSOE llega pero de forma desigual para la derecha que para la izquierda. Mientras en la derecha se está produciendo un proceso de concentración del voto hacia el PP como reacción a la pérdida de diputados por la dispersión del voto en las pasadas elecciones de abril, en la izquierda la aparición de Más País genera dispersión del voto y, por tanto, posible pérdida de escaños. Son procesos antagónicos y existe la posibilidad de una mayoría de derechas. 

Más País pretende evitar el abstencionismo en la izquierda vendiendo tan solo una disposición al pacto con el PSOE, mientras mantiene prácticamente el mismo programa electoral de Unidas Podemos. No es una oferta diferenciada, tan solo personalista. Por otro lado, la elección como cabeza de lista de un independentista maquillado como federalista y defensor del derecho a decidir, lastra sus opciones en Cataluña… Para votar eso ya tienen a Jaume Asens, de Comúns. 

Otra cosa es el voto estético –perfectamente válido– basado en la imagen de los líderes… tan maquillados, no solo por las barbas cuidadas o descuidadas o los afeites aplicados… maquillados intelectual e ideológicamente.

Volverá el bipartidismo pero seguirá España en la zozobra… 

Y el tiempo perdido.

Algún día habrá que hablar de la Hispanidad y de la leyenda negra, desde la izquierda y sin maniqueísmos y sectarismos, pero hoy, a pesar de la fecha, hay otras urgencias.

La llave de la sabiduría

♦ Director de plazabierta.com

 

Viernes, 18 de octubre de 2019

Suele ser muy frecuente en un camino iniciático que cuando llevamos apenas recorridos unos pocos metros nos creemos maestros y, sino, al menos, unos aventajados aprendices capaces de hacer frente a ancianos y sabios maestros. También hay maestros, ancianos y no ancianos que, ante la ciencia adquirida se convierten en impertinentes sabios y soberbios doctores.  

Todos ellos han adquirido ciencia, pero no La Ciencia. Todos ellos han adquirido conocimientos, pero no El Conocimiento, porque una y otro no existen como un todo. El Conocimiento y La Ciencia no son finitos, por eso no podemos abarcarlos, salvo pequeñas parcelas del saber. 

Así pues, el buen maestro es el que siempre se comporta como un aprendiz, con la humildad de quien sabe que nunca dejará de aprender y, el buen aprendiz el que sin prejuicios abre su mente a la luz de la Ciencia y del Conocimiento, no ello sin el juicio crítico que nuestra libertad y conocimiento nos otorga. Libertad sujeta a la responsabilidad de que somos esclavos de nuestras propias palabras.

Conocí a una persona que terminó siendo para mi más que un amigo que, un día en un debate terminó su reflexión con un “he dicho”, que interpreté como una manifestación de soberbia propia de aquellos que van de sobrados, lo cual deje claro en mi réplica, a lo que ese amigo me contestó que su conclusión en el debate lo hizo reafirmando todas y cada una de sus palabras, haciéndose responsable de que lo dicho ha sido lo suficientemente razonado como para no retractarse, salvo un mejor criterio, de su interlocutor, porque sabe que rectificar es de sabios.

Hablamos, y no paramos de hablar… Hablamos como cotorras, como pavos reales que despliegan sus alas para que los demás se den cuenta de la hermosura de la sapiencia  que poseemos, y no escuchamos. Los hay incluso que crean o utilizan auditorios para pavonearse de su gran ego de sabio frustrado… ¿Por qué, quién es más sabio, el que enseña con la humildad de quien sabe que no sabe nada o consciente, al menos, que le queda mucho por aprender, o el que actúa con la soberbia de quien lo sabe todo?.

El verdadero sabio es paciente y humilde, porque sabe que el tiempo y el espacio es infinito, como lo es La Verdad, como lo es La Sabiduría, y pone su saber al servicio de los demás, sin grandes aspavientos, sólo con el sentimiento de saber que está cumpliendo con un deber universal que es el de “enseñar al que no sabe o al que menos sabe”. Sin embargo, el ignorante, tanto el falso sabio en piel de un aprendiz como el maestro que cree saber todo, no son más que arrogantes e impacientes, que necesitan el aplauso de los demás para reafirmar y crecerse en su pequeño mundo de frustrada sabiduría.

Los verdaderos sabios son los que peldaño a peldaño suben hacia la luz de La Sabiduría y El Conocimiento, absolviéndolos en pequeñas dosis bajan para transmitirlos  a quienes tienen abierta su mente a ese mundo infinito del Saber. Pero, ¿donde están esos sabios?. 

Quizá si escucharas más, te darías cuenta que hay muchos a tu alrededor. Todos pueden enseñarte algo, hasta el más ignorante. Abre tu mente y escucha y, empeceras a crecer como persona y como ser social.

MATEMÁTICA, ARITMÉTICA, METÁFORA Y POLÍTICA.

Pedro Miguel González Urbaneja ♦ (León, 12/1953) es Catedrático de Matemáticas desde 1977. Ha sido profesor de la Universidad de Barcelona y de la Universidad Politécnica de Cataluña.

 

Jueves,  17 de octubre de 2019

 

 

PROPIEDADES ARITMÉTICAS Y POLÍTICAS (PARA LOS ESPAÑOLES) DEL NÚMERO 155.

► «El político piensa en la próxima elección; el estadista, en la próxima generación».

▬  Otto-Leopold, VON BISMARCK.

► «Mi ideal político es el democrático. Cada uno debe ser respetado como persona y nadie debe ser divinizado».

▬  Albert EINSTEIN.  

► «Los científicos se esfuerzan por hacer posible lo imposible. Los políticos, por hacer lo posible imposible».

▬  Bertrand RUSSELL.

► «En la política es como en las matemáticas: todo lo que no es totalmente correcto, está mal».

▬  Edward KENNEDY.  

En física nuclear, un NÚMERO MÁGICO es un número de nucleones (ya sean protones o neutrones) de un núcleo atómico que otorga mayor ESTABILIDAD al mismo, frente a la DESINTEGRACIÓN nuclear.

Por extensión matemático-político-metafórica vamos a llamar MÁGICO al número 155, porque cumple una propiedad aritmética realmente curiosa y una función política esencial en la situación actual de la nación española.

El número 155 cumple una propiedad excepcionalmente interesante en relación con sus divisores primos:

A partir de la descomposición factorial de 155: 155 = 31 x 5,

si sumamos todos los números primos comprendidos entre los divisores primos, 5 y 31, de 155, incluidos ambos. 5 y 31, que son:

● 5, 7, 11, 13, 17, 19, 23, 29, 31,

resulta:

► 5 + 7 + 11 + 13 + 17 + 19 + 23 + 29 + 31 = 155, 

es decir, reaparece precisamente el número original 155.

Por eso decimos que desde el punto de vista aritmético el número155 es MÁGICO.

Para LOS ESPAÑOLES de la actualidad, el NÚMERO 155 también es MÁGICO, porque gracias al ARTÍCULO 155 de la CONSTITUCIÓN de 1978, que fue votada por el 88,54 % del total de los españoles (con derecho a voto), y el 90,5 % de los españoles residentes en la región de CATALUÑA (con derecho a voto), el texto contenido en el ARTÍCULO 155 garantiza la estabilidad territorial de la NACIÓN ESPAÑOLA, frente a los intentos sediciosos de segregación territorial y por tanto de desintegración de la nación más antigua de Europa, ESPAÑA. 

Y todo ello desde LA LEGALIDAD, en el régimen de libertades que TODOS LOS ESPAÑOLES nos hemos dado, a partir de la CONSTITUCIÓN DE 1978.

De modo que al NÚMERO 155 además de asignarle el epíteto de MÁGICO, por sus excelencias y virtualidades aritméticas, los españoles podemos también concederle el calificativo de VENERABLE, por ser la garantía de la indisoluble unidad de la NACIÓN ESPAÑOLA, patria común e indivisible de todos los españoles, según reza el artículo segundo de la CONSTITUCIÓN.

Pedro Miguel González Urbaneja

Catedrático de Matemáticas

NOTAS LEGISLATIVAS:

https://es.wikipedia.org/wiki/Art%C3%ADculo_155_de_la_Constituci%C3%B3n_espa%C3%B1ola_de_1978  :

El artículo 155 de la CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA de 1978 es un artículo que dota al Estado de un mecanismo coactivo para obligar a las comunidades autónomas que incumplan las obligaciones impuestas por la CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA de 1978 u otras leyes, o que atenten gravemente contra el interés general de España, al cumplimiento forzoso de dichas obligaciones o a la protección del mencionado interés general. Está incluido en el Título VIII (De la Organización Territorial del Estado), Capítulo tercero (De las Comunidades Autónomas).

El precepto se inspira claramente en la figura de la llamada «coerción federal» (Bundeszwang), prevista en el artículo 37 de la Ley Fundamental de Bonn (CONSTITUCIÓN ALEMANA). Tal inspiración se advierte incluso de manera inequívoca en la redacción del artículo 155, que coincide en lo esencial con la dicción literal del precepto Constitucional Alemán.

CASI NADIE OS OYE

Antolín Pulido Vázquez ♦ Escritor

 

Jueves, 17 de octubre de 2019

Photo by Jeremy Wong on Unsplash

 

Casi nadie os oye
Pero yo os escucho todos los días
“si nos olvidáis, sólo seremos hueso”
Casi nadie los recuerda
Pero yo cada mañana os doy los buenos días.

 

Vuestros hijos, hermanos
Van cayendo de por edad
y cansancio de vuestra búsqueda
no os preocupeis
aquí estamos los nadie que os ondea
en cada puño/ bandera
que os escribe todos los días
para que nadie borre vuestra memoria
para que nadie borre vuestra masacre
de bestias fascistas, fusiladores de libertades.

 

Vendrán alcaldes a quitaros los memoriales
Y a dejar los nombres de los verdugos en las calles
No os preocupéis
Seguiremos teniéndoos en nuestros corazones
En nuestra razón, en nuestra lucha
Y sobre todo en nuestro ser.
Porque somos, porque fuisteis.

 

Abro la ventana y sigo pidiendo a la tierra
que os cuide, hasta que os podamos sacar
Nunca la historia os hará justicia
Pero “los parias de la tierra”
Los “famélica legión”
Estamos para recordaros
Haceros pequeños y humildes homenajes
Ponemos plaquitas con vuestros nombres
y hacemos pintadas en las paredes,
cuando tenemos algunos chavitos para comprar un espray.

 

Los obreros aburguesados
solo quieren pan y circo
pero los que tenemos conciencia de clase
los que creemos en un mundo mejor
equitativo y libre seguimos
escribiendo con rotuladores vuestros nombres
vuestras sonrisas, que no se pierdan
en la caja made in china que compran los burgueses
para guardar la poca dignidad que les queda

 

los parias, tenemos los bolsillos llenitos de memoria
tenemos las manos llenas de vuestras enseñanzas

 

querida tierra, cuida de nuestros familiares
son la única decencia que queda en este puto país

 

querida tierra, cuida de nuestros héroes
que son los que nos marcaron el camino

 

quería tierra, cuida de los nuestros
que seas un manto que los acurruque

 

querida tierra, sin ellos dormidos en sus tubas
no podrá haber nunca paz ni reparación

 

querida tierra recoge mis lágrimas
que me salen por ellos
y por lo mierdas que somos nosotros.

 

 

 

El 17 de febrero de 1949, por orden de Franco fueron fusilados 4 líderes catalanes del clandestino Partido Socialista Unificado de Cataluña Los franquistas concentraron la represión contra Cataluña, a la cual en su odio querían someter como habían amenazado a «un castigo bíblico»

Un fallo judicial que se pagó muy caro

Profesor titular de Matemática Aplicada en la UPC y escritor y redactor de historia de plazabierta.com

 

Miércoles, 16 de octubre de 2019

 

Putsch de la Cervecería, el fallido golpe de Estado llevado a cabo por miembros del Partido Nazi alemán (NSDAP) comenzó en la tarde del 8 de noviembre de 1923 y fue desarticulado a la mañana siguiente.

Con 24 años de edad, Hitler se instaló en Múnich y se escabulló del Servicio Militar en su país. Intereses cruzados evitaron que diez años después fuera expatriado a Austria. En efecto, el 8 de noviembre de 1923 las autoridades bávaras (dispuestas a una secesión promonárquica) daban un mitin en una cervecería muniquesa (abarrotada por 3.000 personas) cuando Hitler y sus secuaces (un grupúsculo aliado menor de los oradores) irrumpieron para declarar derrocado al Gobierno de la República de Weimar (el nombre popular de la nueva República que había sucedido al Imperio Alemán).

En este golpe (el ‘putsch’ de la cervecería) actuaron escuadrones de asalto hitleriano, hubo 20 muertos (cuatro de ellos policías). ‘La crueldad impresiona’ era su afán. El presidente de la República, un socialdemócrata, aplicó del artículo 48 de la Carta Magna por el que disponía de amplios poderes para mantener el orden constitucional y la seguridad pública. En los 15 años que duró la República de Weimar este artículo se aplicó en 136 ocasiones.

En su espléndido libro ‘El juicio de Adolf Hitler’ (Seix Barral), David King cuenta cómo Hitler huyó y fue detenido, tras unos meses de prisión preventiva viviendo a cuerpo de rey, él y otras nueves personas fueron juzgadas por ‘alta traición’. Ese juicio debía haberse celebrado en Leipizig, con un tribunal específico, pero de modo irregular se hizo en Múnich.

El juez Neithard tenía por objetivo proteger a las corruptas autoridades del Gobierno de Baviera para que no salieran a la superficie sus planes delictivos. De este modo, optó por no deportar a Hitler a Austria (como tanto temía éste, por implicar el ocaso de su carrera) y le consintió peroratas de tres horas seguidas con una dialéctica eficaz, llena de astucias e improperios que la prensa expandió con simpatía; una impresionante campaña de publicidad gratuita: “Levantarse contra los traidores de 1918 no puede ser alta traición”.Hitler fue condenado a cinco años de cárcel, pero sólo pasó uno dentro. En un informe, el director de la cárcel lo ensalzó como hombre tranquilo y razonable, humilde y carente de vanidad personal. Vivir para ver. En aquel período escribió su ‘Mein Kampf’. Ocho años después y tras unas elecciones democráticas, llegó a ser nombrado Canciller de Alemania.
Que la experiencia de la vida brillase por su ausencia se llegaría a pagar caro.

NACIDOS PARA SER COMODINES

Mar Outsiders (Campillo) ♦ Periodista

 

Martes, 15 de octubre de 2019

Existe gran diferencia entre ser un comodín y ser un joker. El Joker es nuestra sombra. Refleja la cobardía, el egoísmo y los instintos primarios que quieren gobernarnos. En cierta manera, dada la oportunidad, nos «comeríamos unos a otros».  Admiramos al Joker porque somos el Joker o lo hemos sido. Es un recordatorio de nuestra naturaleza corrupta.



“La locura, como sabes, es como la gravedad. Todo lo que se necesita es un pequeño empujón».

Nos fascinan tanto que creamos un mito acerca de cada una de estas cartas, aunque el Joker se ha llevado la palma.

En inglés simple, «comodín» se acerca al significado de: «no ser lo suficientemente bueno como para calificar por méritos propios”.

En nuestro idioma es algo así como servir tanto para un roto como para un descosido.

Las preguntas que me vienen a la cabeza son: ¿jugamos a lo seguro o nos arriesgamos? ¿Te gusta jugar? ¿JUEGAS conmigo?

El joker apareció por primera vez impreso en la década de 1860. El concepto de la carta proviene del juego de Euchre, a su vez derivado del juego francés Écarté, que popularizaron en los Estados Unidos los holandeses de Cornualles y Pensilvania; pero también se relaciona con el Loo, un juego con mala reputación del siglo XVII.

Los jugadores estadounidenses inventaron algunas reglas que requerían una carta de triunfo adicional, la más alta entre todas, a la que se referían como el Mejor Bower. Los fabricantes británicos la incorporaron en la década de 1880.
No pasó mucho tiempo antes de que la carta Best Bower pasara a denominarse Joker o Jolly Joker, recibiendo un diseño único que contenía las imágenes de marca de una empresa. El bufón que conocemos actualmente se hizo popular una vez que el título de «Joker» fue universalmente adaptado.

La carta del comodín es una descendiente directa del juego de Brag: sus jugadores comenzaron a incorporar la tarjeta en blanco adicional de las barajas como prebenda tanto en Poker como en Euchre; la llamaban «la mejor glorieta».

Después de un tiempo, los fabricantes de barajas se decidieron por una palabra con atractivo universal. La palabra «Joker» cumplió con sus requisitos y proporcionó una multitud de propósitos futuros.

El creador de cartas de baraja que trajo al Joker al mundo:

https://www.atlasobscura.com/articles/the-card-maker-who-brought-the-joker-into-the-world

Existe un concepto de comodín cercano a la idea de “cisne negro”(incógnita desconocida): una alusión metafórica a sucesos que reúnen tres atributos: constituyen una rareza, pueden generar consecuencias extremas y son imprevisibles. La forma de explicarlos siempre es retrospectiva y dan forma al futuro; dentro de los mismos se distinguen entre los «causados ​​por humanos» (en los que está involucrada la «buena» y la «mala voluntad»), y donde la sorpresa es más o menos subjetiva; o cuando los causa la naturaleza (tsunamis, erupciones volcánicas,…), donde el destino juega un papel más importante, y las personas al usar su conocimiento pueden influir en su impacto.

También se distingue entre comodines imaginarios y los que realmente ocurren, usados para influir en la toma de decisiones y en la opinión pública, ya sea con informaciones sobre amenazas reales u oportunidades que pueden suceder en el futuro, o falsificándolas. Las señales de alerta temprana para los comodines causados ​​por humanos deben buscarse en la comunicación y la psicología humanas, así como en la ciencia histórica.

Cartas Valencianas  de 1778. El caballo de copas tiene escrita la frase castiza “Ai va”, (“ahí va eso”, “ahí queda eso”, derivado de la épica expresión “¡va!”: ese héroe, etc.)

Pero hablemos del momento en el que una persona descubre que recibe el trato del comodín. Descubrir la inequidad no racionalmente sino emocionalmente. El comodín puede estar en cualquier puesto; el comodín tiene buen carácter; el comodín se adpta y no necesita más, no tiene ambiciones…

Descubrir la inequidad, por ejemplo, el momento en el que alguien descubre que se le paga menos que a tus compañeros en el trabajo, ¿lo percibe como una señal para pedir un aumento?, o por el contrario, ¿no se convierte casi siempre en la evidencia de estar subestimado?, (los investigadores se refieren a esta diferencia como el modelo de «ingreso relativo»).

Otro ejemplo en primera persona es el del psicólogo Keith Payne, que recuerda el momento exacto en que se enteró de que era pobre. Fue en cuarto grado, haciendo cola en la cafetería de su escuela primaria, en el oeste de Kentucky. Payne no pagaba las comidas (los ingresos de su familia eran lo suficientemente bajos que recibía la ayuda de comedor), y el cajero lo dejaba pasar. Pero un día, pusieron en la caja registradora a un empleado nuevo , y le pidió un dólar veinticinco, que él no tenía. De repente, se dio cuenta de que era diferente a los otros niños, que caminaban con dinero en efectivo en las manos.
«Ese momento cambió todo para mí», escribe Payne, en «The Broken Ladder”: Cómo la desigualdad afecta la forma en que pensamos, vivimos y morimos«.

Aunque en términos estrictamente económicos no había pasado nada, esa tarde en la cafetería se dio cuenta de qué peldaño ocupaba en la escalera.

La mayoría de nosotros parece que hemos nacido para estar en el peldaño de los comodines. ¿Qué pasaría si rompiéramos la barrera del «no»?

 JUEGA CONMIGO Y SERÁS OTRO AGENTE DEL CAOS…

 

El léxico del naipe:

https://www.ehumanista.ucsb.edu/sites/secure.lsit.ucsb.edu.span.d7_eh/files/sitefiles/ehumanista/volume7/2%20Cortijo.pdf

Las líneas rojas. No todo vale

♦ Director de plazabierta.com

 

Lunes, 14 de octubre de 2019

Por mucho que queramos negarlo, los seres humanos tendemos a justificar nuestras malas acciones cayendo además en una trampa muy frencuente como es escusarse sin nadie haberle acusado, lo que convierte su excusa en su propia acusación, como dice la locución Latina de origen medieval «Excusatio non petita, accusatio manifesta«, lo cual no deja de ser la voz del Pepillo grillo que todos llevamos dentro, o lo que es lo mismo la voz de la conciencia.

Photo by Matt Seymour on Unsplash

Pero ¿por qué la conciencia tiene voz? o lo que es lo mismo, ¿por qué los seres humanos tenemos conciencia?

La conciencia se traduce del griego sy‧néi‧dē‧sis, de syn -‘con’- y éi‧dē‧sis -‘conocimiento’-, de modo que significa co-conocimiento, o conocimiento con uno mismo. Conciencia se refiere al saber de sí mismo, al conocimiento que el humano tiene de su propia existencia, estados o actos. Aplicándose a lo ético, a los juicios sobre el bien y el mal de nuestras acciones. Así una persona «de conciencia recta» no comete
actos socialmente reprobables.

Podríamos decir que quien pone voz a nuestra conciencia es la moral, como conjunto de normas y principios que se basan en la cultura y las costumbres de determinado grupo social, siendo la ética, con la cual se confunde, el estudio y reflexión sobre la moral; en definitiva, lo que permite que un individuo pueda discernir entre lo que está bien y lo que está mal.

Sin embargo, cuando el límite que nos marca nuestra conciencia va en contra de nuestro interés personal en cuanto a la obtención de algún beneficio, es fácil sobrepasarlo con la justificación que si la conducta que nos auto-reprochamos no la llevamos a cabo lo harán otros más espabilados o con menos conciencia, circunstancia que al final se traduce en un estado constante de alarma basado en la desconfianza entre los demás miembros de un grupo respecto al cumplimiento de esas normas morales que no pueden dejar de existir, precisamente como una línea Roja que no hay que sobrepasar para que exista una convivencia social en paz o en armonía.

Sin existencia de tales normas morales el caos se apoderaria del grupo social, pudiéndose llegar a justificar conductas de lesa humanidad, como el exterminio judío por los nazis en pro de una raza Aria superior, o los experimentos llevados en campos de concentración que sobrepasaban la deontología médica, en pos de la ciencia.

No es admisible la versión extrema y particular del modelo ético consecuencialista de que «el fin justifica los medios» inspirado en la obra «El Principe» de Nicolás Maquiavelo, porque de serlo estaríamos dando paso a un modo de proceder con astucia, doblez y perfidia, invadiendo la responsabilidad que significa ir por la vía contraría a la ética y el respeto a la integridad del otro, con plena conciencia que nuestras decisiones tienen consecuencias sobre alguien más y que frente a estas seremos, como no puede ser de otra manera, juzgados.

En todo caso, hay que decir que una cosa es ser moral y otra idiota, no convirtiéndose en tal quien deja perder una oportunidad de obtener beneficio por cumplir las normas morales, porque idiota es realmente el que carece del auto juicio suficiente para saber que sus actos originan u ocasionan consecuencias porque formamos parte de un todo, del que somos responsables como seres sociales y políticos.

Solamente si el fin es lícito los medios para alcanzarlo tambien lo serán, pues se presupone que responden al orden marcado tanto por las normas morales para alcanzarlo.

Tiempo ausente

Amparo Perianes ♦ Redactora Plazabierta.com

 

Domingo, 13 de octubre de 2019

Photo by Noah Silliman on Unsplash

El día en que mi madre muera,

no habrá grandes señales

ni estará la mar en calma

ni la luna estará crecida.

 

Ni aquellos castillos del fondo

serán la Alhambra ni el  Albayzín,

pues hija de un moro no soy

sino de una cristiana cautiva.

 

Aquel día de replique

no sonarán las campanas,

no vendrán los lutos a la iglesia

a guardarle pleitesía.

 

No habrá sermones de granito

en púlpitos de piedra,

ni se oirá música con notas de sol

en pulsos de negra.

 

No habrá flores ni ataúdes

ni lecho que enterrar.

No habrá destierro al Campo Santo,

ni marcha fúnebre a desfilar.

 

No habrá una lápida con su nombre

donde irla a llorar.

 

Aquel día, el día en que mi madre muera, 

mis palabras de sangre, se helarán.

 

 

 

 

Igualdades

 

Sábado, 12 de octubre de 2019

© Edición Plazabierta.com
foto original by Carlos Muñoz

Si contara los dedos de mis manos tres veces, llegaría a la conclusión de que he desperdiciado, al menos, una cuarta parte de las auténticas posibilidades que proporciona la vida. Un número impar y múltiplo de cinco, que me hubiera abierto, eligiendo debidamente las coordenadas de espacio y tiempo, cualquier puerta, cualquier vagina, cualquier subasta de cuerpos inertes. Supongo que algún francotirador de aviesas intenciones disparó contra mí un proyectil cargado con tópicos e innecesarias previsiones, acertándome de lleno en la cabeza; convirtiéndome en un timorato con ganas de incesante rutina. Ahora la mesura gobierna un destino provisional que acabará como era de esperar; tumbado en una cama de matrimonio, con los calzoncillos bajados, esperando que el viento de octubre hinche los visillos del dormitorio

Dos hilos de plata

Empresario, escritor vocacional y estudioso de la gastronomía tradicional española

 

Viernes, 11 de octubre de 2019

Photo by Ryan Moreno on Unsplash

Eran dos hilos de plata
Color moreno de playa
Los que mis ojos vieron
Cuando salían del agua,
Paseaban por la orilla
Y me robaban la calma.

 

Eran dos hilos de plata
Color moreno de playa
Que nacían de la arena
Hasta llegar a su espalda,
Se perdían en sus nalgas
Y marcaban el camino
Hasta el cielo de su cara.

 

Eran dos hilos de plata
Color moreno de playa
Que marcaban un camino
Que mis manos ansiaban.

 

Eran dos hilos de plata
Color moreno de playa
Los senderos del amor
Que mi corazón buscaba.

 

Eran dos hilos de plata
Color moreno de playa
Señales para un destino
Que mi alma anhelaba.

 

Eran dos hilos de plata
Color moreno de playa
Como los que usan las almas
Para encontrar su morada.

 

Eran dos hilos de plata
Que como sombras jugaban
Hasta encontrar a mis sombras
Y quedar para siempre enredadas.

La decadencia vital

♦ Director de plazabierta.com

 

Jueves, 10 de octubre de 2019

El espíritu humano es la parte espiritual o mental de la humanidad, objeto de estudio por la filosofía, la psicología, incluso por el arte, así como por aquellas ciencias y técnicas del conocimiento humano. Se utiliza como  referencia al “alma humana”, o en términos más laicos, viene referido a la parte universal o mayor componente de la naturaleza humana en contraste al alma o psique, que puede referirse al ego o un elemento menor. El espíritu humano incluye nuestro intelecto, emociones, miedos, pasiones, y creatividad.

Existe un periodo de nuestra existencia en el que ese espíritu humano tiende a entrar en decadencia, entendida como perdida progresiva de la fuerza, intensidad, importancia o perfección de una cosa o persona, siendo aquel en el que se entra en la edad madura.

Photo by Kevin Mueller on Unsplash

De todos es conocido que el paso de la vida laboral a la jubilación suele ocasionar problemas de adaptación que con el paso del tiempo, sino se les pone solución se pueden cronificar, convirtiéndose en un modo de vida que no responden a las expectativas de quien ansiosamente esperaba llegar a esa etapa de jubilo tan merecida. De la rutina de un trabajo diario que ocupaba la mayor parte de nuestras vidas, la jubilación supone disponer de un gran tiempo de ocio que, quienes no venían disfrutando de unos hobbies o costumbres que ocupaban su tiempo libre, convierten sus días en eternos y aburridos.

El envejecimiento activo, del que tanto se habla últimamente, se basa en el reconocimiento de los derechos humanos de los mayores y en los Principios de las Naciones Unidas de independencia, participación, dignidad, cuidados y realización de los propios deseos.

Es por ello necesario un cambio de estrategia en relación a la participación activa de nuestros mayores en el mundo que les rodea, basándonos en sus derechos y en la igualdad de oportunidades en todos los aspectos de la vida, consiguiendo con ello hacer real uno de los principios rectores de la política social y económica que nuestra propia Constitución de 1978 proclama en su artículo 50, como es la obligación de los poderes públicos, no sólo de garantizar mediante pensiones adecuadas y periódicamente actualizadas, la suficiencia económica a los ciudadanos durante la tercera edad; sino también promover su bienestar mediante un sistema de servicios sociales que atenderán sus problemas específicos de salud, vivienda, cultura y ocio, con independencia de las obligaciones familiares.

Ahora bien, es fundamental en esta etapa de la vida la actitud de la persona, sobre todo asumir con positivismo las limitaciones que la edad nos impone, no apreciándolas como una barrera invalidante para hacer cosas, sino todo lo contrario, de superación ante nosotros mismos, o para hacer y vivir con mayor intensidad aquellas otras que si podemos llevar a cabo.

Es fundamental, no sólo a nivel individual, sino de la propia familia, hacer que los mayores se sientan útiles, para ello, en el caso de muchos hombres se les puede conferir ciertas obligaciones domésticas hasta entonces delegadas o asumidas por la pareja -acorde obviamente a la capacidad de respuesta por la edad-, llevar la economía familiar, o bien implicarlo ante su pasividad en proyectos sociales o fomentando en él o ella algún tipo de hobby que no sea estar delante de la televisión o del ordenador todo el día; incluso haciendo actividades conjuntas como salir a pasear, ir al cine, o tomarse unas cervezas.

Por otra parte, resulta imprescindible potenciar el intelecto a través de la lectura o la escritura, es precisamente ésta la edad más sabia por los conocimientos adquiridos y por las experiencias vividas, ¿por qué no contárselas al mundo?.

Debemos luchar contra la decadencia vital, contra el sentir que hemos llegado a una etapa de nuestra vida, en la que, por estar de vuelta de todo, entramos en la dejadez, nos abandonamos a una inercia negativa de vida. Otros y otras creen que ya lo saben todo, creyendo en la existencia de una realidad absoluta, realidad en la que se sitúan los valores objetivos de la Verdad y el Bien, reprimiendo su propia vida y la de quienes la rodean, o avasallando con su superioridad intelectual, rechazando incluso, todos los principios religiosos y morales, cayendo en la creencia de que la vida no tiene sentido.

Photo by Karim MANJRA on Unsplash

La vida, tiene el sentido que nosotros queramos darle, somos quienes la escribimos y, lo bueno es que, sino nos gusta el guion lo podemos cambiar. La actitud positiva es fundamental para afrontar todo tipo de problemas, incluso la salud no es tan buena como desearíamos.

Pero, sobre todo, plantéate que siendo tú más feliz harás más feliz a los que te rodean. Sal de ese letargo, vive la vida igual que si fuera un sueño. No caigas en la decadencia vital y, si tú solo o sola no puedes pide ayuda bien de quienes te rodean o de un especialista.

No te centres en los problemas, ni permitas que ellos te arrastren a ese pozo profundo y oscuro en el que no mereces estar. Todos tenemos problemas, unos más gordos que otros, unos con solución y otros sin ella… Relativízalos, vive la vida, con achaques y sin ellos, y  no me digas que no puedes; conocí a una persona que tras un año en tratamientos paliativos falleció y, hasta el último segundo de su vida,  nos hizo sentir felices a quienes la rodeábamos, y ella también lo fue a pesar de sus insufribles dolores y conocer su cáncer terminal. Todo es actitud, si hay actitud, hay energía y si hay energía, estaremos más sanos y seremos más felices.

El valor de unos hispano-franceses

Profesor titular de Matemática Aplicada en la UPC y escritor y redactor de historia de plazabierta.com

 

Miércoles, 9 de octubre de 2019

En Exilio, memoria personal y memoria histórica, libro que acabamos de mencionar, el historiador Ricardo García Cárcel presenta un ensayo espléndido y esclarecedor. Lo titula El hispanismo francés y las relaciones hispano-francesas. El lingüista francés Alfred Morel-Fatio fue quien en 1879 empleó por vez primera el término ‘hispanista’, aplicado a quien estudia científicamente la cultura española, para distinguirlo del ‘hispanisant’ (simpatizante de lo español). En especial, se da visibilidad a los hispanistas liberales que entendían su oficio con el fin de “liberar a España de sus viejos monstruos, entre los que estaban sus propias incapacidades para estudiar su historia”, en las que seguimos empecinados día tras día, de forma abotargada.

Ricardo García Cárcel 
imagen tomada de Telecinco

Con el ocaso de la hegemonía española en Europa, decayó la pasión por España, tanto positiva como negativa, y dejó paso libre al interés científico. Para muchos españoles Europa era Francia. Y esta no sólo influyó sobre el pensamiento progresista español, sino también en el reaccionario. 

La minoría ilustrada española estaba al corriente de las últimas publicaciones de Francia, Italia o Inglaterra; García Cárcel apunta que si bien la Enciclopedia francesa fue prohibida en 1759, se permitió la segunda: La Enciclopédie méthodique.

El adjetivo afrancesado comenzó a aplicarse a mediados del XVIII a quienes imitaban las modas francesas con afectación. Y hubo más afrancesados en Andalucía que en Catalunya y el País Vasco. El profesor García Cárcel señala que fue el propio nacionalismo español resistente a Napoleón quien asentó en Francia el mito de la España indomable que se niega al progreso en nombre de los valores católicos tradicionales. Superando la imagen de España más allá de los Pirineos como país atrasado y ‘africano’, Victor Hugo -que era hijo de un general de Bonaparte- fue el romántico que más simpatía mostró por España; en 1822, su hermano Abel editó en francés el Romancero español.

García Cárcel distingue varias generaciones de hispanistas, y concluye valorando a los últimos exiliados, que impregnaron con su ideología la impresión que los franceses guardaban de España. Se han ocupado poco de la historia más reciente de España, pero han ayudado a enterrar el mito de la anomalía española y, sobre todo, han propiciado una historiografía desacomplejada y madura que nos abre el futuro. 

EL ÉXITO

Mar Outsiders (Campillo) ♦ Periodista

 

Martes, 8 de octubre de 2019

No es fácil ponerle techo a la noción de éxito. Valerse de todas las capacidades personales al máximo; establecer en la verdad de la expresión el coraje y el trabajo; el reconocimiento de la gente, el jefe, la familia, los amigos; el prestigio como empresario, artista, trabajador, estudiante… Si no hay confín, no se pueden tener nuevas visiones tras considerar que se ha logrado uno o más objetivos, y llega el estancamiento.

“El viaje es el tema de la gran aventura épica narrada por Homero. Comienza con el héroe Ulises que no piensa en la victoria que acaba de lograr, sino en su hogar:
https://hdnh.es/ulises-y-la-odisea-de-homero/

Debemos ir de un logro a otro: como en un viaje errante, con ingenio y algún disfraz, valorando la competencia como predadora, siendo conscientes de las fallas de nuestro carácter, midiendo el poder de los que están por encima, reforzándonos con la ayuda de la otra cara de la ecuación, y sin venganza (profundamente catártica y que algunos bien merecen dadas las pruebas a las que somos sometidos en el periplo, antes de que finalmente lleguemos a alguna meta, o no).

Pero, ¿cómo evitar penalidades y dificultades para llevar a cabo algo con éxito?

Una breve guía de estrategia para emprendedores exitosos:  
https://hbrascend.org/topics/a-short-guide-to-strategy-for-entrepreneurs/

Hay una buena noticia:  seguir trabajando no es un juego de suma cero, aunque las porciones de la tarta, para la mayoría de las personas son pequeñas, pese a que el pastel pueda ser cada vez más grande.

Desafortunadamente, muchas estrategias de gestión del propio talento personal se quedan cortas. No basta con estar comprometidos, motivados y poseer gran cantidad de habilidades ideales. Dependemos de recursos, herramientas y el entorno, ¿nos van a permitir actuar y crecer?

La estrategia de la famosa Batalla de Trafalgar lo fue todo: el error de las explícitas órdenes generales dictaban que «si un capitán no está en el fuego, diríjase al fuego».

Pero entonces, ¡el éxito no paga las facturas!

El objetivo de la mayoría de nosotros es evitar llegar continuamente a fin de mes en «modo» precipicio.

En otras palabras, que con la información, capacitación y oportunidades adecuadas, las personas capacitadas siguen sin tener la competencia para resolviendo problemas y completado sus tareas, llegar a unos objetivos:  lo urgente, que es cubrir gastos y sacar un rendimiento que permita “vivir”, va por delante de lo importante.

Si extraemos lo mejor de lo que se podemos ofrecer como empresarios, trabajadores, emprendedores, y lo sumamos a la micro gestión del equipo, si es que se tiene o a la externalización, si está a nuestro alcance, la suma es: Laberinto.

¿Cómo leer un laberinto?: “Business Mazes”, Joni Farthing, Hart-Davis, 1981

No es suficiente con lograr una cultura correcta en el lugar de trabajo, basándola en valores y compromiso, o asumiendo responsabilidades y desempeñándolas bien.
Necesitamos recursos, no micro gestión.

Entrar en el laberinto de cada uno implica tomar decisiones. Sin embargo, el objetivo no es llegar a la salida lo más rápido posible, sino resolverlo de manera efectiva.
Todos comenzamos en la entrada, y luego elegimos un curso de acción. Cada decisión lleva a otro número en el laberinto, que muestra cómo ha cambiado la situación debido a la acción llevada a cabo. No puedes usar una escalera para echar un vistazo rápido sobre el seto y ver hacia dónde conducen otros caminos. Esta es una ruta de números, (si te encuentras en un camino repetido, ¡piensa de nuevo!) Continúa hasta llegar al final, o sal, del laberinto.

¿Qué es tener éxito? Es percibír la vida vivida de adentro hacia afuera. Darse cuenta de lo que es suficiente. Y comprender que lo suficiente te permite crear el espacio dentro de la conciencia para realinearte armoniosamente con tu ser esencial. Esta victoria interior puede reflejarse en el exterior pero no siempre es así.
El verdadero éxito se demuestra con la totalidad, experimentada caminando sobre el trazado de tus necesidades como persona.
Posiblemente uno de los libros más cortos del Nuevo Testamento, del escritor “John”, siguiendo la traducción griega de la Escritura, hace dos cosas: se dirige al lector como un alma, y habla del alma como si fuera un objeto tangible que uno tiene en su poder. Además, sugiere que una parte del desarrollo continuo de nuestro ser esencial, o alma, es existir.
El éxito es siempre para el equipo, si estás solo, para tu alma!

El concepto de tener éxito es equivalente al ganar mucho dinero en la vida real. Pero recordemos la canción de las sirenas que sedujo a los marineros y los llevó aa estrellarse contra las rocas en «La Odisea» de Homero. Es una idea gloriosa, pero perseguir dinero por dinero es una forma segura de llegar a la bancarrota emocional.

traductor/translator

NUESTRO EQUIPO

EVENTOS QUE NO TE PUEDES PERDER

 

Hasta 29 de junio de 2019

En Segovia

 

NUESTRA BIBLIOTECA RECOMENDADA

Más información aquí

Más información aquí

Más información aquí

Más información aquí

Más información aqui

Más información aquí

Más información aquí

BIBLIOGRAFÍA ANTOLÍN PULIDO VÁZQUEZ

Más información aqui

BIBLIOTECA TÉCNICA RECOMENDADA

Mas información aquí

 

Galería de Fotos

Acceder | Designed by Gabfire themes