Archivos de categoría para: Actualidad

Contando ovejas

Convocar a la gente a movilizarse es fácil, que la gente se movilice no tanto. La calle es tradicionalmente de la izquierda que sabe movilizar con mayor resultado, pero confundir la capacidad de movilización con un respaldo popular son ganas de hacer un brindis al sol.

La concentración del domingo en Madrid me pareció escasa. Escasa incluso comprando la cifra de los convocantes que seguramente era mucho más cercana a la realidad que la de las instituciones. Seguramente el número de personas que esperaban movilizar los partidos convocantes era mucho mayor del conseguido, pero de ahí a considerar, como ya ha hecho el Sr. Sánchez, que los ciudadanos respaldan sus ansias de poder pagadas con cesiones y declaraciones contrarias al sentir popular va un trecho que puede costar unas elecciones.

En esa tibieza de la respuesta popular pueden influir muchas variables, pero la principal es que los partidos pueden movilizar con cierta eficacia  las bases pero les cuesta mucho más motivar, rara vez lo consiguen, a una mayoría de electores que estando hartos de lo que tienen están casi igual de hartos de lo que se les ofrece.

El lenguaje, esa herramienta que los políticos utilizan con alegría, desprecio por las reglas e inconsciencia, puede ser una de las causas principales del desafecto general entre la clase política, toda, y el ciudadano medio, ese que hace ganar o perder las elecciones.

Nadie medianamente templado puede asistir a los exabruptos del señor Casado y luego salir a la calle a apoyarlo. El lenguaje, y más el castellano o español, tiene una riqueza infinita para llamarle a cualquiera lo que a uno le apetezca sin que de su boca salga ni una sola calificación. Nuestro idioma tiene tal abundancia de conceptos, sinónimos y antónimos, que se puede calificar a alguien sin cualificarlo ni descalificarlo directamente. Pero una de las grandes carencias de nuestros líderes es confundir la grandilocuencia y el volumen de emisión con la oratoria. Aquella oratoria en la que era necesario ser versado, y aprendido, para dirigirse con un mínimo de aceptación al público. Aquella oratoria que era fundamental en los estudios de las artes liberales y que emanaba del trívium: dialéctica, gramática y retórica.

Pero tampoco son del agrado general las declaraciones descalificando  los asistentes a la manifestación, calificándolos de rancios, que los habría, de fachas, que los había, o de intolerantes, que algunos lo serían. Descalificar a los demás tiene el peligro de aumentar su número por pura simpatía.

Cierto tipo de izquierda casposa y poco imaginativa tiene la costumbre de despreciar los símbolos nacionales en la misma medida en que cierta derecha, casposa y poco imaginativa, tiene la costumbre de considerar los símbolos como una propiedad y el certificado de una identidad inequívoca. Se puede amar un país, una región, un pueblo, sin necesidades exhibicionistas, pero es difícil amar un país, una región, un pueblo sin respetar sus símbolos ni a los que lo habitan.

“Cierto tipo de izquierda casposa y poco imaginativa tiene la costumbre de despreciar los símbolos nacionales en la misma medida en que cierta derecha, casposa y poco imaginativa, tiene la costumbre de considerar los símbolos como una propiedad y el certificado de una identidad inequívoca.”

Muchos, cada vez más, estamos hartos de ser de ser descalificados como ciudadanos, calificados como fascistas y puesta en cuestión nuestra cualificación democrática por personas que parecen haberse erigido en impartidores de verdades sin otra credencial que el desprecio y el rencor.

Desprecio por todo lo que suponga una identidad y rencor por todo lo que pueda estar asociado a esa identidad. Y para justificarlo les basta con asociarlo todo, me temo que hasta la prehistoria, a un periodo concreto y nefasto de nuestra historia que no podremos resolver mientras su rencor no decaiga o el fervor por él de algunos pocos sea alimentado sistemáticamente por el odio de los primeros.

El permanente y pertinaz sistema de enfrentar a la sociedad, de partirla y descalificar a la parte con la que no se identifican no hace otra cosa que descalificar a esos pretendidos líderes que se afanan, y ufanan, descalificando a millones de ciudadanos que no piensan como ellos.

Yo no podría calificar de casposos o fascistas a la globalidad delos manifestantes del domingo, pero ni mucho menos podría calificar de traidores o de felones a personajes, o personas, que solo me parecen incapaces, soberbios y ambiciosos. Y no podría porque tanto lo uno como lo otro intenta descalificar con adjetivos genéricos, injustos y difíciles de demostrar, algunos de ellos solo utilizables en un proceso judicial.

Guardemos las palabras para aquello que fueron concebidas, para comunicarnos, para acercarnos a la verdad, a la memoria, a la belleza, a la razón, y guardemos en un lugar de acceso restringido a las que sirven para descalificar.

No, el domingo la manifestación no puede considerarse como un éxito. No, no todos los que compartían la necesidad de que el Sr. Sánchez convoque elecciones estaban en Colón. No, no todos los que no fueron consideran al señor Sánchez y sus métodos válidos para sacar adelante este país en sus circunstancias actuales. No, no todos los que fueron consideran que el Sr. Sánchez sea un traidor, o un felón. No, todos los que fueron, ni todos los que consideran que es imprescindible convocar elecciones, piensan que el líder necesario estaba en esa manifestación. No, no todos los españoles se sienten representados en alguno de los bandos, bandas según su forma de actuar, que unas elecciones pueden poner en juego. No, no todos los que reivindican la historia, la bandera, el himno o las tradiciones son fachas. No, no todos los que hacen desprecio de esas cosas son progresistas.

“No, no todos los españoles se sienten representados en alguno de los bandos, bandas según su forma de actuar, que unas elecciones pueden poner en juego. No, no todos los que reivindican la historia, la bandera, el himno o las tradiciones son fachas. No, no todos los que hacen desprecio de esas cosas son progresistas.”

No, no somos una tortilla a la que dividir en porciones para luego comérsela, entre otras cosas porque para hacer una tortilla hay que unir huevo y patata, y en este país ni los huevos respetan a las patatas, ni las patatas toleran a los huevos. Aquello de que los huevos ni olerlos.

Yo el domingo me lo pasé contando ovejas, unas de manifestación, otras de mitin y otras muchas balando barbaridades en los medios de comunicación y las redes sociales, según el rebaño al que creen pertenecer. Un rebaño en busca de un pastor que la tradición y nuestra idiosincrasia nos niegan.

A point of view

Agazapada en la puerta de entrada de la «New Poupée», una de las muchachas chinas que puedes trajinarte por cuarenta euros en el interior del garito, fuma compulsivamente. Algún cliente le ha dejado una gabardina para protegerse del relente de la calle. Debajo de la ropa prestada, apenas se le distingue un minúsculo corpiño. Al pasar a su lado he visto cómo sus manos temblaban, cómo al acercarse el pitillo a los labios y aspirar el humo denso del tabaco, sus ojos negros regresaban, escaleras abajo, rumbo a un futuro demasiado imperfecto. Debo de hacer, decir algo, no conmiserarme sin más de su desgraciada vida y después, pasados veinte minutos, olvidar su existencia con la espuma blanca de unas cervezas compartidas con unos amigos. De modo, que he sacado cuarenta euros de la billetera y se los he pasado por sus botones de azabache. Al menos, esta noche, será una buena persona la que disfrute de sus encantos orientales.

Lealtad y amistad

Hablar de amistad no es una tarea fácil sino recurrimos a los acostumbrados tópicos y frases hechas como “un amigo es un tesoro”, “los amigos son la familia que se escoge”, “una persona sin amigos es como un libro que nadie lee”, etc, etc, etc. Palabras bonitas que si no van acompañadas de hechos no es más que simple palabrería.

El origen etimológico de la palabra amistad, aunque no ha podido ser determinado con exactitud, hay quienes afirman que proviene del latín “amicus”, que a su vez derivó en “amore”, es decir amar. Pero, ¿realmente amamos a nuestros amigos?.

Es fácil decir, yo quiero a mis amigos, es fácil llevarse bien con ellos cuando ambos están en la misma sintonía o cuando todo va sobre ruedas en relación a la amistad. Sin embargo,  no resulta tan fácil cuando las cosas se complican, cuando nuestro amigo nos critica, nos advierte que hay cosas que mejorar para mantener los lazos de unión entre ambos o, simplemente cuando al amigo no le van las cosas bien, cuando empieza a tener problemas de cualquier índole, cuando es objeto de crítica por los demás, cuando es juzgado por una conducta o actitud equivocada, o no. Este es el momento en el que realmente debemos estar a la altura de la circunstancias, cuando el amigo se convierte, o eso nos parece a nosotros, en una carga, en alguien al que hay que apoyar cuando los demás le dan la espalda o cuando las cosas en su vida no van, ni como el quisiera, ni como nosotros desearíamos. Seguro que todos hemos dejado alguna amistad por el camino, o varias, a veces porque ha sido imposible mantener a flote esa relación que, en su momento pensábamos que iba a ser para toda la vida, pero que la falta de sintonía, quizá porque no ha habido la intención que la hubiese ante la exigencia de intentar comprender al otro o sólo porque era imposible mantenerla ante posturas antagonistas que socavaban nuestros principios. También, porque alguien se haya podido meter por medio minando maliciosa o inconscientemente los lazos de unión con nuestro amigo, o porque hemos tenido que elegir apoyar a un tercero ante el agravio de nuestro amigo.

Motivos, muchos hay para que la amistad se rompa, pero seguro que también los hay para intentar salvar una relación que, en principio consideramos abocada a fracaso, por egoísmo, por soberbia, o por aquello que, “yo primero y luego los demás”.

Desde luego que hay amigos que resultan tóxicos cuando una desgracia les acompaña como una carga de la que no logran desprenderse, o porque no saben. Que tiran de nosotros constantemente ante problemas cuya solución le corresponde a ellos, a veces con une egocentrismo desmesurado que les hace convertirse en el protagonista de cualquier circunstancia, buena o mala, amigos éstos a los que posiblemente haya que intentar redirigirlos o simplemente dejarlos descansar, en standby, hasta que su toxicidad desparezca o encuentre sosiego en un especialista o en otros amigos menos desgastados y con mas mano para indicarle el camino , pero sin dejarlos en la cuneta, porque como en el matrimonio, cuando alguien tiene un amigo lo debe tener para lo bueno y para lo malo, para la salud y para la enfermedad y, porqué no, hasta que la muerte nos separe.

Es decir, el salvavidas de la amistad es la lealtad, el no esconderse cuando el amigo nos necesita, cuando necesita nuestro apoyo, nuestro amor, el confort de nuestro abrazo, el saber que estamos ahí, sin necesidad de hacer aspavientos, sin retórica, sin dar publicidad a nadie, siendo compasivos, siendo guerrero frente a terceros que lo agravian o lo persiguen, con causa o sin ella, pero sobre todo, no desapareciendo cuando pueden convertirse en el ojo del huracán por el motivo que sea, sin entrar a juzgar, sin esconderse frente el agravio con o de terceros por el miedo que a nosotros también nos señalen

Dedicado a mis amigos, pocos pero buenos….

(Video). Como dejar de fumar….

Como dice el Doctor en Psicología D. Francisco Javier Marín Mauri, dejar de fumar es difícil pero no es una misión imposible.

En este video-entrevista en DOCE TV, encontraras las herramientas para este propósito que muchos fumadores hacen a principio de año y que reiteradamente repiten día tras día tras notar los perjuicios de este hábito para su salud y la de quienes le rodean.

haz clic en la foto para acceder a la web del Doctor, encontraras videos y

Más artículos sobre temas de psicología que te pueden ayudar. Haz clic en logo de la derecha ————————————————->


Plaza de Colón. Madrid. Entre el patriotismo y el borreguismo ciudadano.

Nadie puede negar el derecho a manifestarse, venga de donde venga, de la izquierda o de la derecha, porque centro, lo que se dice centro… centro, es decir en el medio, lo que se puede denominar un partido ecléctico no existe en este país, aunque algunos como C´s se esfuercen por estar ahí, pero, cuando se les agita un poquito, como cuando a alguien se le pica con un alfiler, saltan, entran al trapo y sale su verdadera esencia, una esencia que poco difiere de quienes, como en un día, el de ayer, fueron los convocantes de la manifestación en la Plaza de Colón de Madrid, y cuyo numero de asistentes importa más bien poco cuando las cifras que cada uno maneja depende de la tendencia política del medio que la difunde, del partido, de los convocantes y de la propia Delegación del Gobierno que, como todos sabemos, su tendencia es llevar el agua a su molino que  no es otro que el situado en la Calle Ferraz, no muy lejos de la citada Plaza.

Pero, ese derecho a la manifestación constituye, una vez más, el fanatismo de un pueblo, de unos ciudadanos que se consideran más patriotas que otros u otras que no hemos acudido a la convocatoria, y no lo hemos hecho, porque para que se nos entienda bien y claro, estamos hasta las narices, o tal vez deberíamos utilizar otra parte del cuerpo, como la expresión de algunos manifestantes de “Con dos cojones”, en la gráfica expresión con que una señora cogía uno de los miles de carteles verde Vox con la leyenda “Golpistas, a prisión”, de la mediocridad política de este país. Como ven los testículos cuando una mujer es de derechas puede utilizarse aunque se carezca de ellos, no como manifestación de fuerza o violencia, sino por simple anatomía. En cualquier caso  da lo mismo la parte del cuerpo que utilicemos para expresar que nos ha parecido una magna tontería no sólo la manifestación sino el motivo por el cual se ha realizado. Dicho de otra manera para que se me entienda mejor, la pretensión de Pedro Sánchez de la mesa en Cataluña con un relator y la manifestación por la unidad de España, que luego abandonó con el intento que nadie le humillara.

Y, como ya veo la intención de algunos de tacharme de sus redes sociales por roja, pues bien, háganlo, porque roja soy, pero también española, con mis propias ideas de estado y constitucionalista y, por lo tanto a favor de la unidad de nuestro país, y porque desde una lógica funcional y democrática no van a ser ni los catalanes, ni los vascos exaltados los que terminen con esta unidad, porque para ello no solamente habría que derribar todo un orden constitucional establecido, sino también cargarse toda una estructura consolidada de instituciones democráticas que cuatro gatos independentistas, y me da lo mismo que sean un millón que cinco, pueden superar las expectativas del resto de españoles y españolas, más de cuarenta millones que lo  único que  queremos es vivir en paz, tener trabajo, un sueldo, unas pensiones y una vivienda digna, que los servicios básicos estén cubiertos y con una prestación gratuita, universal y de calidad…, pero sobre todo, tener unos representantes políticos de altura, y no me refiero a su estatura sino simplemente de saber estar a la altura de las circunstancias, merecedores del cargo que despeñan y, desde luego, ni los convocantes de la manifestación, ni el gobierno, ni el resto de partidos que pululan por ahí, lo están.

“… no van a ser ni los catalanes, ni los vascos exaltados los que terminen con esta unidad, porque para ello no solamente habría que derribar todo un orden constitucional establecido, sino también cargarse toda una estructura consolidada de instituciones democráticas que cuatro gatos independentistas, y me da lo mismo que sean un millón que cinco, pueden superar las expectativas del resto de españoles y españolas, más de cuarenta millones que lo  único que  queremos es vivir en paz…”

Pedro Sánchez porque es igual que una veleta, moviéndose entre dos aguas, entre el constitucionalismo y el independentismo, en este último por las ccesiones debidas por el apoyo recibido en la moción de censura que le llevo a la presidencia del gobierno y, en el otro lado, porque los varones de su partido y, me temo que también la mayoría de sus votantes, le obligan a acatar la constitución, pero el caso es marear la perdiz, y mientras tanto sigo en la Moncloa.

Los convocantes porque en su tendencia radicalizada hacia la derecha, los del PP con su vuelta al aznarismo al que es fiel Pablo Casado, los de C´s porque arrastraron en su momento a los populares decepcionados por D. Mariano Rajoy, y los de Vox, porque se mueven dentro de una filosofía muy aproximada al falangismo, con un discurso político revolucionario y una concepción totalitaria y fascistizante de la organización del Estado y de la sociedad, aunque dice acatar la constitución para poder moverse a sus anchas; lo único que pretenden es agitar las aguas y hacer ruido, unos para atraer los votantes perdidos y los otros para ganar en seguidores.

En fin, lo que me parece penoso y patético es que todavía tengamos la des-facha-tez de enarbolar la bandera española para intereses partidistas, y no para pedir a todos los partidos  una políticas que devuelvan o se aproximen al estado de bienestar que teníamos antes de la crisis o atraco a los pobres desgraciados debido a una política política neoliberal a nivel mundial donde el capitalismo ha hecho caja a costa de los derechos de las más débiles dentro del sistema. Se fabrico dinero por el Banco Central Europeo para rescatar a los bancos, pero no se fabrican políticas para que todos veamos colmadas nuestras expectativas cuando vamos a votar y, todo porque quienes nos representan son unos políticos mediocres que se mueven entre pugnas partidistas para basar su política en el fracaso de los demás partidos. 

Pero, si hay algo más patético, aún, es esos pobres ciudadanos a los que les ponen una zanahoria y la siguen en nombre de un patriotismo que hoy por hoy sólo necesitan exponer los que quieren imponer sus ideas totalitarias.

Opio

Una terrible depresión exógena está golpeando mi mente hasta convertirla en un amasijo de ideas desordenadas. Lo mismo suelto un enérgico discurso en plena calle, plagado de gruñidos e insultos contra las putas palomas, buscando al culpable que designó a esa rata con alas como el símbolo de la paz, con el único propósito de lincharle; como lloro desconsoladamente, sentado en un banco Parque del Oeste, ante la herrumbre política que ha producido a España una septicemia imposible de revertir. Todo esto no debería de estar sucediendo si tuviera los cinco sentidos con que me dotó la naturaleza; pero como el fisco se quedo con un veinte por ciento de los mismos -en concreto con el olfato- , ahora me es imposible distinguir entre el dulce perfume de la infancia y el olor a mierda de un sindicalista liberado con un Rólex en la muñeca. Sinceramente, no creo que salga de esta.


De prebendas, acomodes y otras corrupciones


Todavía los resultados del 2 de Diciembre en Andalucía nos siguen deparando sorpresas y es que los reajustes políticos y administrativos, consecuencia del cambio de Gobierno, no solo afectan al nuevo equipo gubernamental, consecuencia lógica y legitima, sino que también afectan a los otros partidos del arco parlamentario que conforman la oposición; también podríamos decir que es una consecuencia lógica y legítima, siempre y cuando esos reajustes tengan como objetivo optimizar la acción política de la oposición, que consiste, entre otras, en fiscalizar la acción del Gobierno. 

Uno de esos reajustes se produce como consecuencia del nombramiento de senadores por designación autonómica. El Senado, donde reside el poder legislativo y por lo tanto uno de los garantes de salvaguardar los derechos y libertades de los ciudadanos y garantizar la convivencia. Pues bien la Cámara Alta, cuestionada, entre otras razones, por la falta de criterio de las organizaciones políticas a la hora de elegir a las personas más idóneas para ejercer esa responsabilidad, y que ha devenido en que  el acervo popular lo considere como un cementerio de elefantes, contará con tres representantes del PSOE-A. 

En el marco de esos reajustes, en este caso de naturaleza política, los resultados del 2D han provocado que el Comité Directos del PSOE-A haya decidido no renovar su confianza a ninguno de los anteriores representantes, eran cinco, y proponer a tres nuevos candidatos. Analizando estas propuestas podemos comprobar que en realidad no se trata de una renovación, más bien se trata de un trasvase, un acomode. Sí, todos los propuestos@s son parlamentarios autonómicos y concretamente en lo que se refiere a Malaga, mí provincia, a la futura senadora está llamado a sucederle en su escaño autonómico un diputado provincial malagueño, a quien a su vez sucederá un@ concejal, y dentro de esos trasvases hay uno que se produce por desbordamiento, este efecto dominó ha dejado sin cobertura laboral, dentro del horizonte institucional, a la senadora saliente.

Seguramente todos ustedes sabrán que este mecanismo esta regulado y “la designación podrá recaer en cualquier ciudadano que ostente la condición política de andaluz”, de forma que no tendrán que ser necesariamente elegidos entre los parlamentarios autonómicos. Por sí había alguna duda.

Bien, todo esto que entra dentro de la dinámica política no merecería más reflexión que la pura constatación de los hechos. Quisiera no obstante introducir un matiz de índole ético en esta sucesión de nombramientos o trasvases. ¿Realmente el PSOE-A y más concretamente, puesto que me estoy centrando en él, los socialistas malagueños tiene tan poco banquillo cómo para tener que “tirar de titulares” constantemente, elecciones tras elecciones, nombramiento tras nombramientos? Porque sí analizamos la conformación de las listas a las distintas elecciones vemos que hace años que el PSOE malagueño no se oxigena, es un carrusel impulsado por el motor del clientelismo, un prebenderismo correligionario, disculpen la palabrota, que significa premiar la fidelidad de los correligionarios con cargos en el Estado o en instituciones donde el lider tiene influencia, independientemente de que las personas beneficiadas sean o no idóneas para el puesto. Pues eso.

¿Realmente el PSOE-A y más concretamente, puesto que me estoy centrando en él, los socialistas malagueños tiene tan poco banquillo cómo para tener que “tirar de titulares” constantemente, elecciones tras elecciones, nombramiento tras nombramientos?

En ese endogámico reparto de responsabilidades, en el que casi nunca están los más válidos, en ese círculo vicioso se está ahogando el PSOE y claro los ciudadanos piensan que todos son iguales, que ya no hay diferencias entre la derecha y la izquierda, alineándose, sin ser consciente de ello, con las tesis de Fukuyama y otros profetas que proclaman el fin de las ideologías; ese es el camino que conduce al pensamiento único. Pero hay una cuestión diferenciadora y es que no deben confundirse las actitudes personales con la acción política, porque existe el riesgo que la desvertebración social llegue hasta tal punto que se empiece, entre otras cuestiones, a ver como normal el ya iniciado desmantelamiento del estado del bienestar a favor de políticas neoliberales en materia de educación, sanidad…    

El pensamiento que conduce a una parte importante de los  ciudadanos a manifestar que todos los políticos son iguales está enmarcado, en un amplio porcentaje, en los casos de corrupción y en este sentido  he de decir que solo son iguales los que habiéndose presentado por una opción de progreso e incluso militando bajo esa ideología progresista coincidan en sus actitudes y en la forma de entender la política con las actitudes y maneras de aquellos políticos que en el sector conservador operan bajo el mismo formato, el de salvaguardar su interés personal, ya sea porque prime el sueldo sobre su responsabilidad política o porque juegan con lo público para favorecer intereses espurios. 

Pero existe otro tipo de corrupción, que también perciben los ciudadanos y es la corrupción intelectual, la de aquellos dirigentes que conocedores de estas actitudes consienten que  sigan practicándose. Porque ya no hablo de la corrupción zafia y grosera de meter la mano o ponerla, no, me refiero a la deshonestidad intelectual, a esa corrupción de guante blanco que consiente, por una cuestión de supervivencia política, que una ideología de progreso se vea alterada, desacreditada y como consecuencia abocada a una representación en las instituciones cada vez más nimia, debilitando de esta forma la estructura democrática.S

El raquitismo político

El raquitismo es una enfermedad infantil caracterizada por una endeblez extrema y una falta de desarrollo del individuo. Existe una segunda acepción en el RAE: “Desarrollo escaso o deficiente de cualquier organismo animal o vegetal”. Y si vamos al día a día se considera raquítico como sinónimo de debilidad acentuada e, incluso, grotesca.

Es inevitable, teniendo en cuenta las dos últimas acepciones, pensar que tenemos un gobierno raquítico. Un gobierno cuya extrema debilidad y ansias de mantenerse en el poder al coste que sea, nos está llevando a una radicalización de la sociedad de la que hasta sus mismas bases están siendo víctimas.

Nadie cree en sus razones sobreactuadas. Nadie cree en la extrema laboriosidad de su contrastada inoperancia. Nadie cree, por no hablar de hilaridad, en los sondeos que el CIS publica y que están llevando al descrédito de una institución del estado usada de forma partidista.

¿Puede un gobierno mantenerse con este clima popular?  A la vista está que puede. ¿Debe? La mayoría de los españoles, incluidos algunos de sus más destacados militantes, consideran que no, pero por si hay dudas el Presidente del Gobierno en un acto con ribetes de absoluta soberbia publica su libro “Manual de Resistencia” que más parece una declaración de intenciones que un tratado de ética política.

Cabe hacerse una última pregunta, ¿cuál es el programa posible del gobierno? Tal vez alguien no haya reparado en, o le haya sorprendido, la palabra posible, pero es que dado el raquitismo parlamentario del partido que ejerce como gobierno, en solitario, no sabemos cuáles serían sus verdaderas intenciones, porque solo puede hacer lo que sus socios le permiten, y ahí sí que tenemos un problema.

Tenemos un problema grave, muy grave.

El principal socio del gobierno es un partido que bordea la defensa de la constitución, muchas veces por la parte de fuera, que engloba a anticapitalistas y anti sistema en general, es decir radical, que además está en caída libre en intención de voto y en descomposición interna pública y publicada.

Pero si este socio es problemático resulta que el resto de socios del gobierno son independentistas confesos o filo independentistas, lo que sume cualquier iniciativa que les favorezca en una cesión a unas posiciones con las que la mayoría del país está en desacuerdo. Y esas cesiones son continuas porque es la única moneda que tiene el gobierno para perpetuarse en el sillón presidencial, al que parece tan afecto Pedro Sánchez.

El principal socio del gobierno es un partido que bordea la defensa de la constitución, muchas veces por la parte de fuera, que engloba a anticapitalistas y anti sistema en general, es decir radical, que además está en caída libre en intención de voto y en descomposición interna pública y publicada.

Pero si este socio es problemático resulta que el resto de socios del gobierno son independentistas confesos o filo independentistas, lo que sume cualquier iniciativa que les favorezca en una cesión a unas posiciones con las que la mayoría del país está en desacuerdo. Y esas cesiones son continuas porque es la única moneda que tiene el gobierno para perpetuarse en el sillón presidencial, al que parece tan afecto Pedro Sánchez.

 

 

 

 

“El principal socio del gobierno es un partido que bordea la defensa de la constitución, muchas veces por la parte de fuera, que engloba a anticapitalistas y anti sistema en general, es decir radical,”

Así que en principio solo podemos presumir que el gobierno gobierna por interpuesto, sin capacidad real de maniobra y confiando de cara a la gente en crear la suficiente confusión con sus juegos verbales como para evitar un deterioro que parece irreversible. Si a estas piruetas idiomáticas le sumamos la incapacidad de comunicación coherente de la vice presidenta la comunicación gobierno-ciudadanos es una vía muerta, muerta y con claros síntomas de fetidez.

Si las declaraciones de que las opiniones de Pedro Sánchez no tienen que ser coincidentes, ni siquiera coherentes, con las del Presidente del Gobierno, a pesar de ser el mismo, sumieron en el estupor a la población en general, los resultados de la elecciones andaluzas y la actitud de considerarlos ajenos a la responsabilidad de los errores cometidos en Madrid raya en el cinismo más absoluto.

Tal vez, es más que probable, que parte de la renuencia  a convocar elecciones, que parece la salida evidente y única, venga de esos resultados andaluces y de la incapacidad de asumir responsabilidades por parte del gobierno de la nación. De asumir responsabilidades y, ahora sabemos, la decisión del Presidente de escribir un nuevo capítulo de su libro, lo haya escrito quién lo haya escrito, aunque sea costa de dejar tras él un erial político, un erial en su partido y un erial en su país.

Su última cesión, el relator, mediador, notario, escribiente, asistente, o lo que quiera que sea o como se le quiera llamar, ha logrado incendiar incluso el interior de un partido que nunca le ha sido especialmente afecto, salvo los forofos del “no es no” que son sus votantes de primarias y que no representan en absoluto la línea política que España quiere y necesita. Y parece que esta vez ni los subterfugios idiomáticos de llamarle lo que no es y negar lo que es van a conseguir calmar un clamor que cada vez va siendo más popular y menos formal.

Hay que reconocer que no toda la culpa es de Pedro Sánchez, y lo voy a reconocer. Una gran culpa es de este sistema electoral absolutamente perverso y desprestigiado que permite obtener mayoría de escaños con minoría de votos según los territorios electorales en los que te presentes. Esta perversión ¿democrática? Que impide que todos los votos valgan los mismo y que prima a los independentistas de territorios menores al presentarse en territorio global.

Seguramente si sumáramos a día de hoy, en una elecciones actuales, todos los votos de los partidos afectos al gobierno, incluido el gobierno, y los de los que están en contra, sin convertirlos en escaños, los primeros serían bastante menos de la mitad de los emitidos. Y ellos lo saben.

En todo caso si hay dos grandes beneficiados en la situación actual, los independentistas, naturalmente, que están colando su mensaje de que ellos defienden la razón y la pureza democrática, y Vox, que observa como sus posibles votantes crecen a cada día y a cada disparate del gobierno de la Nación.

Y ¿hay alguna solución?. Una parcial, elecciones inmediatas, y otra definitiva y por ello improbable: listas abiertas y circunscripción única ya.

¿Y mañana? Mañana volveremos a hablar del raquítico y encastillado gobierno.

El mundo no está hecho a nuestra imagen y semejanza

Hace unos días un buen amigo hablando de las ideas, del librepensamiento y de la tolerancia hacia quienes no piensan igual que nosotros, me comentaba que cuando a veces se sigue un proyecto común, la soberbia nos hace que queramos imponer y dar por superiores o válidos nuestros pensamientos e ideas frente a la de los demás, echando la zancadilla a aquellos miembros del mismo grupo que no piensan igual que nosotros, en definitiva queremos que el grupo se transforme a nuestra imagen y semejanza, yo el primero que me acuso de tal conducta.

Nos olvidamos que los grupos, como tal, son plurales y, querer imponer una línea de actuación hace que el grupo pierda su carácter democrático y plural para convertirse en un grupo adoctrinado, puede que ideológico, pero sin ideas. 

Los grupos, son entes vivos, en los cuales, aparte de las normas internas de funcionamiento que todos deben respetar y unas pautas básicas  de organización cuyas líneas, si bien son infranqueables para que el grupo no pierda su razón de ser, su esencia la determinan todos y cada uno de los miembros, donde el respeto mutuo a los demás y a sus pensamientos, la positividad y la conciencia de límites hacen que el grupo pueda funcionar  adecuadamente. 

La humildad, en vez de la prepotencia, nos llevará a comprender que la verdad ni siquiera la tenemos nosotros, de manera que lo que dicen los demás siempre tiene una faceta importante, pero tampoco como verdad absoluta, sino como complemento de lo que cada uno individualmente pensamos y decimos, lo cual determinará una conciencia de límites de nuestra actuación en relación con la de los demás miembros, de nuestra libertad de pensamiento.

El grupo no es monopolio de nadie, de manera que si no es democrático en su funcionamiento, a pesar de que pueda existir una estructura jerarquizada, al final el grupo se distorsionaría para convertirse en una agrupación o unión de seres alineados, en los que el libre pensamiento no tiene cabida.  Para que el grupo cumpla con su fin debe convertirse en una comunidad de ciencia, donde las opiniones e hipótesis se contrasten y se comprueben. No se convence con la fuerza, sino con la razón y los hechos. 

“Para que el grupo cumpla con su fin debe convertirse en una comunidad de ciencia, donde las opiniones e hipótesis se contrasten y se comprueben. No se convence con la fuerza, sino con la razón y los hechos.” 

La planificación, el ritmo y la programación de sus líneas de actuación darán continuidad al grupo, evitando que se estanque o se convierta en algo estático. Si no hay dinamismo en el grupo se perderá el entusiasmo y el deseo de formar parte de él. Los nuevos miembros deben sentirse parte activa, deben ser protegidos, pensando que son la sabia nueva del grupo, eso sí, evitando que su lógico desconocimiento del grupo pueda llevarle a comportamientos desmesurados que puedan afectar al resto.

Es muy importante, asimismo, para que el grupo funcione, el conocimiento mutuo de todos sus miembros, sabiendo lo que hemos hecho cada uno en relación al mismo, pero, sobre todo, no puede obligarse a los demás a estar de acuerdo con las ideologías de los demás, por ello, es importante, delimitar un marco de referencia ideológico basado en el libre pensamiento.

Sobre todo, debemos comprender y concienciarnos, que el mundo no está hecho a nuestra imagen y semejanza, que los grupos los conforman una suma de fuerzas individuales, entendidas éstas como impulso de su movimiento, no como imposición de nuestras ideas y pensamientos.

Un jardín de rosas

Era en el número siete de Easton Line, justo al lado de aquella pequeña plaza en donde veinte años después me declaré a Mary, mi primera y única novia, el lugar en el que las rosas de la señora Pearson crecían como las más hermosas flores del mundo.

Era un jardín pequeño pero muy bien cuidado; siempre con el césped recién cortado, oliendo a primavera. 

Pasaba por allí todas las mañanas ya que justo al lado de la valla de madera rojo cereza que distinguía el jardín de la señora Pearson del resto del mundo, estaba la parada del autobús del colegio; el “Roberts South Institute”…..Una institución privada para niños con discapacidad mental.

Sabéis, aunque todo el mundo me dice que soy retrasado, yo no lo creo y la señora Pearson y mi madre tampoco…

“Vamos Thomas que llegas tarde!!” me dice siempre mi madre, sacándome el tazón de leche lleno de “Flakies”, aquellos insufribles cereales con sabor a Toffe, hasta la puerta, mientras que Luhther nuestro perro y he de decir que mi primer amigo, me muerde una y otra vez las perneras de los vaqueros, eso sí con el mayor de los amores…

Mi madre siempre me acompaña a la parada del autobús, comprueba que llevo la cartera a la espalda, el almuerzo y que me he lavado la cara y los dientes. Después y aún con la bata amarilla puesta, cubre mi cara de besos y vuelve a casa y desde la ventana de la cocina, me dice adiós con su mano de seda cuando comprueba que el autobús amarillo limón que me llevará a la escuela dobla la esquina. Yo también la respondo con la mano….Adiós!….

Pero no sé, tal vez aquel día sonara el teléfono en casa o el desayuno de Sally, mi hermana pequeña se estuviera quemando, el caso es que mi madre no salió a la ventana a despedirse de mí con su mano….

Miré mi reloj….Las nueve y dos minutos el autobús debería de haber llegado ya….que raro, hoy el mundo va mucho más lento de lo que debiera, hasta veo volar a los pájaros en cámara lenta…..

En ese momento, la puerta del número siete de Easton Line se abrió y de ella salió la señora Pearson, la mujer de las rosas más bonitas….

Descendió los tres peldaños que la separaban del caminito de pizarra y se dirigió a mí, con su andar despacito de tortuga, su pelo blanco y su sonrisa de ángel….Yo me quedé mirándola….Ja! ella también anda a cámara lenta, como todo esta mañana….

A izquierda y a derecha las decenas de rosas de todos los colores del arco iris que pintan su pequeño jardín vuelven sus flores para mirarnos…..

-Hola Thomas, qué haces aquí todavía muchacho –su pelo del plata brilla con los primeros rayos del sol- es que no ha llegado todavía el autobús?…

-Hola señora Pearson….mi madre dice que no hable con nadie hasta que no llegue a la escuela, me dice que puede ser peligroso, que pueden engañarme….

La señora Pearson acaricia mi mejilla.

-Pero yo no soy una desconocida Thomas, me conoces desde que eras muy pequeño, verdad?….

-Si, si señora Pearson……usted es nuestra vecina….

Son las nueve y cuarto el al autobús sigue sin llegar…..

-Te gustan mis rosas Thomas?…

Mucho señora Pearson, me gustan mucho…..tiene un olor que me recuerda a mi madre….

-Si quieres te las presento……anda ven entra en el jardín….

-Pero, yo….el autobús…..

-No te preocupes querido, en cuanto veamos que gira la esquina nos acercaremos a la parada….

-Vale…..

No sé cuanto tiempo estuve en aquel lugar maravilloso, un minuto, una hora, un año, toda mi  vida…..

La señora Pearson me presentó una por una a todas las bellas rosas de su jardín…: A la pequeñas y amarillas de “Pitiminí”, a las rosas y aterciopeladas “Grand Bouquet”, a las blancas y esponjosas “Sophie”….

-Hola Thomas, es un placer conocerte! –y me saludaban inclinando su tallo levemente hacia abajo-

-Lo mismo digo, lo mismo digo…..

-Sabes Thomas?….Es Robert, mi difunto esposo el que cada amanecer, antes de que Joseph el lechero deje las primeras botellas en casa del señor Smith, el hombre más madrugador de la manzana, riega las rosas y las cuenta una bonita historia con final feliz, para que así, estén brillantes y lozanas hasta el día siguiente…..esto es un secreto, no se lo cuentes a nadie, vale?

-Sí, sí señora Pearson a nadie, palabra……

El autobús finalmente dobla la esquina, como todo hoy, a cámara lenta…..

La señora Pearson me coge de la mano y me acerca a la parada, levantando la mano para que el conductor vea que alguien le espera…..

-Anda Thomas dame un beso. Puedes venir aquí siempre que quieras…..

-Gracias…..-la devolví el beso-

Monté en el autobús y vi como aquella anciana se iba conviertiendo en un puntito a medida que nos alejábamos….

Pasé el día en el colegio pensando en las Rosas, en aquel maravilloso olor, en el pelo blanco y bonito de la señora Pearson y el perfume estupendo de su jardín, que tanto me recordaba a mi madre…..

Miro el reloj, son las seis….Se acabaron las clases hasta mañana….bajo las escaleras hasta el patio. Mamá me estará esperando abajo dentro del coche…..Así es mírala, que guapa está…..tengo que contarle lo de la señora Pearson…..

Entro en el coche….Mamá esta triste, se nota que ha llorado…..

-Que pasa mamí?…..

-Nada, Thomas nada…..

-Venga mamá qué pasa?

-Esta bien hijo te lo contaré….Esta mañana al amanecer, el señor Joseph el lechero cuando iba a dejar las botellas de leche en la casa de la señora Pearson se encontró que la puerta de su casa esta abierta, la llamó una, varias veces…Pero nadie respondió….Asustado entró en su habitación y….allí estaba, tumbadita en la cama….hijo la señora Pearson, nuestra vecina ha muerto, murió mientras dormía, placidamente…era ya muy mayor y claro, estas cosas pasan…..estás bien Thomas?

Me quedé callado pensando en lo lento que el tiempo había pasado aquel día…..

-Que pena, con el jardín tan hermoso que tenía, quien lo cuidará ahora, sus rosas….-dijo mi madre con pesar-……

No la respondí, pues sabedor del secreto que la señora Pearson me hizo prometer que nunca contaría, las rosas estarían bien para siempre, al igual que ella….

Mi madre arrancó el coche que a cámara lenta como todo aquel día dobló la esquina perezoso…

Venezuela. Hablemos de democracia. ¿Es menos democrática la elección de Maduro que la de Trump?

La diferencia más destacada con Venezuela es que el presidente de este país se elige por el voto directo de los ciudadanos, mientras que en EE.UU. el vencedor en cada Estado (menos uno) los llamados “votos electorales” se los queda todos el candidato con más votos directos, aunque no lleguen al 50%. Este sistema le permitió a Donald Trump ser presidente de EE.UU. con casi tres millones de votos menos que Hillary Clinton. (304 votos electorales para Trump y 227 para Clinton)

Si obviamos el tema Clinton, para centrarnos en la comparativa con Venezuela, podemos decir que Trump tuvo el respaldo del 45,96% de los votantes pero solo el 27,20% del censo. Yendo a Maduro los datos son 66,52% de los votos emitidos (votantes) y 30,43% del censo. Y conviene recordar que Maduro, digan lo que se diga en algunos medios de comunicación, competía con otros candidatos. Se puede criticar que tenía los medios de comunicación a su lado… pues como en cualquier democracia formal de estas que habitamos, aunque le demos la apariencia de competencia leal…

Ciertamente, el abstencionismo fue alto, cosa que sucede cuando hay una fuerte oposición que pretende deslegitimar el proceso. Pero si, en las legislativas de 2015, la abstención fue del 26% se puede especular que la oposición leal a Guaidó pudo movilizar a un 20% del electorado para que no fuera a votar. No es desdeñable pero sigue siendo menor que el apoyo que recibió Maduro (30%).

Nota llamativa. Rajoy gobernaba con un 22,85% del censo y Sánchez lo hace ahora con el 15,68%, independientemente de los pactos concretos para acceder al poder en ambos casos. Importante recordar que aquí no hay elecciones directas a presidente de gobierno.

En el sistema norteamericano y el venezolano, como en el francés –Macron obtuvo en primera vuelta tan solo el 23,4% de votos emitidos (18,2% sobre censo) y, gracias a la segunda vuelta, subió al 57% de votos que representan un 42,61% del censo–, existe separación de poderes, por lo que el legislativo y el ejecutivo se eligen por separado; es decir, cada poder responde directamente ante el pueblo y el sistema para deponer democráticamente a un presidente es complejo. En España y otros países, el depositario de la voluntad popular es el legislativo (Congreso y Senado), de donde emanan los otros poderes del Estado –existe división de poderes– por lo que el ejecutivo y el judicial son nombrados desde el Congreso y es quien puede deponerlos. 

Si Sánchez acepta que un diputado de la oposición se autonombre presidente de Venezuela ¿Por qué no acepta la secesión de Cataluña? Evidentemente, porque no es democrático… aunque porcentualmente el secesionismo llega al 37% del censo. Parecen tener una doble vara de medir; lo mismo puede decirse del PP y C’s… Bueno, no demos ideas… 

¿Todos los países donde su población pasa miserias deben derrocar a sus gobernantes?

Parece que existen índices de miseria y de pobreza por separado y que cerca de 2.800 millones de seres humanos viven con menos de 2 dólares por día. También parece que, en el índice de miseria, Venezuela tiene un lugar destacado junto a Brasil, Argentina, Sudáfrica, España o Arabia Saudí. No se cuáles son los criterios para entrar en dicho índice, pero parece que no son los mismos que para pertenecer al club de los países pobres, donde el ranking lo encabezan, prácticamente, países africanos. También es llamativo comprobar que en los países pobres suelen existir grandes riquezas nacionales. Es difícil sacar conclusiones pero las causas de la miseria y de la pobreza no siempre son internas de los países que las sufren.

En el caso venezolano, es evidente que la continua hostigación desde EE.UU. y sus satélites ha sido determinante para colapsar su economía. Sin por ello quitar responsabilidades a sus gobiernos. Pero de ahí a derrocar a todo gobernante y desde los criterios marcados por Mister Trump hay mucho trecho.

¿Comparar a Arabia Saudita con Venezuela es correcto?

Hay comparaciones que son odiosas. Ambos países tienen mucho petróleo; el venezolano tiene más costes de refinado, pero es más cercano a la metrópoli, a EE.UU.. 

No me consta que en Arabia Saudita haya un sistema electoral y derechos de ciudadanía, ni nada que se le aproxime ¡Es una monarquía absoluta! Los derechos humanos no están reconocidos. No existen derechos laborales (dicen que hay una pequeña apertura…???) Es un país que ha financiado terrorismo y guerras. Actualmente, sus bombardeos sobre civiles en Yemen son noticia a diario. Pero tiene una gran “virtud”: es fiel aliada de EE.UU.

El “pecado” de Venezuela es su falta de servilismo a los “dueños del mundo”. Con mayor o menor acierto, el chavismo ha pretendido poner la economía al servicio de las clases más desfavorecidas. 

Como decía antes, los resultados de la política interna de un país no siempre dependen de sus gobernantes y de eso sabemos mucho en el sur de Europa (Grecia, Portugal, España,..) Lo que en Europa son los controles de la Troika, en Hispanoamérica se convierten en agresión económica y desestabilización política pura y dura.

A Trump, a Sánchez… a la UE, ¿solo les motiva la democracia?

Hablar de democracia es tan solo un subterfugio para ciudadanos ingenuos que se emocionan cuando repiten hasta la saciedad la maldad de Maduro, cual diablo con cuernos y rabo. Convertir a Maduro en un héroe tampoco es la solución. 

El sistema político venezolano es presidencialista, como el yanqui. Trump tiene cerrada la administración porque el Congreso americano no le aprueba los presupuestos, con miles de empleados públicos en casa y sin cobrar. ¿Puede el Congreso de EE.UU. cesarlo y sustituirlo por alguien más capaz? Puede, pero no es fácil y, sobre todo, no puede hacerlo por autoproclamación nadie. Y, en todo caso, se han de demostrar delitos, como se intentó con Clinton.

El sometimiento de la UE a los intereses de EE.UU. es evidente. Europa está en decadencia y su proyecto es subsidiario del yanqui. Pedro Sánchez tiene poca entidad como político; eso sí, mucha ambición. Que hoy sea el adalid en Europa contra el régimen chavista tiene orígenes en la época de Felipe González y su amistad con el corrupto Carlos Andrés Pérez, y su particular interés de mantenerse en la poltrona; ¿Cómo atreverse a ser un verso suelto en la neoliberal Europa?

¿Dónde queda el principio de la no injerencia? Es la ONU el lugar donde se han de dirimir y solventar los conflictos de derechos humanos, de pobreza y de migraciones. Siempre con criterios colaborativos, no agresivos. Sr. Sánchez ¿Le parece más demócrata Puigdemont y Torra? ¡Preocupante!

¿Que expectativas tiene la sociedad venezolana si triunfa Guaidó? 

Venezuela no tiene buenas expectativas ni con Maduro, porque la presión externa es muy fuerte y el apoyo de Rusia y China no se ha materializado, y menos aún si EE.UU. consiguiera colocar al monigote de Guaidó en la presidencia. La represión que se desataría y la conflictividad social serian enormes. Eso si, mediáticamente nos lo endulzarían. 

Las multinacionales estadounidenses están salivando ante el negocio que pueda suponer entrar a saco en Venezuela, como lo hicieron en Irak y en Libia. 

La amenaza de un Vietnam hispanoamericano es real si EE.UU. persiste en su política de considerar a toda América Central y del Sur como su patio trasero. 

Esto es un problema geopolítico, geoestratégico… y detrás está la lucha de clases en su concepto más mundialista

Las tensiones geopolíticas actuales no tienen tanto que ver con ideologías como con intereses. Rusia y China son actores principales en el concierto internacional y con muchos intereses en todo el mundo, incluidas Centroamérica y Sudamérica. Rusia no puede considerarse hoy un sistema comunista, más bien capitalista. China, en tanto que participa en el mercado mundial con criterios de mercado, no puede tampoco entrar en la categoría de conflicto ideológico. La decadente Europa se mantiene en la órbita norteamericana lo que le impide y limita su propio desarrollo al aceptar esa subsidiariedad.

Las técnicas utilizadas en Siria, financiando incluso al DAESH de forma encubierta, provocó la emigración forzosa de millones de ciudadanos de Siria y países limítrofes. La intención siempre fue invadir Siria con la justificación de que Bashar al-Ásad era un sátrapa, un dictador odiado por su pueblo. Hoy, la verdad, tras la derrota del DAESH y de los grupos terroristas financiados directa o indirectamente por EE.UU., se impone y es deseable que Siria se recupere de esa guerra invasiva.

La realidad es que la lucha de clases sigue siendo el motor del mundo. La acumulación de la riqueza en pocas manos es una realidad ofensiva en un mundo que se considera a sí mismo evolucionado. Los países juegan un papel en esa contienda, incluso más allá de la voluntad de sus gobernantes. Si Venezuela cae en las garras del Tío Sam tendrá razón Warren Buffett cuando afirmó que “la lucha de clases sigue existiendo, pero la mía va ganando“.

¡No al golpe de estado en Venezuela!

Sin novedad en el frente

Lo malo de una guerra, una vez declarada e iniciada, es que alguien va a perder. Lo malo de una guerra es que alguno de los contendientes no ha medido correctamente sus fuerzas y va a salir derrotado. Lo malo de una guerra, de casi cualquier guerra es que transcurrido un cierto tiempo ya se tiene claro quién no la va a ganar, incluso que el que no la va a perder quisiera que no hubiese sucedido. Lo malo de una guerra es que entre la derrota y el reconocimiento de la misma transcurre un tiempo en el que los daños son prescindibles pero inevitables, porque a nadie le gusta perder, porque a nadie le gusta perder absolutamente y todos los derrotados buscan eso que maniqueamente se llama una salida digna. No siempre la hay, no siempre se concede.

También es verdad que esa dignidad de la salida depende mucho de la inquina, de la prepotencia, de la soberbia desplegada durante las batallas. No pierde igual aquel que lo único que ha generado es odio que el que ha pretendido luchar dignamente por aquello de lo que estaba lealmente convencido, aunque todas las batallas, por el sufrimiento que causan, son reas de dolor que pide dolor. En la generosidad del vencedor, en su comprensión hacia el perdedor y sus motivos, radicará la dignidad de la salida pactada. Un final con honor o una derrota total.

En España estamos viviendo una guerra, en realidad varias todas interconectadas, que teniendo ya un perdedor no tiene claro ni su final ni los términos en los que este verá la luz.

Una guerra provocada por un conflicto mal legislado, mal administrado, mal planteado y, de momento peor resuelto. Es curioso que los legisladores siempre esperan a que se genere el problema en términos inaceptables para empezar a buscar las soluciones, aunque uno pueda pensar que su trabajo debería ser buscar las soluciones para evitar los problemas. Seguramente su devenir político y partidista no les deje el tiempo imprescindible para pensar en sus funciones y sus obligaciones.

El caso es que, sea como sea, nuestras calles se han llenado de taxistas, teóricamente patronos, indignados por la situación de competencia, en muchos casos provocada por su propia incompetencia, desleal, por una legislación incorrectamente planteada e incorrectamente aplicada, que argumentan como obreros contra obreros a los que les llaman patronos. Ya el planteamiento en sí es perverso, pero más lo es el desarrollo cuando cierto ministro en franca dejación de sus funciones, también se puede hablar de extrema cobardía política, traslada la resolución del problema a las administraciones de menor rango, posibilitando acuerdos locales que ni resuelven el problema de forma homogénea, ni siquiera semejante, o lo que es lo mismo, creando agravios comparativos entre colectivos de distintos lugares con diferentes logros en sus demandas en un único territorio nacional. Un sindiós que diría un amigo mío.

“El caso es que, sea como sea, nuestras calles se han llenado de taxistas, teóricamente patronos, indignados por la situación de competencia, en muchos casos provocada por su propia incompetencia, desleal, por una legislación incorrectamente planteada e incorrectamente aplicada, que argumentan como obreros contra obreros a los que les llaman patronos”

Y ahí estamos. Los taxistas de Madrid no saben cómo acabar una movilización en la que se han enfrentado a sus propios clientes, con unas pretensiones iniciales dictadas por unos logros ajenos a los ciudadanos, otorgados por las ¿autoridades? catalanas, y que han expulsado a la competencia de las calles de Barcelona, imposibles de logar en Madrid, con unos mensajes y hechos de cariz radical, cuando no violento, difíciles de asumir por la opinión pública y viendo como su pretendida fuerza se va diluyendo en el tiempo y la sinrazón.

No menos importantes que las batallas, en las guerras, son los personajes que surgen a su fragor. En Madrid se ha hecho famoso “Peseto Loco”, parece ser que un taxista de ideas radicales y tirón mesiánico que parece arrastrar a los más extremistas entre los movilizados, que tampoco son todos aunque si la mayoría. No conozco a la persona, desconozco bastante al personaje, pero si tengo claro que cuando lo nombro la memoria se me mueve entre Tiroloco McGraw, aquel dibujo animado de Hanna y Barbera que era un caballo vaquero con cargo de sheriff y habilidades para conducir diligencias, y Caballo Loco, famoso jefe piel roja que empezó una guerra que nunca podía haber ganado. Ni la humorística vida del dibujo animado, ni la heroica del jefe Sioux, parecen ejemplos válidos en la lucha de los taxistas, pero de ambas se pueden sacar paralelismos, y ninguno es positivo.

Lo malo de esta historia es que acabe como acabe, sea con una salida digna o con una rendición sin condiciones, el conflicto entre dos formas de ver y enfocar dos negocios que se hacen competencia no será otra cosa que un aplazamiento más de la solución definitiva que el problema demanda. Claro que eso pasará por un ministro capaz y unas asociaciones dispuestas más negociar que a movilizar y secuestrar ciudades y ciudadanos.

Sin necesidad de ser oráculo el momento dice que sin haber acabado el enfrentamiento actual ya podemos vislumbrar las tensiones futuras. Y si no al tiempo.

Guatebuena o guatemejor

Asombra cada vez más esa capacidad desarrollada por algunas personas para leer lo que ellos quieren leer sin pararse ni un ápice en leer lo que realmente dice un texto. Y además se permiten discutir con el autor en base a lo que dicen haber leído sin dar ninguna credibilidad a lo que evidentemente dice el texto en cuestión.

Es obligación de todo el que escribe hacerlo con las palabras correctas, con la precisión de un ingeniero y la claridad de una ventana sin cristal, para cerciorarse de que lo que dice se corresponde con lo que quiere decir. Pero aun así habrá quien lea algo diferente a lo escrito. Y no hablamos de las lecturas entre líneas que algunos escritores cultivan, cultivamos, con esmero, no, si no de la interpretación absolutamente errónea del texto principal.

Es verdad que casi siempre estas posturas se corresponden con querencias ideológicas, casi siempre, que llevan a interpretar todo con el simplismo de lo bueno y lo malo.

Sin comerlo ni beberlo, sin ni siquiera pretenderlo, un escritor puede pasar de fascista irredento a rojo de mierda en el tiempo en que ciertos lectores tarden en leer el título de artículos que defienden lo mismo con distinta argumentación. Basta con que la postura no sea totalmente coincidente con los patrones de pensamiento aceptados en ese momento por el movimiento ideológico, o partido, al que el lector esté adscrito.

Me ha pasado recientemente con un artículo sobre la situación venezolana, en el que pretendía comentar la falta de información veraz con la que nos movemos y el cuidado que hay que poner en dar por bueno algo que, desde la distancia, puede parecer coincidente con nuestra forma de pensar pero sin dominar el entorno en el que se produce, ni las circunstancias.

Soy un convencido que el personajillo que dice gobernar Venezuela en nombre de los intereses que sea, y que él y los de los intereses sabrán, es un cáncer totalitario de los que hacen todo el daño que pueden antes de ser extirpados, no tienen cura, y que por tanto mi postura es absolutamente reprobatoria.

Pero también recuerdo que antes de Chavez Venezuela no era un paraíso para el pueblo en general, aunque si para una oligarquía feroz y acaparadora. ¿Puedo desde aquí presuponer que el señor Guaidó, que en principio tiene mayores simpatías para mí que Maduro, no va a representar a otros intereses, de otro signo o nacionalidad, que no sean también perjudiciales para los pobladores de aquel país? Pues no, no lo puedo presuponer. Ni la historia ni lo poco que sé del nuevo presidente venezolano me invitan al optimismo de pensar en un país libre de las garras extranjeras y donde la sociedad sea igualitaria y se beneficie de sus riquezas. No puedo, imposible. ¿Quiere esto decir que prefiero que siga Maduro? Ni de broma. Sus bufonadas permanentes me llevan de la vergüenza ajena a la incredulidad, del bochorno a la conmiseración por los gobernados, y a la indignación. Solo un muñeco articulado puede ser tan nefasto y gobernar.

Cuando uno está en lo peor, y posiblemente Venezuela lo está o lo roza, cualquier otra cosa es mejor, pero a veces lo mejor es enemigo de lo bueno, y eso si me preocupa.

Como me preocupan, y mucho, los apoyos recibidos por el señor Guaidó. Pienso que si yo recibiera el apoyo a mis ideas de Trump o de Bolsonaro, abriría con carácter de urgencia una honda reflexión sobre mis ideas, con la esperanza de que ellos estuvieran equivocados al apoyarme.

En fin, que cada uno lee lo que quiere o lo que su mente le permite. Espero que esta vez mi reflexión se entienda un poco mejor que la anterior.  Al menos por parte de los que a la hora de leer, de charlar o de debatir, usan la plantilla ideológica para poder posicionarse, y de paso posicionar a los demás que es lo que más les divierte y satisface.

Venezolanos, mucha suerte, la vais a necesitar suceda lo que suceda, y, sobre todo, no cejéis en la lucha por conseguir un país libre, igualitario y justo.

Casualidad

Muchas veces he orinado en el alcoque de un árbol. La deferencia entre los perros y yo, era el levantamiento de una de las patas traseras; mi técnica es otra: poner las piernas en tijera semiabierta, bajar la cremallera del pantalón, buscar con rapidez la zona de descarga, y sentir como la vejiga se descarga lentamente. Una noche de verano, coincidí en la micción con un pastor alemán que también venía con prisas. Los dos llegamos al mismo tiempo a la base de una gran acacia espinosa. Nos miramos con esa masculina complicidad, e inmediatamente comenzamos con lo que habíamos venido a hacer; piernas en tijera, pata derecha sobre la acacia, vaciar vejiga, vaciar vejiga. El Pastor terminó antes que yo, pero aguardo a que yo también finalizara la maniobra. Todo concluido. Después, cada uno por su lado. Ahora, cada vez que nos cruzamos, una especie de extraño compañerismo brota de nosotros; dos animales y una leguminosa que comparten el extraño secreto de la urea.

¿Se podría haber evitado la muerte del pequeño Julen?

Ahora que el pequeño Julen descansa en paz, aunque su familia arrastrará el penar por esta desgracia toda su vida,  y con el sentimiento de tristeza que todos sentimos porque el milagro que esperábamos no se haya realizado, es necesario que hablemos de la responsabilidad por tan lamentable accidente, por tan lamentable perdida, responsabilidad que, evidentemente debe recaer en aquellos que realizaron el pozo y presuntamente no tomaron las medidas oportunas para sellarlo ante el desuso, por su ejecución ilegal, pero también de las Administraciones competentes por la falta de control, empezando por el Ayuntamiento de Totalán -localidad donde se ubica el pozo- y terminando por la Administración autonómica, que tengan transferidas las competencias en materia de aguas, en este caso la Junta de Andalucía.

Debe quedar claro que cualquier ciudadano que pretenda ejecutar obras tiene el deber de solicitar la correspondiente licencia de obras en el Ayuntamiento donde éstas se ejecuten y, en caso de incumplimiento es esta Administración la que debe ejercer las competencias que le corresponden en materia urbanística a tenor de lo dispuesto en el artículo 25.2.d) de la Ley 7/1985, de 2 de abril, reguladora de las Bases del Régimen Local, como son la de ordenación. gestión, ejecución y disciplina urbanística y, por lo tanto, autorizar las obras que se ejecutan en su término municipal y restablecer la legalidad urbanística en caso de ejecución de obras ilegales, sin licencia o sin adecuarse a las condiciones establecidas en aquella, para ello deben llevar a cabo la inspección de todas las obras que ejecuten el municipio, arbitrando para ello los medios necesarios, incluso, en caso de no disponer de servicios propios recurrir a los Servicios Técnicos de las correspondientes Diputaciones Provinciales.

Por otra parte, las competencias de los Ayuntamientos en materia de aguas subterráneas viene determinada por sus regulaciones específicas, dentro del marco de la Ley de aguas y, generalmente, se limitan, como se ha indicado a las concesiones de permisos por obras menores y control de los vertidos de los residuos originados, sin daños para el medio ambiente.

 En cuanto a las Comunidades Autónomas que tengan transferidas las competencias en materia de aguas, podrán regular el derecho de los ciudadanos a utilizar las aguas pluviales y subterráneas, siendo en concreto el artículo 54 del Real Decreto Legislativo 1/2001 de 20 de julio, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley de Aguas el que determina las condiciones en que se utilizar las citadas aguas cuando el volumen total no sobrepase los 7.000 m3/año,  cantidad que puede ser suficiente, por ejemplo para abastecer una finca pequeña, fábrica, chalet con huerto y jardín, etc. Siendo a través del Organismo de Cuenca (Agencia del Agua, Confederación Hidrográfica, etc.) a través del cual se ejercita esta competencia en base al sistema de explotación o la sobreexplotación declarada de los acuíferos que les afecten.

Evidentemente, en caso de aquellas Comunidades Autónomas que no tengan transferidas dichas competencias, será la Administración del Estado quien la ejercitará.

Por tanto, está bien que los tribunales de justicia centren de momento su investigación en el presunto incumplimiento del deber de dueño de la finca y del pocero que ejecuto el pozo de disponer de la correspondiente licencia municipal y de la autorización de uso de las aguas subterráneas en este caso por el Organismo de Cuenca correspondientes al haber podido incurrir en un delito de homicidio imprudente tipificado en el artículo 142 del Código Penal, pero tampoco pueden dejar de examinar la omisión del deber que corresponde a dichas Administraciones en cuanto a la ejecución de sus competencias que, en este caso, parece brillar por su ausencia y, por lo tanto su responsabilidad patrimonial y civil subsidiaria.

También es el momento de que por parte de los agentes de la Guardia Civil adscritos al Servicio de SEPRONA apliquen con todo el rigor y dureza que les permita la Ley las sanciones que correspondan a todos aquellos que tengan en su propiedad pozos ilegales, dentro de su función de velar por el cumplimientode las disposiciones que tiendan a la conservación de la naturaleza y al medio ambiente, de los recursos hidráulicos, así como de la riqueza cinegética, piscícola, forestal y cualquier otra relacionada con la naturaleza.

Finalmente, también los ciudadanos en general debemos concienciarnos que actuar de manera clandestina en la construcción de pozos, puede acarrear desgracias como la que ha costado la vida al pequeño Julen, además de otras que no han sido tan mediáticas, pero que han existido y seguirán existiendo ante actitudes tan irresponsables; concienciación que exige el deber de denunciar cuando tengamos noticias o conozcamos de primera mano la existencia de este tipo de pozos ilegales y la falta de sellado de los que están en desuso. Omitir estos deberes es ser cómplices de accidentes y muertes que se podrían evitar, además de que los seguros de Responsabilidad Civil que puedan tener contratado sus autores devendrán ineficaces por actuar contra la Ley.

traductor/translator

NUESTRO EQUIPO

NUESTRA BIBLIOTECA RECOMENDADA

Mas información aquí

Mas información aqui

Mas información aquí

Mas información aquí

 

 

 

Galería de Fotos

Acceder | Designed by Gabfire themes