Archivo de autor
Historias escritas por sergiolopez
Esteponero del 52 y observador de la actualidad. Blogista independiente. Ex de muchas cosas y de casi todas orgulloso. Enfermero militante y político en las barricadas, dos vocaciones al servicio del ciudadano.

Los espejos rotos de la Historia

Sergio López

27 de mayo de 2019

 

La banca internacional redobla su presión para que PSOE y Cs pacten.

Con este titular y otros de contenidos similares, aparecidos en distintos medios de comunicación desde el 28 de Abril, los poderes financieros, mediáticos y otros poderes facticos, que aún sin expresarse públicamente estarían de acuerdo con esta tesis, no cesan en su intento de arbitrar soluciones de gobierno que favorezcan sus intereses. Sí bien estas prácticas hace poco tiempo eran habituales en cenáculos y tertulias neoliberales, presionar para obligar a los políticos a seguir sus taimadas propuestas, ultimamente salen a campo abierto y no solo a nivel nacional, sino que buscan alianzas intencionales para evitar un gobierno de izquierdas en este pàis nuestro.

El Ibex apuesta sin tapujos por un pacto entre PSOE y Ciudadanos

La patronal prefiere un Gobierno «monocolor» del PSOE antes que una coalición con Podemos

Son otros titulares de corte similar. Toda una declaración de intenciones de un sistema financiero mimado por el PP y que con la irrupción de la extrema derecha más la indefinición ideológica de Ciudadanos pensaron, tomando las andaluzas del 2 de Diciembre cómo unas primarias, que el 28 de Abril las urnas les volverían a ser favorables.

Indudablemente la apuesta de Aznar, desaparecido desde la noche electoral del 28, por Casado y la estrategia del doberman, el intentar adormecer la realidad con la amenaza independentista, la teoría de una conspiración que amenazaba la unidad patria, ese frente popular redivivo que nos pondría de nuevo en la antesala de un conflicto nacional, son discursos compartidos por ese otro frente patriótico, nacionalista y liberal que apoyado por la recién estrenada extrema derecha desean una España bajo palio.

Otro de los poderes facticos, firmemente arraigado en nuestro pais y subvencionado por el Estado, la Conferencia Episcopal, que ante la amenaza laica se han decantado, los sectores más moderados, por un PP que defendia sus postulado sobre el aborto, la familia,  la ideología de género o la eutanasia, mientras los sectores ultraconservadores apuestan claramente por la extrema derecha de Abascal. “Andalucía se sitúa como pionera de un cambio social que esperamos en la sociedad española. Que el vuelco en Andalucía sirva para una conversión a Dios» Palabra del obispo de Cordoba. Podríamos continuar con perlas similares de los obispos de Cadiz, Cartagena, San Sebastian, Burgos o Alcala de Henares, todos unidos con la extrema derecha para garantizar (en palabras de uno de ellos) la defensa de la vida y de la unidad de España. https://www.eldiario.es/politica/Iglesia-campana-PP-ultracatolicos-VOX.

 

No debemos dejar atrás determinados sectores del ejército y las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado; analizando los sectores dónde se ubican los principales asentamientos militares podemos constatar que la extrema derecha ha obtenido un porcentaje de votos superior al de su entorno o circunscripción o dónde ha sido el partido predominante. La ultraderecha intenta apropiarse del ejército y la monarquía

 

 

Asi mismo determinados sectores monárquicos, recelosos de la irrupción de partidos de corte republicanos, tampoco ven con simpatía está posible alianza de partidos republicanos de cara a un futuro gobierno de España. ¿Estamos ante el nacimiento de un partido monárquico de ideología ultra?

Lograr la investidura será un parto complicado y lo deseable sería una andadura compartida, la cuestión es la oportunidad. Siempre es conveniente analizar tus fortalezas, pero también hay que analizar las estrategias para evitar reforzar posicionamientos del adversario. Lo cierto es que una posible coalición de izquierdas estremece los cimientos de un sistema acomodado a la placida languidez de los distintos gobiernos Rajoy. Ante el avance en Europa de los partidos ultranacionalistas, de ideología fascista y antieuropestas, dónde encuentran cierto acomodo la elite financiera, el ejemplo portugués causa zozobra. Claro que Portugal partía con ventaja respecto a España. Ni a Spínola, ni a Caetano ni a Salazar les dios por nombrar heredero de su regimen aningún miembro de la dinastía Braganza-Wettin.

El escenario se complica con la cuestión catalana, caldo de cultivo para que florezca la teoría de la conspiración judeo masónica. Muchos espejos rotos dónde sé reflejan fragmentos de situaciones ya vividas durante el primer tercio del siglo XX, la unica imagen que ya no sé puede reflejar es la de la pérdida del imperio, menos mal, pero corremos el riesgo de los que añoran aquello de ser la reserva espiritual de occidente.

Creo que la inteligencia y el sentido de estado obligan a la cautela, a pesar de desear un gobierno de coalición, entiendo que esta opción, de momento, debe quedar aparcada. Dejemos que la fustracion se instale en aquellos que marcan lindes y anatemizan al diferente y la sabiduría en los que aceptan la realidad de un momento complejo de nuestra historia y tratan de buscar soluciones desde la tolerancia y el compromiso. Estabilizar y después generar estrategias de futuro, generar confianza en los ciudadanos, que el temor no llegue a instalarse en el subconsciente. Es hora de acabar con la mala suerte de los espejos rotos de la historia. 

Democracia y compromiso

Sergio López

Cuando la democracia gira alrededor del mástil de una bandera, cuando el compromiso es una cuestión de testosteronas y la política una mera cuestión aritmética, surgen los líderes de águilas victoriosas y la ideología autárquica, propia de regímenes nacionalistas, esa implosión sociocultural, política y económicamente trasnochada que reduce los niveles de bienestar de los ciudadanos a mínimos.

ando la democracia gira alrededor del mástil de una bandera, cuando el compromiso es una cuestión de testosteronas y la política una mera cuestión aritmética, surgen los líderes de águilas victoriosas y la ideología autárquica, propia de regímenes nacionalistas, esa implosión sociocultural, política y económicamente trasnochada que reduce los niveles de bienestar de los ciudadanos a mínimos.

   La democracia entonces se convierte en un simple trámite, en una cuestión administrativa de corto recorrido para el ciudadano; se circunscribe al tiempo que dura el proceso electoral, después cada uno a sus obligaciones y hasta dentro de cuatro años. En ese intervalo de tiempo los intocables, los que permanecen sea cuál sea el color del gobierno, la elite financiera, que ha puesto a su servicio al ciudadano a través de sus representantes, siguen trenzando alianzas para mantener sus privilegios y continuar regulando el mercado, promoviendo una competitividad de mínimos en la que los jóvenes son los grandes derrotados. Jóvenes que han de expatriarse para poder vivir al día y a través de esa vida luchar por un futuro de todas formas incierto. 

En este marco de conflictividad emocional, en este escenario de crisis generacional, en un momento en que los hijos disponen de menos recursos que sus padres, en que los derechos conquistados por aquellos se perciben cómo un privilegio, porque no estuvieron en esa lucha, y que desde su atalaya de marginalidad se sienten estigmatizados precisamente por una izquierda que se ha aburguesado y dejado seducir por la oligarquía financiera y en la que medios de comunicación, en su origen progresista, han terminado también  cotizando a la sombra del IBEX 35.

Se  ha perdido el concepto cómo marco teórico para establecer las bases del debate y la realidad de lo colectivo cómo defensa de los derechos sociales, laborales, políticos…Hoy día se pretende aislar al individuo del grupo, cómo los lobos que cazan seleccionando a los más débiles, el poder económico debilita a sus víctimas para después alimentarse de sus esfuerzos, sus ahorros, hasta desposeerlos de la autoestima, todo ello en un proceso milimétricamente calculado y con la complicidad de las elites gobernantes.

Hay una ausencia  de intelectualidad, una  ausencia de humanistas entre la clase política que da pavor y los que actúan al margen de la política no llegan al pueblo y el pueblo tiene hambre de espiritualidad, entendida está cómo espacio de compromiso desde dónde reivindicar la justicia social, la equidad, el buen gobierno; existe un vacío existencial que está generando una  insatisfacción colectiva y estas circunstancias hacen que los márgenes democráticos se estrechen.

Es necesario decodificar la piedra roseta del populismo, encontrar y explicar las similitudes, a las que sus defensores renuncian, con los nacionalismos proteccionistas nazis, franquistas o las más actuales cómo los de Corea del Norte, y tener la capacidad y credibilidad, esa autoridad moral del estadista, de exponerlo y hacerla visible a los ciudadanos. 

La desconexión de un sector importante de la población, mayoritariamente joven, con la actualidad política y por lo tanto con las urnas provocan resultados a veces irreversibles. Un 46,4% de jóvenes con edades comprendidas entre los 18 y los 24 años se abstuvieron en las elecciones andaluzas del 2D. En el referéndum sobre la permanencia de Inglaterra en la Unión Europea, brexit, los jóvenes eran más partidarios de continuar dentro de la Unión, y así se señalaba en todas las encuestas, sin embargo, el día del referéndum los jóvenes no fueron a votar. Por lo tanto no se trata solo de un problema de nuestro pais, es un posicionamiento global.

El futuro no puede girar alrededor de los Salvinis, Nike Farage, Le Pen, Borsonaro, Trump… y por lo tanto debemos evitar que a la sombra de partidos constitucionalistas crezcan en nuestro pais partidos xenófobo, anti-feminista o anti-estado de las autonomías. Sí queremos que el respeto a los diferentes, sí queremos que la tolerancia marque el camino debemos ser conscientes del riesgo de eludir nuestra responsabilidad de ciudadanos libres a la hora de elegir a las personas que deben regir los destino de este pais. La abstencion siempre favorece la puesta en marcha de políticas ultraconservadoras, ha favorecido la aparición de VOX en Andalucía, la radicalización del PP y la ambigüedad de Ciudadanos. Favoreció el brexit en Reino Unido y favorecen las políticas de Salvini en Italia y el avance de Le Pen en Francia. 

El futuro por lo tanto no puede ser un cumulo de problemas que dejemos sin resolver a las futuras generaciones, el futuro debe ser un puente hacía la esperanza que conduzca a escenarios de bienestar, equidad y estabilidad democrática y ese futuro se decide en cada cita electoral y se decidirá en contra de los más necesitados sí los progresistas dan la espalda a las urnas.

De prebendas, acomodes y otras corrupciones


Todavía los resultados del 2 de Diciembre en Andalucía nos siguen deparando sorpresas y es que los reajustes políticos y administrativos, consecuencia del cambio de Gobierno, no solo afectan al nuevo equipo gubernamental, consecuencia lógica y legitima, sino que también afectan a los otros partidos del arco parlamentario que conforman la oposición; también podríamos decir que es una consecuencia lógica y legítima, siempre y cuando esos reajustes tengan como objetivo optimizar la acción política de la oposición, que consiste, entre otras, en fiscalizar la acción del Gobierno. 

Uno de esos reajustes se produce como consecuencia del nombramiento de senadores por designación autonómica. El Senado, donde reside el poder legislativo y por lo tanto uno de los garantes de salvaguardar los derechos y libertades de los ciudadanos y garantizar la convivencia. Pues bien la Cámara Alta, cuestionada, entre otras razones, por la falta de criterio de las organizaciones políticas a la hora de elegir a las personas más idóneas para ejercer esa responsabilidad, y que ha devenido en que  el acervo popular lo considere como un cementerio de elefantes, contará con tres representantes del PSOE-A. 

En el marco de esos reajustes, en este caso de naturaleza política, los resultados del 2D han provocado que el Comité Directos del PSOE-A haya decidido no renovar su confianza a ninguno de los anteriores representantes, eran cinco, y proponer a tres nuevos candidatos. Analizando estas propuestas podemos comprobar que en realidad no se trata de una renovación, más bien se trata de un trasvase, un acomode. Sí, todos los propuestos@s son parlamentarios autonómicos y concretamente en lo que se refiere a Malaga, mí provincia, a la futura senadora está llamado a sucederle en su escaño autonómico un diputado provincial malagueño, a quien a su vez sucederá un@ concejal, y dentro de esos trasvases hay uno que se produce por desbordamiento, este efecto dominó ha dejado sin cobertura laboral, dentro del horizonte institucional, a la senadora saliente.

Seguramente todos ustedes sabrán que este mecanismo esta regulado y «la designación podrá recaer en cualquier ciudadano que ostente la condición política de andaluz», de forma que no tendrán que ser necesariamente elegidos entre los parlamentarios autonómicos. Por sí había alguna duda.

Bien, todo esto que entra dentro de la dinámica política no merecería más reflexión que la pura constatación de los hechos. Quisiera no obstante introducir un matiz de índole ético en esta sucesión de nombramientos o trasvases. ¿Realmente el PSOE-A y más concretamente, puesto que me estoy centrando en él, los socialistas malagueños tiene tan poco banquillo cómo para tener que “tirar de titulares” constantemente, elecciones tras elecciones, nombramiento tras nombramientos? Porque sí analizamos la conformación de las listas a las distintas elecciones vemos que hace años que el PSOE malagueño no se oxigena, es un carrusel impulsado por el motor del clientelismo, un prebenderismo correligionario, disculpen la palabrota, que significa premiar la fidelidad de los correligionarios con cargos en el Estado o en instituciones donde el lider tiene influencia, independientemente de que las personas beneficiadas sean o no idóneas para el puesto. Pues eso.

¿Realmente el PSOE-A y más concretamente, puesto que me estoy centrando en él, los socialistas malagueños tiene tan poco banquillo cómo para tener que “tirar de titulares” constantemente, elecciones tras elecciones, nombramiento tras nombramientos?

En ese endogámico reparto de responsabilidades, en el que casi nunca están los más válidos, en ese círculo vicioso se está ahogando el PSOE y claro los ciudadanos piensan que todos son iguales, que ya no hay diferencias entre la derecha y la izquierda, alineándose, sin ser consciente de ello, con las tesis de Fukuyama y otros profetas que proclaman el fin de las ideologías; ese es el camino que conduce al pensamiento único. Pero hay una cuestión diferenciadora y es que no deben confundirse las actitudes personales con la acción política, porque existe el riesgo que la desvertebración social llegue hasta tal punto que se empiece, entre otras cuestiones, a ver como normal el ya iniciado desmantelamiento del estado del bienestar a favor de políticas neoliberales en materia de educación, sanidad…    

El pensamiento que conduce a una parte importante de los  ciudadanos a manifestar que todos los políticos son iguales está enmarcado, en un amplio porcentaje, en los casos de corrupción y en este sentido  he de decir que solo son iguales los que habiéndose presentado por una opción de progreso e incluso militando bajo esa ideología progresista coincidan en sus actitudes y en la forma de entender la política con las actitudes y maneras de aquellos políticos que en el sector conservador operan bajo el mismo formato, el de salvaguardar su interés personal, ya sea porque prime el sueldo sobre su responsabilidad política o porque juegan con lo público para favorecer intereses espurios. 

Pero existe otro tipo de corrupción, que también perciben los ciudadanos y es la corrupción intelectual, la de aquellos dirigentes que conocedores de estas actitudes consienten que  sigan practicándose. Porque ya no hablo de la corrupción zafia y grosera de meter la mano o ponerla, no, me refiero a la deshonestidad intelectual, a esa corrupción de guante blanco que consiente, por una cuestión de supervivencia política, que una ideología de progreso se vea alterada, desacreditada y como consecuencia abocada a una representación en las instituciones cada vez más nimia, debilitando de esta forma la estructura democrática.S

Los pasos cambiados del PSOE-A

 

 

A toro pasado es más fácil analizar las circunstancias que han llevado a unos resultados electorales, los del 2D, marcados por la abstencion y la irrupción de una fuerza política de ultra derecha en el arco parlamentario andaluz. Una abstención que se ha ido a un 41,35%, mientras los votos nulos han sumado 81.133 y las papeletas en blanco 56.916.

 

El PSOE-A nos tiene acostumbrados a ser el partido más votado, toda regla tiene su excepción, solo una vez el PP, que presentaba de candidato a Javier Arenas, consiguió tener más votos que el PSOE. Fue en la novena legislatura, año 2012, con una participación del 60,78% el PP obtuvo 1.570.833 votos, un 40,66% que le otorgó 50 escaños en el Parlamento andaluz. El pacto PSOE/IU permitió al PSOE continuar gobernando Andalucía.

 

El 2 de Diciembre ha permitido que cómo en 2012, cambiando los protagonistas, el partido más votado no gobierne la comunidad andaluza. Un pacto entre afines, cómo el 2012, pero de ideología conservadora y apuntalado por una fuerza política emergente y reacionaria, VOX, formará el gobierno que regirá el destino de los andaluces los próximos cuatro años. Por primera vez un presidente conservador ocupará el palacio de San Telmo.

Bien, analizando muy someramente las circunstancias podríamos decir, cono diría el castizo, que donde las dan las tomas. Seis años y nueve meses mal contados han tardado los populares en tomarse la revancha. Habrá muchas consideraciones y matices a esta reflexión y dependiendo la ideología cada cuál establecerá criterios diferenciadores. La foto es la foto, en ambos casos la aritmética electoral se trastocó en función de intereses partidistas. El trasfondo, los resultados y las consecuencias es de una complejidad tal que se antoja complicado ponderarlos en este limitado espacio de opinión.

 

 

 

«Bien, analizando muy someramente las circunstancias podríamos decir, cono diría el castizo, que donde las dan las tomas. Seis años y nueve meses mal contados han tardado los populares en tomarse la revancha.»

 

Podremos leer multitud de opiniones sobre la idoneidad o no de un cambio en el liderazgo del PSOE en Andalucia, sobre la mayor o menor responsabilidad del gobierno central en esta debacle andaluza por su posicionamiento en la cuestion catalana, incluso se debatirá sobre la indolencia de una estrategia electoral de bajo perfil que proyectó en el subconsciente ciudadano la idoneidad de abtenerse. Iremos de atrás hacia adelante y viciversa intentando racionalizar estos resultados, mientras el antes y el después se atropellan en la mente de los analistas buscando de dónde proviene el caos en las filas de la izquierda y de dónde la luz en las filas conservadoras.

 

Ya nada de esto importa, pues todo está escrito y quedará para la historia que Andalucía abrió las puertas de este país a la ultraderecha. Unas puertas que preservaban a España del avance de una ultraderecha que recorre Europa y que ha terminado hecha astillas, no tanto por el empuje de esta fuerza reacionaria, sino por la indolencia de una izquierda institucionalizada, aburguesada en el sentido más revolucionario del término. Esto no quiere decir que de pronto Andalucía se haya despertado reacionaria, no. Esto quiere decir que los andaluces han sido abandonados a su suerte por la complacencia de un gobierno socialista carente de liderazgos.

 

Ahora la prioridad del socialismo andaluz  debe ser  recuperar la credibilidad, recuperar el discurso que enganche de nuevo al ciudadano y recuperar la coherencia ideológica, sin caer en el victimismo y sin esperar a que el adversario ponga en bandeja, por sus errores, un nuevo asalto al poder.

 

Esta alternancia en el poder, nos duela o no, entra dentro de un juego al que todos han jugado, por lo tanto no es cuestión de rasgarse las vestiduras y anatemizar al adversario, es cuestión de aceptar las reglas de este juego, mientras no se cambien y establecer estrategias ganadoras; para ello hay que desterrar los liderazgos basados en el clientelismo y la servidumbre. Buscar perfiles de líderes que puedan sobrevivir a la política y que hayan sobrevivido con dignidad y coherencia a la vida civil, líderes generosos y honestos que se rodeen de los mejores sin temor a ser cuestionados. El trabajo en las instituciones tiene que alternarse con el trabajo en la calle, en las asociaciones, en la colaboración con los colectivos, trabajo que el PSOE-A durante bastantes años no ha realizado, es ahí donde los nuevos líderes tienen que forjarse. El ciudadano tiene que reencontrarse con un PSOE renovado y que esté en disposición de obtener de nuevo el gobierno de Andalucía. Por eso Susana Díaz tiene que abandonar la acción política y dejar que otros lideren la travesía del desierto.

 

La dificultad para esto estriba en la orfandad laboral en la que muchos de estos responsables se hallaran inmersos una vez que dejen de percibir un sueldo institucional. Dicho en roman paladino, de forma clara, simple, concisa, sin adornos, ¿de que se van a nutrir física, intelectual y socialmente si muchos de ellos carecen de vida civil? Por eso será complicado regenerar la vida política desde posiciones partidistas y tendran que volver a los escenario ideológicos que hicieron de la izquierda um referente de la solidaridad, la coherencia y la honestidad.

 

Se pretende culpabilizar al electorado de izquierda por su pasividad y a la militancia socialista por su exceso de autocrítica, que tiende a castigar con la abstención a sus dirigentes cuando se ven defraudados por sus políticas. Creo que en estas elecciones se ha castigado más a los líderes que a las siglas. El elector de izquierda ha elegido otras opciones más conservadoras o ha votado en blanco o ha propiciado un voto nulo porqe no “le gusta” Susana, no le gusta su soberbia, su deslealtad con Pedro Sanchez, no le gusta su imagen celiavillalobesca, no le gusta en suma su discurso superficial y mitinero. No le ha convencido cómo ha llevado las políticas en materia de salud, educacion… Por otra parte y casi por idénticas razones muchos militantes no han ido a votar y se ha quedado en casa. Por eso Susana Díaz debe abandonar la política y permitir que el PSOE en Andalucia se reinicie. Ya ha hecho todo el daño posible, ahora debe permitir que otros restañen esas heridas y que las cicatrices se noten lo menos posible. Y es que le ha sobrado generales mediocres en el arte de la guerra y le ha faltado diplomáticos hábiles en el arte de la paz. La paz institucional que necesitaba Andalucía y la paz orgánica de la que está tan necesitado el PSOE andaluz.

Susana Diaz en Junio de 2014 decía: “Los andaluces me piden por la calle que arregle esto” Solo tiene una manera de contribuir a enmendar ese recorrido errático que ha sido su “carrera” política y que ha llevado al PSOE-A a marchar con el paso cambiado, no presentar su candidatura a la presidencia de la Junta de Andalucia e irse a casa.

 

 

El desorden democrático

Llamandemocracia
 Constitución, Estado de derecho y Democracia; la fusión de estos tres conceptos daría origen al Estado Constitucional Democrático de Derecho. Para poder entender esta idea escojamos la Constitución de 1812 promulgada en Cadiz, que institucionalizó un Estado constitucional de Derecho en España, pero no un Estado constitucional democrático de Derecho,porque negaba ciudadanía a las mujeres, negaba cualesquier derecho -o incluso dignidad humana- a los indígenas, legitimó la esclavitud…según manifiesta Anselmo Henrique Cordeiro Lópes

El Estado de derecho debe asentarse en los siguientes principios:

  1. Garantizar la primacía de la ley sobre los actos administrativos del Estado –el principio de legalidad-.
  2. Reconocer la igualdad de los individuos en la ley y en sus relaciones con el Estado –el principio isonómico-.
  3. Conferir independencia e imparcialidad al Poder Judicial y a sus miembros.
  4. Garantizar, por medio de los jueces, la previsibilidad en la interpretación y aplicación de las leyes –el principio de la seguridad jurídica-.
  5. Garantizar a todos los ciudadanos el amplio derecho a la seguridad.

Los pilares que deben garantizar estos principios son el poder ejecutivo, el legislativo y el judicial y al frente de todos la jefatura del estado. De estos pilarestan solo los miembrosdel poder ejecutivo y legislativo son elegidos directamente por el pueblo. La jefatura del estado es dinástica y el poder judicial es un órgano colegiadoformado por veinte vocales, elegidos por las Cortes Generales (Congreso y Senado)entre jueces y juristas nombrados por el rey,más un presidente.

Atendiendo pues a su origen podríamos establecer que la independencia del poder judicial estaría cuestionada,aunqueuna vez nombradossus miembrosla ley establece la independencia de sus acciones.

Por encima de estos poderes está la Constitución, que regula el orden político, organización y ejercicio del Estado, garantizando los derechos y libertades de los ciudadanos y que entre otras definiciones podríamos escoger la que la definecomo la norma suprema del ordenamiento jurídico español.Sin embargo está incompleta,puesnumerosos artículos remiten a su desarrollo medianteleyes orgánicas. Es decir hay artículos que no están desarrollados en el cuerpo de la Carta Magna. Un ejemplo, para la elección de los doce miembros del CGPJ procedentes de la judicatura, la Constitución se remite a lo que establezca una futura Ley Orgánica sin más limitación. Hasta 1985 Las Cortes no cumplieron este mandato constitucional con la aprobación de la Ley Orgánica 6/1985, de 1 de julio, del Poder Judicial.

Por lo tanto tenemos un Jefe del Estado no elegido democráticamente. Un poder judicial de corte partidista, por cómo son elegidos, y en cierto modo “pendiente” del poder ejecutivo y legislativo, en suma del gobierno de turno. Un fiscal general del Estado que depende del Ministerio del Interior. Una Constitución aprobada en un momento muy concreto de la historia de este país y que aún a día de hoy está incompleta y unas instituciones cuyos representantes están continuamente bajo sospecha.

«Por lo tanto tenemos un Jefe del Estado no elegido democráticamente. Un poder judicial de corte partidista, por cómo son elegidos, y en cierto modo “pendiente” del poder ejecutivo y legislativo, en suma del gobierno de turno.»


Vivimos pues en un estado de incertidumbre. La juventud debe emigrar ante las escasas y débiles expectativas laborales que no le permiten vislumbrar un horizonte de estabilidad. Precariedad en el empleo, que no les garantiza unas aportaciones a la seguridad social que les garantice una pensión digna en su vejez. Paro, que les impide acceder  a una vivienda digna y formar una familia…Hasta la ignominia de verse en la necesidad de “comprar trabajo”

Incertidumbre en la orilla opuesta, los jubilados, que ven cómo su poder adquisitivo va mermando con el paso de los años y las prestaciones sociales que compensaban este déficit desaparecen. Copago, Ley de dependencia….”mientras Congreso y Senado pagan todavía pensiones a más de un centenar de exparlamentarios y complementan los ingresos de otros tantos, lo que supone más 2,6 millones de fondos públicos al año. El Banco de España, por su parte, dedica 8,80 millones anuales a contribuir en los planes de pensiones de sus empleados”,según publica hoy el digital Infolibre.

La cuestión catalana, que empezó como una cortina de humo para tapar los escándalos de la familia Pujol Ferrusola y el caso 3% de Convergencia y que va camino de tapar todos los casos de corrupción que asolan este país, viene demostrando el grado de debilidad de unas instituciones que no han sido capaces de racionalizar un procedimiento democrático, como es la reivindicación de un colectivo, provocando una situación de crisis política, social y económica que ha transcendido el ámbito nacional.

La incertidumbre de una Jefatura del Estado que con unas funciones simbólicas y representativas han venido rompiendo el protocolo exigible, Juan Carlos I con sus continuos devaneos y la actual reina consorte con el último escándalo en Palma de Mallorca. Pues si están para representarnos y nos avergüenzan, pues ya me dirán ustedes.

Como exponía al principio la Constitución de 1812 institucionalizó un Estado constitucional de derecho en España, pero no democrático. Podriamos concluir que la constitución de 1978, al estar incompleta, plantea dudas sobre derechos ciudadanos que deben resolverse mediante leyes orgánicas, estableciendo un lapsus de tiempo en el que esos derechos ciudadanos pueden estar siendo vulnerados.

Que el sistema de elección de los vocales del CGPJ podría romper la independencia del poder judicial. El País publicó en 2013:  El PP reforma el Consejo General del Poder Judicial a su medida. Solo una asociación, la conservadora, participa en la renovación del Consejo General. El PSOE debe decidir si pactará o no los nuevos vocales con el PP”

La corrupción gubernamental, instalada en nuestro país, desde el gobierno central hasta gobiernos autonómicos hacen que los derechos fundamentales del hombre estén siendo vulnerados. Ya la Asamblea Nacional francesa, que promulgo la Constitución de 1798,  “consideraba que el olvido de los derechos fundamentales del hombre habían derivado en la corrupción gubernamental y otras calamidades populares”

«La corrupción gubernamental, instalada en nuestro país, desde el gobierno central hasta gobiernos autonómicos hacen que los derechos fundamentales del hombre estén siendo vulnerados»

Es en este escenario en el que los acontecimiento vividos los últimos años han venido desarrollándose, un escenario en el que este país ha venido padeciendo una serie de alteraciones que han desordenado el mandato social y que ha dejado al ciudadano con un grado de indefensión preocupante ante el propio estado.

Las nuevas fronteras

Pensiones 

La manipulación de lo cotidiano ha llegado a tal extremo que la postverdad se ha convertido en un gigantesco megáfono a través del cual la información nos llega con tal grado de controlada distorsión que embota el intelecto y nos idiotiza cada vez con más voracidad.

En esa inmensa sala de máquinas, desde la que se controla la llamada sociedad global, ningún acontecimiento, prefabricado o espontáneo, escapa a su análisis, valoración de riesgo y rentabilidad.

Sin embargo estamos inmersos en un momento crucial, en el que la sociedad civil está empezando a exigir responsabilidades al gobierno y coherencia al resto de partidos con representación parlamentaria y estas exigencias, que también se trasladaran a  las urnas, se están trasladando desde el compromiso social y la reivindicación de colectivos que han elegido la tribuna de la calle para combatir el deterioro de las políticas sociales  y denunciar la distorsión de la información. Hablamos de pensionistas, mujeres, colectivos por la educación, por la sanidad…. En este país los colectivos más vulnerables están dejando de ser invisibles.

Porque ellos saben, sabemos, que otros colectivos, algunos opacos, están absorbiendo una parte importante de los recursos que el estado debe repartir con equidad y asi cuando el gobierno se excusa en la falta de recursos para equilibrar las pensiones y que este equilibrio ha consistido en una subida del 0,25%, los pensionistas saben que el presupuesto de defensa ha aumentado en un 38% y saben de los beneficios fiscales de la Iglesia Católica, los 2.000 millones de rescatar las autopistas, los aeropuertos sin pasajeros, los AVES inútiles, y saben de la corrupción y del dinero evadido y de la amnistía fiscal, les duele los 60.000 millones de euros del rescate a la banca y saben y les duele los sobresueldos, dietas, pensiones vitalicias de la clase política y saben del coste de la casa real. Porque este gobierno les están metiendo las manos en sus bolsillos para engrosar el de todos los anteriormente citados. Y son ellos los que han rescatado a los bancos y a las autopistas y son muchos los que tienen que compartir sus exiguas mochilas con hijos y nietos, y se indignan porque este país tenga que estar manteniendo a casi medio millón de políticos Y es que a esta generación no la pueden seguir durmiendo con cuentos, que ya lo intentaron otros.

«cuando el gobierno se excusa en la falta de recursos para equilibrar las pensiones y que este equilibrio ha consistido en una subida del 0,25%, los pensionistas saben que el presupuesto de defensa ha aumentado en un 38% y saben de los beneficios fiscales de la Iglesia Católica, los 2.000 millones de rescatar las autopistas, los aeropuertos sin pasajeros, los AVES inútiles (…).»


Porque en la otra orilla están los 3,15 millones de jubilados que cobran pensiones que, según los técnicos de hacienda, quedan debajo del umbral de pobreza, fijado en 8.200 euros anuales, y que la pensión media es 932 euros mensuales, según los datos de la Seguridad Social correspondientes al mes de febrero.

A la clase dominante nunca le gustó ver a la gente en la calle exigiendo sus derechos. No les gusta las mareas porque están acostumbrados a navegar al socaire de sus ambiciones y además con el piloto automático puesto.

Y se quejan de las pancartas, tratan de explicar, con la soberbia del poderoso acorralado, que asi no se solucionan los problemas, niños sed buenos…y ningunean a las mujeres y no son conscientes que provocando el desapego, no favoreciendo la conciliación familiar, ni la igualdad laboral en función de su maternidad se están cerrando puertas tras de ellos en una huida hacia adelante que les abocara al abismo electoral. Intentaron que el 8 de Marzo fuera un fracaso y acabaron con el lazo morado en la solapa.

«Y se quejan de las pancartas, tratan de explicar, con la soberbia del poderoso acorralado, que asi no se solucionan los problemas, niños sed buenos…y ningunean a las mujeres «

No obstante hay una aparente calma en las filas del gobierno, a pesar de las sucesivas mareas que desbordan las calles de España. Quizás desde esa sala de máquinas, dónde el poder financiero controla esta sociedad global, estén llamando a la calma, porque son conscientes que la gaviota está clonándose y que el nuevo engendro seguirá gobernando para los mismos de siempre y por lo tanto podrán seguir manteniendo su status y la influencia política que marcara las futuras estrategias de gobierno.

Y una de las claves de esa estrategia está desarrollada en el denominado Factor de Sostenibilidad. Este factor se compone de dos variables:

Una el llamado “factor de equidad intergeneracional (FEI)” revisable cada 5 años en función de la evolución de la esperanza de vida. Lo que para el ciudadano de a pie supone un avance, para el pensamiento neoliberal es un problema, ya que puede reducir la tasa de ganancia del gran capital.

Otra de las variables de este factor es el “Factor de Revalorización Anual (FRA)” , supone ligar la revalorización de las pensiones a la salud de las arcas públicas. Esto es,  las pensiones solo suben si aumentan los ingresos del sistema por encima de la tasa de crecimiento del número de pensiones. Este factor se movería entre unos valores situados entre un mínimo del 0,25% y un máximo del IPC + 0,5%.

Nos encontramos por lo tanto con la ironía de un factor de sostenibilidad que desde el día de la jubilación “hace un reparto” de nuestra calidad de vida inversamente proporcional a la esperanza de vida. Más tiempo vivimos, en peores condiciones lo hacemos.

Cómo exponía Julio Anguita recientemente “Esto es lo que tienen las situaciones en las que si no se cuestiona el conjunto y se cambia por otro modelo, cualquier pieza que se toque provocará un recorte en otra: ¿Educación? ¿Sanidad? ¿Prestaciones sociales? ¿Medio Ambiente?

Y para terminar decir que el futuro de las pensiones es un debate de un hondo calado político porque no estamos hablando de un programa sino de un proyecto político vinculado a una ideología. Por eso es necesario que la izquierda sea consciente de las nuevas fronteras que tiene que conquistar para que la bandera del estado del bienestar vuelva a ser de nuevo el santo y seña de este país.

 

La épica del desencuentro

Sí analizamos las declaraciones y artículos de opinión, asi cómo los titulares de algunas publicaciones, no deja de llamar la atención el lenguaje belicista del que se ha impregnado la cuestión catalana y prueba de ello es el siguiente muestrario: Ganar la batalla de la imagen. El aguerrido españolismo. Delitos que, como sedición y rebelión. Cruzada y flamear de banderas. Temible enemigo. Víctimas del fraude independentista. La sociedad vive momentos de exaltación patriótica. Los catalanes son vencidos. Partidarios de atrincherarse y que nada cambie. Mossos d’Esquadra, un cuerpo de 17.000 agentes al que se compara con una suerte de ejército para enfrentarse a “quienes intenten… para alzamientos armados. Estrategia de defensa. Lo que ya se puede concluir es que su despliegue táctico.

 

También sería “curioso” analizar el perfil de los autores de algunos artículos de opinión en los que se utiliza este lenguaje belicista. Analicemos al azar uno de los muchos artículos que “ilustran” a unos u a otros. El 06/11/2017, La Vanguardia; “Catalunya, el sueño y la tragedia” y a su autor,  Felip Puig, que llegó a ocupar 41 cargos consecutivamente, desde Noviembre de 1999 hasta enero de 2016. Relacionado con el hundimiento del túnel del metro del Carmel y que siendo Consejero de Interior de la Generalitat, el 27 de Mayo de 2011,  tras el intento de desalojar, por parte de los Mozos, la acampada

en Plaza de Cataluña, declaró que la culpa de las cargas policiales la tuvo la agresividad de los indignados. Claro, la del 1 de Octubre fue brutalidad policial.

Traigo a colación uno de los párrafos del mencionado artículo. “Hoy, en pleno siglo XXI, Catalunya vuelve a verse sometida a la represión y a la violencia. Expolio fiscal, derogación de nuestras instituciones de autogobierno, criminalización de nuestro modelo educativo, lingüístico y cultural, encarcelamiento de nuestro gobierno, exilio del Presidente de la Generalitat, amenazas y chantajes, justicia parcial y arbitraria, policía política y hacienda intervenida”.

 Cierto que son frases y parrafo sacadas de su contexto, pero están ahí y carecen, casi todas, del rigor para hacer creíble el contexto en el que se insertan, pero el ciudadano absorbe este lenguaje, y esa “exaltación patriótica” crece y se alimenta, en ambos sentidos, de este lenguaje belicista. De esta forma nos encontramos que un escenario para el dialogo y el entendimiento se ha transformado en un entramado de posverdades irrespirables en la que el desencuentro ahoga todo atisbo de coherencia.

Un total de 5.553.983 electores podrán votar el 21 de diciembre en las elecciones al Parlament de Catalunya, según el censo publicado este viernes por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Pues bien, estos ciudadanos, en contraposición a sus referentes políticos y a los ideólogos de renglones torcidos, deben constituir un “cuerpo de paz” y demostrar, una vez más, que el pueblo está por encima de sus dirigentes y que antes el desacierto de la épica cómo estrategia, en la que ciertos informadores y determinada clase política se desenvuelven cómo pez en el agua, el ciudadano debe contraponer la cordura y la predisposición al dialogo a través de las urnas.

Estas reivindicaciones ciudadanas, espontaneas y basadas en el sentimiento han pasado a ser controladas por agrupaciones políticas organizadas que están preconizando este lenguaje belicista, esta épica del desencuentro, que terminará implosionando las estructuras socio económicas de una Cataluña prospera y global. La reflexión, referida a finales del siglo XV,  de Pierre Vilar en su obra Historia de España, podría reflejar, en cierta medida, la situación actual Volveremos a las luchas medievales, dónde predominaban más la concepción territorial y religiosa de la expansión que la ambición comercial y económica”.  Es decir el expansionismo y el adoctrinamiento por encima del bienestar y la seguridad. Hay lecturas menos amables.

«Estas reivindicaciones ciudadanas, espontaneas y basadas en el sentimiento han pasado a ser controladas por agrupaciones políticas organizadas que están preconizando este lenguaje belicista, esta épica del desencuentro»


El traslado de la cuestión catalana a un escenario europeo no ha hecho más que incrementar este lenguaje épico, intentando reabrir heridas que la democracia ya cerró, activando fronteras jurídicas que amenazan con romper acuerdos entre países miembros de la Comunidad Europea. En un escenario dónde los nacionalismos, casi todos impregnados del concepto de supremacía étnica, están sembrando Europa de gobiernos ultra conservadores, dónde la xenofobia alimenta discursos y conforman programas de gobierno, dónde la inmigración, asociada a guerras tribales e intereses económicos, hambre y mafias invaden la “civilizada” Europa, dónde la crisis económica amenaza con rediseñar viejas fronteras, en una Europa sacudida por el terrorismo  y el cambio climático. En este escenario, que requiere más que nunca unidad de acción para que el ciudadano se sienta protegido frente a este agitado principio de siglo, los independentistas catalanes se han erigido en jinetes ocultos de su particular caballo de Troya para vengar el honor de sus honorables y restituir su hacienda que, según sus postulados una historia, incierta y tan convulsa cómo la que están promocionando, entienden que les han arrebatado.

El club de los seres periféricos

Sí estuviéramos ante un tratado de medicina encontraríamos diversas alusiones a lo periférico, una de ellas hace alusión al sistema nervioso periférico, definido cómo: el responsable de regular las funciones involuntarias del cuerpo. Por ejemplo, el ritmo cardíaco, la respiración y la digestión.

 

También se habla de periférico cuando nos referimos, desde el ámbito de la informática, a dispositivos complementario de una computadora, impresoras, ratones…

Podriamos pensar pues que lo periférico, partiendo del contexto fisiológico, es un parte fundamental del engranaje para el funcionamiento del todo.

El ser periférico vive pues en una constante contradicción, teniendo la percepción de que no forma parte de lo esencial o de lo más importante, una percepción a veces alimentada por la vorágine centrista y otras por la propia endogamia periférica. Al ser consciente de esta contradicción las instituciones, catalanas y del gobierno central, tendrían que haber tenido el sentido de estado que se les supone y a partir de ahí estar dispuestos a dialogar, racionalizar el desencuentro y analizar los motivos del desafecto y propiciar un pensamiento positivo, generador de futuro y estabilizador.

«las instituciones, catalanas y del gobierno central, tendrían que haber tenido el sentido de estado que se les supone y a partir de ahí estar dispuestos a dialogar, racionalizar el desencuentro y analizar los motivos del desafecto y propiciar un pensamiento positivo, generador de futuro y estabilizador.»


Sin embargo en Cataluña la fuerza centrífuga, tendencia de un objeto a seguir una curva hacia fuera del centro, ha sido aprovechada por el independetismo para alimentar está tendencia periférica en beneficio de sus desaciertos, utilizándola cómo una cortina de humo para los casos Pujol, tres por ciento… y aprovechando la falta de política en todas las estructuras, ha elegido la posverdad cómo estrategia para desacreditar al todo, el estado español, y erigirse en víctimas oprimidas, dibujando escenarios inquisitoriales  y potenciando un pensamiento emancipador que liberaría al ser periférico de la hoguera centrista.

El Gobierno, acelerando la inercia centrifuga, con su falta de inteligencia política, ha dado permanentemente argumentos al sentimiento de desapego de los ciudadanos catalanes más moderados, y en este caldo de cultivo se han desarrollado las tesis independentistas, de modo que cerrada las puertas del dialogo solo caben soluciones drásticas. Dimisión del presidente del ejecutivo o nuevas elecciones.

Porque ante la inercia centrifuga de la periferia, el gobierno de la nación debía haber contrarrestado con la fuerza centrípeta, definida como una fuerza “real” que contrarresta a la fuerza centrífuga y evita que los objetos salgan volando de su lugar. Pero en vez de acudir al método el ejecutivo de Rajoy ha acudido al conocimiento vulgar, que según Platón sé caracteriza por ser superficial, subjetivo, acrítico, sensitivo y no sistemático. El resultado ha sido una visión deformada de la realidad española y una exposición innecesaria de las carencias de una constitución que debe ser sometida a un estudio profundo para su adecuación al realidad de este país.

Se está escribiendo este artículo al mediodía del uno de octubre. Esperemos que no se unan más socios al club de los seres periféricos y que las fuerzas reaccionarias que han acampado en los parlamentos de Francia, Alemania, Austria, Inglaterra… sigan de pic nic en nuestro país.

Pasado el tiempo de la concordia habrá que minimizar las consecuencias que los iracundos han sembrado en la conciencia colectiva de un pueblo, la inercia que ha generado el odio tutelado por los Goebbels de turno, y en ese escenario debe prevalecer la autoridad moral de los hacedores de puentes.

Las estructuras política de este país deben hacer propuestas coherentes y razonadas y que no solo enfoquen la cuestión catalana, sino los déficit que el estado de las autonomías ha generado con el paso del tiempo, entre ellos las consecuencia de las dadivas que los partidos que han gobernado en minoría han tenido que pagar a nacionalistas para poder sacar adelante la votación de su investidura cómo candidato a la presidencia, porque parte de este problema viene por la omertá que estos gobiernos tutelados por el nacionalismo sé ha visto obligado a acatar.

La respuesta bananera del ejecutivo presidido por Rajoy a una manifestación de ciudadanos, aunque en su origen estuviera la ilegalidad de una consulta que contravenía la constitución, no ha hecho más que escenificar la debilidad de un gobierno sin capacidad de dialogo, ignorante de las más elementales normas por las que conducir la convivencia del pueblo y tan absorto en su propia incompetencia que no ha valorado que un gobierno en minoría parlamentaria no puede solucionar, por sí solo, un problema de la magnitud que le ha planteado el gobierno de la generalitat, aunque contara con el apoyo institucional de otros partidos del arco parlamentario.

 

Las cicatrices del miedo

Según el diccionario de la RAE, el miedo es la “perturbación angustiosa del ánimo por un riesgo o daño real o imaginario”
 

Primigeniamente todas aquellas amenazas con que los fenómenos naturales intimidaban al hombre, estos lo relacionaban con la magia para asi tratar de justificar sus miedos y, para luchar contra esa naturaleza amenazante y mágica acudían a fuerzas protectoras que los protegiesen, ofreciendo sacrificios y ofrendas, y de esas prácticas nacieron los dioses y después las religiones, y se pasó del miedo al relámpago al miedo a los dioses y de ahí a la manipulación del intelecto propiciando la ignorancia cómo mecanismo de control de las masas. La historiadora Joanna Bourke autora  de “El miedo: una historia cultural” sostiene que: “el principal transmisor actual del miedo son los medios de comunicación de masas, pero en todo caso se precisa de la credulidad de la sociedad para que el pánico estalle”.

 El miedo cómo emoción primaria y básica. El miedo cómo mecanismo de supervivencia ante lo desconocido, cuando lo desconocido, lo aún por llegar, parece como si lo hubiéramos vivido mil veces, como si hubiera salido del sueño y tratara de romperte la vida. Ese Déjá Vu que nos pasea por situaciones que no deseamos, premoniciones que desasosiegan el intelecto y ante la que no tenemos, en el corto plazo alternativas. La incomodidad de tener que adaptarse a lo imprevisible, una incomodidad espiritual que no física y que te hace volver continuamente la cabeza en un intento de cazar esas sombras que te estremecen.

Nos hemos acostumbrado al terrorismo yihadista, a la violencia contra la mujer, a las políticas neoliberales y sus consecuencias: la emigración de los jóvenes, el umbral de la pobreza y la pobreza misma, a las pateras y sus muertos, al paro, al hambre, a los desastres del cambio climático, a los nacionalismos y los populismos, a la corrupción institucional y las otras, a las filias y las fobias. Nos hemos acostumbrado a tantos submundos que vivimos en ellos sin saberlo.

«Nos hemos acostumbrado al terrorismo yihadista, a la violencia contra la mujer, a las políticas neoliberales y sus consecuencias (…)»

Nos hemos acostumbrado al sufrimiento ajeno y no somos conscientes que ese hábito solo enmascara el miedo a que algunas de esas amenazas se ceben en nuestro entorno más próximo. Hemos creado automatismos que nos inmunizan y hacen que el miedo no nos atrape tras cada noticia, tras cada muerte o tras cada ruptura de la convivencia y cada vez somos más débiles ante lo imprevisto y cada vez más el rito doblega a la norma, a la ley y nos desnuda ante la bestia.


La bestia enfermedad, la bestia pobreza, la bestia guerra, la bestia muerte…,  la intolerancia, el desamor, el fanatismo, la soledad…, esculpiendo en la memoria su código perturbador y haciendo saltar las alertas cuando el miedo ya ha conseguido distorsionar la realidad y solo nos queda nuestra conciencia como disciplina contra la anarquía del subconsciente.

Como expone Joanna Bourke, es preciso la credulidad para que el pánico estalle. La credulidad definida cómo: “Facilidad que tiene una persona para creer lo que otros le cuentan” . Por eso aparentamos una vida normal, el trabajo, la familia, los pequeños placeres, la cotidianeidad, la rutina de una vida sosegada, con los sobresaltos propios de los tiempos que corren. Porque eso es lo que quieren que creamos, que estamos instalados en el mejor de los mundos posibles.

Pero también existe una vida paralela, una vida que sentimos amenazadas y entonces el miedo actúa como una emoción que nos ayuda a rebelarnos y sobrevivir hasta conseguir un equilibrio entre la amenaza y los recursos para vencerla. Esa percepción de inseguridad, esa angustia de la que no somos capaces de sustraernos y que nos dejan el ánimo surcado por cicatrices a través de las cuales navegó el miedo.

Sé atribuye a Paulo Coelho la siguiente frase: “Sólo una cosa vuelve un sueño imposible: el miedo a fracasar”.

 

Posverdad: la realidad paralela

Fuente: Social Media & eLearning

A veces las palabras esconden oscuros presagios: nacionalismos, supremacistas blancos, xenofobia, machismo, tea party, millennials,  precariedad, vulnerabilidad de mujeres, inmigración, alt right, posverdad…y nombres propios, Trump, Le Pen, Putin, Kim Jong, Maduro… que alimentan estos malos augurios.

Todos los dictadores necesitan una base social sobre la que asentar sus carencias ideológicas, y que mejor base social que aquella que sustentan movimientos políticos marginales o minoritarios, de inicio, y con un claro contenido ideológico radical, normalmente de extrema derecha, que pretenden romper la pluralidad, Franco utilizó a la falange y ahora Trump se vale de la Alt Right,  grupo cuyo activismo se da a través de internet, donde sus miembros permanecen en el anonimato y son  la mayoría de ellos jóvenes anti-establishment y sin jerarquía ni líderes.

Las redes sociales han contribuido a una nueva cultura y las ideas han cruzado y cruzan fronteras a una velocidad de vértigo y ese vértigo ha llevado a una juventud, que se siente desheredada por el sistema, a compartir rabia, experiencias y anhelos, ante una situación en la que se consideran  traicionados por una clase política, financiera y sindical, cada una con su parte alícuota  de responsabilidad, que les han robado la luz al final del túnel, dejándolos huérfanos y al socaire de los populismos. Y asi surge, como un valor al alza, lo incorrecto como argumento contra lo políticamente correcto.

«Las redes sociales han contribuido a una nueva cultura y las ideas han cruzado y cruzan fronteras a una velocidad de vértigo y ese vértigo ha llevado a una juventud, que se siente desheredada por el sistema, a compartir rabia, experiencias y anhelos, ante una situación en la que se consideran  traicionados por una clase política»

Estamos ante un cambio de ciclo complejo por la aparición de estas nuevas, ya no tanto, formas de comunicar a través de las redes sociales, donde a veces la identidad es ficticia, lo que permite un mayor grado de contestación y promoción de ideas, que por su cruda exposición de la realidad calan en los sectores más desprotegidos, sectores marginados pero con un grado de formación impensable en otros momentos históricos tan reivindicativo cómo el que estamos viviendo. Este hecho hace que estos movimientos vayan asentándose con mayor rapidez y con una solidez tal que han llegado a modificar el arco parlamentario en países como España.

La realidad ha mutado hacia espacios ideológicos radicalizados, de ahí el esfuerzo, quiero creerlo asi, del líder socialista Pedro Sanchez por posicionar al PSOE en el escenario ideológico que le corresponde, un partido de izquierda sin los afeites con que el sistema financiero ha venido maquillando a las socialdemocracias europeas. Ha llegado un momento en que la ciudadanía no distinguía, apenas algunos matices, las políticas conservadoras de las progresistas y ocurre como con los cangrejos ermitaños, que ocupan las conchas de caracoles muertos para protegerse, a esto se llama tanatocresis, que consiste en el aprovechamiento que realiza una especie de los restos, excrementos, esqueletos o cadáveres de otra especie con el fin de protegerse o de servirse de ellos como herramientas. Pues bien ambos partidos, conservadores y progresistas, han institucionalizado la tanatocresis, es decir se han usado mutuamente como protección ante posibles adversarios, tanto por la derecha como por la izquierda, de tal forma que el ganador permitía al perdedor cierto grado de “utilidad” para asi tener siempre a mano una tarjeta de invitación por si había que cambiar de concha protectora. Es decir por si la bancada azul cambiaba de inquilino.

Estas tendencias vienen acompañadas de nuevos lenguajes, el lenguaje de la posverdad, término aceptado recientemente por la RAE y que definen cómo: aquella información o aseveración que no se basa en hechos objetivos, “sino que apela a las emociones, creencias o deseos del público”, es decir un lenguaje alternativo en el que la verdad pasa a ser algo secundario, el lenguaje como instrumento de manipulación de la opinión pública y a través del cual el rumor se convierte en noticia de primera plana, permitiendo la aparición de una constelación mediática, paralela a unos medios de comunicación que cotizan a la baja,  mientras simultáneamente suben los nuevos “gatekeepers”, aquellos que tienen el poder de decidir si dejar pasar o bloquear la información y que tienen su laboratorio en los motores de búsqueda y redes sociales, sitios web, editoriales y canales informativos, que terminan repitiendo afirmaciones posfácticas sin argumentación. La posverdad como mentira emotiva.

En nuestro país Mariano Rajoy se equipara a Donald Trum en EE.UU y Nigel Farage en Reino Unido en la utilización de la posverdad como una potente arma de divulgación política, no solo de su ideología, sino de sus políticas excluyentes y de claro signo proteccionista de las elites financieras. El desprestigio de la verdad como estrategia política del poder institucional. No importan si un hecho ha sucedido o no, importa que alguien crea que ha sucedido.

Para el sociólogo Félix Ortega la manipulación de la información hace que el público no pueda conocer qué es verdad y qué falsedad. Esto se debería a la transformación de la comunicación política en propaganda, la pérdida de principios éticos por el periodismo actual y su sometimiento a intereses totalmente particulares así como la puesta en escena de los políticos hacia el espectáculo, la manipulación y la fragmentación de la ciudadanía.

No obstante seguimos confiando en la fortaleza de las instituciones como garantes contra este tipo de manipulación, y repetimos como un mantra frases como, ¡¡¡es un gobierno en minoría¡¡¡ , ¡¡¡la fortaleza está en el congreso¡¡¡, ¡¡¡la oposición controlara las políticas que vayan contra al interés general¡¡¡. El gobierno de Rajoy nos ha demostrado lo equivocado de estos planteamientos conformistas y la historia está para recordarnos los horrores a que llevan la manipulación  de la voluntad popular a través de la propaganda política y el uso de la posverdad como herramienta de adoctrinamiento ideológico. En la Europa de los años 30 del siglo pasado existía el mismo grado de conformismo con respecto a políticas semejantes. “Una mentira repetida adecuadamente mil veces se convierte en una verdad”. Este pensamiento fue compartido por el nazi Goebbels, el fascista Queipo de Llanos, Lenin…

Según Mark Twain: “La historia no se repite, pero rima”.

La cuestión andaluza: Susana entre el PSOE y Andalucía

Sí Pedro, si la obligas a escoger entre el PSOE y Andalucía, escogería Andalucía y hará suya la bandera, el estatuto, el 4 de Diciembre, el 28 de Febrero y hasta la huelga de hambre de Escuredo,

pero no dimitirá como este cuando no consiguió mayor competencias para Andalucía y una reforma agraria, ni tampoco dimitirá como Rodríguez de la Borbolla, cuando reclamó mayor cuota de autogobierno para Andalucía; no, Susana se enrocará en el pasado reivindicativo andaluz pero no aportara soluciones de futuro para Andalucía, porque el futuro es ella envuelta en la música y letra del himno andaluz.

Susana, como muchos responsables políticos mediocres, se enroca en su poder institucional y desde esa atalaya amenaza, reparte dádivas, exige adhesiones y se sumerge en el Aqueronte buscando los cadáveres que ella misma enterró, negándoles el óbolo que debía cobrar Caronte para poder pasar a la otra orilla, y como no podía esperar cien años para que pasaran gratis, pues eso, se ha sumergido y ha rescatado a Chaves, Griñan y compañía para que la jaleen en su pírrica victoria congresual. Y digo yo, ¿Qué necesidad tendrían tantos “ex” en dejarse rescatar? No deben olvidar que muy pocos mortales han conseguido cruzar dos veces victorioso el Aqueronte, uno fue Hércules y el otro Orfeo.

Susana ha enfrentado la institución a la ideología y, llegado el caso, en ese enfrentamiento apostaría por la institución. Andalucía liderada por Díaz contra el PSOE liderado por Sanchez. No se ha dado cuenta que jamás liderara el socialismo español, al menos a través de un liderazgo obtenido con limpieza y honestidad, desde comportamientos leales y respeto al adversario, circunstancias las expuestas que no ha esgrimido en su último intento de abordar la Secretaria General del PSOE.

«Susana ha enfrentado la institución a la ideología y, llegado el caso, en ese enfrentamiento apostaría por la institución. «

Se ha atrincherado en Andalucía dispuesta a inmolarse cosida a la bandera verde y blanca. A través de un discurso propio de los cuarteles de antaño, mitinero y deslavazado, ha expuesto su máxima: yo aquí, en Andalucía soy la única autoridad, quiera el PSOE o no ¿y sí se cuestiona esté liderazgo? ¿sí se pone a prueba está condición de irreductible? Dudo que tuviese la elegancia de dimitir y seguramente rompería la gobernabilidad del PSOE en Andalucía.

Su argumento político más pertinaz es reivindicar “igualdad de trato” de Andalucía con respecto a Cataluña, como en 1980 cuando Manuel Clavero Arévalo, ministro de UCD para las regiones, que para expresar su disconformidad con la construcción de un proceso autonómico de dos velocidades, popularizó el famoso “café para todos” dimitiendo ante la negativa del gobierno central a que Andalucía tuviese el mismo trato que las comunidades consideradas históricas. Susana Díaz arranca desde esos posicionamientos preautonómicos en contraposición a la España nación de naciones, a la España plurinacional de Sanchez, y desde este posicionamiento nacionalista se acomoda en los inicios reivindicativos de la Andalucía del siglo pasado buscando refugio en Escuredo y Borbolla. Resulta patético ir a remolque de las reivindicaciones nacionalistas catalanas para reclamar la misma cuota de “satisfacciones” para Andalucía, cuando el órdago catalán es una apuesta por la independencia, y es complicado una mesa que soporte un café para todos bajo esas circunstancias.

Entiende que por ahora el único punto flaco que presenta Sanchez es su aceptación de ciertos “privilegios” para Cataluña como moneda de cambio, mero subterfugio, que sirva para desbloquear la cuestión catalana. El debate territorial como arma arrojadiza en vez de como herramienta de concordia y cohesión. Desde este posicionamiento pretende tejer alianzas y estrategias que se subordinen a sus postulados andalucistas, para debilitar, de nuevo, a Pedro Sanchez, un andalucismo que a través suya gimotea derechos y denuncia agravios con respecto a otros territorios, esgrimiendo el complejo de los desheredados: “No quiero caridad, quiero solidaridad y equidad”, en vez de plantear políticas de estado y liderar la cohesión desde el Sur a través de políticas solidarias en materia de educación, sanidad, dependencia y esgrimir con orgullo la bandera andaluza, pero con la misma responsabilidad esgrimir también el ideario socialista y no amenazar con la ruptura. La prueba del fracaso de las políticas sociales es que en la reciente remodelación de Junio las consejerías que han cambiado de titulares han sido, Sanidad Educación, Empleo, Justicia, Agricultura y Cultura.

La bandera de la igualdad no se puede enarbolar contra el socialismo desde el socialismo, se puede enarbolar desde el susanismo y no desde la presidencia de la Junta de Andalucía y no se le puede espetar al Secretario General de todos los socialistas, también el suyo, que esto es como las lentejas, el que quiera las come y el que no las deja. Es decir Pedro, que gracias por venir a Andalucía, pero que aquí no pintas nada.

Andalucía, donde Susana Díaz en 2015 obtuvo los peores resultados, en porcentajes, y el segundo peor en número de escaños, de la reciente historia andaluza y con un gobierno rozando la mayoría absoluta necesaria para gobernar, coaligado con Ciudadanos. Una presidenta que ha renovado su ejecutivo, como consecuencia del degaste tanto institucional como orgánico, casi en el ecuador de la legislatura y que a menos de dos meses de esa renovación nombró a cuatro de los cinco consejeros cesados altos cargos de la Junta de Andalucía, las puertas giratorias de las administraciones públicas. Con este bagaje institucional pretende Susana echarle un pulso al socialismo español desde la Presidencia socialista de la Junta de Andalucía.

DESDE LA ATALAYA DEL 26J

resultados electorales

atalaya 26J

La mañana apacible del litoral mediterráneo se percibe desde el calendario como un remanso de sosiego, es domingo y la bonanza de la suave brisa del viento de levante invita a las familias, sin distinción de clases o rangos, a disfrutar, sombrillas y esterillas en ristre, del recién estrenado verano. En el hemisferio norte apenas hace unos días que el sol  pasó por el trópico de Cáncer, el solsticio de verano, el dia mas largo.

El 26J, precedido del solsticio y de noches de aquelarres, hogueras y baños en el mar a las doce de la noche. Noche de San Juan, tradiciones de lunas menguantes, ritos y conjuros. Noche de moragas y “juas”. El fuego como elemento purificador y el agua del mar como pócima para conseguir la belleza eterna.

Desde la atalaya del 26J Europa contempla el Brexit; el Reino Unido desde su Midsummer particular ha decidido abandonar las estructuras de la UE, y lo han decidido, mayoritariamente, aquellos que mas se beneficiaban de estas estructuras, y los integrantes mas mayores de la pirámide poblacional, el 61% de los mayores de 65 años votó a favor de que el Reino Unido saliese de la UE, al contrario que el 75% de los jóvenes de entre 18 y 24 años que apostó por la permanencia. «La generación más joven ha perdido el derecho a vivir y a trabajar en 27 países. Nunca sabremos el alcance de las oportunidades, las amistades, los matrimonios y las experiencias que les han sido negadas. La libertad de movimientos nos ha sido arrebatada por nuestros padres, tíos y abuelos», acusa Nicholas Barrett.

 Como casi siempre y en Reino Unido también, el futuro se va por el desagüe. Uno de los argumentos sobre el que ha girado la campaña del no a Europa ha sido básicamente el miedo a los inmigrantes, “esa gente que ya han agotado el estado del bienestar del continente y que ahora pretenden lo mismo con Britania” Sin darse cuenta que la población mayoritariamente de inmigrados con los que coexisten son extra comunitarios.

Tal ha sido la confusión generada en el Reino Unido por el triunfo del Brexit, que decenas de votantes llamaron a la Comisión Electoral el mismo viernes para preguntar si podían cambiar su voto y reconocer que habían optado por la opción «leave» en señal de «protesta», pero con la certidumbre de que el Reino Unido se iba a quedar dentro de la UE, según informe ‘The Independent’.

El control de las fronteras, ese miedo cosido al alma que los xenófobos tejen contra los diferentes, y la arrogancia de las elites y las grandes ciudades hacia el resto del país, esas zonas donde la economía nunca acabo de recuperarse de la gran recesión, y donde se ha votado “leave”, según nos explica en su magnifico articulo Roger Senserrich: Brexit: campo, ciudad y los perdedores de la globalización. Esa globalización que no ha sabido ser solidaria para asegurar que ninguna región se quede atrás y que esta permitiendo que los populismos desde Le Pen o su homologo británico Nigel Farage, hasta Beppe Grillo ocupen casi una cuarta parte de los escaños de la Eurocamara.

«¡Parad a Boris Johnson!». Esa es la consigna interna que resuena también en las últimas horas dentro del Partido Conservador ingles. ¡Parad a Donald Trump¡ ¡Parad a Marina Le Pen¡ ¡Parad a Grillo¡ ¡Parad a Christian Strache. Parad el populismo para que Jo Cox se la ultima victima de la radicalización de la vida cotidiana.

Hoy y a estas horas, falta apenas una hora para que se cierren los colegios electorales, con una caída significativa de la participación, la incertidumbre, no tanto en el resultado como en la cuadratura de esos resultados, para conformar gobierno atenazan a la sociedad de este país, un país recién salido del letargo institucional mas prolongado de la democracia y al que ninguno de los líderes ha aportado soluciones ante la previsibilidad que las urnas  arrojen resultados similares a los del 20D. Un solsticio político que esta noche podría llegar a su cenit y que se ha caracterizado por la excesiva carga ideológica que han impregnado las decisiones a la hora de posibles pactos de gobiernos.

La extrema derecha aun no es visible en España y la amenaza de los populismos parece, que de momento, ha sufrido una implosión que permitiría un arco parlamentario en el que apenas se exteriorizasen posturas radicales, tan solo la cuestión catalana y en menor medida la vasca y gallega parece ser que podrían poner en riesgo la falta de consenso a la hora de un gobierno de izquierdas.

«La extrema derecha aun no es visible en España y la amenaza de los populismos parece, que de momento, ha sufrido una implosión que permitiría un arco parlamentario en el que apenas se exteriorizasen posturas radicales, tan solo la cuestión catalana y en menor medida la vasca y gallega parece ser que podrían poner en riesgo la falta de consenso a la hora de un gobierno de izquierdas.»

Los independentistas y sus aliados tienen materia de reflexión con lo ocurrido en Reino Unido y una lectura exigida, nadie duda de la legitimidad del proceso que ha conducido al Brexit, pero cada vez son mas los que dudan de la legitimidad y la honestidad de los dirigentes pro Brexit en cuanto a las tergiversaciones que han hecho de la realidad europea para conseguir sus objetivos.

Desde la atalaya del 26J y ya casi en el ocaso, en esa parte del hemisferio no visible en que se aloja el sol, con los colegios electorales cerrados, solo queda esperar y pensar que será posible la gobernabilidad de un país que exige posicionamientos políticos solidarios en las negociaciones y en la posterior gestión de esa globalización, para evitar que haya vencedores y vencidos y de esta manera evitar que el miedo alimente el populismo y de cabida a la extrema derecha en nuestro país. Está en sus manos señorías.

 

 

ESPECIAL 26J: Del PSOE y el suicidio de los delfines

Hay diversas teorías sobre el suicidio de los delfines. A veces captan señales ajenas y se desorientan chocando contra grandes barcos o dirigiéndose a las playas en un “suicidio involuntario”. Suelen seguir a un guía o “líder”.

Si el guía decide quitarse la vida o se desorienta, a veces el grupo le sigue provocando un suicidio en masa, también se relacionan estos suicidios con problemas de contaminación, enferman y van a morir a la costa

Comenta Iñaki Gabilondo en su espacio de la cadena SER, La Firma, que al PSOE le espera una disyuntiva dramática a partir del 26 de Junio. “Ha de suicidarse eligiendo entre la guillotina y la silla eléctrica, entre apoyar a Unidos Podemos o permitir que gobierne el PP”.

Este pensamiento lo corrobora los datos del CIS, organismo que establece un techo de 80 escaños, según los sondeos, para el  PSOE. Partido que estaría navegando en tierra de nadie desde un punto de vista de la dificultad que tiene en fijar el voto ideológico entre los indecisos. Siempre según fuentes del CIS, habría un 8% que aún no han fijado su intención de voto y se escoran desde los que dudan entre PP o PSOE, entre PSOE o Ciudadanos o entre Podemos y PSOE. Demasiados colores en la paleta de un Pedro Sánchez, que aunque se resiste, siguen empeñados en guiarle la mano.

Mientras Europa se engalana para el fútbol y el fútbol engalana a Francia, París se convierte en el epicentro de un país envuelto en protestas por la reforma de la ley laboral. Descendientes de españoles a ambos lados de las barricadas, por una parte Philippe Martínez el líder de la CGT, el principal sindicato de Francia y por otra el primer ministro Manuel Valls, ambos protagonistas en Francia de una historia vivida hace ya cuatro años en nuestro país. Particularmente hecho de menos en nuestro país mas a un Martínez que a un Valls.

En este contexto el 26 de Junio España se enfrenta a un dilema sin precedentes, las urnas habrán señalado, de nuevo, caminos de entendimiento y los ciudadanos absortos en Eurocopa, matanzas, protestas ya vividas y con los resultados del Brexit ya conocido apenas unos pocos días antes, tendrán que decidir quien debe gobernar y quien debe estar en la oposición. Ese es el camino que señalan las urnas, todo lo que venga después es pura transversalidad.

«En este contexto el 26 de Junio España se enfrenta a un dilema sin precedentes, las urnas habrán señalado, de nuevo, caminos de entendimiento y los ciudadanos absortos en Eurocopa, matanzas, protestas ya vividas y con los resultados del Brexit ya conocido apenas unos pocos días antes, tendrán que decidir quien debe gobernar y quien debe estar en la oposición»


¿El suicidio del PSOE…? No es como dice Gabilondo, se asemeja más al suicidio de los delfines, a saber, mensajes erróneos, liderazgos, y no solo el de Pedro Sánchez, varados en orillas ideológicas turbulentas, que han llevado, desde hace mas de una década, a la social democracia española a un suicidio en masa por la contaminación liberal de los hasta hace poco tiempo grandes lideres del PSOE, no todos.

El suicidio del PSOE no la marca la complejidad de una decisión arbitraria, porque a priori nunca podrá ser racional una decisión que ha de mecerse en el antagonismo entre una abstención que beneficiaría al PP o un cheque en blanco a  Podemos.

El suicidio del PSOE ha sido un suicidio cocido a fuego lento, hasta el punto que desde la estructuras mas básicas como las agrupaciones municipales, hasta las provinciales o regionales, con sus secretarios generales al frente, se han preocupado mas por consolidar su poder orgánico, ganando congresos sin preocuparles la sangría de votos que se producía en cada elección local, autonómica o nacional.

El suicidio del PSOE viene marcado por la falta de debate interno, por un cierto acomodamiento de sus bases, por la excesiva institucionalización de los cuadros orgánicos y por la dependencia de esos cuadros a los resultados electorales para permanecer en los asientos, inmersos de esta manera en un bucle diabólico, a mas institución mas obediencia a los aparatos, para asi los aparatos seguir siéndolos, asegurando sillones institucionales para obtener poder orgánico y asi hasta el infinito, hasta que el infinito se ha agotado.

ESPECIAL 26J: Entre el liderazgo y el caos.

 

Hemos podido leer estos días una noticia en el Huffington Post, titulada: “La razón por la que todas las estatuas griegas tienen el pene pequeño” en la que se desarrolla la teoría del profesor Andrew Lear, de la Universidad de Harvard, según el cual , un pene pequeño y no erecto era algo codiciado para los hombres de la antigua Grecia porque se asociaba a la moderación y al control de los impulsos, que para los griegos eran unas de las principales virtudes de la masculinidad.

Seria la antítesis del, “usted no sabe con quien esta hablando” o “aquí mandan mis santos… atributos” Esa propensión a escenificar lo irracional desde un escenario tan poco edificante y tan poco convincente, que suelen utilizar los mediocres cuando sus argumentos acaban en la vía muerta del desafuero.

Esto no quiere decir que los moderados sean los auténticos machos alfa, que según el canon griego deberían serlo, ni que los desaforados sean sumisos, los machos beta de una sociedad en busca de un líder. No, no es una cuestión de atributos, mas bien es una cuestión de valores, de apostar por la racionalidad, y quizás por eso los griegos, en la escenificación del hombre ideal, postergaban el tamaño de los genitales, en ese concepto que tenían de la proporcionalidad y en la que el hombre era la medida del universo, y por lo tanto ese universo debía estar regido por la armonía, basada en la medida y la proporción.

Estamos inmersos en un periodo convulso de la historia, en el que el concepto del hombre como un ser racional e intelectual ha pasado a un segundo plano, para dar paso al macho beta como prototipo del líder, aquel que antepone el tamaño al control de los impulsos. Optamos por los políticos vociferantes, mediáticos y mitineros, en detrimento de los humanistas. De ahí el auge de los nacionalismos y la extrema derecha en este continente, cuna de dioses y hombres que en sus inicios intentaron explicar el caos.

El liderazgo tranquilo es el que basa su estrategia en la medida y la proporción, el que utiliza la razón para a traves de estos conceptos buscar la armonía, aquel que intenta ordenar el caos desde la predicción de sus consecuencias. Ese es el líder que este país anhela, y si embargo, con lo que nos tropezamos en las plazas y los escenarios mediáticos, en las instituciones y los partidos políticos de este país, son lideres beta, lideres que pretenden convencer desde lo gestual, aquel al que no le importa romper los equilibrios naturales con tal de alimentar su ego, en un claro ejercicio de mediocridad.

En pleno periodo de elecciones, no hemos dejado de estar en campaña desde el 20D, ¿habéis oído a alguno de los lideres recurrir a la literatura, a la historia, a la filosofía para ilustrar sus discursos? Ninguno, todos en mayor o menor medida, han optado por demostrarnos que sus atributos, llámense programas, números de escaños o proporcionalidad en el numero de votos obtenidos, son mas “abultados” que los del adversario, dándoles la razón a Andrew Lear y a los antiguos griegos, en que esta manifestación de “grandeur” los alejan de las virtudes del hombre, de tal forma que eran representados escultóricamente, con grandes atributos, los borrachos, los descontrolados, los impulsivos.

 

«¿habéis oído a alguno de los lideres recurrir a la literatura, a la historia, a la filosofía para ilustrar sus discursos? Ninguno, todos en mayor o menor medida, han optado por demostrarnos que sus atributos, llámense programas, números de escaños o proporcionalidad en el numero de votos obtenidos, son mas “abultados” que los del adversario»

La ética del liderazgo y la eficacia, en cuanto la aplicación de ese liderazgo a la obtención de un fin, pactado entre los ciudadano y el líder, conducen al equilibrio, y en el resultado de esa ecuación es donde radica la diferencia entre autoridad y poder. Una sociedad que necesita el liderazgo armónico, racional, para gestionar el caos producido por la concentración del poder en los sistemas financieros, y que han terminado por anular la capacidad de los estados para gestionar sus propios recursos y poder legislar en beneficio del interés general. Existe una disposición en la naturaleza a responder con fuerza renovada al caos y no al equilibrio, en ese momento estamos y hoy por hoy no veo al líder capaz de gestionar este caos.

Volamos en alas de sueños imposibles y desechamos realidades que golpean, mas que las retinas, la esencia misma de la condición humana. Nos han acomodado en el caos sin intentar buscar un orden que lo explique, y asi vivimos las tragedias de otros seres humanos como una rutina más de nuestro día a día, impasibles y discutiendo el orden establecido por la propia naturaleza, el orden que marca la supervivencia de las especies.

Tiempos modernos.

 

Una de las claves del proceso democrático es el hecho de poder elegir en libertad, a traves de las urnas, a los que deben representarnos en las distintas instituciones.

A partir de aquí se inicia la acción política propiamente entendida como tal: la gobernanza, y esta puede ser a través de una mayoría absoluta o, si esta no se da, mediante pactos o alianzas.

Se define la gobernanza como  ”El arte o manera de gobernar que se propone como objetivo el logro de un desarrollo económico, social e institucional duradero, promoviendo un sano equilibrio entre el Estado, la sociedad civil y el mercado de la economía. Por lo tanto, esta gobernanza habrá de tener en cuenta la armonía necesaria con el pueblo.

Si analizamos los resultados electorales comprobaremos que el pueblo votó el 20D, en un porcentaje importante y por primera vez,  en función de la necesidad de cambio en la acción política de los partidos al uso. Es decir había que cambiar lo establecido para regenerar las instituciones y para llevar a buen termino esta regeneración se necesitan lideres, que como señala Sun Tzu, “avancen sin codiciar la fama y se retiren sin temor a la deshonra, cuyo único pensamiento sea proteger a su país y hacer un buen servicio a su soberano”, en este caso que nos ocupa su soberano es el pueblo. Aunque Sun Tzu lo aplica al arte de la guerra, también tendría encaje esta reflexión para el arte del buen gobierno.

De momento los lideres de los  nuevos partidos, a priori, cumplen estos requisitos de honestidad, transparencia y solidaridad con las clases mas desprotegidas, al menos en su doctrina ocupan un lugar preferente y su argumentarlo durante todo este periodo ha girado en torno a presentarse como la regeneración de una política cuyos lideres habían vulnerado estos principios, que tan bien había definido Aristóteles, estableciendo que:  “si el fin del gobierno es el interés general, la forma de gobierno será auténtica; cuando es el interés particular de los gobernantes, la forma de gobierno estará alterada”.

Habrá que dialogar y a través de la palabra establecer alianzas y estos contratos entre afines, en unos casos, y en otros entre diferentes, vendrán marcados por coaliciones que, en ocasiones, podrían llegar a poner en riesgo la gobernanza.

Habrá que esperar pues para sacar conclusiones sobre la estabilidad que esas alianzas puedan proporcionar. La estrategia de los urdidores de estas alianzas deben planificarse en base a una serie de parámetros tales como, la asunción de la diferencia doctrinal entre los socios; doctrina que emana de ideologías diferenciadas, asimétricas en algunos casos, y que pueden hacer fracasar la política si se ponen como línea roja en la mesa de la gestión de los asuntos públicos.

Otro de los parámetros a tener en cuenta es la necesidad de respetar el liderazgo, un liderazgo que procede de otras orillas y donde los egos pueden absorber la sabiduría y la necesidad de una disciplina, sin la cual la acción de gobierno tiende a fracasar.

En esa frontera entre el interes general y el particular que sirvió a Aristóteles para establecer los márgenes diferenciales entre una forma de gobierno auténtica o una alterada, en ese escenario es en el que el pueblo espera que se interprete su voluntad de cambio y exige que la legitimidad, honorabilidad y transparencia se proyecten sin la interferencia de unas alianzas mal trenzadas.

«Esperemos, que a diferencia de la película de Chaplin, el ciudadano no acabe perdiendo la razón  ante la mecanización de los procedimientos democráticos.»

 

Tiempos de cambios, tiempos modernos. Esperemos, que a diferencia de la película de Chaplin, el ciudadano no acabe perdiendo la razón  ante la mecanización de los procedimientos democráticos.

La desesperación del ciudadano ante la falta de rigor en los planteamientos de las políticas al uso y la incoherencia ideológica de los “lideres antiguos” no puede conducir a los “nuevos” a perseguir la excelencia atendiendo mas a la eficacia que a la eficiencia. Atendiendo mas a la consecución de los objetivos partidistas sin reparar en el gasto democrático que ello puede acarrear.

traductor/translator

NUESTRO EQUIPO

NUESTRA BIBLIOTECA RECOMENDADA

Más información aquí

Más información aquí

Mas información aquí

Mas información aquí

Mas información aqui

Mas información aquí

Mas información aquí

BIBLIOTECA TÉCNICA RECOMENDADA

Mas información aquí

 

Galería de Fotos

Acceder | Designed by Gabfire themes