Archivo de autor
Historias escritas por pedroplaza

(León, 12/1953) es Catedrático de Matemáticas desde 1977. Ha sido profesor de la Universidad de Barcelona y de la Universidad Politécnica de Cataluña. Su interés se centra en dimensión cultural de la Matemática y su función en la Historia del Pensamiento, sobre lo que ha publicado 12 libros, numerosos artículos y ha impartido cursos, seminarios y conferencias en Universidades de España y LatinoAmérica y en Centros de Profesores sobre Historia, Filosofía, Epistemología y Didáctica de las Matemáticas. Es también coautor de Libros de  Texto. Desde hace un tiempo también publica periódicamente en las redes sociales y en prensa digital.

Echegaray, polifacético genial en Ciencias y Humanidades

Pedro Miguel González Urbaneja ♦ (León, 12/1953) es Catedrático de Matemáticas desde 1977. Ha sido profesor de la Universidad de Barcelona y de la Universidad Politécnica de Cataluña.

 

Jueves,  19 de septiembre de 2019

► «No hay sobre la tierra placer que iguale al placer de labrar la dicha ajena».

► «El pensamiento no puede estar encerrado dentro de fórmulas teológicas: el pensamiento necesita espacio, necesita libertad,… necesita grandes hipótesis, grandes tentativas, grandes equivocaciones a veces…, para alcanzar con enérgica fuerza, con fuerza propia, la verdad en la ciencia, la verdad en la filosofía».

▬  Del discurso pronunciado por José de ECHEGARAY el 5 de mayo de 1869, en el Congreso de los Diputados.

José de ECHEGARAY (1832–1916) fue un ecléctico personaje de la España de finales del siglo XIX y principios del XX, con excelentes resultados en todas las áreas culturales en las que participó. Ingeniero, físico, dramaturgo y político, se le considera el más importante matemático español del siglo XIX. Fue, además, el primer español en recibir un Premio Nobel (de Literatura, en 1904 y compartido con Frédéric Mistral). Fue miembro de la Real Academia de la Lengua Española, presidente del Ateneo de Madrid, de la Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales, de la Sociedad Española de Física y Química y de la Sociedad Matemática Española. Escribió numerosas obras de carácter científico, sobre todo de Matemáticas y 67 obras de teatro de las cuales 34 fueron en verso.

ECHEGARAY había ingresado, en 1848, en la Escuela de Ingenieros de Caminos de Madrid, en la que se licenció, con el número uno de su promoción, en 1853. Al año siguiente comenzó a dar clase en esta Facultad, y fue profesor de diversas materias (Matemáticas, Hidráulica, Geometría Descriptiva, Cálculo Diferencial y Física) hasta 1868.

En su juventud ECHEGARAY fue un lector compulsivo. Leyó con fruición a Homero, Goethe, Balzac,…, lecturas que alternaba con las de matemáticos como Gauss, Legendre, Lagrange o Galois.

En 1866, leyó su discurso de ingreso en la Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales, con el título «Historia de las Matemáticas Puras en nuestra España». Fue una disertación muy  polémica que tuvo una gran repercusión en los diversos medios, tanto académicos, como sociales y políticos, por su tono áspero y negativo. Presidió esa entidad durante dos etapas.

ECHEGARAY produjo importantes publicaciones científicas y realizó relevantes aportaciones a las Matemáticas y la Física. Cumplió además una función muy notable para la ciencia española, pues introdujo en nuestro país la Geometría del gran matemático francés  Chasles y la famosa “Teoría de Galois”.

En 1869, ECHEGARAY fue designado Director General de Obras Públicas. Este mismo año fue nombrado ministro de Fomento (Obras Públicas), cargo que ocupó hasta 1871 y al que regresó en 1872, antes de ocupar el ministerio de Hacienda en diversos períodos. En 1874 fundó el Banco de España,que tendría carácter de Banco Nacional con monopolio de emisión de billetes, de ahí el antiguo billete de 1.000 pesetas, expedido el 17 de septiembre de 1971, en el que aparece la efigie de ECHEGARAY. Miembro del Partido Radical, fue senador vitalicio y presidente del Consejo de Instrucción Pública.

Al margen de la política, José de ECHEGARAY participó de forma muy activa en la vida cultural de la época. Figuró entre los socios fundadores de la “Institución Libre de Enseñanza”, a la cual apoyó económicamente y en la que asistió impartiendo diversas conferencias. Presidió en 1898 el Ateneo de Madrid, la Real Sociedad Española de Física y Química en 1903 y la Asociación de Escritores y Artistas Españoles, entre 1903 y 1908.

No obstante, el teatro fue la ocupación que marcó de forma categórica la biografía de ECHEGARAY, tras el estreno de su primer drama, “El libro talonario”, el 18 de febrero de 1874. A partir de esa fecha y durante más de 30 años, ECHEGARAY llegó, con éxito, a multitud de escenarios ─sus piezas teatrales eran representadas en París y Berlín e incluso llegaban a los sitios más recónditos de Iberoamérica─ con obras como “En el puño de la espada” (1875), “El gladiador de Rávena” (1876), “Lo que no puede decirse” (1877), “El gran Galeoto” (1881), “El prólogo de un drama” (1890), “Mariana” (1891), “El hijo de Don Juan” (1892), “Mancha que limpia” (1895), “El estigma” (1895), entre otras obras, de espíritu un tanto “tardorromántico”, fruto del ingenio que le permitía desarrollar la liberación de sus tareas profesionales y gubernamentales, y el regreso a sus verdaderas ocupaciones vocacionales, la Ciencia, y sobre todo la Dramaturgia.

ECHEGARAY mantuvo su actividad científica y literaria hasta el final de su vida. Su amplia obra no dejó de crecer en la vejez: en la última etapa de su vida escribió 25 tomos de Física matemática. Con 83 años comentaba con humor: 

► «No puedo morirme todavía, porque si he de escribir mi Enciclopedia Elemental de Física matemática, necesito por lo menos 25 años más».

Ingeniero, matemático, físico, profesor, escritor, político, orador, dramaturgo,…, ECHEGARAY representó la idea del “hombre total” y alcanzó la excelencia en todos los campos que abordó. Fue una figura innovadora, cuya amplitud de miras hacían de él un genio entre dos fértiles aguas: las Ciencias y las Humanidades.

‘1984’ O CUANDO DOS+DOS PODÍA SER CINCO

Pedro Miguel González Urbaneja ♦ (León, 12/1953) es Catedrático de Matemáticas desde 1977. Ha sido profesor de la Universidad de Barcelona y de la Universidad Politécnica de Cataluña.

 

Jueves, 5 de septiembre de 2019

►«El nacionalismo es el hambre de poder alimentado por  el autoengaño. … El nacionalista no sólo no desaprueba las atrocidades cometidas por su propio bando, sino que además tiene una notable capacidad para ni siquiera enterarse de ellas.

Todo nacionalista se obsesiona con alterar el pasado. Se pasa parte de su tiempo en un mundo de fantasía en el que las cosas ocurren como deberían, y transferirá fragmentos de este mundo de fantasía a los libros de historia cada vez que pueda».

George ORWELLNotes on Nationalism, 1945.

George ORWELL (1903−1950),seudónimo de Eric Arthur Blairfue escritor periodista británico, cuya obra lleva la marca de sus experiencias personales vividas en tres etapas de su existencia: 

 a) su posición en contra del imperialismo británico  de las fuerzas coloniales en Birmania durante su juventud; 

 b) a favor del socialismo democrático, ante las condiciones de vida de las clases trabajadoras de Londres  y París;  

 c) en contra de los totalitarismos nazi y estalinista en su participación en la Guerra Civil Española.

Son muy significativas las palabras de Orwell en “Mi guerra civil española”:

►«Ya de joven me había fijado en que ningún periódico cuenta con fidelidad cómo suceden las cosas, (…). En realidadhe visto que la historia se escribe no desde el punto de vista de lo que había ocurrido, sino desde lo que tenía que haber ocurrido según las distintas “líneas de partido”. (…) Estas cosas me parecen aterradoras, porque me hacen creer que incluso la idea de verdad objetiva está desapareciendo del mundo. A fin de cuentas, es muy probable que estas mentiras, pasen a la historia. (…) El objetivo tácito de esa argumentación es un mundo de pesadilla en el que el jefe, o la camarilla gobernante, controla no solo el futuro sino también el pasado. Si el jefe dice de tal o cual acontecimiento que no ha sucedido, pues no ha sucedido; SI DICE QUE DOS Y DOS SON CINCO, DOS Y DOS SERÁN CINCO. Esta perspectiva me asusta mucho más que las bombas».

Orwell es uno de los ensayistas en lengua inglesa más importantes de los años treinta y cuarenta del siglo XX. No obstante, es más conocido por sus dos novelas críticas con el totalitarismo, publicadas después de la Segunda Guerra Mundial: ”Rebelión en la granja” (1945) y “1984” (1949). 

Precisamente el pasado 8 de junio  de 2019 se cumplió el 70 aniversario de la publicación de la novela “1984” en la que Orwell crea el concepto de “Gran Hermano, que desde entonces pasó al lenguaje común de la crítica de las técnicas modernas de control social. Y define la ‘neolengua’ como una adaptación del idioma, en la que se reduce y se transfigura el léxico con fines represivos, fundamentándose en el principio de que todo lo que no forma parte de la lengua, no puede ser pensado.

El término “orwelliano” se ha transformado en sinónimo de las sociedades u organizaciones que reproducen actitudes totalitarias y represoras como las representadas en la novela. La novela ‘1984’ tuvo un gran éxito y se ha convertido en uno de los libros más influyentes del siglo XX. Es una de las obras cumbre de la trilogía de obras de ciencia ficcióndistópica del siglo XX, junto a la novela “Un mundo feliz” (1932) de Aldous Huxle y Fahrenheit 451 (1953) de Ray Bradbury.

El personaje principal de ‘1984’ es Winston Smith, trabaja en el Ministerio de la Verdad y su función es reescribir la historia, lo que ironiza el ideal que declara en el nombre del Ministerio.

Winston se une a la ambigua Hermandad por mediación del líder O’Brien. Paulatinamente va comprendiendo que ni la Hermandad ni O’Brien son lo que aparentan, y que la rebelión, al cabo, quizá sea un objetivo inalcanzable.

 Después de años de trabajar en su destino, Winston Smith adquiere consciencia de que las correcciones de la historia en los que radica su trabajo son parte de una gran mentira, y descubre la farsa intencionada de todas las informaciones que proceden del Partido Único. En su aspiración de evadir la omnipresente vigilancia del Gran Hermano, encuentra el amor de Julia, una joven rebelde decepcionada del sistema político. A través de una historia confusa y enmarañada, por sutiles mecanismos relacionados con el lavado de cerebro, el lenguaje, la psicología  y la inventiva, encaminados al control físico y mental de todos los individuos, la educación totalitaria de la juventud, etc., Orwell relata la historia trágica y en apariencia emancipadora de Winston Smith y Julia, que tratan de evadirse de un sistema donde la intimidad y el libre pensamiento están prohibidos.

Cuando descubren que los supuestos «miembros de la resistencia» formaban parte también del dispositivo represor, los protagonistas son confinados por la Policía del Pensamiento y se los somete a tortura en el Ministerio del Amor

●  A WINSTON SE LE OBLIGA A RECONOCER QUE UN ENUNCIADO EVIDENTEMENTE FALSO COMO “2+2=5” ES EN REALIDAD VERDADERO. 

Winston termina, después de largos y crueles meses, admitiendo en su interioridad que la verdad es lo que el partido dice y no lo que su intelecto concluya, o lo que sus sentidos perciban.

►► Contexto histórico:

●  La novela “1984” expone una extrapolación de prácticas del comunismo, derivadas de las experiencias de Orwell en la Guerra Civil Española, sobre todo los sucesos de mayo de 1937, que describió en su obra “Homenaje a Cataluña”.

●  El Ingsoc, la ideología del estado totalitario en el que transcurre la novela, es una corrupción del Socialismo inglés.

●  La «V» del emblema del Ingsoc es una parodia de la «V» de la victoria manejada por los aliados en la Segunda Guerra Mundial. Esta «V» se utiliza también en el envase de los cigarrillos de la Victoria y de la ginebra de la Victoria.

●  La «reescritura del pasado», trabajo de Winston Smith en el Ministerio de la Verdad, era una práctica usual en la Unión Soviética, además de las falsedades frecuentes en la propaganda de guerra.

●  El Gran Hermano es un calco, hasta en los más nimios detalles físicos del personaje, de Stalin y el culto a su personalidad.

● Emmanuel Goldstein, el Enemigo del Pueblo, está inspirado en Trotsky, siendo comunes a ambos personajes, el real y el creado por Orwell, las características siguientes:

—  Los dos participaron y fueron personajes relevantes en las primeras etapas revolucionarias.

—  La descripción del aspecto físico de Goldstein coincide con la de Trotsky.

●  Winston Smith es un chiste histórico, ya que Winston, en el momento de escribir la novela, era una alusión a Winston Churchill, y Smith es el más común de los apellidos ingleses. 

●  La Habitación 101 es una alusión al Despacho 101, que Orwell ocupó mientras trabajaba para la BBC  durante la Segunda Guerra Mundial.

●  Las bombas voladoras son una referencia a las V-1  y V-2  alemanas. 

●  El uniforme negro del Partido Interior que viste O’Brien se debe al uniforme de gala que utilizaban los miembros de las SS alemanas.

●  El uniforme azul que usan los miembros del Partido Exterior está relacionado con el uniforme azul que usaban los miembros de la Falange Española  de carácter fascista.

Por su magnífico análisis del poder y de las relaciones, dependencias y sumisiones que crea a su alrededor, 1984’ es una de las novelas más inquietantes y atractivas del siglo XX, con una proyección hacia el futuro en todo tiempo y lugar, y en particular muy próxima a nosotros.

traductor/translator

NUESTRO EQUIPO

EVENTOS QUE NO TE PUEDES PERDER

 

Hasta 29 de junio de 2019

En Segovia

 

NUESTRA BIBLIOTECA RECOMENDADA

Más información aquí

Más información aquí

Más información aquí

Más información aquí

Más información aqui

Más información aquí

Más información aquí

BIBLIOGRAFÍA ANTOLÍN PULIDO VÁZQUEZ

Más información aqui

BIBLIOTECA TÉCNICA RECOMENDADA

Mas información aquí

 

Galería de Fotos

Acceder | Designed by Gabfire themes