Rosell en busca del esclavismo laboral.

la esclavitud laboral

JUAN ROSELL

El trabajo “fijo y seguro” es “un concepto del siglo XIX”, ya que en el futuro habrá que “ganárselo todos los días”. 

Hay determinados personajes públicos cuya chulería y prepotencia les hace realmente insoportables, hasta el punto de provocar en la opinión pública un sentimiento de repudio acompañado, en la mayoría de los casos, de una incontenida necesidad, no precisamente de llamarlos por su nombre, sino por lo que su conducta representa.

Tal es el caso del presidente de CEOE, Juan Rosell, quien ayer en la presentación de un estudio sobre la transformación digital realizado por Siemens y la consultora Roland Berger, ha afirmado  que el trabajo “fijo y seguro” es “un concepto del siglo XIX”, ya que en el futuro habrá que “ganárselo todos los días”. Afirmaciones que, además de estar fuera de lugar, incurren en errores históricos, lo cual hacen de su autor un fantoche ignorante.

Los asalariados en el Siglo XIX eran simplemente fuerza de trabajo que se compraba, por su abundancia, a muy bajo precio. Los salarios sólo permitían la estricta subsistencia. Además, se cobraba por jornada trabajada o por trabajo a destajo: si no había trabajo o se hacía fiesta, no había salario, y en caso de enfermedad, accidente o vejez, nadie se hacía cargo del trabajador. Las jornadas en las fábricas, o en las minas, eran muy largas (14-16 horas) y en condiciones ambientales muy deficientes.

La disciplina laboral era muy dura: los obreros podían ser despedidos en el momento que desease el empresario y los castigos y penalizaciones eran frecuentes. La moral burguesa veía a los trabajadores como perezosos e indolentes, consideraba el ocio como un vicio y exaltó como máximas virtudes la disciplina y el trabajo.

Amén, de la ignorancia, las falacias de este ridículo personaje, de aspecto fachendoso, le hacen digno merecedor del desprecio, sobre todo de quienes deseando trabajar en estos tiempos de dudosa moralidad empresarial por las alas dadas por aquellos políticos que han demostrado su más absoluto desprecio a la dignidad ciudadana y, por ende, de los trabajadores, cuyos derechos laborales han sido pisoteados en pro del saneamiento de una situación económica cuyo devenir ha demostrado el abuso de los más fuertes sobre los más débiles.

 

“las falacias de este ridículo personaje, de aspecto fachendoso, le hacen digno merecedor del desprecio, sobre todo de quienes desean trabajar en estos tiempos de dudosa moralidad empresarial”


Pero no es la primera perla del jefe de los empresarios desde que asumió la presidencia de la CEOE, ya son numerosas las ocasiones en que su impresentable actitud lo han convertido en protagonista en los medios que nos dedicamos a esta noble tarea de informar a los ciudadanos, unos con más libertad que otros, como Plazabierta.com, al no tener amo que nos cierre la boca. Recordemos algunas de ellas:

“A la EPA no le doy credibilidad. Dice que hay seis millones de parados y el registro dice cinco. Yo me creo los cinco”. Febrero de 2013

No le gustan a Rosell las estadísticas del INE. Será porque, a su juicio, le sobran un millón de parados. Casualidad o no, el número aproximado de amas y amos de casa que intentan rapiñar 400 euros entre lavado y planchado. Esa fue su más enérgica condena a la Encuesta de Población Activa, y tampoco coincidió con el récord de parados.

“Nos debemos de olvidar de los salarios fijos indexados para siempre”. Junio de 2011

Como si previera el futuro, Rosell advirtió con rotundidad: “Nos debemos de olvidar de los salarios fijos indexados para siempre, tienen que ser variables”. Para él, ligar los sueldos al IPC suponía  una “antigualla”. Era 2011 y, desde entonces han variado bastante, sobre todo a la baja. Pero tamaña recomendación fue acompañada de un argumento inflamable: “¿Qué tienen que ver los precios de la gasolina con los salarios”.

“A los funcionarios sería mejor darles un subsidio a tenerlos en la Administración consumiendo papel” 

Los trabajadores que no pueden ser despedidos no son santo de la devoción de este ínclito empresario. Es notorio y manifiesto su aversión hacia la figura del funcionario y, aunque lo ha manifestado en reiteradas ocasiones, en febrero de 2013 soltó algún perdigón demás: “Sería mejor ponerles un subsidio a que estén en la Administración consumiendo papel, consumiendo teléfono y tratando de crear leyes. Eso tiene un coste tremendo”.

“La gente encuentra trabajo milagrosamente cuando falta un mes o dos para agotar el subsidio”. Febrero de 2012

Ser un parado en España es bastante parecido a ser un pícaro vagazas que vive a costa de los trabajadores hasta que no puede más. Es lo que debe de pensar Rosell cuando afirma que “como aquí el subsidio dura hasta 24 meses, la gente encuentra trabajo milagrosamente cuando falta un mes o dos para agotar el subsidio”. Y tiene razón, al menos, en lo de “milagrosamente”.

“Quien se apunte al paro porque sí, habrá que decirle que no”. Julio de 2011

Tan sólo hay algo peor que un funcionario para el jefe de los empresarios: el desempleado. No se puede estar en este país sin hacer anda y encima inflar las estadísticas. Aunque ésta declaración la hizo junto a otras “recomendaciones”, destacaba porque estaba lanzando los globos sonda para la reforma laboral que se aprobaría medio años después.

“No puede ser que por defender los derechos de algunos se estropeen y se machaquen los derechos de otros”. Febrero de 2012

Tampoco es particularmente partidario de las huelgas. Le incomodan. Los trabajadores no producen, las calles se llenan de gente y, ahora de nuevo, las cárceles de sindicalistas. Le gusta pensar en el bien común. “No puede ser que por defender los derechos de algunos se estropeen y se machaquen los derechos de otros”, dijo meses antes de la primera de las dos  huelgas generales que desencadenó la reforma laboral de 2012, que hacía justo lo que Rosell dice que “no puede ser”.

“Hay una inflación de noticias negativas que debería moderarse”

Un mes después de la reforma laboral que abarataba y facilitaba el despido, con el paro más alto de toda la crisis y la destrucción de empleo más voraz. Con la prima de riesgo por las nueves, con el rescate financiero pendiendo de un hilo y la batería de recortes sociales más grande de la democracia, Rosell achacaba la desconfianza en la economía española al clima de negatividad de los medios de comunicación y de la opinión pública en general. Debería de preguntarse en qué mundo vivían los periodistas, porque él no entendía por qué tanto.

imagen libertad código de barras

la esclavitud laboral

Enhorabuena a los empresarios españoles. Si los dos últimos presidentes de la CEOE son su cara visible, nos queda más que claro como es este sector y lo que para ellos significa los asalariados. No en vano, muchos de los que han sido considerados como modelos de empresa en este país han sido luego pillados en esos

papeles que demuestran que su patriotismo no es más que pura fachada al guardar su dinero manchado por el esclavismo de muchos trabajadores, en paraísos fiscales.

Es cierto Sr. Rosell que este país necesita evolucionar en el ámbito laboral, pero no machacando a la parte más débil, sino haciendo que muchos de ustedes cambien su mentalidad arcaica y autoritaria, propia del Siglo XIX, que tanto le gusta a usted, a posiciones en las que el trabajador lejos de ser considerado una carga en la empresa lo sea como un activo, de manera que cuando más se invierta en él, en su formación y en sus derechos, mayor y mejores han de ser los beneficios para la empresa. Pero claro, esto es muy avanzado para la mayoría de los empresarios que usted representa y que añoran aquellos tiempos de palo largo y mano dura, porque por mucho que participen en foros sobre la digitaluzacion en el ámbito de la empresa siguen siendo los señoritos explotadores que tan bien representó en uno de los mejores filmes del cine español: “Los Santos Inocentes”, su director Mario Camus.

http://paseandohistoria.blogspot.com.es/2010/05/asi-se-trabajaba-en-el-siglo-xix.html

http://www.eldiario.es/economia/Rosell-concepto-XIX-impulsar-digitalizacion_0_516898459.html

Feliciano Morales Martín Escrito por el May 17 2016. Archivado bajo Actualidad, Economía. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o un trackback a esta entrada

Dejar un comentario

Buscar en Archivo

Buscar por Fecha
Buscar por Categoría
Buscar con Google

Galería de Fotos

120x600 ad code [Inner pages]
Acceder | Designed by Gabfire themes